17 de agosto de 2015

Las miradas


A veces basta una sola mirada para que todo empiece. Una mirada que sirva de preludio para encender un fuego, o bien para congelar a quien la recibe. Esa mirada que esconde lujuria, deseo, o bien frialdad y desaprobación, y que muchas veces va seguida de una sonrisa. Es cierto que hay matices por el camino, y no todo es blanco o negro, ni todo se reduce al odio o al deseo. Sin embargo, el primer lunes de junio, Gustavo captó una de esas miradas dirigidas a él, y respondió de igual forma a su emisora.

Todo tuvo lugar en los juzgados de la Caleta, una zona de Granada capital. Gustavo era abogado, y estaba en el hall de los juzgados esperando para coger uno de los ascensores. Era muy temprano y aún no había mucha gente. Miraba distraído a las puertas de entrada cuando apareció ella. Era pelirroja, con el pelo recogido en una coleta, ojos azules, y labios de un rojo intenso a juego con su cabello. Iba ataviada con un bonito traje gris. Le sonrió a uno de los guardas de seguridad mientras pasaba por el detector de metales, y Gustavo quedó prendado de esa sonrisa. Pensó que en la intimidad debía hacer arder de placer a quien se la dedicara. Cuando ella pasó por el detector, sus ojos se encontraron con los de Gustavo. Ambos quedaron inmóviles un par de segundos, y como si formara parte de algo ensayado, se sonrieron a la vez, y apartaron la mirada como si les avergonzara haber hecho aquello. 

Cuando el ascensor llegó, Gustavo entró pensando que ojalá ella subiera también. Estaban cerrándose las hojas metálicas cuando un maletín interrumpió la acción, y una vez volvieron las hojas a abrirse, entró ella. La suerte le empezaba a sonreír, ya que sólo estaban ellos dentro. Podía respirar el dulce aroma que ella desprendía, y ella percibió el de Gustavo. Volvieron a mirarse de nuevo, sin mediar palabra, mientras el ascensor se cerraba. Gustavo se sentía atraído inmensamente por aquella mujer pelirroja, que aparentaba unos 30 años, edad similar a la suya. Observó sus manos, y no encontró ninguna alianza entre sus dedos. Se sorprendió de ver que, pese a lo descarado de su mirada, ella observaba lo mismo en sus manos. Una tercera mirada, seguida de una tímida sonrisa suya, fue el detonante necesario. Gustavo apretó el botón de parada de emergencia, y se abalanzó a besarla. No reparó en que podría haber parecido un acosador, pero desde que ella le sonrió por tercera vez, no pudo controlarse, y salió a la superficie su lado animal.

Le entusiasmó que ella le correspondiera el beso con igual pasión, y que incluso jugueteara con su lengua. Él volvió a mirarla antes de lamer su garganta con frenesí y lujuria, como si aquella piel fuera uno de sus alimentos favoritos, y no deseara otra cosa que no dejar de disfrutarlo. Ella hundió sus manos entre el cabello de él, y su respiración cada vez era más agitada, lo cual añadió un grado más de excitación. Volvieron a besarse, presos de un deseo tan animal como salvaje y primitivo. Ella tenía unos labios sumamente dulces y suaves, y ejercían un poderoso encantamiento para no dejar de besarlos. Sin dejar de besarse, las manos de ambos entraron en acción, desnudándose el uno al otro, hasta quedarse en ropa interior. Él llevaba un bóxer ajustado, y ella un culotte y un sujetador muy sugerentes, de los que transparentaban lo necesario. Tenía un cuerpo precioso producto del ejercicio, a juzgar por todo lo que Gustavo observó, y la joya de la corona era un pecho generoso, a pesar de ser una mujer delgada. Ella observó el torso musculado de él, y se agachó para recorrerlo con su lengua, yendo desde el bóxer hasta su cuello, y volviendo atrás en ese camino. 

Gustavo sentía un placer enorme, y poco le importaba en ese momento el juicio al que debía asistir, así como la hora a la que fuera. Cuando ella volvió a levantarse para besarle, él le quitó el sostén para lamer sus pechos, prestando especial atención a sus pezones y las aureolas que los rodeaban. Quería morder aquellos pezones, pero antes deseaba recorrer su torso con la lengua, y, copiando el punto de salida que ella había tomado antes, subió desde la parte delantera del culotte, hasta su cuello, e hizo una bajada a sus pechos. Ahora sí notaba una nueva velocidad en la respiración de ella, y un endurecimiento de sus pezones. Sin más dilación, y mientras le acariciaba la vagina por encima de la tela, empezó a mordisquear aquellos duros pezones, y a jugar a intervalos con su lengua sobre esa zona. Lo hacía todo con tal destreza, que ella empezó a suspirar.

Conscientes de que no dispondrían de todo el tiempo del mundo en aquel ascensor, se quitaron lo que les quedaba de ropa interior, y observaron sus genitales. Ella estaba totalmente depilada, y él tenía poco vello. Preparando el terreno, y pese a que en ambos sexos era visible la excitación, se masturbaron mientras se miraban a los ojos. Gustavo deseaba ardientemente lamer aquella parte de ella, así que impulsivamente se agachó y empezó a lamerla. Se le humedecía la lengua más a cada instante, y ella ya no suspiraba, sino que empezaba a gemir. Gustavo paró, empotrándola a ella en una de las paredes del ascensor de cara a él, y entonces ella se introdujo su pene desnudo. Estaba realmente húmeda, y él le iba a la zaga. La penetración arrancó despacio, pero poco a poco fue cobrando un ritmo vertiginoso, mientras no dejaban de besarse y sus cuerpos empezaban a sudar. En los momentos en que no se besaban, ella jadeaba excitando infinitamente a Gustavo. Pasados algunos minutos, y siendo cada vez más notorio el sonido de la penetración debido a la humedad de ambos, Gustavo se sentó en el suelo, y ella se sentó frente a él sobre su pene. Eso facilitaba volver a morder sus pezones, y así lo hizo Gustavo mientras ella le cabalgaba con intensidad.

A ratos se miraban sin pestañear, a ratos se besaban, y a ratos jadeaban. Fue ella la que escogió la siguiente postura poniéndose a 4 patas, sin duda esperando su erecta visita de nuevo. Gustavo la penetró con furia, agarrándola primero de la coleta y dándole algunos tirones sin excederse de fuerza. Ella movía las caderas con soltura, y cada vez era más visible el sudor en toda su piel. Cuando Gustavo notaba que pronto iba a eyacular, le soltó el pelo, se acercó para besarla en el cuello, y descargó dentro de ella. Por un instante pensó que aquello habría sido pasarse de la raya, pero ella movió nuevamente su cintura sin desacoplarse. Poco a poco se separaron, no sin dejar de mirarse y sonreírse, sabiendo que aquella travesura les había hecho cómplices en un sentido muy intenso y profundo. Se quedaron un par de minutos acariciándose.

Volvieron a besarse, y empezaron a vestirse. Cuando estaban ya con toda la ropa puesta, y una vez que se secaron el sudor de la cara, Gustavo volvió a besarla, y puso en marcha el ascensor. Se sorprendieron y echaron a reír al mismo tiempo, al ver que iban a la misma planta. Por suerte no les miró nadie de forma sospechosa una vez llegaron, a pesar de que la planta estaba abarrotada. Se despidieron con una última mirada cómplice, y se fueron cada uno a un extremo.

Gustavo miró su reloj y vio que había estado más de media hora en el ascensor (sabiendo que se habría tirado horas y horas con ella en otro lugar), y su juicio estaba a punto de empezar. Se dio cuenta de que se dirigía a la sala equivocada, y tras un par de minutos, encontró la correcta. Y su corazón parecía una locomotora a toda marcha cuando volvió a verla allí, sentada en el estrado rival. Ocupó su lugar frente a ella, y esa mirada volvió a conectarlos a ambos. Mientras se presentaban las partes, descubrió que se llamaba Gema. Y entonces Gustavo supo que, a pesar de tener un caso sencillo, y a pesar de que ella era la abogada rival, iba a retrasar el juicio tanto como pudiera. Así podrían verse de nuevo. Se habría sentido muy afortunado en ese momento de saber que ella deseaba verle nuevamente, y que no tardarían mucho tiempo en volver a coincidir, esta vez en un lugar escogido por ambos, y sin necesidad de mirar los relojes. Y es que a veces basta una mirada, una sola mirada que haga arder todo.

22 comentarios:

  1. Sin palabras, solo con una mirada y todo comienza... Muy sugerente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, a veces un cruce de miradas es tan intenso que puede desatar la pasión. ¡Me alegra que te haya gustado María!

      Eliminar
  2. Muy bueno. Se me ocurre que tal vez podrías acortar las oraciones a medida que avanza el relato, para que el ritmo de la lectura acelere conforme aumenta el calor en el ascensor ;) Hay algunas expresiones que cortan un poco la atmósfera, en mi humilde opinión: "Ella hundió sus manos entre el cabello de él, y su respiración cada vez era más agitada, lo cual añadió un grado más de excitación." Si acortaras las oraciones, por ejemplo: "Ella hundió las manos entre su cabello. Su respiración cada vez era más agitada. Eso lo excitó más."

    Me gustó mucho el final :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Denise, en primer lugar gracias por dedicar tu tiempo a leer el relato. Siempre es bueno recibir críticas y/o consejos que nos hagan escribir mejor, por lo que te agradezco la observación. Por último me alegra que te haya gustado el final, creo que ambos personajes se merecían un nuevo encuentro :)

      Eliminar
    2. el poder de una mirada tus letras bailan un tango mientras escribes

      Eliminar
    3. Hola y bienvenida al blog MuCha, gracias por tus palabras, el poder de la mirada bien entendida es precisamente una de las cosas que quería describir del mejor modo posible aquí, así que me alegra haberte sorprendido gratamente. ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Un estupendo relato, paisano!! Ahora lo recordaré cada vez que pase por la Caleta :))

    Qué cosa tan sencilla es mirar y cuánta intención y significado podemos poner en ello. A veces, como tú dices, todo comienza con una mirada...

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Julia! Fíjate que por motivos de trabajo paso bastante por los juzgados, así que también los veo con esa perspectiva traviesa desde que escribí esto jeje. Las miradas pueden ser poderosas armas de comunicación no verbal.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Una sola mirada es el detonante de un frenesí de sexo, sudor y excitación en el reducido espacio de un ascensor. No me gusta el género erótico, pero tú relato está muy bien escrito, se lee como el agua, y describes tan bien esas miradas, nos introduces tan ágilmente en la historia, que solo por eso, ya merece la pena leerlo. El final en el que se descubre que es su rival en el juicio está muy bien; no se esperaba para nada.
    Un saludo, Compañero de Palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues es un inesperado honor haber captado tu atención en este tipo de género, incluso para mi fue una sorpresa escribir todo esto en su momento, pero me alegra ver que mi coqueteo con otros géneros es tan bien recibido. Ese final me pareció el más idóneo para continuar la tensión entre los abogados.

      Un saludo Compañero Escritor.

      Eliminar
  5. Qué tendrán los ascensores, y pensar que yo solo me tropiezo con vecinos entristecidos para hablar del tiempo... mala suerte la mía. Esa mezcla de amantes y rivales me ha encantado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estos ascensores que tan dispares escenas pueden generar...y vas y escoges las más aburridas, mal mal eh jaja. ¡Muy divertido haber logrado que te encante, me alegra haber acertado al recomendártelo!

      Un saludo Soledad :)

      Eliminar
  6. "Ambos quedaron inmóviles un par de segundos, y como si formara parte de algo ensayado, se sonrieron a la vez, y apartaron la mirada como si les avergonzara haber hecho aquello" Gracias por compartirlo.

    Es bueno descubrir nuevos blogs. Ánimo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa, bienvenida al blog :) Es un placer poder compartirlo con toda la gente posible. Me alegra que en primer lugar te hayas quedado con un fragmento en especial, y que por otra parte te haya gustado descubrir mi blog. Será muy bueno tenerte de visitante asidua si vuelves más veces.

      ¡Gracias por el ánimo y un saludo!

      Eliminar
  7. Por fortuna para los videntes un boom de coloridos, imágenes, formas y movimientos pasan por la retina de los ojos, cual exquisito banquete consumido por ese apetito voraz interviniendo todos los sentidos. Maravilloso relato...abogados, jueces o fiscales saliendole al paso a la rutina tribunalicia un lunes de junio o de diciembre, olvidándose sea por un instante del reloj, de los plazos y de las audiencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenido al blog Adelmo. En efecto, con este relato vemos otra cara menos seria de la vida en los juzgados, y que puede darle un punto más...pícaro a ese ambiente. Me alegra que te haya gustado el relato, con este género uno nunca sabe si sabrá darle el toque y ritmo adecuados para hacerlo interesante.

      ¡Un saludo y gracias por pasarte a leer y comentar!

      Eliminar
  8. Me encanta que hayas dejado el final abierto a un posible futuro encuentro, es lo menos que se merecen tus protagonistas. Muy bueno, con ritmo y partiendo y terminando en una mirada... genial. Besos, José Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Chari, según iba acabando de escribirlo en su momento pensé que se merecían otro encuentro con más tiempo y espacio para ellos. Las miradas pueden expresar tantas cosas y ser tan incendiarias, que es un elemento importante para valorar siempre :)

      ¡Un beso Chari!

      Eliminar
  9. Uy. Uy. Uy. Una pelirroja ¿eh?
    Vale, vale, ya me pongo seria jeje. ¡Vaya relato tan intenso! Me encantan las miradas, sobre todo aquellas que expresan tanto sin necesidad de palabras. Me ha gustado mucho esa escena que has creado en el ascensor, y por un momento me ha recordado a mi relato "Esclavos de la pasión" (si te da curiosidad, ya sabrás por qué lo digo jaja). Eso sí, aquí tus protagonistas llegan a más, los pillines.

    Me ha gustado muchísimo que ambos fueran abogados "rivales" y que con ese final hayas dado la oportunidad a ambos de verse de nuevo.

    ¿Lo mejor? Sin duda, la frase del principio y la del final.

    Sigo pensando que me alegra haberte conocido como escritor *O*

    Saludos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, en esta ocasión ha sido una mujer pelirroja la que ha encendido el fuego interior del protagonista. Las miradas pueden decir muchas o pocas cosas sin necesidad de ser acompañadas de palabras, todo depende de la química que surja entre las personas implicadas en esa conversación no verbal.

      Me alegra haber logrado que te gustara la escena del ascensor, le echaré un vistazo a tu relato no te quepa duda. Al escribir el relato pensé que la mejor forma de culminarlo todo era que, aún siendo desconocidos, tuvieran que enfrentarse, dándoles así la oportunidad de reencontrarse como has citado.

      Es bueno lograr una apertura y un final que no dejen indiferente, así que me gusta leer que en tu caso lo conseguí :)

      Me halaga que te alegrara conocerme por mis letras y te guste tanto :) ¡Un saludo Ross!

      Eliminar
  10. Que tienen las miradas que atraen tanto. El lugar un recinto pequeño da para un frenesí de erotismo y sexo. El juego de esas miradas. Al seguir leyendo intuía que podrían ser los dos abogados, no contrincantes pero si colegas. Este relato da para seguir mas allá de un encuentro casual en el ascensor. Reto a que lo continues......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las grandes preguntas sobre la comunicación no verbal, qué tendrán las miradas que las hace tan poderosas jeje. Pensé que el mejor modo de rematar la historia, era precisamente ese, contar cómo ambos se vuelven a encontrar en la misma sala. Si algún día me animo a escribir algo más al respecto, te avisaré. ¡Un saludo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.