5 de marzo de 2021

Reseña de Juez Dredd: Orígenes. La vida del Juez Fargo y la creación de la justicia rápida

Saludos ciudadanas y ciudadanos de Mega-City Uno, es hora de comportarse de manera cívica, ya que aquí viene el Juez Dredd, uno de los justicieros más conocidos del mundo de las viñetas, dispuesto siempre a resolver las situaciones más complicadas para mantener el orden. Hasta ahora, mis lecturas del personaje habían sido de tomos recopilatorios (podéis leer una de esas reseñas aquí) o que funcionaban como secuela de la última adaptación al cine (como el caso de "Urban Warfare"), pero esta vez ha sido muy diferente. En esta ocasión, y publicado por Ediciones Kraken, he podido conocer las raíces que construyeron este universo ficticio, gracias a "Juez Dredd: Orígenes". 


Y es que no, no es un título con trampa para lograr más ventas. Este cómic con alma de "Año Uno" nos relata el origen de Mega-City Uno, del sistema de la justicia rápida, de las academias de jueces, de la guerra atómica, y cómo no, de dos de las figuras más importantes en la historia del cuerpo de justicieros: Eustace Fargo y Joseph Dredd. Pero este viaje a las raíces de todo tiene lugar al mismo tiempo que una trama ubicada en el presente del Juez Dredd. Estamos ante una más que interesante oportunidad para que cualquier lector curioso con ganas de empezar a leer sobre este personaje, se introduzca de lleno en este mundo creado por John Wagner y Carlos Ezquerra (ya difunto lamentablemente) a finales de los años 70. ¿Llegaron a imaginar ambos autores en su momento que el Juez Dredd se seguiría publicando de forma ininterrumpida hasta el presente? Quién sabe, pero es una pregunta que, con otros objetivos, es aplicable al Juez Fargo... ¿llegó él a ver en qué se convirtió el cuerpo justiciero que creó? ¿Estaría orgulloso? Estas son preguntas que tienen respuesta en este cómic.


Como me ha pasado a mí y puede que os pase a algunas personas que lean desde hace poco al Juez Dredd, la figura del Juez Fargo os puede resultar un tanto desconocida. Supe de su existencia por la película que protagonizó Stallone en su día, y también conocía su importancia en el mundo de la ley por distintas historias que he leído de Dredd, pero no había tenido la ocasión de leer un cómic donde apareciese él, y aquí he podido resarcirme. Las cosas se cuentan de una forma tan minuciosa que cualquier lector podrá saber pronto más sobre esta figura, cuya importancia capital no solo está en el hecho de haber creado el sistema de justicia que lleva funcionando mucho tiempo, sino que, entre otras cosas, es pariente de Dredd, porque éste último fue creado a partir del material genético de Fargo. Todo esto son sucesos que, aunque narrados en otras historias, tendréis la oportunidad de conocer ahora a través de las páginas de este tomo.

¿Qué artistas hay al frente de este tomo? Tenemos a sus creadores, John Wagner (creador de "Button Man") a los guiones, y el español Carlos Ezquerra (que ilustró entre otras la obra "Sólo un peregrino") a los lápices, donde también tenemos la presencia de Kev Walker (que ha colaborado en varios tomos de "Doctora Aphra"). Este último ilustrador, con un trazo muy a lo Mike Mignola (de hecho ha participado en algunas historias de "Hellboy"), se ocupa del primer arco argumental que nos encontramos en este tomo, que conecta directamente con el que dibuja Ezquerra. A cargo de la traducción está el habitual Marcos Randulfe.

¿Qué historia tenemos aquí? Dejo aquí la sinopsis oficial:

"¿Cómo llega a ser el Juez Dredd lo que es hoy en día?

Un extraño paquete ha llegado al Palacio de Justicia, un paquete que obligará a Dredd a conducir una misión a la Tierra Maldita, y que le llevará a descubrir la más recóndita y oscura historia de Mega-City uno... 

Esta precuela épica narra la historia del Juez Fargo, creador de la justicia instantánea, la creación de la academia de la ley y la guerra atómica del 2070".

Desde las primeras páginas la historia arranca con bastante ritmo, pues veremos cómo un par de tipos consiguen entrar en Mega-City Uno, con unas intenciones que queda claro que no son pacíficas. Una serie de sucesos violentos relacionados con estos tipos, será lo que lleve al Juez Dredd a investigar el caso y seguirles la pista, descubriendo la existencia de una caja que traían consigo, pero que ni él ni el resto de jueces han logrado encontrar. Y aunque Dredd no pueda imaginar el contenido de la caja, cuando sepa lo que contiene entenderá que hay algunas cosas de su pasado que podrían no ser lo que parecían tiempo atrás.

Y eso es lo que nos lleva a la necesidad de que Dredd, acompañado de unos cuantos jueces, deba emprender un viaje a la Tierra Maldita, para obtener respuestas relativas al hallazgo de la caja y su contenido. Este recorrido no solamente nos permitirá ver lo que hay a las afueras de Mega-City Uno, sino también conocer de qué manera vive la gente que ha sido repudiada de la civilización, e intenta subsistir como puede en porciones de territorio donde siguen produciendo efectos las secuelas de una guerra atómica que asoló casi todo lo que pilló a su paso. Será por boca y recuerdos de Dredd, junto a otras cosas, que tanto el grupo de jueces como el lector, conocerán la vida de Eustace Fargo, hombre cuyo sentido de la justicia cambiaría el mundo para siempre. Una persona que falleció en acto de servicio, pero sobre el que podrían haberse contado unas cuantas mentiras para que no se desmoronara el cuerpo de justicia que había creado.


Pero claro, al margen de lo anterior, también sabremos por qué se creó a partir del material genético de Fargo a un reducido grupo de clones, que serían entrenados en la academia de justicia, con la única finalidad de ser los jueces más perfectos que pudiera tener Mega-City Uno. Dredd era uno de aquellos clones, junto a Rico, personaje que está muerto, pero que siempre tuvo un fuerte vínculo con Dredd, como clones y servidores de la ley que eran. Y por si esto no fuera poco, podremos conocer qué llevo al mundo a terminar convertido a grandes rasgos en un páramo radiactivo, donde gran parte de lo que queda de la humanidad se apiña en mega-ciudades. Por lo tanto hay mucha información contenida en este cómic, y el viaje que Dredd hace junto a sus acompañantes, lo hace el lector por la historia del mundo y la manera en que acabó como es en el presente. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los artistas de este tomo? Empezando por Wagner, y teniendo en cuenta que las historias de este tomo salieron entre los años 2007, 2008 y 2011, tiene un gran mérito que alguien que creó este mundo y estos personajes hace tantas décadas, sea capaz no solamente de seguir vinculado a esta cabecera, sino además hacerlo contando una historia de una manera tan acertada. Pensaréis que es sencillo cuando esa persona es el creador, pero no siempre que un autor afronta un proyecto de este tipo, logra un resultado satisfactorio. No obstante, los guiones de Wagner son de calidad, sabe manejar bien los tiempos de la historia, y realiza una labor más que buena entremezclando la historia en el pasado y el presente.

Respecto a Ezquerra, el dibujante rinde al mismo buen nivel al que estuvo durante su carrera. Tiene ese dibujo sucio, feo y tosco que tan bien combina con un universo como el de Dredd, donde la violencia, el caos y la rudeza están tan presentes. 

Y aunque tenemos el polo opuesto en el trabajo de Walker, que ilustra el primer arco argumental del tomo con un dibujo más sencillo y predominancia de sombras (muy a lo Mignola como ya mencioné antes), éste también realiza una más que buena labor. 

Sobre el color, yendo en consonancia con el estilo de cada autor, tenemos unas tonalidades más brutas para el dibujo de Ezquerra, y otras apagadas para el trazo de Walker. 

¿Merece la pena el cómic? Claro que SÍ. Es cierto que estamos ante un tipo de historia que, más que un lector medio en general, disfrutarán los fans del Juez Dredd o quienes quieran comenzar a leer historias del personaje, pero por mi lectura claro que os animo a darle una oportunidad a este "Año Uno" producido por sus creadores originarios. Se trata de un tomo que funciona muy bien para comenzar el rodaje con este famoso justiciero, e igualmente es recomendable si ya habéis leído antes otras cosas de sus principios. Es cierto que aquí no hay tanto humor negro como el que Wagner le ha dado a otras historias, pero no por ello es menos disfrutable. 

Por ir acabando, hay que decir que Ediciones Kraken sacó este tomo en formato de tapa blanda y a color, y en el apartado de extras tenemos algunas portadas y también páginas de bocetos de Carlos Ezquerra. Y esto es todo por mi parte, si queréis leer más reseñas mías, podéis hacerlo aquí. ¡No quebrantéis la ley y sed buenos!