2 de noviembre de 2015

Breaking Vamp

¡Hola a tod@s! Me encuentro inmerso en otro proyecto de grupo con la comunidad de "Relatos Extraordinarios". En este proyecto, y al igual que ocurría con "La mansión Crow Mirror", también estamos escribiendo otra novela entre varias personas. El nombre de dicha novela es "Breaking Vamp", y pertenece al género de vampiros.

Clickando aquí podéis acceder a la novela desde el principio. La sinopsis de la misma es la siguiente:

"Los vampiros están presentes entre los humanos como ha pasado desde tiempos inmemoriales, pero en nuestra época, y debido a los avances en las técnicas de investigación criminológica, no puede actuar como antaño, cazando libremente, y dejando cadáveres humanos en los oscuros callejones. Necesita permanecer en el anonimato, por lo que los métodos de alimentación han cambiado. Ahora consumen sucedáneos de diseño creados en laboratorio, cuya base principal continua siendo la sangre humana. 

Donald Black es un vampiro de cuatrocientos años de edad, que ha contraído una infección mortal para su raza. Trabajando en su laboratorio, ha descubierto una droga sintética que representaría la cura a esa enfermedad, pero clanes vampíricos lucharán por controlar la producción.

Donald Black y su joven ayudante Jimmy Redman, intentarán producir en secreto esa droga, y distribuirla al margen de los clanes.

Miles de vampiros y algunos humanos que conocerán el caso, se convertirán en sus enemigos mortales".


Por otra parte, me he tomado la libertad de hacer un crossover con uno de mis relatos, y en el viaje al desierto que os encontraréis casi al final del texto, Donald verá una escena perteneciente a "Un disparo en el desierto".

Ahora os dejo con mi aportación a la novela, el Capítulo II. Espero que os guste a pesar de su extensión.



Capítulo II: Todo vampiro tiene un pasado

Tras la charla con Jimmy, Donald Black se puso manos a la obra para telefonear a todos sus contactos en la policía. Uno a uno les fue ordenando que nadie parara en las carreteras al vehículo cuya descripción facilitó, y que era el que conducía Jimmy. Después de realizar la última de las llamadas, Black accionó el botón que bajaba automáticamente todas las persianas de su loft. Un nuevo día estaba a punto de surgir, y el sol seguía siendo el gran enemigo de los vampiros, aunque no el único. La aparición del virus, había extinguido la exclusividad que ostentaba el sol como el mayor causante de muerte entre los vampiros.

Una vez sumido en la más completa oscuridad, Black, habituado a moverse como pez en el agua ante la ausencia total de luz, tomó asiento en el enorme sofá ubicado en el centro del loft. Cogió el mando del televisor y el del dvd, y encendió ambos aparatos. La luz del televisor contrarrestó un poco la oscuridad reinante. Black no tenía sueño, ya habría tiempo a lo largo del día para dormir. Le apetecía disfrutar de un rato de ocio. A fin de cuentas, pese a ser un vampiro con más de 400 años de edad, no se privaba de algunos adelantos tecnológicos, y era un amante del cine. Accionando nuevamente el mando de su dvd, puso en marcha la reproducción de una de sus películas favoritas: “Vampiros de John Carpenter”. Se la sabía de memoria, pero sentía aprecio por el protagonista, el cazavampiros Jack Crow, y por Valek, el antagonista y vampiro de la función. Ambos personajes perseguían intereses contrapuestos, pero ello no restaba valía a su empeño y dedicación por acabar el uno con el otro.

Aunque nunca lo reconocería abiertamente ante los suyos, Black no olvidaba la parte humana que un día tuvo, y por ello no sentía odio por las personas normales. Incluso había tenido fuertes vínculos de amistad con un detective privado que conoció décadas atrás. Sin embargo, consciente de lo que era su ser en la actualidad, era esa pertenencia a ambas razas lo que le hacía disfrutar con cada revisión de la película. Se emocionaba cuando Valek perseguía el sueño de todo vampiro: caminar bajo el sol sin quemarse. Black soñaba con lograr eso mismo algún día. Sin embargo, erradicar el virus que amenazaba con exterminar a su raza, constituía en la actualidad su principal preocupación. Con el deseo de no pensar en ello durante un rato, pulsó el botón “play” del dvd.
Lejos de lograr su objetivo, y pasados algunos minutos, Black recordó una etapa de su pasado, pocos años después de su conversión…


Subterráneos de la Alhambra, Granada, octubre de 1620

Era una noche lluviosa, y Black estaba dormitando aún en una de las mazmorras de la Alcazaba. Le había cogido el gusto a dormir durante el día en aquel lugar tan perdido, al que sólo se accedía a través de un agujero situado a varios metros de altura en el techo, y que estaba cerrado por una pesada reja circular de hierro. Para él, que hacía 8 años que se había convertido en un vampiro, entrar y salir de aquel lugar era fácil gracias a sus habilidades físicas. Una persona normal no habría podido salir sin una cuerda o escalera que cayera por el agujero, y aún con esas facilidades no habría podido abrir la reja.

El potente rugido de un trueno despertó totalmente a Black, que empezaba a tener sed. Se colocó bajo el agujero del techo, y entonces dio un enorme salto hacia arriba. Se enganchó a la reja, e impulsándose con los pies en un hueco del techo, la levantó sin gran esfuerzo. Una vez en el exterior, y volviendo a saltar enérgicamente de un lado a otro, dedicó unos minutos en llegar a los bosques de la Alhambra.

Aquel era un lugar donde conseguía sustento de vez en cuando. Y aunque la noche era tan tormentosa que nadie en su sano juicio habría estado paseando por allí, encontró una posible víctima. Era una figura encapuchada que intentaba sin éxito hacer una hoguera. Black pensó que esa persona no podía ser más estúpida si pretendía hacer fuego en una noche así, pero pensó que esa distracción facilitaría las cosas. Se acercó con silencio hacia su inminente víctima, y cuando estaba a punto de clavarle los colmillos, ésta se dio la vuelta y le propinó un puñetazo tan fuerte en el rostro, que le hizo volar varios metros hacia atrás. Intentando asimilar lo que había pasado, Black lo comprendió todo cuando la figura se acercó hacia él bajando su capucha. Era Íñigo Vázquez, el vampiro que le había convertido. Y su mentor. Le ofreció la mano para levantarse del suelo, y le habló con seriedad:

- Donald, eres un incauto. Te has acercado con la despreocupación de quien no evalúa lo suficiente una situación. Espero que ese puñetazo te sirva de escarmiento. Aún tienes mucho que aprender.
- Sí maestro- respondió Black con sumisión-.
- Esta noche te haré compañía y te quedarás sin beber, será una forma de estimular tu cautela en futuras cacerías.
- Pero estoy muy sediento maestro- la sumisión se tornaba en ansiedad para Black-, no sé si podré aguantar una noche entera sin alimentarme.
- Donald, todo está en tu cabeza, alimentarse es necesario, pero ya sabes que debes aprender a controlar tus instintos, por si quieres alimentarte algún día de sangre animal para variar un poco el menú.
- ¿Y cómo puedo controlar mis instintos maestro?
- Disfrutando de algunos pequeños placeres, como pasear en una noche lluviosa. Sígueme, te llevaré a un lugar donde disfrutarás de algo maravilloso.

Ambos vampiros, maestro y aprendiz, caminaron durante un rato bajo el aguacero, y una hora después, admiraban la Alhambra desde un mirador situado frente a ella. Los relámpagos que fueron apareciendo en la noche, iluminaron de forma fantasmagórica aquella magnífica construcción arquitectónica. Íñigo le palmeó la espalda a Black, y le insistió en la idea anterior, sobre la cual profundizó:

- Disfrutar los pequeños placeres Donald, nunca lo olvides. Los musulmanes construyeron esta maravilla, y los cristianos la reconquistaron. Yo formé parte del ejército que reconquistó Granada, y aunque los musulmanes eran nuestros enemigos, gracias a ellos podemos sentirnos privilegiados al observar la Alhambra y otros edificios. No olvides jamás que un día fuiste humano, y piensa que si siempre te alimentas de ellos y actúas como los demás vampiros que existen, algún día se acabará el suministro. ¿Me entiendes?
- Sí maestro, entiendo que hemos de respetar el equilibrio de vida, para poder seguir disfrutando de la vida eterna.
- Exacto, es la clave. Has de aprender a manejar con responsabilidad tu nuevo status, y espero que esta noche te haya servido de aprendizaje.
- Sin duda maestro, incluso he perdido el apetito con el paseo y la vista.


Ambos se rieron a carcajadas, y se quedaron nuevamente observando la Alhambra, sin importarles que siguiera lloviendo y estuvieran totalmente empapados.


Vuelta al loft de Black

Sin duda, Íñigo había sido un gran mentor para Black. Fue un duro golpe cuando décadas atrás, supo que habían acabado con él. Se habría sentido orgulloso de Black, que había elaborado los primeros sucedáneos de diseño, y de cuyas versiones mejoradas se alimentaban actualmente la mayor parte de vampiros del mundo.

El recuerdo que había florecido en la mente de Black, le había tenido absorto un buen rato, ya que la película se encontraba bien avanzada, y Valek llevaba una cuantiosa lista de muertes a su favor. La aparición de un paisaje desértico en plena noche, hizo que Black evocara un segundo recuerdo, algunos siglos después del primero, y que explicaba el origen de sus conocimientos científicos…


En un polvoriento desierto del oeste, abril de 1886

Black, que había viajado por gran parte del mundo, llevaba un par de años vagando de un poblado a otro del oeste, buscando a Thomas Payton, otro vampiro como él. Había oído el rumor de que era médico, y dedicaba su tiempo a buscar un sistema alternativo de alimentación. Y Black, tras haber aprendido bien las enseñanzas de su maestro, deseaba ansiosamente encontrar nuevas fuentes de alimentación. Por ello necesitaba encontrar a Payton.

En el último poblado que había visitado, le habían facilitado una posible pista sobre el paradero de Payton, y Black llevaba cabalgando durante varias horas de la noche. En las afueras del próximo lugar al que se dirigía, se topó con una escena curiosa. Había dos esqueletos en una porción de arena. Uno estaba enteramente visible, y del otro solamente asomaban la calavera y una mano. ¿Qué habría pasado? ¿Una venganza mutua? Black decidió seguir adelante, pronto iba a salir el sol, y necesitaba encontrar un escondrijo para ocultarse. Encontrar a Payton se le antojaba primordial, y algo en su interior le decía que pronto se iban a conocer.


De nuevo en el loft de Black

La película había terminado, y cuando Black se dio cuenta de ello, sonó el teléfono. En la pantalla apareció el nombre: Thomas Payton. Cuando Black descolgó, su interlocutor no dio lugar a saludarse:

- Tenemos que vernos con urgencia Black, te espero en el lugar donde me conociste. No importa lo que tardes en llegar, te esperaré. Estoy en peligro.
- Demonios, llegaré lo antes posible. Avisaré a Jimmy para que se reúna con nosotros. 

16 comentarios:

  1. Buenísimo capitulo José Carlos. Me ha encantado de verdad, felicidades. Los razonamientos de Donald, la referencia a Mongabay, su pasión por el cine, etc. Y sobre todo me gusta mucho la inclusión de Iñigo el mentor. Sumamente acertados los flash backs a Granada, y al viejo oeste. La irrupción de Thomas Payton es buenísima. Bravo compañero, espectacular todo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tan grandes palabras Oscar. Sin duda al escribir esto uno se siente partícipe de algo grande, porque los caminos que abrimos en los primeros capítulos, marcarán el devenir de la historia.

      Me alegra ver que a pesar de ser un capítulo fragmentado en el tiempo, te hayan gustado los personajes que aparecen, que moldean los pensamientos y la forma de ser de Black.

      Un placer haber colaborado en esta historia. Otro abrazo.

      Eliminar
  2. Muy bueno, J C! Me ha gustado mucho y me ha echo gracia el crossover en el desierto, por no mencionar la primera localización de los flashbacks. ¿Que lugar mejor que España? O la Alhambra, nada menos. Localización de lujo, con tormenta incluida, jeje. A ver que sucederá ahora... ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ramón! Le estoy cogiendo el gustillo a esto de los crossover jaja. En principio el flashback del oeste era en homenaje al genial concurso que se hizo hace poco en "El círculo de lectores", y fue luego cuando me dio por introducir además la mención a mi relato.

      Por lo demás, ya que el barco del que procedía el vampiro que mordió a Black, era de España, me pareció perfecto ambientar un pedazo de la historia en mi ciudad, con tormenta incluida jeje.

      A ver qué sucede en los próximos capítulos. ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. El escritor crea un universo paralelo en su mente y vive alternadamente entre su paraiso privado y la realidad continua que fluye en nuestras venas, y mientres vemos las historias nacidas en un terreno alterno fruto de la mente del escritor podemos entrar a este universo lleno de lineas de tiempo e influjos de la imaginación, José Carlos gracias por dejarnos entrar en tus relatos a tu universo personal, eres un grande amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Anto, gracias por tus palabras. La verdad es esa, las personas que escribimos, ya sean relatos, poesías o reflexiones (como es tu caso), tenemos esos dos mundos que has citado, el paraíso privado y la realidad continua. Así que es un privilegio poder despertar en las personas el deseo necesario para que quieran adentrarse a leer lo que nuestras mentes maquinen y plasmen en lugares como el blog.

      Un saludo amigo.

      Eliminar
  4. Genial, José. Al final van a gustarme los vampiros y todo, jeje Muy bueno todo lo que lleváis. ;) Me ha encantado el flashback de la Alhambra muy de tu tierra y que yo siento tan cerquita. :) Odié los vampiros con el bombardeo de la saga Crepúsculo :/ y leñe... que ahora me voy a dejar morder un poquito. :P
    Un "beso" en el cuello muahahaha :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Soledad, es entrañable saber que puedas cogerle el gusto al género gracias a esta historia. Está siendo un inicio de novela bastante interesante la verdad, tanto en la introducción como en el primer capítulo que realizaron quienes me han precedido. A pesar de ser granadino no había ambientado ningún relato en la Alhambra o cercanías, así que vi la oportunidad perfecta en este caso jaja, y además puedes sentirla cerca como bien has dicho.

      Hay sagas e historias que han hecho bastante daño al género, sobretodo porque el objetivo era amasar dinero y poco importaba el contenido. Así que déjate morder, que el viaje por los demás capítulos de novela te merecerá la pena.

      Otro beso en el cuello :)

      Eliminar
  5. Realmente la historia promete José Carlos. Te mueves bien entre esos flashbacks temporales sin que la historia pierda emoción por ello. La trama está bien concebida y planteada, expuesta de forma que despierta el interés del lector y el trasfondo histórico que le das al hacer referencia a acontecimientos pasados lo hace si cabe más interesante. Bien narrado y con diálogos conseguidos y naturales. Si me lo permites un apunte con ánimo constructivo, he visto que en varios relatos tiendes a repetir palabras muy seguidas y a encadenar adverbios terminados en mente de forma demasiado consecutiva, este tipo de cuestiones restan fluidez a la lectura y deberían corregirse en una relectura del texto. Por lo demás excelente, estoy seguro que os quedará una interesante novela. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pararte a comentar Jorge. Me apetecía dotar a la historia de un poco más de contenido emocional, ya que a veces nos olvidamos de ver que un vampiro también tiene pasado, y no todo está lleno de regueros de sangre. Me alegra que te hayan gustado los diálogos, consideraba importante que Donald tuviera un mentor que realmente le aportara algo.

      Claro que te permito cualquier crítica, desde el respeto todo es bienvenido. Miraré de cara a futuros relatos ese apunte que haces, ya que a veces uno está tan inmerso en aporrear las teclas que se nos pasan por alto esas cosas.

      Si te animas a participar, eres bienvenido. ¡Otro saludo!

      Eliminar
  6. Un capítulo tremendo, José Carlos. Calmado y lleno de geniales detalles. Una aportación que dota al protagonista de profundidad. Nos conduces a varios instantes clave, desde Granada, con esa conversación entre alumno y maestro, hasta la inclusión de un nuevo personaje, en esa estupenda escena, sensacional guiño a tu "Disparo en el desierto"... De nuevo en el loft de Black, donde hemos averiguado su pasión por el cine, donde visualiza esa gran película que es "Vampiros" de John Carpenter, y esa llamada que nos revela que ese nuevo personaje, Thomas Payton, fue hallado por Black, y ahora es de vital necesidad en su elaboración del sucedáneo de sangre. Su amigo está en peligro y debe ir en su ayuda. Muy bueno el detalle del manejo de Donald sobre la policía para que no detengan el auto de Jimmy. Extraordinario capítulo.
    ¡Abrazo, Compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tan grandes palabras Edgar. Me decidí a darle toda la humanidad posible al pasado de Donald, recordando que todo vampiro tuvo una vivencia humana, y no ha de ser destruida del todo, de ahí destacar algunas aficiones humanas como el cine jeje. Del mismo modo, y como pasa con los niños en las guarderías, escuelas y demás, un vampiro necesita un mentor, por lo que consideré que era una figura necesaria, y me alegra ver que su inclusión te haya gustado.

      Aunque inicialmente sólo pretendía homenajear aquel concurso de relatos del oeste en el que participamos, al final me pareció que hacer un crossover era una buena forma del cerrar el círculo sobre el final de aquel relato, demostrando que efectivamente, tras el final del mismo iba a pasar justo lo que ve Donald.

      Como sucede en otros casos, la policía es una poderosa aliada para quienes tengan mano en ella, y estos vampiros están en algunas de las más altas esferas jeje. Y sí, Thomas Payton es un personaje importante en la trama, por eso es necesario que vayan en su ayuda.

      ¡Un abrazo Compañero, y gracias por pasarte a comentar!

      Eliminar
  7. Me ha gustado mucho tu capítulo Jose Carlos, en especial el paso por la Alhambra. Introducir nuevos aliados a los vampiros me parece acertado, cuantos más mejor para cubrirse las espaldas! Un saludo =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sergio, me alegra que te haya gustado este capítulo más "personal" por ahondar en la vida de Black que en cualquier otra cosa ajena a él. Me pareció demasiado irresistible ambientar parte de la historia en mi ciudad jeje. Ya sabes que aunque uno puede caminar en solitario, cuando ese uno es inmortal creo que algo de compañía y alianzas no vienen mal jeje.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  8. Hola José Carlos
    No es que yo sea muy dado a leer historias de vampiros (a pesar de que sigo haciéndolo, je, je), porque hay tanto por ahí que te satura. Y claro, meterse a escribir en una de ellas significa un reto. Sinceramente creo que tú lo estás haciendo muy bien. Todas esas referencias, los flashbacks, la ambientación en lugares como la Alhambra, le dan muchos puntos interesantes para seguir leyendo. Has comenzado una historia de vampiros que puede dar mucho de sí (la edad de los mismos y su paso por diferentes épocas históricas y lugares dan mucho juego) y que con tu talento seguro la llevarás por caminos no descubiertos y que nos aportarán grandes momentos. Por aquí nos vemos compañero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro, un placer volver a leerte. Fíjate que tampoco yo he leído muchos libros de vampiros (películas sí que he visto bastantes jaja). La verdad es que este proyecto de novela compartida es todo un reto, cada autor escribe su capítulo y aunque tratamos de mantener una línea narrativa, luego hay manga ancha en el trazado de cada capítulo.

      Me alegra haber logrado sorprenderte gratamente compañero, como bien has mencionado, hay tanto sobre vampiros que es complejo atrapar la atención de quien lee. No he podido evitar mencionar mi ciudad y uno de mis relatos en los flashbacks jeje. Espero que hasta que me vuelva a tocar otro capítulo de la historia, mis compañer@s la sigan haciendo interesante, que de momento es así.

      Gracias nuevamente por tus palabras y ya sabes que puedes considerar este blog como tu casa, así que bienvenido en cada visita. ¡Un abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.