11 de septiembre de 2015

Los sonidos de la alegría

Este microrrelato, lo escribí para uno de los concursos de la comunidad "Edupsique: Narrativas multiformes", en concreto para su sección #ancla2. En uno de los concursos de esta sección, se ofrecían distintas imágenes para que los participantes escogieran una y escribieran un texto. Y aquí os traigo el mío, el cual espero que os guste, porque tuve el placer de ser uno de los 3 ganadores de aquel concurso.


Los sonidos de la alegría


En otros tiempos, Eulalia escuchaba expectante los ruidos que surgían al otro lado de la pared. Lo fácil era observar por cualquier ventana de la casa, cuyas vistas daban al puerto pesquero del pueblo. Sin embargo…para Eulalia era especial escuchar a través de aquel maravilloso y ornamentado círculo ovalado del desván. Lo que le llenaba el corazón de alegría, como el viento que hincha las velas de un barco antiguo y le insufla de una enorme potencia, era escuchar a través de aquel círculo el sonido del puerto en su máxima actividad. Eso sólo podía significar una cosa: que el barco de su esposo había vuelto de faenar en alta mar. Lo mágico era llenar cada cavidad de sus oídos, con el sonido mezclado de las gaviotas y los marineros entonando alegres canciones. Siempre que Eulalia escuchaba eso, el corazón le latía tan deprisa que ella tenía miedo de que se le parara de golpe. Cuando Ricardo atravesaba el umbral de la casa y ella bajaba corriendo las escaleras del desván para abrazarle, todo era alegría, una alegría tan inmensa que sólo la conocen quienes verdaderamente aman o han amado a alguien.

El desván y aquella construcción circular, que lejos de ser una ventana bien laboriosa o un ojo de buey, era para Eulalia su círculo de la alegría, tuvo su importancia durante muchos años, hasta que Ricardo y su barco se hundieron en una tormenta marítima, y él y sus demás compañeros no regresaron jamás. Ricardo nunca llegó a saber que Eulalia se quedó embarazada tras su último tiempo juntos. 

Algunas décadas después, y todavía en la misma casa, Eulalia le contaba a su nieta Olga la importancia de aquel círculo mágico del desván, y ambas se emocionaban cuando los sonidos del exterior llegaban a sus oídos. 

8 comentarios:

  1. Eulalia era una mujer que prefería disfrutar de la sugerencia de los sonidos en vez de la realidad absoluta de las imágenes, por ello subía al desván y desde allí, escuchaba las rutinas del puerto, sumergiéndose en la magia de los sonidos. Y allí, esperaba ansiosa la llegada de su marido tras faenar en el peligroso mar. Una bella historia, José, que cuando llega a su momento trágico y a ese final evocador conmueve. Enhorabuena por tu puesto en el concurso.
    Un abrazo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Ricardo! Exactamente, Eulalia disfrutaba de aquella manera, la sentía como algo mágico, y por eso no veía físicamente a su marido hasta que éste entraba en la casa. Pese a la tragedia, ella dejó que aquellos sonidos aún le despertaran sentimientos positivos, y así se lo transmitió a su nieta.

      Otro abrazo.

      Eliminar
  2. Me gustan mucho las historias con alma, esas que siendo o no ciertas, tienen visos de realidad y transmiten sentimientos tan sencillos y tan complicados como solo un ser humano puede albergar. La tuya es así, entrañable y delicadamente realista. Me ha encantado!!

    Un abrazo, José Carlos, y enhorabuena por ese premio logrado con tu relato :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda este tipo de historias tienen un carisma especial cuando como bien has explicado, se cuentan cosas sencillas y que sin embargo son importantes para las personas. Me alegra haber logrado ese efecto a caballo entre realidad y sentimiento.

      ¡Gracias por la enhorabuena, y por tu tiempo para leer y comentar! Otro abrazo Julia :)

      Eliminar
  3. Que facilidad tienen las abuelas para conseguir que las nietas vean la magia allí donde ellas la ven. Y sembrar tan buenos sentimientos dentro. Me encantó el micro, gracias por compartirlo. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, no hay dudas sobre la valía de los ascendentes en nuestras vidas, y sobre la influencia de algunas cosas y valores que nos inculcan. Tras leer tu micro, tenía la sensación de que iba a gustarte esta historia, y me alegra mucho haber acertado :)

      Besos y bienvenida a la burbuja, será un placer tenerte de visitante y volver a leerte :)

      Eliminar
  4. Me ha gustado el microrrelato por su sencillez de contar una historia triste en algo que al recordar hace muchos años era un signo de alegría lo que divisaba y oía por allí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que la historia es triste por el desarrollo que tiene, pero la parte buena es justo la que has mencionado, el mencionar la alegría que suponía para la persona protagonista oír esos sonidos del exterior, sobretodo por lo que implicaba eso. Un saludo.

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.