28 de abril de 2017

Fin de trayecto (Parte 1 de 2)

Nota introductoria: He de confesar que este texto lo escribí hace casi dos años y con motivo de un concurso de terror. Como ya ha pasado un tiempo desde entonces, me apetecía compartirlo con quienes tengan ganas de leerlo y expresar sus opiniones. No he modificado nada, por lo que para bien o mal, está escrito del modo en que escribía hace tiempo, así que espero que os guste.


Fin de trayecto

El potente rugido del motor al encenderse, le hizo pensar a Mario que aún quedaban 2 viajes más para finalizar el itinerario y terminar el turno de noche. Mario conducía un autobús de línea que conectaba un pueblo de Granada con el centro de la ciudad. Eran las 22 de la noche, hora de salir desde el pueblo hacia la ciudad, para una vez allí, volver y guardar el autobús en la cochera de la empresa. Una vez que Mario comprobó la hora, quitó el freno de mano y puso en marcha el vehículo. La noche estaba siendo bastante fría y lluviosa; no en vano era pleno invierno, y hacía varios días que no dejaba de llover y las temperaturas estaban siendo bien bajas, rozando los 0 grados, e incluso en ocasiones por debajo de esa franja. El trayecto desde el pueblo hasta la última parada en Granada capital, duraba alrededor de una hora, y hasta alcanzar los alrededores de la ciudad, transcurría por una carretera poco iluminada y con algunas partes mal asfaltadas, algo que había que agradecer a la genial gestión de obras públicas del ayuntamiento municipal.

Mario fijó bien la vista en la carretera, ya que la lluvia y la poca iluminación de la misma hacían complicada la tarea de ver pasajeros a los que recoger. Sin duda era una noche para estar en casa, acompañado de una buena chimenea y oyendo un buen disco de música, quizá con alguien especial como acompañante. Una pena que para Mario eso no fuera posible, y no por el hecho de estar trabajando no, pues si sólo fuera eso ejecutaría tal plan encantado al volver a casa. No era posible porque para empezar, le había dejado su mujer hacía un par de semanas, alegando “disparidad de aficiones y ambiciones en la vida” (¿y después de tres años de pareja y tres de casados se daba cuenta de eso?). También contribuían dos cosas además de la agudeza mental de su mujer: el hecho de que a la chimenea de su casa le hacía falta un arreglo que había aplazado indefinidamente, y que su “ambiciosamente dispar” señora se había marchado de casa cogiendo entre otras cosas gran parte de su colección de discos de música. Así que, como dice la popular frase “ajo y agua” se dijo Mario, y centró su atención totalmente en la carretera, dejando de perder el tiempo en pensamientos agradables pero inejecutables a corto plazo. 

No tardó en llegar a la primera parada del recorrido, deteniendo el vehículo para recoger a dos personas que esperaban bajo un paraguas. Abrió la puerta y observó a la mujer anciana que subía trabajosamente los peldaños, mientras la otra persona, que debía ser su marido por la edad, plegaba pacientemente sus paraguas. Al terminar de subir la anciana los peldaños del vehículo, pasó al lado de Mario y le saludó amablemente, y segundos después hizo lo mismo su acompañante, con la diferencia de que él pagó el pasaje de ambos, y no gesticuló palabra alguna. Una vez que Mario le dio los resguardos de haber pagado el viaje y el hombre se sentó con su mujer, el vehículo reanudó la marcha.

Disparidad de aficiones y ambiciones en la vida...Mario no quería recordarlo pero su subconsciente fue travieso y lo torturó un poco. ¿Cómo puede ser que tras seis años con alguien, te deje por esas razones? La respuesta a la pregunta era tan simple como que había una tercera persona, o bien su mujer tenía más serrín en la cabeza del que nunca había imaginado. Pero Mario no tenía más ganas de pensar en el asunto, así que volvió a dejar la mente en blanco y centrarse en la carretera.

La siguiente parada estaba desierta, así que el autobús pasó de largo por la tranquila calle del pueblo a la que acababa de llegar. Mientras tanto continuaba el golpeteo incesante de agua sobre los cristales del autobús. Mario tendría pronto sus vacaciones, justo al finalizar el mes. La perspectiva de disfrutar de un mes en el principio de su nueva (pero ya vivida antes) etapa de soltería, le levantaba un poco el ánimo, tan oscuro últimamente como la noche que envolvía al autobús en sus entrañas. A escasos metros de la tercera parada, avistó a varias personas refugiadas de la lluvia bajo sus paraguas, y empezó a aminorar la marcha. Una vez detenido el vehículo, Mario inició la maniobra habitual: apertura de puertas y cobro a los pasajeros. En esta ocasión subieron un hombre y dos mujeres, siendo una de ellas la primera en pagar, y sentándose seguidamente en un espacio de cuatro asientos colocados de frente. La siguiente persona fue la otra mujer, que pasó de largo a Mario y observó los gestos que con la mano le hacía la anterior. El hombre que iba con ellas le pagó a Mario, al tiempo que en voz baja le insistía a la segunda mujer en “no sentarse con su pesada vecina” según oyó Mario.

Finalmente, y tras el caso omiso que le hizo la mujer, acabaron sentándose junto a la otra, que esbozaba una sonrisa de satisfacción y empezaba a charlar animadamente. Mario cerró la puerta y arrancó de nuevo. Apenas avanzados un par de metros, se oyeron unos golpes en el lateral del autobús. Mario miró al espejo exterior derecho y observó a dos chicos corriendo, haciendo señas de que parase. Y entonces Mario paró la marcha, abrió la puerta y los dos chicos que venían corriendo y que estaban empapados, le agradecieron parar, le pagaron, y se reanudó la marcha.

Parecía mentira, el autobús aún no había salido del pueblo y apenas se veía nada claramente, gracias a la tétrica iluminación brindada por las escasas y distanciadas farolas de las calles. Hacia la mitad del pueblo, llegando casi a la zona donde se ubicaba el ayuntamiento municipal, estaba la 4ª parada del trayecto. Mario recogió allí a una chica de aspecto gótico y tez demasiado pálida que ni le miró al pagar el viaje, y a un hombre vestido elegantemente con un traje negro a rayas y gabardina oscura, de aspecto mucho más colorido que la chica de hace unos instantes. Qué diferencia de contrastes pensó Mario mientras el hombre le dedicaba una amplia sonrisa (como la de los anuncios de pasta dentífrica que salen en la televisión), y se acomodaba en el último asiento del vehículo.

Mario volvió a circular y tomó rumbo a la 5ª parada, situada casi al final del pueblo, en los alrededores de la zona residencial en la que él vivía. El recuerdo de su casa le dio una cálida sensación de confort, rota inmediatamente cuando pensó que nadie le recibiría al llegar, ni siquiera un perro o un gato, ya que su mujer los odiaba. Tampoco le ayudó ver salir humo de las chimeneas de varias casas colindantes a la suya, dándole una gran sensación de envidia, y no precisamente de la sana. Pasó de largo al no esperar nadie en la calle por donde había de parar el vehículo, y enfiló a gran velocidad la última parte del trayecto, que era toda en línea recta. En la 6ª y última parada, no tardó en divisar a una persona alzándole el brazo en señal de que parase, y así lo hizo. Observó entre curioso y crítico al último pasajero, que era un chico de aspecto hippie: pelo con rastas, ropa holgada y de colores verdosos, y varios parches cosidos en la chaqueta que llevaba puesta, uno de los cuales decía “Yo también fumo como Bob Marley ¿y qué?” bastante pintoresco.

El chico tenía los ojos notablemente enrojecidos, y su expresión facial era una mezcla entre relajada y a media sonrisa. Éste sí que ha fumado como Bob Marley hoy pensó Mario, e incluso puede estar viéndolo todo de color verde ahora. El hippie se tomó su tiempo para sacar su monedero de tela con los vivachos colores de la bandera de Jamaica. Igualmente se tomó su tiempo para sacar el dinero del viaje. Mario pudo oír a uno de los pasajeros decir “el hippie éste se cree que tenemos todo el tiempo del mundo”. Los movimientos a cámara lenta siguieron, llegando a impacientar a Mario, que pensaba que el colofón a eso sería que además le faltara dinero al chico. Tal cosa le resultó graciosa cuando la imaginó en su mente, y empezó a sentirse más animado. Sin embargo eso no pasó, y una vez abonado el importe del viaje, el hippie continuó con su parsimonia yendo hasta el final del vehículo, a sentarse cerca del hombre “sonrisa dentífrica” (el cual esbozó otra sonrisa amplia) y la chica gótica. Diferencia de contrastes: segunda parte, pensó nuestro irónico chófer, al divisar al pintoresco trío de pasajeros del final. Volvió a sentir cómo su ánimo subía unos grados más, y arrancó de nuevo, saliendo de los límites urbanizados del pueblo, donde ya no había más pasajeros que recoger.

Desde que se salía del pueblo hasta que se llegaba a Granada capital, el trayecto duraba unos 45 minutos. Y hasta llegar a carreteras mejor iluminadas, aún quedaban unos 30 minutos, así que Mario despejó del todo su mente, centró la vista en la carretera, y prestó toda su atención a esa labor. Mientras él se mostraba única y exclusivamente centrado en la conducción, las dos mujeres que habían subido en la misma parada seguían hablando alegremente, mientras el marido de una de ellas miraba resignado por la ventana. La pareja de ancianos estaba abrazada y silenciosa. Los jóvenes que casi pierden el autobús estaban jugando con sus teléfonos. La chica gótica escuchaba música por unos auriculares mientras leía un libro. El chico hippie parecía sumido en su mundo interior. Y el hombre “sonrisa dentífrica” hablaba por su teléfono móvil, aunque sin dejar de sonreír. Cualquier persona que hubiese reparado en esa sonrisa perpetua similar a la de Jack Nicholson haciendo de “Joker”, habría pensado que a aquella persona le pasaba algo. Lo que solamente una de las personas ocupantes del autobús sabía, es que de un momento a otro, iba a ocurrir algo terrible para el resto.

El autobús entró en un tramo especialmente oscuro de la carretera, donde no había más vehículos circulando. La estampa no podía ser más solitaria en una noche tan tormentosa, donde lo deseable era estar resguardado de ella en casa. Mario seguía concentrado en mantener firme el rumbo, a pesar del incesante golpeteo de la lluvia sobre el parabrisas y la poca visibilidad. Sin embargo, una gélida voz rompió totalmente su concentración, poniéndole el vello de punta. Esa voz resonó con fuerza en todo el autobús anunciando algo:

- Que comience el espectáculo.

A la voz le acompañó un chasquido de dedos, y todas las luces del autobús empezaron a apagarse. A continuación Mario observó por el retrovisor dos puntos rojos en el fondo del autobús, y sintió el mayor terror que jamás había experimentado. Empezaron a oírse gritos en la parte trasera del vehículo, auténticos gritos de dolor. Mario trató de aferrarse al volante para no salirse de la carretera, pero podía notar cómo su corazón se desbocaba y latía sin ningún control. Los gritos no dejaban de sucederse, y la muerte sobrevolaba el interior del autobús. Se escuchaban multitud de ruidos, sonidos pringosos, y otros similares a cuando una persona se pone a sorber sin miramientos de una pajita. 

Cuando el autobús sobrepasó una de las pocas farolas de la carretera, Mario tuvo unos segundos para observar con claridad lo que sucedía a su espalda. Habían bastado esos segundos para helarle la sangre y destrozar su cordura. Lo que había observado…eran esos dos puntos rojos…y la figura horripilante a la que pertenecían esos puntos, que no eran otra cosa que sus ojos. Mario creyó ver que en la cabeza de aquella figura había un par de cuernos, y no pudo evitar pensar en películas de terror baratas, de aquellas que trataban de luchas contra demonios. Sin embargo, lo más espantoso que Mario había observado durante los segundos que miró al retrovisor, no fue el aspecto de aquella especie de demonio. Lo más terrorífico de todo, había sido ver lo que estaba haciendo, que era abrir el pecho de una de las mujeres del autobús, succionando algo de su interior. Mario supo desde el instante en que lo vio que aquella imagen le acompañaría el resto de su vida.

9 de abril de 2017

Un encargo importante

Nota introductoria: Aunque este texto puede leerse de manera independiente, la anterior aparición de Windor, en la que cuento su primer paseo por los terrenos de Trascania, una vez que ya es consejero real, así como el primer "no" consejo que le da al rey Berinio, tiene lugar en "Aprendiendo a desaconsejar" (para leerlo, clickad en el título).

Este texto que podéis leer a continuación, retoma la historia de Windor desde que aconseja por primera vez al rey, y empieza a potenciar su habilidad en tal arte.


Un encargo importante

Con el paso de las semanas, el arte de Windor a la hora de desaconsejar se había ido perfeccionando. Estaba en racha, o como diría un comentarista del “burro-cesto” (deporte donde unos tipos subidos en burros intentaban encestar un balón dentro de un tonel lleno de cerveza, bebiendo un trago por cada tanto anotado), estaba empezando a “calentar la muñeca y el gaznate”. Porque sí, poco a poco Windor había ido logrando que se produjeran pequeñas mejoras dentro del castillo de Trascania.

Su primera victoria ante Berinio había tenido por premio la contratación de una bibliotecaria. Es cierto que era una mujer octogenaria, y que tardaba lo que no estaba en los escritos en localizar algún libro que se le pedía, pero era mejor que no tener a nadie en aquel lugar. Y por increíble que pareciera, Windor había logrado convencer a su vez al rey de que era necesario contratar a alguien que mantuviera limpia la biblioteca. A fin de cuentas, no daba buena impresión para un visitante el notar que el polvo acumulado en cada estantería, tenía más pátina que la propia bibliotecaria.

Por otra parte, se habían ido mejorando algunos otros aspectos dentro del castillo. Windor ya disponía en su torreón de un mobiliario en mejor estado que el que había cuando entró la primera vez. Podía conciliar el sueño sin miedo de que las patas de la cama se rompieran por su mal estado, o sin temor de que lloviera y la falta de techo le provocara un despertar húmedo diferente al más conocido. Sin olvidarse del hecho importante de que se podía pasear dentro de la habitación sin meter el pie en algún agujero del suelo. La cosa iba mejorando poco a poco.

Sí es cierto que había otras cuestiones negativas que, lejos de mejorar, seguían multiplicándose, como los intentos del ayudante de cámara para que Windor cayera en alguna de sus trampas. Habiendo aprendido la lección de que con perros rabiosos es mejor no jugar, el ayudante optaba por diferentes maneras para hacerle imposible la vida al mago. Y una cosa era cierta, a pesar de sus fracasos, aquel tipo tenía unas ideas de lo más originales.

Había intentado sorprender al mago en el torreón, metiéndose en el interior del baúl de éste, pero su plan había terminado con el pobre ayudante aporreando la madera porque se quedaba sin aire, provocando que Windor se asustara sí, pero por miedo a que el tipo la espichara de aquella forma en sus dependencias. También había probado a esconderse en el interior de una armadura mientras otro empleado del castillo hacía lo mismo con otra, con la intención de que el último hiciera de señuelo ante el mago. Aquello había fracasado porque aquel empleado era alérgico al polvo de la armadura, y sus continuos estornudos alertaron a Windor. Por último, y en un claro intento de desesperación, el ayudante de cámara había recurrido a…¡¡¡la paloma jugadora de póker!!!

Tras convencerla de que recibiría un buen pago por cagarse en la ropa de Windor cada vez que éste saliese del castillo, el plan falló por una sencilla razón: Windor había averiguado lo que el ayudante de cámara tramaba (¿no es sospechoso que una persona se tape la boca mientras le susurra propuestas indecentes a una paloma?), y siempre que salía del castillo usaba un parasol. Originariamente el color de la tela del utensilio había sido negra, pero con la cantidad de cagadas de paloma que había recibido, los puntos de negro que quedaban eran tan escasos, que parecía una chirimoya una vez abierta.

Otra de las cosas que Windor añadió a su lista de quehaceres, fue visitar los bosques circundantes del castillo. A fin de cuentas, sus paseos diarios se limitaban a ir desde la puerta del castillo hasta los muelles, y siempre lo hacía por el mismo camino, pasando por la “Posada del inepto”, en lugar de optar por otras rutas. Es por ello que algunas partes del reino le eran desconocidas, y se había propuesto remediar tal circunstancia. Ya se sabe, la información no solamente es poder, sino que contribuye a estar mejor preparado ante cualquier eventualidad.  

Y con tal fin, y aprovechando un magnífico y soleado día, Windor se dirigió a uno de los bosques de Trascania. Para familiarizarse con la zona, optó por empezar con el más cercano al castillo, ya que había bastantes en el reino. Era de agradecer que no abundaran los leñadores en aquel lugar, ya que una de las cosas que más entristecía a Windor era ver bosques talados. Aceptaba que el uso de la madera formaba parte necesaria de la vida humana, pero eso no restaba un ápice a la desolación que sentía cuando la tala era excesiva más allá de las necesidades humanas. Por desgracia la magia no podía hacer que un árbol creciera rápidamente una vez talado, pero puede que algún día alguien descubriera un hechizo con ese efecto.

Los sonidos del bosque insuflaban de un mejor aire los pulmones y el ánimo de Windor. Es cierto que oír los ronquidos del rey Berinio le hacía sentirse a uno en el interior de una piara de cerdos, y que tipos como Letrinus no distaban mucho de las mofetas y las comadrejas, pero eso no era lo mismo. Pasear entre árboles, animales libres y riachuelos, eso sí que era de un valor incalculable.

Cuando Windor llegó a una cabaña en medio de un claro del bosque, sintió algo inexplicable. No tenía nada que ver con un leñador que había roncando en el exterior de la cabaña, apoyado sobre una de las paredes. Ni siquiera con el torrente de saliva que manaba de la boca de aquel tipo. No. La razón era animal: una yegua. Una preciosa yegua, del color del marfil. Se encontraba bebiendo agua de un pequeño riachuelo que rodeaba la cabaña. Aquel animal le hacía sentir a Windor empequeñecido, como si estuviese ante un ser de un poder inimaginable.

Una vez que la yegua dejó de beber agua y dirigió su mirada a Windor, éste tuvo una extraña percepción. No sabía explicar el por qué, pero tenía la certeza de que la yegua se llamaba Aloe. Windor se acercó a Aloe, y sintió la necesidad imperiosa de acariciar su lomo. Entonces, una vez que lo hacía, notó una intensa vibración que le obligó a retirar su mano del animal. Otra nueva percepción se apoderó de él, y supo que Aloe llevaba en su interior a Orus, la piedra de la transformación. Las explicaciones a estos interrogantes pertenecían a otro universo y otro narrador, y quizás eso justificara el hecho de que, una vez que Aloe emprendió la marcha del lugar, Windor sintiera que un fragmento de su memoria a corto plazo había sido borrado, preguntándose cómo había llegado a aquel claro del bosque.

Mientras Windor vivía aquella extraña situación en el bosque, un acontecimiento importante iba a tener lugar en los muelles de Trascania. De acuerdo, dos. En primer lugar, uno de los gigolós de la zona estaba totalmente aburrido por la falta de mujeres requiriendo sus servicios, y eso ya era una noticia de gran impacto debido a la ingente cantidad de clientas potenciales que se peleaban por estos trabajadores del placer.

Aunque el suceso más importante tenía que ver con un barco llamado “Naweb”, capitaneado por un hombre barbudo y con anteojos, y que acababa de atracar en uno de los embarcaderos. De su interior salió una figura encapuchada, pero cuyo busto no dejaba lugar a dudas sobre su naturaleza femenina. La figura encapuchada se dirigió hacia un lugar concreto de los muelles: la freiduría “Sin aceite refrito yo no soy nada”. No era el mejor sitio para quedarse (ni desde luego para comer si uno quería vivir muchos años), pero era ideal para encontrarse con quien la había citado allí. Esa persona no era ni más ni menos que Letrinus, que salía del interior de la freiduría con un cucurucho de papel lleno de pescado.

- La identidad de tu víctima está aquí dentro, así como los datos que necesitas saber- dijo Letrinus a la encapuchada, mientras le pasaba el cucurucho-.
- ¿Y mis honorarios?- preguntó la encapuchada-.
- Qué desconfiada es la gente eh, ser asesor laboral ya no es lo que era- y acto seguido, Letrinus dejó caer al suelo una bolsa con monedas-. Quiero que sufra. Y por encima de todo, cumple tu cometido de forma que nadie pueda relacionarme con ello.
- Por eso mismo recurrió a mí, soy la mejor en mi trabajo.
- Haga honor a su fama- y tras estas palabras, Letrinus se marchó-.

La encapuchada se agachó para recoger la bolsa de monedas, y sin ningún entusiasmo, metió una de las manos en el cucurucho de papel. El olor que llegaba a sus fosas nasales delataba no un refrito, sino una infinidad entera de ellos. Alguien debería matar al cocinero de aquel antro por simple caridad para la población. Pero la encapuchada no estaba allí para ayudar a nadie, sino para cumplir un encargo. Así que cuando su mano encontró un pergamino dentro del cucurucho, lo sacó y se deshizo del pescado.

Cuando desenrolló el pergamino, lo primero que leyó fue el nombre de su víctima: Windor. Aunque era curioso, porque el nombre estaba tachado con un par de líneas. La encapuchada comprendió que esa era la víctima equivocada, y prestó toda su atención al siguiente nombre de la lista, que esta vez no estaba tachado: Berinio. 

Así que le habían encomendado asesinar al rey de Trascania. Un gran reto. No era de extrañar que hubiesen recurrido a Tribonia, la mejor asesina en varios reinos. Que Windor (es decir Berinio) se preparase para sufrir…


Continuará...