17 de octubre de 2015

La mansión Crow Mirror

Este capítulo que vais a leer, forma parte de un proyecto común con bastantes personas, en el cual redactamos en grupo una novela negra con tintes sobrenaturales, llamada "La mansión Crow Mirror". ¿A qué viene esta explicación? Porque quizás os pille de sorpresa que publique una entrada y el relato lleve por título "Capítulo XIII". Para evitar confusiones de toda persona que no estuviera al tanto de este proyecto, es por lo que he procedido a aclararlo. 

Clickando aquí podéis acceder a la novela desde el principio. La sinopsis de la misma es la siguiente:

"El detective en horas bajas Peter Mongabay recibe el caso de investigar por parte de una misteriosa y bella dama, la desaparición de su marido ocurrida en la mansión colonial Crow Mirror. 

En principio parecerá algo ordinario, pero poco a poco se dará cuenta que elementos misterios y fantásticos se entrelazan en su investigación. Sucesos que aterrorizan y provocan el silencio de la comunidad de St. Mare. Una comunidad dividida por el odio y las rencillas familiares.

Curiosamente Peter Montgabay, que se creía ajeno a todo lo ocurrido en St. Mare y la mansión, descubrirá que algo de su pasado va a aflorar. ¿Tienen relación ese sello en el anillo con el emblema de un cuervo mirándose en el espejo que le dejó en herencia su abuelo con la mansión?".

Igualmente os aviso de que en el texto que leeréis a continuación, menciono una de mis creaciones literarias: El Amo de la lluvia. He colocado un enlace en la mención que hago al respecto, para quien quiera saber más sobre este ser. 

Y tras esta introducción, aquí va mi aportación a esta historia.


Capítulo XIII – Descubriendo a Herr Vex

Tras haber encontrado en el trastero una puerta oculta, Mongabay no dudó un instante en adentrarse en su interior. Al principio todo era oscuridad, hasta que notó la caricia que una cadena le hizo en su rostro, y, convencido de lo que era, tiró de ella hacia abajo, iluminando la estancia. Casi se le cae el cigarro que aún sostenía en la boca. Lo que encontró le hizo sentir lleno de adrenalina, y eso le pasaba siempre que hacía un hallazgo importante en una investigación. Había encontrado el escondite de alguien.

Mientras Mongabay se emocionaba ante el descubrimiento, Blake y la señora Níspel entraban en el desván. En el exterior de la mansión, Herr Vex ayudaba a Marjorie y Nathan en el jardín, al ritmo de “Crazy, man crazy” de Bill Haley & The Comets, que sonaba ahora en el transistor.


La habitación era el doble de grande que el trastero, y Mongabay vio ante sí un paraíso de información. Empezó a observar las paredes, donde había colgadas numerosas fotografías y retratos. El primero de los retratos en los que reparó, mostraba a un hombre adulto sentado en un sillón, y dos niños sobre sus rodillas. Uno de los niños tenía un pelo muy oscuro, y el otro lo tenía claro. Debajo de la escena familiar había un texto: “Julio de 1815, salón de lectura, Nathaniel Mirror e hijos”. Cerca de ese retrato, Mongabay vio otro en el que aparecían dos mujeres, que parecían encontrarse en un pantano. Una de las mujeres era blanca, y la otra de color. La mujer blanca acariciaba una extraña piedra, y sonreía de modo enigmático. La leyenda decía lo siguiente: “Agosto de 1815, pantano Manchac, Amelie Crow y Angora”. Sin saber por qué, Mongabay se quedó hipnotizado durante algunos segundos mientras miraba a la mujer blanca.

Cuando salió de su breve estado de hipnosis, siguió mirando más imágenes. En esta ocasión vio dos fotografías inquietantes. En la primera, Herr Vex le daba la mano a Adolf Hitler, y ambos estaban sonrientes. Y en la otra, Herr Vex aparecía frente a una enorme mesa llena de objetos extraños. La mirada llena de malicia que mostraba Herr Vex ante la cámara, hizo que a Mongabay se le cayera el cigarrillo de la boca. Con rapidez, apagó el cigarrillo caído al suelo, y para no dejar pistas, metió la colilla en uno de sus bolsillos.

Para seguir indagando más en aquel lugar, lo que hizo Mongabay fue dirigirse al escritorio que había frente a él, donde había abundantes papeles y expedientes. Algunos de esos papeles parecían documentos oficiales y estaban en alemán, e iban firmados por “Wulfgar von Kriegg”. Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Mongabay, a pesar de que tras ver las fotografías sus dudas ya eran casi inexistentes. Su recuerdo había sido acertado…Herr Vex era Wulfgar von Kriegg…uno de los oficiales y consejeros ocultistas de Hitler. Hambriento de más información, Mongabay empezó a hojear los expedientes que había sobre el escritorio, y volvió a sentir otro escalofrío. La razón de esta nueva sorpresa, se debía a que tres de los expedientes estaban íntimamente relacionados con él. El primero tenía escrito el nombre “Donald Black”, el segundo “El Amo de la lluvia”, y el tercero… “Peter Mongabay”.

Donald Black era una persona que había conocido años atrás, y con la que tenía una extraña y especial relación. El Amo de la lluvia…era un ser que había investigado años atrás para un caso, y su sola mención le aterrorizaba. Y por otra parte, ver su nombre en el último expediente, no podía significar otra cosa que un seguimiento que le estaban haciendo. Varias preguntas le asaltaron… ¿Solamente le investigaba Herr Vex/Wulfgar von Kriegg? ¿Quién más estrechaba el cerco sobre su persona? ¿Por qué era investigado, si había sido contratado irónicamente para investigar él y no al revés? Justo cuando Mongabay iba a abrir el expediente que llevaba su nombre, escuchó con mayor fuerza las voces de Blake y la señora Níspel. Sin tiempo para coger nada de allí, apagó la luz, cerró la puerta, y salió nuevamente a las escaleras.

Cuando avistó nuevamente a la señora Níspel, y para cubrirse las espaldas, Mongabay fingió decepción y dijo:

- Tenían razón usted y Herr vex, solamente hay trapos y cubos.
- ¿Esperaba otra cosa? Bien, eso le está bien empleado por husmear más de la cuenta- dijo ella con una especie de sonrisa-.
- Si algún día la veo sonreír con alegría señora Níspel, sabré que entonces el mundo se habrá ido al garete- respondió Mongabay, haciéndole señas a Blake para irse de la mansión-.

Una vez que Mongabay y Blake se hubieron marchado de la mansión, Herr Vex se metió en su escondite, y tras olisquear el aire, reconoció el olor de sus cigarrillos. Él jamás fumaba en aquella habitación, y entonces supo algo con toda certeza. La señora Níspel apareció en la habitación y Herr Vex expresó en voz alta sus pensamientos:

- Mongabay ha estado aquí.
- ¿Y ahora qué hacemos?- preguntó ella con cara de preocupación-.

8 comentarios:

  1. Fantastico capítulo José Carlos.
    Cuando me has pasado el borrador por privado era más corto...Jajaja.
    Excelente, ahora me gusta muchisimo más.
    Aclarador capítulo.
    Gracias por participar en este proyecto conjunto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oscar, sin duda con los párrafos separados y alguna que otra imagen, la cosa gana más que cuando te pasé el borrador jaja. Me alegra haber dado con la tecla idónea para este capítulo, y que estas revelaciones te hayan gustado. Ha sido un placer participar.

      ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  2. Un capítulo excelente, José Carlos, que aumenta los niveles de intriga. Se ha hecho corto.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mª Jesús, bienvenida al blog :) He intentado revelar algunos detalles que tenía en mente y me alegra que el resultado sea de tu agrado, sobretodo teniendo en cuenta que escribiste el capítulo anterior y tu opinión es muy bien recibida.

      ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho J C! Sin duda le has dado más intriga a la trama, con el descubrimiento de Montabay. Y encima Herr y Níspel están asociados, de aquí puede salir de todo, jeje. Y muchas gracias por mencionar a Nathaniel, a Amelie, a Angora y los renacuajos ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste, no hay nada que agradecer jeje, a fin de cuentas trabajamos en la misma dirección y me parece acertado potenciar todas las situaciones y relaciones posibles de la historia. No cabe duda de que Herr Vex y la señora Níspel son más de lo que su fachada aparenta.

      ¡Un saludo y gracias por pasarte!

      Eliminar
  4. Alta tensión, señor J. C. Un capitulazo en todos los sentidos. Fuerza y garra a la trama, nuevas pistas y datos para Mongabay, nuevas dudas que esclarecer... Un sin fin de aciertos envueltos en un áurea de penetrante misterio, servida con elegancia y magnífica narración. Apasionante. Gran trabajo.
    ¡Abrazo, Compañero de Mansiones, Vampiros y Fobias! ;)

    Pd: Audaz inclusión del Amo de la lluvia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por esa extensa opinión Edgar, es reconfortante saber que he logrado transmitir con el capítulo las sensaciones que has descrito. En efecto, quería resolver algunos interrogantes a la vez que abrir algunos nuevos, y revelar un cierto vínculo cómplice con el diálogo final.

      Como Mongabay parece que será un personaje del que más de uno escribiremos al margen de esta historia, me tomé la libertad de preparar el terreno para vincularlo con el Amo, sobre el cual investigó tiempo atrás...

      ¡Otro abrazo Compañero de Mansiones, Vampiros y Fobias! Vamos abarcando un buen terreno literario jaja.

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.