31 de agosto de 2015

Lo que tú más deseas


César era un hombre que no usaba la tecnología más de lo necesario. Tenía un iphone último modelo proporcionado por la empresa para la que trabajaba, pero únicamente lo usaba para hacer y recibir llamadas laborales. Su mujer Silvia sí que hacía un uso más activo de su teléfono, ya que parecía una más de esas personas adicta al whatsapp, facebook, twitter y otras aplicaciones. Y César sospechaba que su mujer tenía un amante. No era una sospecha que pudiera fundamentar con pruebas firmes, pero tenía una fuerte intuición al respecto. Algunas veces su mujer recibía mensajes de texto, y tras leer en la pantalla la identidad de quien los mandaba, se le encendía una sonrisa pícara en el rostro, y César se percataba de ello.

Hacía algunos meses que el matrimonio de César y Silvia no funcionaba bien, en particular desde que Natalia, la hija de ambos, se independizara para vivir con su pareja. Es cierto que en las primeras semanas tras la marcha de Natalia, César y Silvia habían hecho el amor varias veces cada día y habían compartido muchos ratos de ocio juntos, pero la empresa para la que trabajaba él sufrió un importante varapalo económico, y requirió que cada trabajador se volcara más de lo habitual para sacar adelante la situación. César pensaba que había sido a partir de ese período, en el que pasaba más tiempo en su trabajo que en casa, cuando su mujer buscó a otro hombre, ya que ella empezó a salir de casa más de lo habitual. Y aunque no rechazaba hacer planes con su marido, sí que bajó considerablemente el número de veces en que ella proponía algo para hacer juntos.

Toda sospecha albergada hacia Silvia, se confirmó cuando César contrató a un detective privado para seguirla. Éste descubrió que ella se veía varias veces a la semana con otro hombre, y tras besarse efusivamente y dedicarse algunos mimos en público, terminaban marchándose a algún hotel. Todo lo que sucediera tras atravesar las puertas del hotel de turno, dejaba de tener importancia para César, que se sentía traicionado y humillado por la persona a la que quería, y de la que nunca esperaba semejante conducta. Mientras él se metía en el fango para sacar adelante su trabajo, su mujer se dedicaba a zorrear con otro hombre, y eso era imperdonable. Sin embargo, al tiempo que había recibido el informe del detective privado, se encontraba finalizando una importante negociación que ayudaría a reflotar su trabajo, y él sería el principal artífice, por lo que su jefe tendría razones más que sobradas para alegrarse de tenerle como empleado. Así que durante algunas semanas, César se dedicó a representar con su mujer el papel de esposo cornudo e ignorante, al tiempo que finalizaba dicha negociación. Y cuando se convirtió en el héroe para su jefe y sus compañeros de trabajo, se ganó un aumento de sueldo y unas merecidas vacaciones. Fue entonces cuando empezó a idear la estrategia a seguir con su mujer.

Un día, cuando César tenía pensado el plan a seguir, le dijo a su mujer que la llevaría de compras, ya que a eso nunca se oponía ella, y eso le haría bajar un poco la guardia. Sería entonces después de eso, y cuando ella no se lo esperara, cuando él le diría todo lo que sabía de su amante, y soltaría todo el estrés acumulado tiempo atrás por esa situación. Sin embargo, todo cambió al empezar la tarde de compras, cuando César y Silvia se acercaron a una tienda de ropa, que presumía de tener el único e incomparable escaparate inteligente de la ciudad. En dicho escaparate había un curioso artefacto adosado a una pequeña pantalla de televisión. Un cartel situado al lado, explicaba que para usar el escaparate inteligente y averiguar qué era lo que más se deseaba de la tienda, una persona debía situarse frente al artefacto, mirar fijamente durante unos segundos, y el pensamiento revelado aparecería en la pantalla de televisión. A César le parecía una soberana estupidez, pero su esposa claramente demostró no pensar lo mismo, ya que sin pensarlo empezó a seguir las instrucciones para averiguar lo que más deseaba. Y tras un minuto de expectación, en la pantalla salió la siguiente frase: “Lo que más deseas de la tienda, es una falda floreada de tubo”. Y César empezó a reírse de semejante estupidez, aunque paró al observar poco después que su mujer estaba muy seria, y que le hablaba a cámara lenta:

- Pues es verdad, una de las cosas que más me apetecía comprar era una falda floreada de tubo, no me lo puedo creer.
- Cariño, es un truco publicitario, sólo eso, a saber la de veces que habrá salido esa frase u otra similar por esa pantalla.
- Piensa lo que quieras César, pero no ha sido casualidad. Voy a entrar a buscar esa falda, ¿vienes?- No, prefiero quedarme fuera, no vaya a ser que empiece a reírme como un loco dentro de la tienda.
- Está bien, hasta ahora.

Y Silvia se adentró en la tienda, mientras César se quedaba fuera mirando el escaparate. No dejaba de ser una estupidez, una ingeniosa treta elaborada para vender más. Pero tras la reacción de su mujer, a él le había picado la curiosidad. Así que observó a su alrededor, vio a algunas personas por los alrededores, casi todas salvo una distraídas mirando la pantalla de sus teléfonos, y empezó a usar el artilugio del escaparate. Tras un minuto de espera, y cuando iba a reírse por lo tonto que se sentía, la pantalla mostró una frase que le dejó helada la sangre: “Lo que más deseas de la tienda, es matar a tu mujer”.

La primera reacción de César fue mirar a su alrededor, por si alguien más había leído la frase de la pantalla. Un sudor frío empezó a invadir su organismo mientras observaba. Sin embargo, las personas que anteriormente estaban cerca, seguían mirando absortas sus teléfonos, y la única que no lo hacía estaba de espaldas. Así que César volvió a observar la pantalla, sintió una extraña sensación por el contenido de aquella frase, y se alejó parsimoniosamente del escaparate, deseando que la pantalla quedara nuevamente en blanco y nadie más pudiera ver lo que figuraba en ella. Tras un par de minutos, y cuando una pareja se acercaba hacia la tienda, la frase desapareció, y César sintió un enorme alivio en su interior. Sin saber cómo reaccionar, acabó entrando en la tienda, y tras buscar a su mujer, la encontró mirando una preciosa falda floreada de tubo. Silvia le saludó, y le dijo una frase que dejó aún más desconcertado a César:

- Es increíble cariño, es exactamente la falda que quería. Ríete ahora del escaparate.

En eso pensaba César, en reírse, pero no del modo en que se ríe una persona de forma normal, sino del modo en que lo haría un loco ingresado en un psiquiátrico. Aquella frase se aparecía continuamente en la mente de César, y llegó a tal punto que desmontó la estrategia que éste se había trazado para hablar con Silvia de su infidelidad. Tras pagarle a su mujer la falda, salieron de la tienda. El resto de la tarde de compras transcurrió para César a una velocidad equivalente al paso de varios años de vida, y trató de buscar explicaciones de todo tipo al deseo que había manifestado aquel escaparate inteligente. Sin embargo, y una vez que descartó los pensamientos de un truco publicitario (si moría una mujer la tienda perdía una fuente de ingresos potencial y estable), su mente redujo los campos de pensamiento. Podía ser cuestión de un error en la programación de aquel escaparate, ya que a fin de cuentas no dejaba de ser una máquina, y las máquinas tampoco eran perfectas. Podía ser incluso una broma demasiado macabra que por alguna razón se le había gastado a él. Lo que no era posible es que reflejara un auténtico deseo interior que César tuviera, pero del que conscientemente aún no había noticias. Sin embargo, y como si de un proceso selectivo se tratara, cuando César y Silvia llegaron a casa para cenar, él ya había descartado otro motivo, el de la broma macabra. Ya sólo quedaban dos, el error tecnológico, y el auténtico deseo. En condiciones normales no habría descartado la broma, sino que habría sido el deseo, pero durante el camino a casa recordó el informe del detective privado, la rabia que había azotado su interior, y eso le hizo descartar la broma. Error o deseo, esas palabras afloraron en sus pensamientos tras la cena, mientras daba vueltas en la cama, y finalmente dieron paso a la frase de la discordia: “Lo que más deseas de la tienda, es matar a tu mujer”.

Al día siguiente, y tras haber pasado la noche sin dormir, César se despidió de su adúltera mujer antes de que ella se fuera al trabajo, y se metió en la ducha. A veces la ducha le servía para despejar la mente y aclararle las ideas, pero en esa ocasión no hubo suerte, y la duda no dejaba de azotar su mente: error o deseo. Tras secarse y vestirse, desayunó, encendió la tele sin prestarle demasiada atención, y trató de distraerse pensando en otras cosas. Pero fue una tarea imposible. Probó suerte usando el violín que guardaba en su habitación, y que sabía tocar de manera competente. Pero tras las primeras notas de alguna canción que conocía, se quedaba encasquillado, y sus oídos protestaban del mismo modo en que lo hacen cuando ponemos un disco de música rayado y se oye el mismo sonido una y otra vez. Finalmente, César salió a pasear, y no volvió a casa hasta el mediodía, donde coincidió con Silvia. Comieron juntos, y ella se quedó viendo la tele mientras él se marchaba nuevamente a pasear. A lo largo de la tarde, una idea fue tomando paso en la saturada mente de César, y se acabó convirtiendo en lo único que podía sacarle de dudas. Así que cuando éste regresó a casa, ayudó a su mujer a preparar la cena, y una vez que cenaron le dijo a Silvia que había quedado con unos amigos para tomar una copa, y que estaría un par de horas fuera de casa.

Realmente no había quedado con nadie, había sido una mentira para poder ejecutar su idea, considerando que fuera posible. En muchos comercios existe la tendencia de dejar durante la noche algunas luces y escaparates encendidos, para que la gente pueda ver los productos, y César deseaba que en aquella tienda de ropa tuvieran esa misma costumbre. A medida que recorría calles rumbo a su destino, le temblaba el pulso y sentía cierta emoción, una emoción similar a cuando un universitario va a mirar la nota de la última asignatura que le queda en la carrera, y los nervios lo devoran por dentro. Así que cuando finalmente llegó al escaparate inteligente, sintió el deseo de dar saltos de alegría al comprobar que estaba encendido. Observó a su alrededor sin que hubiera nadie en aquella zona, y eso le relajó un poco. Antes de ponerse frente al escaparate, recordó la importancia de hacer aquello. Durante la tarde había llegado a la conclusión de que la pantalla mostraba lo que uno más deseaba del interior de la tienda, y en cuanto a su mujer sí que había acertado de lleno el artilugio adivinador. Sin embargo, en cuanto a él…

César se armó de valor, repitió la misma operación que había realizado la tarde anterior, y esperó a que la pantalla mostrara el resultado. Se había preparado para muchas frases, e incluso para la posibilidad de que saliera un error por no estar la tienda abierta o no estar su mujer dentro. Sin embargo…cuando la pantalla reveló su deseo, lo hizo con un ligero matiz respecto a la tarde anterior. Se habían suprimido tres palabras de “Lo que más deseas de la tienda, es matar a tu mujer”.  Tres palabras que daban un toque aún más aterrador a todo aquello. Y el deseo que arrojó la pantalla esa noche, y que hizo tiritar de frío a César, fue el siguiente. “Lo que más deseas, es matar a tu mujer”. Ya no había tienda de por medio en la frase, sino una reafirmación del primer deseo.

Y mientras César caminaba a casa, empezó a notar que algo cambiaba en su interior, dejando paso a una creciente necesidad de cumplir su deseo. Sin embargo, decidió que volvería algunos días después a aquel escaparate, y sólo entonces actuaría. Una vez que llegó a casa y se acostó en la cama con su mujer, tuvo un último pensamiento antes de dormir: si el deseo volvía a salir por tercera vez, entonces la mataría. Y es que la tecnología podía equivocarse, pero los humanos estaban abandonándose cada vez más a ello y a todo progreso mecanizado o informático, así que César pensó… ¿por qué iba a ser el único que no hiciera un buen uso de la tecnología?

32 comentarios:

  1. Fantástico...pero realmente da miedo... nos hemos abandonado a las tecnologías... jajjajajajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mía. Pues me alegra que te haya causado una sensación inquietante. Es totalmente cierto, hay gente que vive con la cabeza pegada a la pantalla del teléfono, del ordenador u otras herramientas y que olvida que a veces hay que vivir la vida real.

      Por cierto, te intenté buscar para seguirte en google+ sin éxito, ¿no tienes perfil ahí?

      Eliminar
    2. creo que estaba desactulizado... si me buscas ahora quiza salga... un saludo José Carlos

      Eliminar
    3. Pues te animo a volver a usar el perfil, hay mucha gente con blogs interesantes y se ganan muchas visitas y nuev@s lectores/as. No he conseguido encontrarte, si vuelves a usar tu cuenta búscame :)

      Eliminar
  2. Me gusto!!!!esta muy bien y nos hace pensar un poco....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Andrea! Me alegra que te haya gustado y te haya hecho pensar un poco, es una de las cosas que me apetecía que provocara el texto en quien lo leyere :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Esta bien hilvanda la historia. Deja enseñanza. Por ahora primero ella y luego mi blog...naurotorres.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Nauro, aunque de suspense, es cierto que la historia da lugar a la reflexión y el análisis, me alegra que te haya gustado.

      Un saludo compañero.

      Eliminar
  4. Buen inicio y buen final. Durante toda la narración se respira un aire de venganza casi irresistible, pero en ningún momento se llega a perpetrar, pues algo se le hace cambiar de idea a César, algo que le deja tan desconcertado que duda incluso de sí mismo. Un escaparate inteligente, Y aquí empieza la sutil crítica a las nuevas tecnologías, implantando el miedo en el lector por el ''¿y si se llega a tales límites?''. En ningún momento el relato pierde el ritmo y nos arrastra hasta el final mediante lo que se cuece en la mente de su protagonista, su indecisión, su confusión y su miedo. Finalmente acaba con una frase que define a la perfección todo el relato.
    Tanto el título como la historia podría tratarse de un capítulo de ''Black Mirror'', pues roza la atmósfera inquietante de la serie.
    Buen trabajo, José.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido frecuente que con el avance de las tecnologías, haya corrientes de pensamiento que nos hacen ver que las máquinas nos reemplazarán en muchas tareas del futuro, pero no es menos cierto que algunas tecnologías nos hacen actuar y obrar como si ya fuésemos máquinas, perdiendo cierta identidad. Es cierto que nos valemos de blogs y otros medios virtuales para contar nuestras historias y llegar a más gente, pero también es así porque aún no hemos tenido el placer de que publiquen en papel esas mismas historias.

      Sin duda que pienso ver esa serie que me has recomendado, debe ser cuanto menos adictiva. Te agradezco la visita al blog, la lectura del relato, y esa amplia crítica y reflexión. ¡Un saludo Ricardo!

      Eliminar
  5. Voy a usar una frase de tu relato para dar mi opinión sobre este..."una ingeniosa treta elaborada" y es qué así me ha parecido el texto. Un transcurso de los acontecimientos desde su inicio, en el que conocemos al matrimonio protagonista y los motivos por los que se crean sus conductas, muy elaborado, hasta el suceso misterioso de la máquina reveladora de deseos, una treta ingeniosa para llevar a cabo un escrito que te envuelve en el misterio, provoca un estado inquietante genial y se resuelve con la crítica a las nuevas tecnologías, y lo más importante, a el mal uso que les damos a estas. Un relato sensacional, José Carlos.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he podido evitar sonreír con la mención a la "treta". Tienes razón, en el desarrollo se ve la mayor fragilidad que va teniendo el matrimonio, culminada con esa decisiva aparición del escaparate inteligente, y que trastoca el plan que tenía trazado César. Es entonces cuando el hombre acaba viéndose inmerso en un mar de dudas, con el consiguiente pensamiento final que tiene.

      Un placer haber logrado mantenerte en tensión con esta historia Edgar. ¡Otro abrazo compañero!

      Eliminar
  6. Rendirse alo que te dicen los anuncios, estamos completamente engañados, ensimismados, con las nuevas tecnologías y con las viejas. Lo que nos dice la televisión e internet es verdad verdadera. Una buena crítica que invita a pensar. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La publicidad y las tecnologías, un binomio peligroso si no se tiene el cuidado de recordar que la vida ha de vivirse sin despegarnos de la realidad. Me alegra que la idea que irradia esta historia te haya hecho pensar en ello.

      Un beso María :)

      Eliminar
  7. Excelente relato, además de intrigante hasta el final nos deja una importante moraleja. Muchas personas son dependientes de la tecnología.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por dedicarle unos minutos a su lectura Cynthia. Es indudable que esta dependencia ya se ve a diario en las calles, y quien sabe hasta qué punto pueda afectar a las personas. Me alegra haberte tenido en suspense hasta el final.

      Otro saludo para ti :)

      Eliminar
  8. !Qué buen cuento, el manejo de la tensión, el asunto, además muy actual!.¿Acaso no sentimos esos deseos frente a quien no se despega nunca del aparato?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola y bienvenida al blog Maria Eugenia. Pues sí, es un tema demasiado actual y palpable con sólo pasear por la calle y observar un poco a la gente. Ver a la gente tan ensimismada mirando el teléfono u otros aparatos no deja de generar pensamientos dispares, no cabe duda.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  9. Ya lo había leído antes pero lo he vuelto a releer y lo he saboreado más. Muy chulo el misterio y el tema que abordas. ;) Te pongo sobresaliente. Matricula no, que te relajas y no me terminas las que me has dejado con "Continuará..." :P
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, por un pelo me quedo sin matrícula jaja, estos continuarás van a restarme puntos ante ti :P Pues me alegra que si lo leíste tiempo atrás, te animaras a releerlo y además lo disfrutaras de otra manera. Igualmente me alegra haber acertado con el tema que escogí y la retorcida manera de mostrar una moraleja jaja.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  10. El relato ha sido verdaderamente inquietante de principio a fin, y me ha hecho meterme de lleno en la piel del protagonista. Quizá el letrero del escaparate sea un respaldo que la mente de Cesar ha elaborado para justificar sus impulsos. Pero lo que no entiendo es por qué finalmente no lo hizo y sí que he hechado en falta un final claro. Un excelente relato Jose Carlos, saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio, me alegra que te tuviera inquieto hasta el final, y que además lograra transportarte por unos minutos a la cabeza del protagonista. Pues es una buena interpretación, ese letrero podría ser un respaldo, o quizás un trampolín maquiavélico, porque antes de encontrar esa tienda, César no pensaba en hacer daño a su esposa.

      Sobre lo que comentas al final, recuerda que César no era un hombre enganchado a la tecnología, por eso poco a poco las respuestas del escaparate le han ido llevando al pensamiento de que quizás sí debe ir haciendo caso de la tecnología....de ahí que necesite una tercera respuesta.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  11. Me gusto y me pone a pensar en el efecto espejo que tendra en su mente si se vuelve a repetir un tercer anuncio de muerte solo lo sabra su deseo interior y el animo de venganzaaaaaa brrr, un abrazo José Carlos y gran relato me gusto mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anto, esa es la intención, que si el escaparate dice lo mismo por tercera vez, sea algo definitivo para César, y por eso he preferido dejar un final abierto, para que cada persona se imagine lo que ocurrirá tanto si se repite el anuncio nuevamente como si no es así jeje.

      Un abrazo amigo.

      Eliminar
  12. Es terroríficamente perfecto tu relato José Carlos, :)
    Se podría decir que no he parpadeado hasta terminar de leerlo.
    La trama es inquietante con el augurio de un desenlace del cual dependerá totalmente una máquina, (¡qué miedo!)

    Una buena crítica con un excelente mensaje, me alegra que lo hayas vuelto a colgar.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Saludos Irene! Te agradezco mucho que dejes tus impresiones :) Si es cierto que hasta el final no has parpadeado, eso es genial jeje. Es cierto que he elegido una manera algo maquiavélica para expresar el mensaje de la mayor dependencia tecnológica, pero creo que así cala un poco más la idea. Y sí, el final dependerá totalmente del resultado de la máquina, así que ese final abierto deja lugar a cualquier teoría jeje.

      ¡Un abrazo Irene !

      Eliminar
  13. Me has tenido ansiosa por ver como iba a ocurrir el desenlace, del principio a fin una excelente elaboración del trama, con juego y un deseo por medio dejado a manos de una máquina. Surrealista y ¿por qué no? posible con la tecnología. Precisamente por eso, de pensar que una máquina pueda llegar a decidir por uno mismo...

    ¡Da miedo!
    Y lo encontré fantástico.
    Saludos José Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Mila! Me alegra mucho leer tu comentario, porque implica que he logrado tenerte atrapada con la narración, y eso es fabuloso. Como bien dices, es algo surrealista, pero tal como evolucionan las tecnologías y la dependencia del ser humano de las mismas...¿por qué no?

      Y tienes toda la razón, de pensar que sea una máquina la que decida por nosotros o nos induzca a hacer algo que no habíamos pensado hacer...da miedo.

      ¡Un saludo y gracias por pararte a comentar!

      Eliminar
  14. José Carlos es un relato inquietante y bien plateado para tener que leerlo de un tirón. Al ver como la trama desarrolla un pensamiento de asesinato mandado por una máquina de la tecnología. Da que pensar que no podemos estar tan enganchados a las tecnologías. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos, es tal como lo has resumido, da que pensar la enfermiza dependencia de las tecnologías que tiene mucha gente, que al final acaba por dejar de pensar por si misma para hacer caso a lo que refleja un aparato. Hay que hacer un uso moderado de la tecnología, ya que a fin de cuentas es una herramienta útil bien usada, que por ejemplo permite abrir un blog donde contar nuestras historias. Un abrazo.

      Eliminar
  15. Muy buen relato José Carlos, me ha gustado mucho. Un ritmo genial en toda la narración y esa crítica interior que nos hace reflexionar, y mucho, sobre quién es el que manda, je, je. Por cierto, no sé si habrás visto esa serie que re recomienda Ricardo, pero si no es así, yo también te la recomiendo (es una miniserie de cuatro capítulos creo-la vi hace tiempo-) y muy buena. Su nombre lo dice todo (es nuestro ordenador cuando está apagado, je, je)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Isidoro, agradezco tus palabras. Es inquietante darse cuenta de la influencia que las tecnologías tienen en el presente, eso nos acerca más a esa idea de que algún día no tan lejano se revelarán, o bien no necesitarán ni hacerlo porque ya muchas personas estarán domesticadas. Al mencionarme Ricardo esa serie, la he ido viendo cuando he podido, y sí, la tecnología tiene un importante y retorcido papel. ¡Un abrazo compañero!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.