21 de diciembre de 2015

Un encuentro casual VI

Ya era domingo por la tarde cuando Gabriel se encontraba en la estación de tren despidiéndose de sus padres. No sabía cuánto tardaría en volver a verlos, pero le consoló pensar que tras aquellos días en familia, podría volver a ver a Natalia. Se prodigó en una ración de besos y abrazos con sus padres antes de que partiera el tren de éstos, y una vez que se quedó sólo, puso rumbo hacia su piso.

Mientras caminaba, se sintió poderosamente atraído por el deseo de llamar a Natalia, pero algo en su interior le frenó: el deseo de no agobiarla. Así que una vez que regresó al piso, y aprovechando que sus compañeros estaban allí jugando al póker, se unió a la partida. No le importó ser desplumado (si es que perder dinero ficticio puede considerarse una tragedia) por sus compañeros, él pronto volvería a disfrutar del mejor premio posible, y tras cenar algo y meterse en la cama, y sin poder contenerse más por aquel día, le mandó un mensaje de buenas noches a Natalia. Ella le llamó algunos minutos después, y conversaron animadamente un poco antes de acostarse, confesando que se echaban de menos. Tras colgar, Gabriel se sintió extraño. Estaba empezando a convertirse en una maravillosa costumbre oír aquella voz antes de dormir, y con ese pensamiento entró en el reino de Morfeo con una sonrisa en los labios.

Natalia tuvo el placer de despertarse y ver un mensaje de voz de Gabriel en el teléfono.  Aunque se le notaba voz de recién despierto, a ella no le importó, le había encantado escucharle para empezar el día, y por eso le grabó otro mensaje de voz para él. Aquel chico la estaba volviendo loca, y ella había dejado tiempo atrás todo pensamiento sobre la idoneidad o no de aquella de relación. Se había dejado arrastrar por el torbellino de la pasión. Fuera como fuese, todo estaba siendo maravilloso con él. Sentía que por fin tenía la comprensión, el cariño y los detalles que le habían faltado con su última pareja seria, y esa idea le hizo darse cuenta de que en muy poco tiempo, Gabriel se había colado descaradamente en su cerebro. Y por qué no admitirlo, estaba aporreando con furia las puertas que daban acceso a su corazón. Era un chico encantador, con algunos detalles por pulir, pero encantador, y ella empezaba a desear que se quedara un largo tiempo en su vida. Sin embargo, no sabía si él deseaba lo mismo, aunque algo en su interior le decía que sí, que era recíproco, y detalles como ese mensaje tan tempranero lo corroboraba. Tras levantarse de la cama, se dio una ducha, desayunó, y se vistió para ir a la oficina. Cada lunes era un día especialmente intenso en la editorial, y ése no iba a ser menos.

Efectivamente, cuando Natalia llegó al despacho, le esperaba sobre su escritorio una montaña de papeles, y eso no era todo, ya que tenía que hacer muchas llamadas organizando presentaciones para algunos libros recién publicados por la editorial. Le habría gustado mandarle algún que otro mensaje a Gabriel durante la mañana, pero había tantas cosas que hacer que no tuvo ocasión. De hecho agradeció que él no le escribiera, porque no habría podido contestarle tranquilamente y se habría sentido mal por ello. 

Un poco antes del mediodía, y cuando empezaba a sentirse agotada, empezó a sonarle el móvil. Ilusionada, miró la pantalla pensando en que fuera Gabriel, aunque no hubo suerte. Aun así, el número que llamaba era de Cristóbal, uno de los escritores de la editorial, y cogió la llamada. Tras algunas frases de cortesía, escuchó con atención la noticia que Cristóbal le transmitía con alegría. Cuando terminó la llamada, se quedó pensativa sobre el motivo. En su interior se suscitó un debate interior que ella tardó un rato en resolver, ya que implicaba un cambio poderoso en su vida si lo hacía. Una vez que se decidió, llamó a Gabriel, y cuando escuchó su voz sintió que sus agotadas energías de la mañana se recuperaban. Eso reforzaba la decisión que había tomado sobre la llamada anterior. Le propuso un tapeo por el centro de la ciudad, y él le dijo que la vería en menos de una hora en el sitio acordado.

Una vez que Natalia y Gabriel se encontraron, la sonrisa en la cara de ambos era visible a kilómetros de distancia, ya que competía en luminosidad con la luz del sol. Se dieron un beso y caminaron cogidos de la mano buscando un bar donde tomar algo. Ella le preguntó sobre cómo le había ido esa mañana y el fin de semana con sus padres, y él le contó de manera resumida los sitios por donde les había llevado. Luego fue él quien le preguntó a ella por el día y el fin de semana, y ella le contó lo que había hecho. Tras escoger un bar, se sentaron en una mesa y pidieron algo de beber y un par de tapas. Aunque Natalia quería contarle a Gabriel el motivo por el que le había citado sin mucha antelación, pensó que era mejor hacerlo al final de la velada, por si el chico reaccionaba de un modo negativo y, o bien le daba una respuesta negativa, o bien se marchaba. No pensaba que se diera esa hipótesis, pero tampoco sabía a ciencia cierta si iban a salir las cosas como a ella le apetecía. Una vez que volvió a centrar su atención en él, le confesó algo:

- La foto que me mandaste el otro día desde la Alhambra es preciosa Gabriel, sobretodo por la propuesta que la acompañaba- y acompañó sus palabras acariciando la mano de él-. Aunque he estado muchas veces allí, la idea de ir contigo me ilusiona mucho.
- Lo cierto es que, a pesar de no vernos en unos días, fuiste una inquilina perpetua en mis pensamientos Natalia- y él tocó con dulzura la mano de ella-. Al ver aquella vista, sentí que me faltaba alguien al lado, y bueno, ese alguien eras tú como te hice saber.
- Y eso me encantó. Es bonito tener constancia de que, aunque alguien esté físicamente lejos de ti, sus pensamientos no lo están tanto.
- Eso mismo creo yo. Ayer…bueno, ayer cuando ya me había despedido de mis padres, tuve deseos de llamarte, pero no quise agobiarte- en este punto él abrió la boca y la cerró, para volver a abrirla después, en una cómica imagen que semejaba a alguien temeroso de revelar o no una información de alto secreto-. No deseo hacer nada que te agobie y te aleje de mí.
- Cariño- y sintió un cosquilleo en su estómago tras la confesión de él-, en ningún momento me he sentido agobiada por ti. Admito que para mi propia sorpresa todo está yendo rápido, pero no me arrepiento de nada. No me arrepiento ni de las noches que hemos compartido, ni de las cosas personales que ya sabes sobre mí, ni de cada momento en el que te he revelado que te extraño.
- No sabes cuánto me alegra saber eso Natalia, temía que mis ganas de compartir tiempo contigo, estando a mi lado o en otro lugar cada uno, me jugaran una mala pasada.
- Por ahora lo único que han hecho tus ganas, es juntarse con las mías para hacer arder Troya.
- Con razón llevo unos días oliendo humo a mi alrededor- y ambos se echaron a reír-.

Volvieron a pedir otra ronda, y mientras Gabriel fue al servicio, Natalia se quedó pensativa. Era curioso, aunque no lo había admitido, a ella también le había invadido esos días la sensación de estar agobiando a Gabriel. Aunque el pensamiento que imperaba en su cabeza a ese respecto, era que ambos estaban actuando de manera espontánea, movidos por el único deseo de disfrutar al máximo de haberse conocido. Y bajo aquella perspectiva, aunque de manera rápida, todo suceso que había vivido con él era positivo y enriquecedor en muchos aspectos. Y ojalá que, cuando ella le dijera lo que quería decirle desde la llamada de Cristóbal, todo continuara fluyendo con naturalidad, creando para ambos más vivencias llenas de magia. Había estado tan absorta en estos pensamientos que le pilló por sorpresa el beso de Gabriel en su mejilla cuando éste regresó.

Natalia se acarició la mejilla un par de segundos sin dejar de sonreírle a Gabriel. Aunque quería demorar el momento clave de la charla, aquella parecía una señal adecuada para el disparo de salida. A fin de cuentas, tampoco iba a decir nada que pudiera considerarse malo, excepto si ella recibía una respuesta negativa. Entonces se sentiría triste. Se respondió mentalmente que no tenía por qué ser así. Todo había ido sobre ruedas, y quizás aquello no fuera una excepción. Sin embargo…el asomo de duda  estaba ahí. Con el ánimo de obtener una respuesta, fue directa al grano:

- Gabriel, hoy te dije de vernos sin mucha antelación porque quería comentarte algo. Mejor dicho, proponerte algo- y cuando él abrió la boca para hablar, ella le hizo un gesto con la mano para esperar-. Esta mañana me llamó Cristóbal, uno de los escritores que trabaja para mi editorial. Me dijo que le habían concedido un importante premio literario en nuestra ciudad, y me invitó a asistir a la entrega, que será el fin de semana. También me dijo…- el momento clave había llegado- que me mandará dos invitaciones. Y quiero que seas mi acompañante y la gente de mi círculo empiece a conocerte- en ese momento cogió las manos de Gabriel y las apretó con dulzura-. Sé que habrá quien nos juzgue por la diferencia de edad, pero me da igual, eres tú quien me llena por dentro desde que te conozco, y quiero dar un paso más contigo. Así que… ¿qué respondes?

Y Gabriel se quedó pensativo unos segundos, digiriendo todo lo que Natalia le acababa de decir. Aunque de un modo extremo, su mente aisló dos caminos: seguir siendo amantes pasajeros, o apostar por ser algo más. Su corazón latía con la velocidad de un caballo de carreras, y sus piernas le temblaban. Seguir o avanzar. Y tras mirar una vez más a Natalia, tomó la decisión. Abrió la boca, y se preparó para dar una respuesta.

Continuará...
Para leer la continuación, clickad aquí.

Para leer el capítulo anterior, clickad aquí.

42 comentarios:

  1. Ufff, ahi nos quedas sin saber la respuesta, este capitulo es suave y está muy bien. espero el siguiente, que sea rápido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria del Carmen, en esta ocasión, como ya hice algunos capítulos atrás, lo corto justo en un momento clave jeje, así os tengo con ganas de saber la respuesta :P Me alegra que te gustara, un abrazo.

      Eliminar
    2. No solo me leo tus capítulos, sino los comentarios de tu gente que ya veo que lo siguen con muchas ganas.
      Un abrazo

      Eliminar
    3. Muy bien que haces al leer los comentarios, es muy útil conocer distintas opiniones de otras personas :) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Grrrr, te pego JC!! Qué va a responder Natalia?? Jajaja. Justo mientras leía notaba que en ningún momento ellos se preocupaban por la diferencia de edad, asumí que tal vez en Europa ya no es un tabú como acá en latinoamérica que es un poco más conservador. Pero al final me di cuanta de que tambien tendrán que pasar por esas miradas que los juzgarán. Y ahora veremos que tan maduro o pasional es Gabriel al tomar esa decisión que Natalia necesita. Dicho sea de paso, ella me ha sorprendido al hacerle esa propuesta dejándose llevar por el ímpetu de la relación a pesar de su experiencia de vida. Veremos quien es más maduro, si el o ella. Genial capítulo....pero...ya el séptimo!! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Mendiel, si me pegas no te revelaré nunca la respuesta jaja :P No te creas que de forma general hay una mentalidad abierta en la sociedad española, pero sí que poco a poco se va imponiendo una forma de pensar más liberal, dejando a un lado lo arcaico. Y sí, intuyes bien, ambos tendrán que pasar por ese...examen por así decirlo, ahí ambos tendrán que valorar sus propias sensaciones y decidir qué hacer, si seguir adelante, pararse, o echarse a un lado.

      Gracias por tus palabras y tu ánimo para que saque pronto otro capítulo :) ¡Un beso!

      Eliminar
  3. José este es muy light, jejeje Más fiesta es lo que le hace falta a estos dos. Yo me quedaba de amantes y así no complicaba más las cosas, pero el amor es lo que tiene, ains. Bueno... más, ¿no? ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes Soledad, que toda buena relación entre dos personas como Gabriel y Natalia, requiere momentos de calma en ocasiones, porque son en los que más se profundiza en el aspecto psicológico y social de la relación. Espero que el próximo capítulo te guste :P ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡¡¡Mira que dejarlo ahí!!! Pá matarte.
    Mira, yo creo que esté bien que haya unos capítulos más "light" y otros más "tórridos", eso hace que, por un lado, el lector no se canse y por otro, lo hace más real. Me ha parecido estupendo... menos el final, que NO NOS PUEDES DEJAR ASIIIIII
    Mil besos, me ha encantado, JC :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué malvado soy jaja :P Admito que me he sentido igual de pícaro que cuando corté un capítulo en medio de una escena de sexo jaja. Pienso como tú, la realidad es que hay momentos tórridos y momentos tranquilos, y lo idóneo es alternarlos para no convertir esto en algo monótono :)

      ¡Gracias por la energía que transmites en cada comentario hacia esta historia, otros mil besos!

      Eliminar
  5. Va a decir que si, bueno eso espero... porque siempre dejas en la parte más interesante!!!

    D:

    Bueno, a esperar lo que viene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que compartas lo que te apetece que pase :) Es cierto que al sacar poco a poco los capítulos los "cortes" son algo más bruscos a veces, pero espero que el próximo capítulo te merezca la espera :) ¡Un beso Nefertiti!

      Eliminar
  6. Mira machote, la próxima vez que dejes en suspense la historia de esta manera, cierro la página y no vuelvo por aquí.
    Es broma ¿Eh?
    Pero ni se te ocurra dejarlo en un "si" o en un "no" y más chicha que este capítulo como dice Soledad es un poquito light y perfecto.
    Un abrazo compañero y a darle duro a la siguiente entrega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo gracioso es que comprendería que no volvieras por eso jaja. Te aseguro que no, no quedará en un escueto sí o no, qué menos que recompensar la espera y el tirón de pelos que os habéis dado con una buena respuesta en el próximo jeje.

      Otro abrazo y gracias por tu activo seguimiento Francisco :)

      Eliminar
  7. por q haces eso... nos dejas en suspenso....q nervios jajajaj
    y donde le diga q NO lloro eh jajaja.
    pues ya que esperaremos el sig. capitulo
    eres malo amigo eh jejeje saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lety, no llores mujer jeje. Aunque te sorprenda, es muy bueno leer en vuestros comentarios que os habéis quedado con ganas de que no hubiera dejado el capítulo en esa parte :)

      ¡Un abrazo compañera!

      Eliminar
    2. amigo, cuando sale el siguiente capitulo...

      Eliminar
    3. Saludos Letty, si no sucede nada que lo impida, antes de terminar esta semana estará en el blog para que puedas leerlo :) ¡Gracias por tu interés!

      Eliminar
  8. ¡Hola JC! Me gustó bastante este capítulo, lo has escrito perfectamente. Muchas gracias por compartirlo ^^ Más te vale que publiques pronto el siguiente...

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Etheldred! Gracias por tan amables palabras, eso hace que mereciera la pena compartirlo contigo. Temo por mi seguridad si no publico pronto el siguiente jajaja.

      Un beso y gracias nuevamente :)

      Eliminar
  9. Coincido con Sole, JC. A ver si para el próximo puede haber un poco más de acción desenfrenada ;)
    Besos, rey.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Eva, me parece que para el próximo, y sabiendo que lo mirarás con lupa, tendré que incluir un latigazo jaja, es broma :P Ya va tocando algo de acción y pasión desenfrenada de nuevo, tienes razón.

      Besos compañera.

      Eliminar
  10. Muy bueno el capítulo, como siempre nos dejas con ganas de más.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte a comentar María, me alegra dejarte con ganas de al menos un capítulo más :) Otro beso.

      Eliminar
  11. Me da que dirá que sí, por como se necesitan y los detalles que describes bien hace pensar más en amor que en encuentro.. pero es una decisión muy importante.

    ¿Futuro o final?

    Muy bueno José Carlos, :D
    Una historia de amor preciosa.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Irene, es una decisión que aunque no lo parezca, tendrá consecuencias en un lado o en otro. La respuesta de Gabriel demostrará hasta qué punto necesita a Natalia, y qué riesgos está dispuesto a tomar según el camino que escoja.

      Muchas gracias por valorar tan bien esta historia, siempre es un placer leerte :)

      ¡Besos!

      Eliminar
  12. Aprovecho este último texto tuyo para nominarte al siguiente tag. ¡Felicidades!

    http://lacanciondeazair.blogspot.com.es/p/blog-tag-i-best-blog.html

    Espero que te guste, ¡un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joel, gracias por la nominación al premio, siempre es un halago recibir premios de otros compañeros blogueros. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. No sé por qué me había imaginado que la propuesta de Natalia tendría que ver con un viaje, con mudarse a otra ciudad por trabajo y pedirle o no a Gabriel que le compañara... vamos, que ya me había yo embalado :P

    Es bonito querer presentarle a sus amistades y denota que la cosa va en serio. Estoy casi segura de que la respuesta de él será afirmativa (al menos eso espero) :))

    Buena continuación en esta historia de amor que comenzó de "manera casual". Veremos qué más nos tienes reservado.

    Un abrazo, José Carlos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te cuento un secreto, tu imaginación iba muy bien encaminada. De hecho en el primer borrador del capítulo, la entrega del premio era en otra ciudad, aunque al final cambié de idea. Así que te embalaste con razones de peso :)

      Será un momento clave para ambos si Gabriel acepta, ya que parecerá una especie de examen jeje.

      Lo que comenzó de forma casual y que en principio imaginé como algo puramente sexual, se ha ido desarrollando de este inesperado modo, y me alegra ver que os gusta.

      ¡Otro abrazo Julia!

      Eliminar
  14. ¿Que te voy a decir que no te hayan dicho ya José Carlos?... Parece que hay opiniones para todos los gustos en cuanto al final del capítulo... En mi opinión, como ya te dije, en una serialización, un capítulo tiene que llevar a otro, y el final es uno de esos mecanismos. Para no alargarme mucho te voy a escribir un mensaje a través de tu pestaña de contacto del blog y te cuento algunas cosas que se me ocurren.
    Por lo demás, aquí me quedo, como los demás... esperando más caña!!!
    Un abrazo y feliz Navidad colega

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro, se cumple como has visto aquello de que no llueve a gusto de todos jeje, pero bueno, toda opinión es bien recibida siempre. En algo por capítulos es cierto que hay que dar elementos necesarios para que alguien siga leyendo, pero hay formas y formas de hacerlo. Incluso aunque toda la gente pueda intuir la respuesta de Gabriel, ello no creo que les desanime a la hora de abordar la lectura de un nuevo capítulo.

      Leeré tu correo y te responderé estos días, ya sabes que son fechas algo complicadas. Me alegra que te sigas quedando por aquí compañero jeje, siempre son bien recibidas tus impresiones y/o consejos.

      ¡Un abrazo y feliz navidad!

      Eliminar
  15. delicadeza y buen gusto en cada escena,los enamorados a punto de decidir su destino,los escenarios precisos,que buena descripcion del ambiente de trabajo,con esa ruma de papeles,el amor fluye naturalmente.Me atrapaste o travez con tu bella hisuoria romántica,gracias por crear tan hermosa literaturay FELIZ NAVIDAD HERMOSOS AMIGO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edith, muchas gracias por tan gentiles palabras hacia el capítulo. Me alegra saber por tus comentarios que te sigue gustando y atrapando la historia de estos dos tortolitos. Gracias a ti por sacar tiempo para leer la historia.

      Feliz navidad Edith :)

      Eliminar
  16. La historia avanza, y un nuevo interrogante se ha planteado al final del capítulo, un gancho que nos anima a seguir leyendo el siguiente, y a esperarle con ansias. Tras un ''horrible'' fin de semana separados, la relación ha salido revitalizada, si podía ser más intensa aún, y ambos se han dado cuenta de que necesitan estar uno al lado del otro. ¿Cuál será la respuesta de Gabriel? Bueno, tal vez se intuya, pero aún así, lo que interesa ahora (al menos a mí) es qué pensarán el círculo de amigos de Natalia de esa relación. Será interesante ver a qué problemas se enfrentan, si es que los hay.
    Me despido con una frase que me ha gustado mucho del diálogo, el cual me parece bien estructurado y creíble: ''-Por ahora lo único que han hecho tus ganas, es juntarse con las mías para hacer arder Troya.''
    Abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre es un placer leer tu extenso y analítico comentario Ricardo. La historia avanza y la cosa empieza a adquirir un tono más serio, me alegra que valores bien la forma de rematar el capítulo. Es cierto que la respuesta de Gabriel es fácil de intuir, pero lo importante es lo que has planteado, el cómo digerirá el círculo de Natalia esa relación.

      Siempre es agradable que se resalte un extracto del texto, así que has elegido una buena frase para destacar, a mi también me pareció una interesante frase una vez escrita.

      Otro abrazo Compañero.

      Eliminar
  17. Como de costumbre, pero sin caer en lo monótono o aburrido, nos sumerges de un modo delicado, elegante y detallista en esta historia de amor que crece en realidad sentida y experiencia sumamente agradable. Es un placer leer las entregas de esta trama sencilla, humana y que nos crea total empatía hacia sus protagonistas.
    Me quedo con esta genial frase: "la sonrisa en la cara de ambos era visible a kilómetros de distancia, ya que competía en luminosidad con la luz del sol"...
    El momento es clave, has sabido conducirlo con calma y creando un crescendo de intriga admirable, y ahora, Gabriel debe tomar una decisión muy importante, ya que el futuro de ambos puede que dependa de su siguiente paso, esencialmente vital para la identidad de esta relación que, puede pasar de ser una suma de encuentros casuales y causales a ser una auténtico inicio de noviazgo.
    Si mantienes la calidad narrativa de la obra y nos sorprendes con nuevos giros argumentales, este relato por capítulos será digno de ser recordado por mucho tiempo, o quién sabe, por siempre jamás.
    ¡Abrazo, José Carlos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un placer leerte que la "humanización" de los personajes te merezca la pena, sobretodo si he logrado que sientas en mayor o menor medida empatía por uno o ambos personajes.

      El extracto que has mencionado me pareció de los que enriquecen el alcance de una descripción, por lo que es genial ver que te gustara.

      Es un momento clave y la decisión de Gabriel marcará el devenir de la historia de ambos, sobretodo porque con la propuesta, Natalia ha dejado claro que quiere dar otro paso más hacia algo serio, y ahora le toca mover ficha a la otra parte.

      Espero que pase lo que pase en posteriores capítulos, y tanto si alcanzo esas metas que mencionas como si me quedo a medio camino, el viaje literario te haya merecido la pena )

      ¡Un abrazo Edgar!

      Eliminar
  18. Haaaaaa ese momento culmine, esa respuesta ahogada en un disparo de emoción y como si uno supiese la respuesta pero también deja abierta la duda, con cada entrega esta pareja hace desear más y más el que ellos tengan un desenlace feliz.

    cumpliendo mi promesa de honor heme aquí de vuelta entre tus letras amigo mio, excelente entrega y quedo convidado por más, entre tanto a ponerme al dia con tus escritos,

    un abrazo amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Anto! Tienes razón, aunque la respuesta se intuye, hay cierto margen a la duda, o bien a la explicación en caso afirmativo. Se les va cogiendo cariño a los dos por los tímidos pero importantes pasos que dan.

      Me alegra tenerte de nuevo de forma participativa en la blogosfera, y espero que el próximo capítulo te guste :)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  19. Nooo... Como lo has dejado así... Pensé primero que la cambiaban de ciudad o algo jejej. Tienen que avanzar, seguir tan sólo sería una cobardía por parte de Gabriel, si esos sentimientos son sinceros ;) Que avancen... Voy a ver que pasa jejeje Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que darle algo de suspense, aún a riesgo de que se cabree quien lo lea jaja. ¿Avanzarán o se quedarán estancados? Te puedo dar la pista de que Gabriel no es un cobarde :) ¡Un abrazo Elena!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.