26 de mayo de 2016

Las primeras horas en el castillo de Trascania

Nota introductoria: Aunque este texto puede leerse de manera independiente, la anterior aparición de Windor, en la que cuento su entrevista de trabajo con el rey de Trascania, y su posterior contratación como consejero real, tuvo lugar en el relato "Mi nombre es Windor" (para leerlo, clickad en el título). 

Este texto que podéis leer a continuación, retoma la historia de Windor desde el instante en que es aceptado como consejero, y ha de firma su contrato laboral...


Las primeras horas en el castillo de Trascania

Las cosas no podían estar saliendo mejor para Windor. Tras haber provocado un pequeño terremoto por accidente, Berinio y Letrinus habían manifestado al mismo tiempo que estaba contratado. Desde luego el trabajo no iba a ser un camino de rosas, Windor ya se había hecho a la idea mucho tiempo atrás. Pero, salvo la muerte, no hay nada que pueda frenar a un soñador que ve tan cerca de cumplirse su sueño. Y por eso el nuevo consejero de Trascania aguantaría en el cargo el máximo tiempo que pudiera, hasta encontrar un mejor lugar donde continuar esa labor. Trabajar en Trascania iba a ser como la pasantía de un abogado cuando empieza en su primer despacho: salario inexistente o ridículo, abundantes horas de trabajo, y poco reconocimiento interno por la labor que se hace.

Claro que Windor no era la única persona que andaba sumido en aquel momento en sus propias cavilaciones. Por otra parte, y obviando el miedo que tanto el rey como su asesor laboral habían sentido con el acceso de furia de Windor, que había hecho temblar toda la sala de audiencias, cada uno tenía distintas razones para considerar al mago como un buen fichaje en el castillo.

Para Berinio, suponía un gran acierto contar con un mago tan poderoso como consejero, en especial si se avecinaban tiempos de guerra y se necesitaba de la magia para imponerse a sus rivales, o bien para intimidar a los trascanianos descontentos con su reinado. También seguía presente la observación que Letrinus había hecho sobre la estatura del mago, diciéndole al rey que era perfecta para arrojarle cosas a la cabeza. Y por último…Windor, nombre que el rey jamás olvidaría para no sufrir otro acceso de cólera mágica, tenía experiencia laboral en variados e interesantes campos profesionales, por lo que en tiempos de crisis, podría despedir al resto del personal y quedarse con él como pluriempleado.

Claro que no sólo el rey tenía sus motivos, y Letrinus, el elfo asesor laboral, contaba con uno muy poderoso. Iba a tener una oportunidad de oro para estrenar oficialmente el  contrato laboral que llevaba tiempo perfilando en su mente. De hecho, al confeccionar la oferta de trabajo en la que se buscaba consejero, había mencionado algunos aspectos de dicho contrato. En algunos reinos, más de un político defendería con orgullo semejante contrato basura como clave de un resurgir económico. Y Letrinus esperaba lograr que Windor lo firmara sin renegociar nada. Claro que si el mago volvía a hacer otro truco…habría que ceder a sus pretensiones.

Lo que terminó sucediendo fue que Windor, Berinio y Letrinus se acercaron a la mesa en la que estaba el abogado del castillo, llamado irónicamente Injusticio, y éste ya tenía redactado el contrato laboral estrella (ejem…basura) ideado por Letrinus. Así que Injusticio le dijo a Windor que leyera todas las cláusulas del documento, no sin antes ofrecerle con una enorme sonrisa una pluma para firmarlo, de esa manera tan sutil en la que te animan a firmar algo importante sin leerte nada, amparándote en la honradez de quien te ofrece la pluma, o peor aún, te sonríe con falsa bondad.

Pero Windor hizo caso omiso de la sonrisa, cogió la pluma, y la puso a un lado de la mesa, ya que pensaba leérselo todo, y hacer los cambios que considerase acordes para no vivir esclavizado. A fin de cuentas, salvo él, nadie a su alrededor sabía que había provocado el terremoto por accidente, e iba a jugar con esa baza, aparentando ser el poderoso mago que realmente no era (aunque a veces le salían bien algunos hechizos), para ser respetado. Antes de enfadarse estaba dispuesto a pasar por el aro de unas malas condiciones laborales, pero eso era antes al desconocer el aumento de su poder, por lo que el suceso anterior le confería una posición ventajosa para negociar. Windor no era una persona avariciosa, pero si podía evitar ser estrangulado laboralmente, sus pulmones agradecerían todo el aire que entrara del exterior.

Y así, tras leer con calma todo el contrato, Windor solicitó un salario superior al estipulado, que era muy inferior al mínimo regulado en otros reinos del mundo mágico. También pidió que se suprimiera una cláusula según la cual, cualquier tipo de comida que disfrutase en el castillo, sería descontada de su sueldo. Esa cláusula de pagar por lo que uno comiese, apestaba a invención de Letrinus, que sudó copiosamente cuando Windor discrepó sobre ella. Por último, Windor solicitó que desapareciesen las tarifas de uso de la biblioteca del castillo. Un consejero trabajador consultaría a menudo cualquier libro de la biblioteca, y a Windor no le parecía correcto abonar parte de su salario por ejercer bien su labor. Entre el salario, el pago por los alimentos, y el uso de la biblioteca, Windor comprendió que Letrinus había diseñado un contrato que no suponía gasto alguno para la economía del castillo, sino para el bolsillo del propio trabajador. Nunca antes le había parecido tan justificado que alguien se llamara Letrinus.

Tras solicitar Windor los cambios en el contrato, el rey Berinio, temeroso de las consecuencias si se negaba, consideró que eran justos, y así lo manifestó a Injusticio, que hizo las correciones. Letrinus estaba blanco como el papel. Una vez modificado todo, Windor estampó su firma en el documento, solicitando una copia del mismo. Berinio hizo un gesto de aprobación, e Injusticio, sorprendido de que el nuevo consejero hubiese mostrado cierta inteligencia, no tuvo más remedio que claudicar y empezar a elaborar la copia con presteza. Una vez que Windor metió la copia en su túnica, el rey ordenó a su ayudante de cámara que le enseñara sus nuevas dependencias, situadas en la torre más alta del castillo.

Cuando Windor salió de la sala de audiencias siguiendo al ayudante de cámara, volvió a toparse con el perro de antes, que le mostró los dientes en una fantástica expresión que traducida en palabras, habría significado algo del tipo “pienso morderte el trasero mago, no me asustan tus trucos”. Y Windor, envalentonado por su truco anterior, le dedicó al perro un repetido alzamiento de cejas, que venía a responder a lo anterior con “muérdeme el trasero, y con mi varita haré que tus dientes desaparezcan y seas el perro más inofensivo del mundo”. Eso fue demoledor para el perro, que se quedó tan petrificado que parecía disecado. Claro que un animal disecado no se orina encima. Tras la escena, Windor reanudo la marcha.

Que la torre más alta de un castillo tenga esa consideración, suele obedecer al hecho de que efectivamente, es la más alta de todas. El problema viene cuando la torre tiene tanta altura, que hay que subir demasiados escalones. Y es que una hora de subida da para muchos escalones. Más de lo recomendable pensaba Windor, mientras ascendía los últimos con la lengua colgando inerte sobre sus labios. El agotado mago admiraba el fondo físico del ayudante de cámara, que parecía incansable. Si algún día dejara ese trabajo, el tipo podría ganarse la vida escalando montañas escarpadas, y le sobraría tiempo para quedarse en la cima jugando a las cartas con los dioses. La pregunta clave para Windor, era… ¿tendría que subir y bajar esos peldaños varias veces al día? Sólo de pensarlo, se sintió tan mareado como un rey cuando le aconsejan sus asesores que se disculpe públicamente por algo que ha hecho mal (como irse de caza a otro reino) y se niega a reconocer.

Cuando Windor y el ayudante de cámara terminaron su ascenso, se toparon con una puerta de madera. El ayudante sacó una llave de su bolsillo, se la dio a Windor, y tras despedirse, inició el descenso de la torre. Windor pensó que un tobogán gigante le facilitaría al hombre bajar al resto del castillo, así que sacó la varita de la túnica, y apuntando al suelo, pronunció algunas palabras. Como ha quedado reiterado en varias ocasiones, el hechizo que Windor tiene en mente, y el que finalmente tiene lugar, muchas veces distan de ser lo mismo. En aquel caso, la idea era haber alterado la forma de los peldaños, logrando que se ajustaran de tal modo que conformaran el tobogán pensado anteriormente. Sin embargo, una enorme burbuja de plástico atrapó al ayudante en su interior, y empezó a rodar escaleras abajo, mientras un grito desgarrador resonaba en el interior de la torre. El mago se sintió tremendamente mal, al pensar en el mareo que tendría el pobre ayudante una vez que terminara de recorrer toda la torre rodando. Se hizo a la idea de que durante algunos días, semanas, o meses…sería mejor no pedirle ayuda, por si acaso se vengaba.

Sin dejar de oír gritos, Windor usó la llave para abrir la puerta de madera. Una vez abierta, contempló con fascinación el interior de la que iba a ser su habitación. Era la más grande en la que iba a vivir hasta la fecha, así que ese primer efecto de asombro eclipsó ciertos detalles poco alentadores. Y es que había muchas telarañas repartidas por toda la estancia, faltaba un buen trozo de techo, la cama tenía dos patas rotas y estaba inclinada en el suelo, la chimenea estaba medio derruida, había varios candelabros torcidos en las paredes, y en algunos puntos del suelo las tablas de madera estaban rotas, o directamente no había. De acuerdo, no era el mejor lugar para tener una buena primera impresión, pero con un poco de paciencia, trabajo y dedicación, tenía un gran potencial, y ese pensamiento era el que alimentaba el optimismo de Windor. Tras ver una vieja escoba apoyada en un rincón, Windor, como en otra dimensión haría cierto aprendiz de brujo, dirigió su varita hacia la misma, pronunciando nuevas palabras mágicas.

Sin embargo, toda semejanza con esa otra dimensión se cortó de raíz cuando la escoba empezó a moverse hacia Windor con intenciones poco amistosas, ya que parecía querer estamparse contra él. El mago, tras agacharse y esquivar un primer impacto, recibió un rápido e inesperado golpe en el trasero, y se adentró en la habitación. Estuvo corriendo en círculos durante unos minutos para evitar nuevos golpes. Cuando logró devolver a la escoba a su estado inerte, el mago estaba envuelto en telarañas. Una cosa no se podía ocultar, y era el hecho de que Windor había actuado de improvisado plumero humano, limpiando un poco la habitación.  

Por lo demás, el mago decidió adecentar un poco la habitación sin usar la varita, anotando posteriormente en un pergamino que sacó de su túnica, todas las cosas del mobiliario que habrían de sustituirse o repararse. Baste decir que cuando acabó la tarea, el pergamino estaba escrito por las dos caras. Así transcurrieron las primeras horas de Windor en el castillo de Trascania. Acababa de empezar su andadura como consejero real, y ya se sentía agotado tras el ascenso por las escaleras y la limpieza de la habitación. Y aún quedaba mucho día por delante…

Continuará...

28 comentarios:

  1. Tal parece que Windor esta ante una situacion algo desfavorable, pero aqui hay algo que me intriga: se de magos que gustan de vivir en torres altas y algo lugubres, de repente las torres altas dan cierta privacidad a un mago. Ahora despues de todo hay ciertamente espranza pues Windor ya tiene un trabajo, comida, libros y un lugar para vivir... que mas podria un mago pedir a la vida?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Hugo. Es cierto que en varios aspectos, la situación de Windor ha mejorado, aunque ello no quita que su nueva profesión le traerá más de un quebradero de cabeza, ya que Berinio es un rey que como se verá más adelante, no es de trato fácil.

      Por otra parte, ya has visto que Windor no es un mago al uso, por lo que con él muchas cosas que tenemos generalizadas cambian un poco jeje.

      De momento sólo falta que le salgan los hechizos bien siempre, pero eso ya es harina de otro costal jaja. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. ¡Muy bueno! Me está encantando la historia del mago Windels. Estoy deseando continuar con sus aventuras :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuidado Rad, recuerda lo que pasó cuando no pronunció bien el rey el nombre de Windor jaja. Me alegra ver que sigues con entusiasmo las aventuras de Windor, será un placer tenerte por aquí de nuevo con la siguiente. ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Es complicado arrancar una historia que tiene capítulos previos, y aunque adviertas que se lee de manera independiente, que de hecho así es, me quedo con la sensación de no saber nada. Quién es Windor, por qué fue a esa torre a buscar trabajo. Cómo causó ese temblor. Cuándo vio Fantasía (ja).
    Me resulto una historia ambiciosa con con ricos personajes para explotar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl, es cierto que a pesar de la advertencia, siempre es más fácil entenderlo todo cuando se ha leído previamente lo anterior y se conocen los entresijos de la historia.

      Por darte un breve resumen a tus cuestiones...Windor es un mago cuyo mayor deseo es ser consejero de un buen rey. Fue al castillo de Trascania porque en uno de los capítulos anteriores vio un anuncio de trabajo. Y el temblor fue porque el rey nunca decía bien el nombre del mago, y éste se cabreó. Lo de fantasía fue un guiño que quise hacer para recrear mejor la escena de la escoba jeje. ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. ¡Vaya! Windor será el mago más torpe que me he echado a la cara, pero negociando las condiciones de un contrato de trabajo no tiene igual. Je, je, je.
    Como siempre un placer leer un nuevo capítulo del bueno de Windor. La torre donde va a vivir como consejero del rey de Trascania me recuerda grátamente aquella otra donde se instala el Merlín de Disney para encargarse de los estudios del joven Arturo (aquí veo una clara referencia a la factoría del ratón cuando hablas de cierta escoba que ha de barrer por sí misma, aunque la cosa no salga finalmente como Windor desea), y esa otra referencia a cierto rey cazado cazando en un reino extranjero... ¿A quién te referirás? Je, je, je.
    Un abrazo, amigo. Espero con ganas la próxima entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarde o temprano tenía que empezar a compensar su torpeza con la varita jaja, así que no está mal ver que ha negociado con cierta astucia, a pesar de que no quiso pedir nada desorbitado.

      Fíjate que el guiño al ratoncito me vino a la mente recordando una versión de "El aprendiz de brujo" con un narrador español. Ahora que has mencionado esa mítica peli que todos hemos de ver en la infancia, se me agolpan muchas escenas memorables jeje. Sobre el rey cazador...como bien imaginas, no hace falta decir nada más jajaja.

      ¡Otro abrazo, siempre es un placer tenerte de participante tan activo Bruno!

      Eliminar
  5. Bueno, parece que Windsor va aprendiendo, vaya tipo ruin ese Letrinus, ya le pega bien el nombre, pero que el torpe Mago vaya con cuidado que no creo que sea de los que olvida.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más vale tarde que nunca, y en su caso no es una excepción jeje. Tienes toda la razón, tanto Letrinus como el ayudante cámara conservan razones para vengarse, aunque es peor el deseo en Letrinus jeje. ¡Otro saludo!

      Eliminar
  6. ¿Será que Windor leyó bien, BIEN, ese contrato? Algo me dice que hay alguna letra pequeña por ahí que se saltó jaja ¡ya veremos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hizo una buena lectura del contrato, pero Letrinus no se dará por vencido y tras ver pisoteado su contrato basura, será peligroso jeje. ¡Gracias por seguir pasándote en cada capítulo Kéllyta!

      Eliminar
  7. Se notan en este capítulo tus conocimientos de picaplei... digooooo de abogado jeje (es broma) pues lo abres con una divertida y original escena en la que intentan estafar al pobre Windor con la firma de un contrato esclavizante. Por desgracia no hay demasiada diferencia con la realidad actual en la que quieren sumergirnos. Tendremos que estar dispuestos a "hacer un Windor" cada vez que firmemos algo. Un placer disfrutar de nuevo con este personaje. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Jorge, qué confianzas ya eh jajaja :) No andas equivocado, de un modo no demasiado técnico pero sí notable, he querido aprovechar un poco mis conocimientos sobre contratos basura (que en efecto son demasiado reales y abundantes por desgracia) para que Windor negociara un poco. Entre contratos así y reyes cazadores, así nos va.

      Espero que para alivio nuestro no tengamos que hacer un Windor en demasiadas ocasiones jeje. El placer es seguir notando un seguimiento tan activo y constante de gente como tú compañero :) ¡Otro saludo!

      Eliminar
  8. Menos mal que leyó el contrato y así no se ha dejado engañar. Haber que nos deparará los próximos capítulos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, siempre hay que leerse lo que uno firma, por mucha prisa que puedan meterte, ya que a fin de cuentas quien se compromete a algo en todas sus consecuencias es uno mismo. Espero que posteriores capítulos te sigan sorprendiendo :) ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  9. No, si al final no va a ser tan tonto el mago como parecía, porque ha espabilado para firmar el contrato. Si es que, hoy en día no puede uno fiarse ni de los reyes… y menos con colaboradores de nombre Letrinus o Injusticius, je, je. Aparte de lo fresco y simpático que resulta tu relato por entregas, en este capítulo destaco dos momentos: esa comunicación no verbal que se establece entre perro y mago y los dos hechizos, tanto el del tobogán, con ese ayudante cayendo torre abajo, y el del “Aprendiz de brujo”. A buen seguro el recurso a la torpeza del mago a hora de practicar su magia, te está resultando de mucha utilidad, je, jeeee, y a nosotros muy divertido. Te estás soltando el pelo José Carlos, a medida que avanzas en la historia se te ve más cómodo y creo que vamos a tener grandes momentos con este mago… lo vaticino, je, je
    Un abrazo compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se podría decir que de cuando en cuando tiene ramalazos de compresión y astucia. No puedes fiarte ni de reyes ni de asesores laborales, ni tampoco de abogados con nombres así jaja.

      En la primera escena que destacas, me puse a pensar en la de veces que uno parece transmitir mejor un mensaje con gestos o miradas que con palabras, y me pareció buena manera de narrarlo recurriendo a ese perro tan agresivo, que era el perfecto acicate cómico. Por lo demás...me era inevitable homenajear ese mítico pasaje del aprendiz, que tanta magia visual y sonora tiene. Lo del tobogán...pues...si ha de tardar una hora en subir a la torre...qué menos que aliviar la bajada jaja.

      Admito que cada nuevo relato de Windor me hace apreciar más al personaje, y me alegra que eso redunde en beneficio de su lectura para otras personas asiduas a sus peripecias como tú Isidoro. No deja de ser un placer tenerte por aquí. ¡Otro abrazo y te debo una visita a esas nuevas "Confidencias"!

      Eliminar
  10. Veremos que tal sigue Windor, lo más importante es que ha sido vivo a la hora de zanjar su contrato :p Va consiguiendo poco a poco alcanzar su sueño y a mi arrancarme sonrisas jejeje. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tarde o temprano tenía que estar lo bastante inspirado como para no ser engañado más de la cuenta jeje. Va quemando etapas en la consecución de su sueño, y es un placer saber que mientras tanto quienes seguís sus peripecias no dejéis de sonreír :) ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  11. Temo por el futuro de Windor: a pesar de que no le resulta conjugar hechizos, sí le resulta usar el cerebro para otras cosas; cosas también importantes, como por ejemplo revisar su contrato de trabajo y defender sus derechos y puntos de vista. Este mago la va a pasar mal, creo, si sigue así de valiente y altanero. Más de alguien querrá hacerle la estadía imposible o derechamente echarlo: con cautela, eso sí, para que no vaya a desatar otro terremoto u algo peor. Sea como sea, Windor es de temer (y quizás ni él mismo es consciente de eso).

    Más saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que su momento de inspiración a la hora de renegociar el contrato le ha hecho ganar a Letrinus como enemigo, pero lo cierto es que el asesor laboral no tiene ni idea de lo que puede pasarle si se mete con Windor jeje. Y tienes razón en que al mago le salen más hechizos equivocados que correctos, pero poco a poco va mejorando su habilidad. Vale, muy poco a poco jeje.

      ¡Otro saludo Julio David!

      Eliminar
  12. Veo que Windor sigue inmerso en sus graciosas aventuras, liándola como siempre. Con ganas de ver como sigue ;) Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, Windor sigue a lo suyo, y lo que le queda aún por delante jaja. Creo que el próximo texto no te disgustará, verás cómo se defiende de ataques vengativos. ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  13. Es el corrector. Quería decir "Parece que Windor está metiéndose donde no debe". Si no hubiese sido por su inteligencia, algo descompensada por sus «cualidades» como mago, habría acabado perdiendo dinero. Se ve que esos picaple... ejem, respetables abogados lo tienen todo preparado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya he borrado el comentario anterior para solventar esa frase interrumpida. Es cierto que Windor se mete en un jardín complicado, más que nada por las represalias que habrá por parte del asesor laboral, pero eso mismo que mencionas, su inteligencia, ha acudido en su rescate ante un esclavizante contrato. Al final las personas más peligrosas para engañar en el terreno legal son los abogados, que lo tienen todo preparado y se amparan en cualquier mínimo resquicio que las leyes permiten. ¡Un saludo!

      Eliminar
  14. Windor, a pesar de que, por el momento, los sortilegios no le salen exactamente como pretende, es un gran mago, muy poderoso, y orgulloso de sí mismo, de quien es y de lo que representa. También lucha por sus derechos, por un pago justo, o al menos, menos injusto, por sus servicios. Cree en sí mismo, y todo lo que puede llegar a avanzar y evolucionar, como persona y mago. Este capítulo demuestra tales aptitudes, actitudes y cualidades.
    Me ha gustado mucho esta entrega, le da fuerza al personaje, fabrica su propia calidad de vida, cuida de su confort.
    Esas escaleras de la torre más alta, curiosamente, también las verás reflejada en la película de Warcraft.
    Gran trabajo, José Carlos. Me quedo petrificado y me orino con tus aventuras, no quiero perder mis dientes.
    ¡Abrazo, Mago de las Letras! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran lectura sobre el espíritu del capítulo. Windor sigue teniendo esa porcentaje negativo en hechizos que salgan bien, pero a fin de cuentas sí que hace magia, y en ocasiones muy poderosa. Y tarde o temprano ha de hacerse respetar :) Puede llevar una túnica hortera, pero se la hizo él mismo. Puede tener un nombre peculiar, pero es parte de su identidad. Y que esté dispuesto a ser un poco esclavizado en sus nuevas ocupaciones, no quita que haya aprovechado su magia anterior para convertir el trabajo en algo menos gravoso para sus agujereados bolsillos jeje.

      Al final, y sin que lo tuviera pensado previamente, la dinámica de capítulos alterna pasajes cómicos con avances psicológicos en el personaje, y eso me va dejando una satisfacción más completa, sobretodo cuando alguien como tú destaca ese crecimiento que experimenta nuestro mago.

      Voy a tener que ver con suma atención cada escena de la película jeje. Gracias nuevamente por tan buenas palabras Edgar, así da gusto seguir compartiendo nuevas vivencias mágicas y humorísticas. ¡Un abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.