7 de septiembre de 2016

Una ardua tarea por delante

Nota introductoria: Aunque este texto puede leerse de manera independiente, la anterior aparición de Windor, en la que cuento su contratación como consejero real del rey Berinio de Trascania, y su intento de adecentar sus aposentos, tuvo lugar en el relato "Las primeras horas en el castillo de Trascania" (para leerlo, clickad en el título). 

Este texto que podéis leer a continuación, retoma la historia de Windor desde que termina de arreglar su habitación, hasta que explora un poco el castillo, llegando hasta la biblioteca.

Una ardua tarea por delante

Tras terminar de limpiar sus nuevos aposentos y adecentarlos un poco, Windor necesitaba que le suministraran todas las cosas que había anotado en el pergamino, y que harían que pudiera vivir medianamente en condiciones en aquel lugar. A fin de cuentas, tenía la sensación de que le habían dado la habitación más destartalada del castillo. Y la más lejana de todo y todos.

La perspectiva de tener que volver a bajar las interminables escaleras para acceder al resto del castillo, provocó una sensación de infinito cansancio en el mago y nuevo consejero real. La idea de volver a usar la varita para facilitar la bajada era tentadora, pero Windor recordó el fracaso anterior, y no quería bajar rodando en una burbuja de plástico como el ayudante de cámara.

Había una opción que no implicaba magia ni esfuerzo físico, pero era tan arriesgada para la salud como beberse una botella llena de cicuta. Y eso sin olvidar la cada vez más peligrosa relación entre Windor y los accidentes, que a menudo coqueteaban con el desastre más absoluto. Pero como ya se ha dicho en alguna ocasión, Windor podía ser muchas cosas, pero no un cobarde que rehuyera un desafío, por estúpido que fuera. ¿Qué podía ocurrir, que el vendedor de ataúdes apostado en la entrada del castillo tuviera un nuevo cliente?

Entonces Windor regresó a su habitación, rompió las dos patas que quedaban intactas de las estructura de su cama, y la arrastró junto con el colchón de paja que había encima. Al menos la estructura tenía un cabecero que parecía resistente, eso serviría para agarrarse.

Tiempo atrás, en su infancia, Windor había tenido el placer de montar en trineo con su padre. Había sido una experiencia inolvidable, a pesar de que Windor cometió el error de ponerse en pie en medio de una pronunciada bajada, y salió catapultado como si fuera un cohete humano. El golpe que se dio al impactar en la nieve fue considerable, pero ahí estaba él, con la nariz rota y algunas heridas en la cara, y sonriendo porque había volado. Así era Windor.

Y ahora, por segunda vez en su vida, iba a montar en trineo, pero dos cosas lo hacían diferente de la anterior ocasión: ni estaba su padre, ni la pista estaba llena de nieve. Una persona en sus cabales habría optado por bajar caminando cada peldaño de la torre. Pero Windor puso la estructura de madera al borde del primer peldaño, se envolvió como pudo con el colchón de paja, sacando los brazos por encima de la cabeza, y una vez tumbado en su improvisado trineo, empezó a balancearse hacia delante y hacia atrás.

La imagen era tremendamente cómica, al menos desde una perspectiva morbosa, ya que Windor tenía todas las papeletas para no terminar el trayecto de una pieza. Además, en una vista aérea, el mago parecía un cigarrillo gigante con vida propia y convulsiones. Un último balanceo provocó que el trineo-cama empezara el descenso, y por segunda vez en aquel día, otro par de pulmones inundaron el interior de la torre de gritos desesperados.

Peldaño tras peldaño, el trineo-cama fue cobrando más y más velocidad, provocando que Windor se aferrara con fuerza al cabecero. A medida que seguía el descenso, el colchón que le servía de improvisada protección empezaba a abrirse. Por si eso no fuera poco, los problemas se multiplicaron cuando el cabecero empezó a despegarse. Windor tenía la sensación de que iba a terminar volando por segunda vez en su vida.

Hacia la mitad del descenso, el cabecero se despegó del todo, y Windor, tras aferrarse como pudo al borde del trineo-cama, cambió su grito anterior de pánico para emitir el de auxilio universal:

- ¡¡¡¡Mamáaaaaaaaaaaa!!!!

Claro que eso no sirvió de nada. El colchón seguía abriéndose. La vida era un mundo difícil.
Algunos minutos después, y cuando quedaba muy poco para terminar, Windor empezó a pensar en el modo de frenar. Si pudiera meter uno de sus brazos dentro del colchón, coger su varita y hacer magia, quizás podría hacer algo que le salvara…

Pero no llegó a necesitar su varita. Era curioso cómo funcionaban las cosas relacionadas con la magia. A pocos metros del último peldaño de la torre, se encontraba la burbuja de plástico que Windor había hecho aparecer de la nada horas antes. Seguía inflada, y el ayudante de cámara estaba inconsciente dentro de la misma. Pero pronto despertó de su letargo, en especial cuando el trineo-cama se empotró contra la burbuja, y Windor quedó pegado a la misma, asemejándose a un plátano a medio pelar debido al modo en que quedó abierto el colchón.

Está de más decir que el ayudante de cámara ya no le debía una, sino dos jugarretas a Windor, aunque eso era pecata minuta si tenemos en cuenta que el consejero se libró de un mal mucho mayor. Tras echarle una mano al ayudante para salir de la burbuja, Windor se disculpó unas cuantas veces, y se alejó en la dirección opuesta.

Después de perderse varias veces en el interior del castillo, encontró el taller de carpintería, y una vez que se presentó con su nuevo cargo, le dejó al carpintero jefe el pergamino con las cosas que le hacían falta para su habitación, indicando la urgencia del pedido, así como añadiendo a la lista una nueva cama.

Tras la visita al taller de carpintería, sopesó ir a la cocina a picar algo, pero su viaje en trineo le había quitado el apetito. Y se decidió por buscar la biblioteca, la cual encontró después de volver a perderse unas cuantas veces más por el camino. Una vez que se adentró en el interior, supo que su habitación ya no era el primero, sino el segundo lugar más destartalado del castillo.

Se trataba de un espacio de gran tamaño, dividido en tres plantas, pero todo estaba lleno de telarañas, estanterías combadas por el peso de algunos libros, y papeles repartidos por el suelo, tapándolo casi en su totalidad. Resultaba cómico que Letrinus, el asesor laboral, pretendiera cobrarle por usar aquel lugar. A juzgar por la capa de polvo que Windor observó, en lo que tiempo atrás debió ser el escritorio de la persona bibliotecaria, hacía años que aquel lugar no se usaba. Demasiados años. Siglos quizás.

De hecho había cuatro pesados libros encima del escritorio, y resultó que el primero del montón era una capa de polvo con mucha personalidad y que parecía un señor libro. Tras echar a un lado el libro de polvo, Windor cogió el siguiente de la pila, y observó la portada. Se titulaba “Relatos de Amantiar”, y en ella figuraban en relieve los rostros de tres personas. Como resultado de abrirlo y leer algunas páginas, se sintió hambriento de aventuras. Un rato después, Windor lo dejó al otro lado del escritorio para seguir curioseando.

El tercer libro de la pila se titulaba “El arte de torturar con los pies fríos en la espalda”. Windor sintió un cosquilleo aterrador en su espalda, se dio la vuelta con rapidez, y al no ver nada sospechoso a su alrededor, dejó el libro junto al anterior. El último de la pila tenía un nombre curioso, “Relatos humorísticos del reino de Pampirolandia”. A Windor le fue inevitable reír a carcajadas cuando leyó algunas páginas.

Una vez que terminó de leer, se dio un paseo por toda la biblioteca. Al menos las escaleras que daban acceso a las plantas superiores estaban intactas, eso era tranquilizador. Y seguramente también era sintomático del poco uso que habían tenido hasta la fecha. De hecho Windor observó con curiosa fascinación que la sección de “Leyes de Trascania”, era la que más polvo acumulaba con diferencia. Y de cerca le seguía la sección “Derechos laborales en Trascania”. Qué zorro estaba hecho el amigo Letrinus, pues era posible que jamás hubiese leído aquellos libros.

Windor supo que había mucho trabajo por hacer en la biblioteca, pero vio muchas posibilidades a aquel lugar, que tenía numerosos volúmenes interesantes de lectura. Hablaría con el rey Berinio sobre la necesidad de contratar a una persona para trabajar allí, y le haría algunas nuevas peticiones al carpintero jefe.

Lo que el mago no sabía, es que había muchos pasadizos secretos en el castillo, y uno de ellos estaba ubicado en la biblioteca. Y como no podía ser menos, Letrinus había estado espiando a su nuevo rival durante un largo rato. El nuevo consejero real era demasiado curioso, y parecía más inteligente de lo que debería. Poco importaba que fuera mago si iba a suponer un incordio constante. 

Letrinus consideraba que todo hombre culto era una amenaza a sus intereses. Por eso, y recordando aún la humillación a la que Windor le sometió cuando alteró casi por completo su contrato laboral estrella (basura), juró hacer lo que estuviera en su mano para echar a aquel tipo del castillo. Ya encontraría la forma de humillarlo y provocar su despido o su dimisión. Todo era cuestión de paciencia y constancia. 

Continuará...

22 comentarios:

  1. Este Windor parece una criatura que va descubriendo todo día a día. Va a tener que estar atento de todo lo que lo rodea. Ese Letrinus se la va a hacer difícil.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ahora que por fin tiene el trabajo que siempre ha deseado, todo es nuevo para él. Claro que él nunca imaginó que una vez fuera consejero, tendría que lidiar con personas como Letrinus. Sin duda un asesor laboral puede ser un peligroso enemigo jaja. ¡Un saludo Raúl!

      Eliminar
  2. No se puede decir, amigo José Carlos, que el bueno de Windor no es un tipo creativo, pues bajar la escalera de caracol de la torre montado en un trineo-cama no deja de ser ingenioso... Y muy inconsciente. Je, je, je.
    Esperaba con ganas las nuevas tribulaciones de Windor el mago, y al fin han llegado, guiándonos (y perdiéndolos) de su mano por las entrañas del castillo de Trascania hasta llegar a la biblioteca, donde por cosa de magia se encuentran las obras escritas de tres grandes blogeros (un bonito detalle por tu parte que seguro sabrán agradecer).
    Bueno, veremos qué le tiene preparado a Windor el humillado Letrinus; la venganza es un plato que se sirve frío y nuestro mago favorito tiene todas las papeletas para hartarse de ella.
    Un abrazo fuerte, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Bruno, Windor y las locuras parecen una pareja de enamorador que van juntos a todos lados jaja. La hazaña era tan peligrosa como alocada, pero era eso o invertir otra hora de tiempo en bajar los escalones, o acabar en otra burbuja jaja.

      Una de las mejores cosas de esto es saber que, al margen de lo que disfruto narrando las peripecias de Windor, haya gente como tú que quiera seguir siendo partícipe de las mismas. Eso es un aliciente que ha hecho que lo que empezó como un microrrelato en su día, sea ya una serie con 6 entregas y otras que vendrán.

      Hacía tiempo que quería homenajear a los compañeros de la celda acolchada que siguen esta serie con más frecuencia, a ver si les gusta jeje. Y te aviso de que no serán las últimas menciones que haga a compañeros de la blogosfera, así que quizás en próximos capítulos te sorprendas :)

      Sin duda entre Letrinus y el ayudante de cámara pueden darle más de un susto a Windor jeje. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  3. Que flojo nuestro Windor, no bajar las escaleras por pereza, casi termina partido en ocho con su cama trineo!! Jajajajaja. Y muuuuchas gracias por la mención JC, un honor 😁. Y parece que nuestro mago tiene grandes planes, no solo para recuperar esa biblioteca, sino para causar una revolución en el castillo. Buenisimo y entretenidisimo capítulo! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ten un poco de compasión con él, que tardó casi una eternidad en subirlas jaja. El pobre quería ahorrarse algo de esfuerzo y ya viste qué ocurrencia tuvo.

      Me apetecía de alguna manera destacar la fidelidad de algunas personas que siguen esta saga desde el principio, a fin de cuentas sin vuestro apoyo nada de esto saldría adelante. A ver qué tal se ejecutan los planes de Windor. ¡Otro beso!

      Eliminar
  4. He recorrido tantos lugares de la blogosfera pero nunca nada tan inhospito como el castillo a donde se metio el Mago W..... uummm mejor evitemos malentendidos.... Ojala Letrinus sea un rival digno, dificil y completamente peligroso y creo Letrinus no es el unico 'malo' del paseo, pues el mismo Rey ya es un enemigo demasiado formidable. Quizas W.... deba comenzar a dar varitazos a lo loco por aqui y por alla.... y prontico...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes mucha razón Hugo, el castillo de Trascania es un lugar poco agradable para vivir en él, al menos mientras no cambien algunas cosas. Sí jeje, mejor evitar malentendidos que podemos acabar malamente a golpe de varita.

      Es curioso eh, nuestro nuevo consejero real no lleva ni un día completo en el cargo y ya tiene como enemigos a Letrinus y el ayudante de cámara, y no serán los únicos, el rey también dará guerra aunque más por su forma de ser que por enemistad. ¡Un saludo y gracias por comentar!

      Eliminar
  5. ¡Hay madre!, no se que más se le puede ocurrir al mago Windor, es gracioso por pereza, bajar como un trineo envuelto en el colchón. Me reído imaginando la escena. Has tenido un detalle por tu parte nombras a tus compañeros blogueros a esos tres libros llenos de polvo. Y que le puede pasar a Windor en ese castillo. Las risa están aseguradas, por las ocurrencias que tendrá para librarse de su enemigo Letrinus. Estaré atenta a un nuevo capítulo. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que veas, en lugar de invertir un tiempo bajando como las personas normales, tuvo esa ocurrencia que casi le sale cara jeje. Se ha abierto la veda a pequeños homenajes a esas personas que sois tan fieles a las historias de este mago, así que quedan otros guiños por venir en el futuro :) ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  6. Genial, José Carlos. Windor es todo un personaje, a mí parecer tan bien construido como la estructura y ritmo de sus hazañas que, capítulo tras capítulo, nos arranca risas y nos adentra en nuevas aventuras.
    El recuerdo con su padre y el trineo nos hace conocer a Windor en su niñez, nos muestra su pronta torpeza, y el cariño por él aumenta, es entrañable a la par que divertido.
    ¡Qué buenos guiños a Amantiar, Pies fríos y Pampiroladas! ¡Muchas gracias, compañero!
    Un abrazo y hasta más leer...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar, siempre es un placer tener constancia de que un personaje esté causando tan buenas sensaciones a quienes le seguís. Estoy seguro de que si una persona quisiera psicoanalizar a Windor, se volvería loca antes de sacar algo en claro jaja.

      Claro que sí, desde pequeño ya mostró su talento para los desastres, y su amor por la vida y el lado bueno de las cosas.

      Hacía ya tiempo que quería haceros esos guiños y me alegra haber podido incluiros en este universo "windoriano" jeje. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  7. Después de unas merecidas vacaciones, vuelve Windor a la carga, je, jeee. Me alegro, porque viene muy bien de vez en cuando disfrutar de las desenfadadas y ocurrentes aventuras del mago, porque vamos, la misma lógica que me hace difícil visualizar una cama rectangular bajando a toda pastilla por una escalera de caracol, me hace partirme de risa pensando en esa imagen surrealista en una película de animación (que me encantan) en la que todo es posible. Esa es la magia de la magia, je, je. Y precisamente ese homenaje a lo absurdo es lo que hace diferente tu relato. Y una vez nuestro cerebro aleccionado a dejarse llevar por la fantasía e imaginación sin límites, es cuando podemos ver un “libro de polvo”, una burbuja gigante contra la que rebota el pobre mago o una inmensa y caótica biblioteca llena de libros imposibles… y fantásticos, como son los blogs de los compañeros con los que compartimos este mundillo y cuyo homenaje me ha parecido una idea de lo más original y buen-rrollista por tu parte. Características que forman parte importante de tu personalidad bloguera, amigo José Carlos. Como siempre, un placer leerte de nuevo. Hasta la próxima. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre unas cosas y otras lo cierto es que echaba de menos a este personaje jeje. Te aseguro que cuando me pongo con estos textos, termino dejando la lógica y la razón a un lado para potenciar la parte cómica, delirante y surrealista del espectáculo. Lo de la escalera inicialmente lo imaginaba con un ritmo muy lento, pero eso no le hacía justicia a este alocado mago jaja.

      Gracias a tus comentarios y los de otro compañero, estoy buscando alguna persona dibujante para ver cómo quedaría esto en viñetas. Pienso que precisamente lo absurdo que señalas podría tener un valor incalculable a nivel visual.

      Por lo demás, y como le señalaba a Bruno, la veda de los homenajes a bloguer@s se ha abierto, así que podrías sorprenderte en próximos textos, ya que me siento en deuda con gente como vosotros, cuyos blogs aprecio mucho y que me hacéis ser mejor con vuestras opiniones y consejos.

      Un placer tu nueva visita. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  8. "Pies fríos en la espalda" y "Pampirolada", haciéndole un guiño coqueto Windor a esas dos autoras de blog jeje

    Imposible no sentir empatía con Windor, sabiendo que su torpeza y los traspiés lo vienen acompañando desde niño. Y es bueno que sea constante y testarudo, para que, a pesar de todo, se sobreponga. Ahí está lección, que el hombre no se echa a morir tan fácil. En una de esas, si se lo propone, o por simple casualidad, llegue a gobernar Trascania, quién sabe jaja De tan patoso que es, las cosas le resultan a su favor

    Buena entrega. Avisa cuando publiques la siguiente.

    Más saludos, José Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Julio David, has detectado dos guiños a esas blogueras. Por otra parte el libro de "Relatos de Amantiar" es otro guiño a un relato de Edgar K.Yera que me gustó mucho por el trabajo de confección que hay detrás.

      Me apetecía narrar el hecho de que efectivamente, esa torpeza le acompaña desde su infancia jeje. Y además, su capacidad de sobreponerse como bien señalas, también se daba al mismo tiempo. Tengo la impresión de que el día que estire la pata, la muerte va a celebrar una verdadera fiesta jaja.

      Quien sabe qué pasará a los mandos del reino, es todo un misterio. Será un placer avisarte de la siguiente entrega. ¡Otro saludo compañero!

      Eliminar
  9. Hola José Carlos!
    Después de leer tus anteriores capítulos para irme familiarizando con los personajes y las andanzas tan arriesgadas de Windor, que vaya susto le causó al rey Berinio de este reino de Tasmania y al efo Letrinus, asesor laboral del reino ¡menuda pieza! cuando por azar logró que su varita mágica causara aquel temblor de la sala de audiencias...
    En este nuevo episodio me ha resultado bastante divertido ese "artilugio" trineo capaz de hacerle "viajar" por los aires, en lugar de ir por la nieve. La vista panorámica de semejante objeto espacial similar a un puro, podía haber sido un ovni en toda regla...je,je,je Aunque menudo susto cuando se fue abriendo esa cama ¡qué imaginación! para acabar sacando al ayudante de la burbuja de plástico y ayudarle a escapar de semejante "cápsula"...

    Coincido también con otros compañeros que ya lo han comentado, en ese detalle de mencionar a Edgar, Mendiel y a Sole, compañeros de la celda acolchada.

    De aqui me voy directa a leer y comentarte tu siguiente capítulo, no sin antes felicitarte por este gran trabajo narrativo lleno de imaginación y muy ameno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Estrella, tú también has llevado a cabo una ardua tarea para ponerte al día con tantos capítulos anteriores jeje.

      Con este personaje mi lado más cómico y surrealista sale a escena, y cada situación peculiar que me viene a la mente, no dudo en escribirla. A quien se le ocurre bajar la torre de esa forma jaja, nada más que a Windor.

      Resulta agradable poder introducir a veces datos sobre obras de otras personas a las que sigo y cuyo trabajo me gusta. No será el último homenaje desde luego, ya que hay más personas a las que me gustaría mencionar en posteriores capítulos.

      Gracias por tus palabras, me siento muy contento de que esta saga siga sumando capítulos, ya que inicialmente no tenía pensado escribir más que el microrrelato originario. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  10. Hola José, de nuevo por aquí disfrutando de tus letras. Llegué a la última entrada y había un enlace que me trajo hasta acá. Lo comencé a leer y lo devoré de un trago porque tienes una maravillosa forma de narrar, como ya te he hecho saber. Quise, como te digo, comenzar por el principio y veo que ya hay un trecho largo recorrido por este personaje, tu mago Windor, al que uno no puede dejar de querer desde un principio. Me ha encantado tu relato. Seguiré leyendo acerca de las aventuras y desventuras del mago. Te mando mis felicitaciones y un gran abrazo.
    Ariel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ariel, llevas poco viniendo por la burbuja pero me reconforta notar en cada comentario que acertaste al venir la primera vez y seguir repitiendo jeje. Poco a poco este personaje me va seduciendo narrativamente, y es un placer seguir contando sus peripecias. Sobretodo lo que me gusta es lo que has mencionado, el hecho de que genera empatía :)

      ¡Otro abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.