15 de junio de 2021

Reseña de Los Aristócratas: Integral 2. Hay diferentes maneras de ayudar a la gente, aunque implique viajar por el mundo

Saludos desde la vieja Inglaterra (¡Dios salve a la vieja Inglaterra!). Si habéis sido personas cívicas y respetuosas con los demás, podéis relajaros, pero si os habéis portado mal... tened cuidado que "Los Aristócratas" podrían entrar en acción cuando menos lo esperéis y del modo más elegante imaginable. Tras haber disfrutado con una nueva lectura de esta colección clásica del fumetto italiano, vengo a reseñaros "Los Aristócratas: Integral 2" de Ponent Mon. 


Aunque no es indispensable (que sí muy recomendable) haber leído antes el primer integral, que fue todo un éxito de ventas, podéis leer mi reseña aquí. En otro orden de cosa, uno de los trabajos que hace de maravilla la editorial Ponent Mon es recopilar historias que datan de hace varias décadas, y que en muchos casos no llegaron a publicarse en nuestro país de forma completa, sino más bien de manera fragmentada, como el caso que nos ocupa. Para eso la editorial tienen una sección como "Maestros del Fumetto", que entre otras colecciones, cuenta en su haber con "Los Aristócratas". 


Por otra parte, y por irnos al origen de "Los Aristócratas", fue en 1973 cuando sus aventuras comenzaron a ser publicadas por primera vez, en la revista de cómics italiana Il Corriere dei Ragazzi. Las personas responsables de su creación fueron el escritor Alfredo Castelli, y el ilustrador Ferdinando Tacconi. Si bien ya desde el principio Los Aristócratas fue un éxito, diferentes razones hicieron que su publicación posterior fuera accidentada y un tanto deslavazada en el tiempo, además de producirse en diferentes países. No obstante, esto es lo que hace que precisamente la labor recopilatoria de Ponent Mon tenga un alto valor para quienes podemos disfrutar de este carismático grupo de ladrones aristócratas, con una filosofía de desvalijar a los crueles y ayudar a los desfavorecidos que nos recuerda entre otros a Robin Hood. Y ojo, que no solamente ayudan a gente que vive en Inglaterra, sino que su afán por hacer del mundo un lugar mejor les lleva a viajar mucho, cosa que ya se vio en el primer integral, y que aquí se repite. 

¿Qué artistas están presentes en este tomo? Todo el material recopilado en este integral pertenece a sus creadores, el guionista Alfredo Castelli (que también dio vida a "Martin Mistery", y que entre otras obras escribió aventuras de "Dylan Dog"), y el dibujante Ferdinando Tacconi (que también colaboró en "Dylan Dog", e ilustró "Dr. Barnard"), quien se ocupa también del entintado y el color. Ambos autores colaboraron en todas las historias de los Aristócratas, y este grupo apareció en otras colecciones guionizadas por el propio Castelli. De la traducción de este tomo integral se ocupa José E. Martínez (también tradujo "Íncubos", reseñada en esta sección anteriormente), que vuelve a realizar una gran labor con la traducción de la obra, y de los textos introductorios de cada bloque de historias. 

¿Qué historias vamos a encontrarnos en este tomo? Algunas de las indicaciones de la editorial son las siguientes: 

"Se trata de un grupo de ladrones aristocráticos que donan a la caridad el dinero de sus robos. 

A lo largo de sus historias también se encuentran personajes de la literatura y del cine como Sherlock Holmes, James Bond o el inspector Clouseau, mezclando hechos reales con ficción.

El conde inefable, la bella Jean, el fenomenal Álvaro, el poderoso Moose y el brillante Fritz: ¡aquí está el grupo británico de caballeros más impecable jamás visto!"

Tal y como conoceréis nada más empezar a leer estas historias, cuando la vieja Londres duerme (o cualquier otra ciudad donde se encuentren los personajes en ese momento), los Aristócratas trabajan. Porque sí, en más de una ocasión, cuando es de noche y la ciudad duerme, es el momento en el que los Aristócratas entran en acción, efectuando un robo o una "recuperación", de algún objeto injustamente poseído por alguien malvado. En el primer integral había lugar a conocer al grupo al completo, encabezado por el Conde, y formado también por el inventor Fritz, el peleón Moose, el habilidoso Álvaro, y la encantadora Jean. 

Y además de conocer bien al equipo habitual de trabajo, era fácil atisbar que, pese a vivir situaciones peligrosas, cada miembro demostraba su valía en las circunstancias más favorables o más adversas. Esto es algo que vuelve a ponerse de manifiesto en este segundo integral, donde los Aristócratas deberán hacer frente a las famosas Tríadas chinas, e incluso a la Mafia italiana que actúa a través de una organización mundial, con uno de sus núcleos en Inglaterra. Por lo tanto, la cosa se pone muy seria, pues no se trata de robar a algún empresario desalmado o a alguien que posee una riqueza infinita e incita a reducir ese patrimonio, sino que los Aristócratas se meterán en asuntos muy serios y peligrosos. Y merecerá la pena verles en acción, porque como ya he dicho antes... saben manejarse en cualquier escenario.


No obstante, y al margen de los arcos argumentales relacionados con las distintas organizaciones criminales, también hay lugar para que los Aristócratas vivan aventuras de otra índole, como salir de una sala construida para que lo que entra no salga, investigar la procedencia de una nueva gama de diamantes que puede desestabilizar el mercado económico, e incluso... ¡ir a la Luna! Vale, esto último tiene cierto truco, pero... ¿a que mola la idea de verles a todos con sus trajes y bombines pisando territorio lunar? Pues eso, que con mucho encanto, este segundo integral vuelve a recopilar un montón de historias que merece la pena disfrutar, y que sin duda os animo a leer. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los artistas? Castelli repite acertadamente el esquema empleado en las primeras aventuras de los personajes, y no por ello la cosa pierde valor, porque las historias funcionan nuevamente y los tiempos narrativos están bien manejados. Sí que podemos apreciar cierta madurez en cuanto a la introducción de las organizaciones criminales en esta ocasión, lo que hace que los personajes se desenvuelvan por otros terrenos de juego menos visitados antes, y eso es desde luego algo de agradecer. Además, los personajes siguen teniendo carisma, cada uno a su manera, y eso también es algo positivo. 

Con Tacconi pasa algo similar, pues mantiene su esquema de primeros planos de personajes (apareciendo de perfil, fomentando esa complicidad que se quiere tener con el lector), mezclado con otros donde la acción demanda otro tipo de planos. Tacconi se maneja bien en escenas calmadas y en otras de acción, aunque eso es algo que ya se notaba en el primer integral, y por lo tanto nuevamente valoro para bien esa circunstancia. Y sobre el color, también vuelve a desempeñar una acertada labor. 

¿Merece la pena el cómic? Como diría el Gran Bardo... "SÍ y SÍ" o algo parecido. Usando nuevamente una de las expresiones del Conde con un añadido de cosecha propia… disculpadme si me atrevo a meteros prisa, pero… ¿a qué estáis esperando para conseguir el segundo integral de Los Aristócratas? Si ya os encandiló el primero, aquí volverá a surtir el mismo efecto, pues se mantienen las virtudes ya presentes en la anterior ocasión, y a ello se le suma el gran interés que genera ver a los personajes entre mafiosos. 

Respecto de la edición, este tomo tiene una encuadernación en cartoné, e incluye mucha información de interés al inicio de cada bloque de aventuras. Como ya imaginaréis, esto no acaba aquí, pues vendrán más tomos en el futuro. Y esto es todo por mi parte, si queréis leer más reseñas mías, podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!