30 de abril de 2018

Pacto tácito entre vaqueros (Parte 1 de 3)

Saludos, tras una temporada sin publicar relatos en el blog, y con el ánimo de cambiar eso y no dejar de avivar este espacio que tantas cosas buenas me ha aportado, os traigo un nuevo relato que estoy escribiendo. He decidido dividirlo en 3 partes, respetando el esquema de introducción, nudo y desenlace que una historia trágica merece. 

Y mi género elegido para la ocasión ha sido el western, que tanto me gusta y donde tanto disfruto contando historias. Espero que la lectura os merezca la pena y os quedéis con ganas de la próxima entrega...

Pacto tácito entre vaqueros

Aunque le despertó un dolor lacerante en el cuello, lo primero que escuchó Stanley al despertar, fue el sonido del agua a su alrededor. La luz del sol incidía con tanta fuerza sobre sus ojos recién abiertos, que se vio obligado a girar la cabeza hacia un lado para poder recobrar la vista, y ver algo más que una enorme mancha blanquecina en el horizonte.

Un par de minutos después, Stanley pudo constatar que el sonido de agua fluyendo se debía al riachuelo que había a pocos metros de él. No sabía cómo había acabado allí, tirado sobre una porción de tierra ligeramente enfangada, pero cuando se tocó la parte posterior del cuello, de la cual procedía el dolor que sentía, notó un bulto y una sustancia pegajosa. Tras mojar sus dedos con dicha sustancia y echar un vistazo al color carmesí de la misma, no tuvo ninguna duda de que era sangre. ¿Cuánto tiempo había transcurrido desde que le hicieran esa herida? ¿Cómo y por qué se la habían provocado?

Haciendo un considerable esfuerzo mental, empezó a recordar pequeños fragmentos de lo sucedido en días anteriores. No tenía ninguna duda de que, subido a lomos de su caballo, se había dirigido desde Kansas hasta el pueblo de Rittersjäger. Una vez allí, se internó en el saloon de dicho lugar, donde alquiló una habitación al dueño, y además conoció a un hombre de color muy simpático. Stanley recordaba que, por alguna extraña razón, aquel tipo le había caído realmente bien.

Ambos se habían ganado un buen dinero jugando al póker, sin actuar como un equipo, pero teniendo una inesperada complicidad que les permitió machacar al resto de jugadores que fueron desfilando por la mesa. Terminadas las partidas y borrachos como cubas, Stanley y aquel tipo, que no había llegado a decirle su nombre, se habían dado un apretón de manos antes de irse en direcciones opuestas.

El empuje de los últimos recuerdos de Stanley le sirvió para saber que, tras haberse despedido, se había encaminado, no sin cierta dificultad por la borrachera que tenía, rumbo a su habitación, cayendo en su cama como un peso muerto al poco de cerrar la puerta. Aquellas revelaciones eran esclarecedoras, pero no explicaban cómo había llegado del saloon a aquel lugar junto al riachuelo. Debía de haber algo más, y Stanley esperaba poder acordarse tarde o temprano.

Cuando se levantó del suelo, se dio cuenta de que no llevaba puesta su cartuchera, y por consiguiente, no tenía tampoco su revólver. Sintiéndose un tanto indefenso, se acercó a la corriente de agua para beber un poco y limpiarse la herida. Tras observar a su alrededor, no vio a ninguna otra persona, tan sólo algunos pájaros sobrevolando el cielo.

¿Dónde estaba su caballo? Llevaba tres años cabalgando sobre el mismo animal, y era insólito que no estuviera cerca. De hecho, cuando Stanley chifló para llamarle, no obtuvo respuesta. Pasaron algunos minutos más mientras alternaba chiflidos con voces llamando a su caballo, pero el resultado fue el mismo de antes. ¿Qué demonios había pasado? ¿Le habían asaltado robándole su medio de transporte?

El hecho de no ver a su caballo en las cercanías dolía doblemente. En primer lugar por el cariño que le tenía. Y por otra parte… porque en las alforjas que llevaba a cuestas se encontraban todo el dinero y la comida que tenía Stanley. Así que ahí se encontraba él, en mitad de ninguna parte, con sus recuerdos más agujereados que un colador, y sin arma, alimento ni dinero. Al menos el dolor del cuello iba remitiendo un poco. Había que mirar lo único positivo de la situación.

Un rato después, decidió marcharse de aquel lugar. Vio numerosas huellas de caballos más allá de la zona fangosa en la cual había despertado, y eso le despertó la curiosidad. ¿Serían de las personas que le habían golpeado y robado? No es que el respeto al prójimo constituyese el mantra del salvaje oeste, así que Stanley dudaba mucho que las huellas fuesen de personas distintas que hubiesen pasado por allí, mientras él estaba inconsciente. Debían ser de sus agresores. Y aunque él no era ningún experto siguiendo rastros, decidió ir en la dirección en la que iba viendo más huellas. No perdía nada por hacerlo.  

Transcurrieron algunas horas de caminata solitaria, sin encontrar a otras personas, y aunque hacía tiempo que Stanley había dejado de ver el rastro que seguía, el avistamiento de una pequeña extensión boscosa le levantó un poco el ánimo. Quizás ahí obtuviese más respuestas, o quizás se encontrase al fin a otro ser humano. Había visto muchos animales por el camino, pero no era lo que él deseaba. En su situación actual, la idea de encontrarse con alguien como él le hacía sentir cierta calidez.

Sin embargo, aquel sentimiento se esfumó de un plumazo, cuando se adentró entre los árboles y llegó a un claro en aquel pequeño bosque. En dicho lugar se encontró un enorme roble, y colgando de él estaba…

      - Malditos hijos de perra, ahora ya sé lo que me pasó.

10 comentarios:

  1. ¡Bienvenido de nuevo José Carlos! Como acostumbras a escribir los relatos nos dejas con la miel en los labios para saber que es lo que ha pasado. Esperaré a la siguiente entrega para seguir esta historia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Maria del Carmen! Parece una tontería, pero te agradezco enormemente que sigas leyendo todavía mi blog con la de tiempo que he estado perdido. En gran parte por personas como tú me he resistido a tirar la toalla con este lugar cuando no podía sacar más tiempo. Así que me alegra que hayas disfrutado y la semana que viene podrás leer la continuación :) ¡Otro abrazo!

      Eliminar
  2. De nuevo en la Burbuja y en el Far West, como pez en el agua a lomos de tu creatividad y de un género en el que cabalgas a tus anchas. Sangre, pérdida y misterio. Stanley ya intuye lo que le ha ocurrido. ¿Cuando lo sabremos nosotros?
    Gran inicio, mayor suspense.
    !Abrazo, sheriff J.C!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, de regreso a estas polvorientas letras jeje. Sopesando con qué tipo de texto volver, me di cuenta de que este género me gusta tanto y he escrito tan poco, que podía ser la excusa perfecta para contar una violenta historia dándole algo de suspense. Pronto se aclarará todo, y Stanley se sentirá corroído por la sed de venganza. ¡Otro abrazo vaquero!

      Eliminar
  3. Buen ritmo en esta primera bala! Sí que invita a seguir recibiendo disparos de tu rebolver...
    Bravo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias jeje, bang bang :) A lo largo de hoy lunes subiré la segunda parte, espero que no haga decaer el interés. ¡Un saludo!

      Eliminar
  4. Hola, José. Interesante historia del oeste la que nos presentas en esta primera parte. Con un ritmo bien calculado, nos vas describiendo el día anterior, conforme va recordando el personaje. Al mismo tiempo, vuelves al presente para narrarnos su situación inicial. Revelas lo justo para ponernos en situación, y dejar con la intriga y el suspense de lo que sea que ha sucedido. Ese final es una gran Cliffhanger que invita a leer el siguiente capítulo sin pensarlo...
    Un saludo, Compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Ricardo, me alegra que te haya merecido la pena la lectura. Al principio no tenía muy claro cómo abordar la idea, pero decidí que en lugar de contar inicialmente lo que pasaba, iría dejando un pequeño rastro a lo largo de este tramo inicial. Así que espero que la continuación te siga gustando. ¡Un abrazo vaquero!

      Eliminar
  5. Me incorporo después de un tiempo y, claro, tu relato ya está terminado. Bueno, mejor, porque así me lo leo entero, ja ja. La intro estupenda. Una forma perfecta de contarnos lo sucedido. Ok anterioridad pero sin contar nada. Es como un trailer de cine, ja. Me ha gustado. Y como también me gusta el western, pues voy con el siguiente. Hasta pronto JC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isidoro. Mil perdones por la tardanza, empecé un nuevo trabajo y entre que me consume mucho tiempo y no me funcionaba el aviso por correo de los comentarios, no los he visto hasta ahora. Sí, has tenido la suerte o desgracia de leerlo ya terminado jaja. Me alegra que te siga gustando esta forma de narrar, ya sabes que los flashbacks no son un elemento narrativo ajeno para mí, ni tampoco el género del western jeje. ¡Un abrazo!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones del relato. De igual modo, te animo a compartir este relato con más gente para que llegue lo más lejos posible. La mayor parte de las imágenes usadas proceden de la web Pixabay, y se retirarán si el autor lo considerase oportuno y me lo comunicara.