26 de julio de 2016

Un encuentro casual XI

Era curioso, pero la lluvia parecía el elemento canalizador en la relación de Gabriel y Natalia. Había estado presente en los primeros días en que se conocieron, y también en el día en curso, que había supuesto un pequeño bache para ambos. Gabriel no había reparado en ese detalle anecdótico, hasta que se encontraba saliendo del taxi que le había llevado al edificio donde vivía Natalia. Se resguardó de la lluvia en el portal, y apretó el pulsador del piso de ella. Como no obtuvo respuesta, dedujo que había logrado llegar antes.

Natalia estaba algo nerviosa mientras el taxi que la llevaba a su piso recorría las últimas calles del trayecto. Anhelaba volver a acariciar a Gabriel, sentir nuevamente la suavidad de sus labios y la pasión de sus besos. Y la sola idea de pensar en dejar de disfrutar de esos placeres, se le antojaba muy triste aunque con el tiempo se sobrepusiera. Pero no había que pensar en el futuro, sino en el presente, y en volver a encauzar las cosas al punto mágico en que estaban antes de la escena del hotel.

Mientras Gabriel miraba a un lado y otro de la calle buscando un taxi que trajera a Natalia, divisó una figura en uno de los extremos de la calle. No podía distinguirla con claridad debido a la intensidad con la que caía la lluvia, pero le resultaba familiar, y a medida que se acercaba la iba viendo menos difuminada…

El taxi entró por el extremo opuesto de la calle, y eso provocó que Gabriel dejara de prestar atención a la figura que se aproximaba. Al reconocer a Natalia en el interior del vehículo, se acercó al mismo para abrirle la puerta. Ella le pagó al taxista, y sonrió al ver a Gabriel. Algunos segundos después, ambos dieron una pequeña carrera hasta el portal, mientras el taxi daba la vuelta y se marchaba de allí.

Estaba teniendo lugar un momento precioso entre ambos. Como si de una película se tratase, la banda sonora la ponía el sonido del agua al caer con intensidad sobre la calle. Y Gabriel y Natalia…se quedaron mirándose el uno al otro sin pestañear durante un par de minutos. Si se hubiese tratado de una película, habría sido el momento en que alguien habría gritado a pleno pulmón un “bésala”. Y aunque no era una película, Gabriel y Natalia se fundieron en un cálido y pasional beso, haciendo que sus corazones cogieron el ritmo de locomotoras fuera de control. Las explicaciones vendrían después, tocaba disfrutar de aquel momento.

Mientras en el portal tenía lugar el tórrido momento, la figura que seguía caminando bajo la lluvia observaba atentamente la escena, sintiendo una creciente furia en su interior. Entonces, en un arrebato de ira, sacó un teléfono móvil de su bolsillo, y lo lanzó hacia el portal.

El interminable beso entre Gabriel y Natalia, que no sólo estaba volviendo a poner las cosas en su sitio, sino que además estaba encendiendo el fuego interior de cada uno, se vio bruscamente interrumpido cuando un objeto impactó de lleno en el cristal de la puerta que había tras ellos. El cristal no se rompió, pero sí quedo dañado, y Gabriel y Natalia miraron al lugar de procedencia del objeto.

Allí estaba Emilio, el ex-marido de ella. Gabriel aún no conocía esta relación, pero sí le había visto besarla a ella en el hotel, y eso, unido a lo que acababa de pasar, y al rictus de terror que había provocado en el rostro de Natalia, le hizo estallar de cólera. Jamás en toda su vida se había sentido tan lleno de furia, por eso le sorprendería recordar con el paso del tiempo, el modo en que había actuado.

Lo que ocurrió fue que, tras reconocer al tipo del hotel, Gabriel, a pesar de que Natalia intentó retenerle, se dirigió corriendo hacia aquel indeseable. Y a juzgar por la reacción del tipo, que empezó a retroceder cada vez más rápido, Gabriel tuvo que darle miedo.

Natalia se quedó petrificada, sin saber qué hacer. Desde su posición vio cómo Emilio se tropezó en uno de sus pasos de retirada, cayéndose en un gran charco sobre la acera. Gabriel, que había aminorado la marcha, se acercó hacia Emilio, le agarró de la ropa para incorporarlo un poco, y le propinó un puñetazo.

Con una mezcla indescriptible de sensaciones, Natalia sintió cierta liberación cuando Gabriel, tras haberle pegado a Emilio, le gritó con todas sus fuerzas:

- ¡Déjala en paz!

Gabriel, tras gritarle a aquel tipo, y con el puño dolorido por el golpe que le había propinado, le soltó la ropa, y empezó a caminar hacia Natalia. Se sentía muy raro, ya que jamás se había peleado con nadie, ni tampoco dado un puñetazo en serio y no de broma. Lo único que deseaba en aquel instante, si es que se lo merecía, era caer en los brazos de Natalia. Por eso, cuando volvió junto a ella, la abrazó. Natalia salió del estado de indecisión en el que estaba instantes antes, y le devolvió el abrazo. Por un instante fugaz, pensó en él como su caballero de la lluvia. Su apuesto, valiente y tierno caballero.

No estaba bien resolver las cosas con violencia, pero Emilio, tras levantarse y dedicarle una última mirada a la pareja, se marchó de la zona. Y Natalia, aunque en aquel instante no lo supiera, jamás volvería a verlo en su vida. Así que nunca pudo saber que aquel puñetazo, fuera reprochable o no, activó el engranaje que Emilio tenía oxidado en su cabeza, comprendiendo al final que todo había terminado entre ellos, y que ella había pasado página.

Gabriel y Natalia se metieron en el portal, cogieron el ascensor, y una vez arriba, entraron en el piso de ella. Quizás no era el mejor momento para hablar, ya que tras lo ocurrido en el exterior tenían en su interior una extraña mezcla de deseo y adrenalina. Pero habían acordado por teléfono hablar de lo ocurrido en el hotel, y, tras secarse un poco la ropa, se sentaron en la cama de Natalia para hablar. Ella tomó la iniciativa:

- Me gustaría contarte todo de forma resumida, para lo cual te pido silencio hasta el final, donde podrás decirme todo lo que quieras, sientas o tengas en mente. ¿De acuerdo?
- Sí, prometo que estaré callado hasta que tú me avises para hablar.

Y así, Natalia, que cogió las manos de Gabriel entre las suyas, inició su relato. Le reveló quien era el
tipo que había desarbolado el día de ambos por completo, y le contó su matrimonio con él, así como su divorcio y todo lo que había sobrevenido en los años que precedían al actual.

Una vez que finalizó su relato, y antes de permitir que Gabriel hablara, ella le pidió perdón por la escena del hotel, y le besó con una intensidad que denotaba su temor de que aquel pudiera ser el último beso que se dieran. Una vez que sus labios se separaron, ella volvió a apretar las manos de Gabriel, y con un gesto de cabeza, le indicó que podía hablar.


Continuará...

Para leer el capítulo siguiente, clickad aquí.

Para leer el capítulo anterior, clickad aquí.

24 comentarios:

  1. Creo recordar que ya sólo queda un último capítulo de este "Encuentro casual"; seguro que el final está a la altura de las expectativas. ¿Cuál será la postura de Gabriel ante las palabras de Natalia? ¿Saldrá de su vida para siempre o el incidente habrá reforzado la relación?
    Un abrazo enorme, amigo José Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdas perfectamente, sólo queda uno. No sé si el final será el broche de oro perfecto a esta historia, pero como ya sabes, una vez que se te mete una idea en la cabeza...uno la lleva al papel (el ordenador en este caso) tal como la concibe jeje. ¡Otro abrazo Bruno!

      Eliminar
  2. No dejaré de leer el final. Llegados hasta aquí creo que merecerá la pena.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gratificante es comprobar que tras unas semanas sin publicar, aún seguís la historia jeje. Espero que cada visita a esta historia te haya merecido la pena. ¡Un abrazo compañero!

      Eliminar
  3. Pues yo opino que esta historia puede terminar o no el el siguiente capítulo. Lo leeremos ya que has tardado unas semanas en poner este. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvido que te puedes pasar por esta dirección y tengo trabajo para ti si quieres claro no es obligatorio http://mariacarmenpiriz.blogspot.com.es/2016/07/reto-tres-dias-tres-citas-i.html Un abrazo

      Eliminar
    2. Bueno, si se deja un final abierto, claro que puede o no terminar en la mente de quienes lo lean jeje. Incluso si fuera un final cerrado pero con ciertos matices. Otro abrazo.

      Eliminar
    3. Le echaré un vistazo en cuanto tenga un rato tranquilo para su lectura :)

      Eliminar
  4. Sabes que siempre he sido sincero contigo y eso es por el gran respeto que te tengo como escritor. Dejando a un lado el hecho de que me gusta cómo narras, así voy a seguir siendo. Ya te dije en una ocasión que este tipo de historias románticas no son de las que más me atraen, pero he de reconocer que haces un gran trabajo. En este capítulo, por ejemplo, la acción me parece previsible y con situaciones algo típicas, sin embargo, fluye con una narrativa que te obliga a leer hasta el final. En todo caso, esto no es más que un matiz parcial. Cuando lea el capítulo final te daré una opinión general de la obra, aunque te adelanto que me parece un excelente trabajo en su género, no lo dudes
    Hasta pronto compañero. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tú también sabes (y si lo dudabas te lo confirmo nuevamente) que es recíproco ese respeto. En numerosas ocasiones he comentado que tampoco me atraen demasiado este tipo de historias, ni es un género del que lea gran cosa, a excepción de los romances que te meten en novelas de otras temáticas.

      Puede sonar un poco incoherente que sin ser un gran fan del género lleve ya tanta historia narrada, pero al final les cogí cariño a estos dos y quería contar hasta cierto punto algunas de sus vivencias. Y siendo consciente de que aquí casi todo tipo de situaciones ya están vistas, me alegra que a pesar de ello te quedaras leyendo hasta el final.

      Será un placer recibir esa opinión general compañero. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  5. Esa lluvia... Me ha gustado mucho esta parte y como ha resuelto la visita de Emilio en su portal ;) He visto que lo próximo que leamos será el final de este "encuentro casual"... Prefiero no esperar nada, pero no puedo evitar pensar que tiene que vencer el amor entre esta pareja.
    Un abrazote!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la lluvia se ha convertido en algo característico de esta historia jeje. Sé que la situación en sí no ha sido muy original, pero me alegra saber que te ha gustado. Antes del final subiré un texto conmemorativo del blog, que hace algunos días cumplió un año de existencia. Quien sabe lo que les acontecerá a estos dos. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Menuda se ha llevado el Emilio este, aunque lo tenía bien merecido. Ha despertado la bestia que Gabriel tenía dentro. A ver que pasa con el último capítulo y cual será la reacción de Gabriel. Un saludo José Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Jorge, estaba haciendo méritos para ello, y ha provocado que Gabriel terminara explotando de ira. Espero que sea cual sea el devenir del último capítulo, no te deje mal sabor de boca. ¡Un saludo compañero!

      Eliminar
  7. Ya va a terminar?? 😞 La historia va excelente JC, me tiene atrapada desde el primer capítulo y mira que te has demorado entre uno y otro. No soy super romántica pero todos los añadidos de este romance me hace seguirlo hasta el final. Debo pensar en conseguir un Gabriel XD. Besito celdiacos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mendiel, no sé si en los otros capítulos comenté la extensión que tendría el texto, pero desde hace bastante tiempo me puse como meta 12 capítulos, y ya mismo se acaba la historia.

      Como me lees a menudo y me conoces, sabrás que tampoco soy un autor que escriba mucho sobre este género, así que ha sido una peculiar excepción ponerme con esta historia por capítulos, y es un placer ver que te he tenido atrapada :P

      Pon un Gabriel en tu celda jaja. ¡Besos!

      Eliminar
  8. Me alegra volver a tu blog, disfrutar de nuevo de tus letras.
    Me encanta esta historia, las situaciones de este par, a los cuales también les he cogido ficticio cariño.
    Son acciones reconocibles, creíbles, pero nunca me han parecido predecibles, jamás he intuido lo que iba a suceder, pero más allá de las reacciones, de las causas y los efectos de sus decisiones, lo que más me gusta y me atrapa de esta historia romántica es, sin duda, el modo en el que está narrada; de manera sobria, tierna, emocional, y en ocasiones de una subida de tono muy agradable y disfrutable.
    Les deseo lo mejor a Natalia y Gabriel, creo que bien se lo merecen. Pero eso, aún está por descubrir...
    ¡Abrazo, José Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido de nuevo a la burbuja Edgar, ya sabes que aquí tienes tu burbuja reservada jeje. Una de las razones por las que acumulé el ánimo suficiente a la hora de narrar esto por capítulos, es también por el cariño que les cogí a los personajes, y por el potencial que les veía.

      He intentado darle un toque real y cotidiano en lo referente a que son cosas que pueden pasarnos y no es tan imposible de vivir o haber vivido alguna vez por la persona que lea. Así que me alegra que te hayan gustado tanto las acciones como los derroteros narrativos que escogí para contar la historia de estos dos.

      Se merecen un buen final no cabe duda, ¿lo lograrán? :) ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  9. Ohhh, bueno suena a tregua. A por el gran final... ;)

    ResponderEliminar
  10. Al final casi no han sido necesarias la palabras sino los gestos y sus hechos.
    Me ha gustado esa anotación del futuro, donde nos haces saber que Natalia no sabrá nada más de Emilio, es liberador.

    Sigo, :)
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, gestos y hechos han contribuido a solventar una tensa situación. Sí, este caballero de la lluvia hizo bien su trabajo protegiendo a la damisela de Emilio para siempre jeje. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  11. Coincido con lo que dice Isidoro, pero no es nada nuevo, ya lo sabes. Este género no es mi tipo (jajaja) pero tu forma de narrarlo engancha y además has logrado unos personajes con los que es fácil encariñarse y que incitan a querer saber más sobre ellos. Esos detalles son los que le dan un toque personal que nubla algunas de las situaciones típicas. Por otro lado, este capítulo ha sido muy dinámico y con muy buen ritmo debido a que lo que se narra es acción en su mayoría. Me resultó muy agradable su lectura, la cual no podía parar.
    El siguiente capítulo, el final de esta historia que empezó con... Un encuentro casual.
    Un abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, queda claro que no es el género que más consumimos jaja. Pero me puse como reto acabar esta historia, de la cual pronto podrás leer el capítulo final. Cuando se centra la narración en el desarrollo de una o dos personas, se corre el riesgo de enfocar mal los personajes, pero me alegra que finalmente hayan logrado despertar la simpatía y aprecio de quienes seguís su historia. Se podría decir que esta capítulo equivale a ese momento en el que estás subido a una montaña rusa y te deja caer desde gran altura antes de enfilar el tramo final.

      Espero que el siguiente capítulo te guste también. ¡Otro abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.