15 de julio de 2024

Reseña de Undertaker 7: Mister Prairie. Un Jonas en horas bajas vuelve a recibir noticias de la mujer a la que ama

¡Saludos desde el salvaje y lejano oeste! Según el primer mandamiento de Washington y Jefferson a los remolones de la patria... "No hurgues donde no toca". Es otra de las joyitas que saldrán por boca de Jonas Crow, el enterrador más famoso del oeste, que regresa en una nueva entrega. Así pues, voy a hablaros de "Undertaker 7: Mister Prairie" de Norma Editorial. 


Es curioso que una de las primeras viñetas de esta colección nos mostraba a Jonas Crow sentado en el mismo lugar de la misma localidad que la que veis en la imagen de arriba. Claro que de entonces a ahora han pasado muchas cosas, y el momento vital que atraviesa el protagonista no es para nada bueno, como repasaré más adelante. Este séptimo tomo salió en noviembre de 2023 en Dargaud, llegando a tierras españolas en abril de 2024. Para nadie que sea fan del western y los cómics es un secreto que "Undertaker" es una de las mejores series que hay del género, y desde 2021 no teníamos nuevas entregas, por lo que era una gran alegría tener este nuevo álbum para poder seguir disfrutando del mundo de Jonas Crow. Aunque también tiene la parte mala de que, por la costumbre de que cada dos álbumes se desarrolla un ciclo argumental, habrá que esperar hasta que tengamos la segunda y última parte de la historia que se inicia aquí. 


Hay algo inevitable cuando uno encara una nueva lectura de una serie que ya cuenta con siete álbumes y tres historias y media publicadas, y es hacer comparaciones de cada nueva entrega respecto a las anteriores. En ese sentido, he de anticipar que el nuevo arco argumental que se inicia aquí, me ha parecido el más flojo de una serie que empezó muy fuerte y con cada nueva parte iba subiendo el nivel. Pero me estoy adelantando, y más adelante daré las razones por las que, desde mi punto de vista (repito la cantinela habitual, mi opinión no es una verdad absoluta, y la gracia de una reseña es que os sea útil, al margen de que luego leáis o no la obra en cuestión), este arco argumental es el más flojo y tópico en comparación con el resto, a pesar de tener sus puntos buenos. Lo importante para un servidor ha sido el retorno de Jonas Crow, años después de su última aventura. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Los creadores son el equipo habitual formado por el guionista Xavier Dorison (escritor de obras como "Aristophania" o "Long John Silver") y el ilustrador Ralph Meyer (que colaboró anteriormente con Dorison en "Asgard", y también es conocido por "Ian"), un tándem que ya había formado equipo antes de esta serie. También participa como colorista Caroline Delabie (quien dio color al arte de Meyer en títulos como "Página negra" y "XIII Mistery: La mangosta"). La traducción al castellano es de Elisabeth Falomir.

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis avanza lo siguiente:

"Jonas Crow recibe un telegrama que lo saca de la espiral de alcohol y autocompasión en que ha caído.

Lo reclaman en un pueblecito de Texas para cumplir un encargo muy especial. 

Su excepcionalidad viene dada por dos factores: el primero, que tendrá que hacer un ataúd para un bebé nonato; el segundo, que el mensaje lleva la firma de Rose Prairie."

En entregas anteriores Jonas y Rose, cuya relación inicial no fue la mejor, sí que fueron sintiéndose más cómodos el uno con el otro a medida que fueron conociéndose, y también sorteando peligros por doquier para no morir. En ese sentido, el arranque de este séptimo álbum nos muestra a un Jonas muy descuidado, que se ha dejado llevar por la mala vida y no parece tener ganas de nada. Sin embargo, lo que le dará un gran incentivo para ponerse en marcha, será recibir un telegrama donde le ofrecen un trabajo en la zona de Texas, y que viene firmado por el apellido Prairie. El de Rose, a la que el enterrador tanto echa de menos, y por la que siente ese profundo afecto. Tanto que, antes de partir hacia su nuevo destino, se hará con un anillo de compromiso.

Mientras Jonas hace el viaje para ver a Rose, entrará en escena la villana de la función, una mujer llamada Hermana Oz. Esta persona, creyendo que actúa como una proyección del todopoderoso en el mundo, es una defensora de la vida, razón por la que está firmemente en contra de los abortos. Esto tiene importancia porque el encargo que recibió Jonas era expresamente para hacer un ataúd pequeño para un bebé que nunca nacerá, ya que a la madre de la criatura se le hará un aborto. Así pues, la Hermana Oz hará cuanto esté en su mano para impedir semejante acto de muerte prematura, y empezará a verse la firmeza de sus planes cuando no pestañee en provocar el fallecimiento de un hombre en su primera aparición. 


Así pues, una vez que Jonas llegue a su destino, ya no será un ataúd el que deberá hacer, sino dos. Aunque su problema es que, cuando encuentre a Rose, sabrá que no fue ella quien le escribió el telegrama, sino su marido, el doctor Prairie. Este hombre será quien practique el aborto, y además es amigo del asesinado por la Hermana Oz, por lo que será quien le pida Jonas hacer el ataúd adicional. Teniendo en cuenta que Jonas se sentirá triste y descolocado al ver que Rose está casada y lo que él sentía por ella nunca pudo ser correspondido.... no le quedará otra que centrarse en el trabajo para irse lo antes posible una vez que cumpla su encargo. Ahora bien, la Hermana Oz irá ganando adeptos para evitar que se lleve a término el aborto que tiene que practicar el doctor. No se detendrá ante nada, ni ante el sheriff, ni ante Jonas, pues ha de cumplir su destino y proteger la vida de ese bebé a toda costa.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? He de admitir que leí muy ilusionado este nuevo tomo de la serie, pero la labor de Dorison aquí, sin que sea mala ni mucho menos, me pareció tan rutinaria y tópica que mi desencanto fue avanzando durante la lectura. A pesar de que en los tres arcos argumentales anteriores había tenido muy buenas ideas y mucha fuerza narrativa para sus tramas, haciendo que fuera un auténtico placer leer cada álbum, en esta ocasión me quedo con la sensación de que el guionista ha metido la pata. Toca temas tópicos como las posturas sobre el aborto, el fervor religioso y el movimiento de las masas de personalidad débil que siguen a una persona "elegida" por Dios. No es algo nuevo en el western, y está demasiado visto ya todo esto. Es cierto que la historia de fondo entre Jonas y Rose sí me sigue interesando por todo el recorrido de sus personajes en capítulos anteriores, pero la trama principal apenas me ha sorprendido teniendo en cuenta que, además de poco novedosa, es predecible. Incluso el final de este tomo, aunque tiene gancho, no es que me deje ansioso de leer el desenlace, cosa que sí me había pasado en otras historias anteriores. No quiero extenderme mucho más pero resumo la valoración en que Dorison firma (en mi opinión, que repito que no es una verdad universal) la peor entrega de la serie hasta la fecha y que, aunque es pasable porque es un buen guionista, me decepciona enormemente por la altura de mis expectativas y lo que realmente se ofrece al lector. No obstante, queda por ver si el desenlace mejora esto para ofrecer una valoración definitiva. 

Por el contrario, en la parcela gráfica la labor de Meyer sigue gozando de excelente salud, al mismo nivel que en todos los demás tomos anteriores. En ese sentido no hay nada nuevo que decir, porque todo lo bueno lo he ido desgranando en las diferentes reseñas de la serie y sería repetirme. Baste saber que Meyer sigue manejando la expresividad de los personajes muy bien, mantiene su alto nivel de detalle de fondos de viñeta y escenarios, y cuando hay escenas de acción rinde a gran altura. 

Sobre el color de Delabie (con colaboración de Meyer), tres cuartos de lo mismo que decía en el párrafo anterior, pues la colorista le cogió el pulso a la serie desde el principio, y en cada tomo se constata que es la mejor compañera para este tipo de dibujo. Hay un perfecto manejo de la iluminación para cada diferente momento del día, haya lluvia o sol, y eso siempre es de agradecer para hacer más realista la lectura.

¿Merece la pena el cómic? He de repetir que, mal que me pese, ES EL MÁS FLOJO EN LO QUE LLEVAMOS DE COLECCIÓN PERO ES PASABLE Y SE DEJA LEER. En esencia no diría que esté falto de calidad, sino de frescura narrativa por caer en argumentos demasiados vistos ya en obras de todo género y formato narrativo. Pero como se puede intuir, claro que leeré la siguiente entrega por ver cómo acaba este ciclo, y espero que la cosa mejore para poder quedarme con el mejor sabor de boca posible. A las personas fans de la serie espero que, con sus más y sus menos, les merezca la pena la lectura, y si alguien quiere dejarme sus impresiones será un placer leerlas y comentar al respecto.

Por ir terminando, y sobre la edición, es de cartoné y no trae contenido extra. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. Más abajo os dejo los enlaces a las demás reseñas de la serie. ¡Hasta otra!


Undertaker 7: Mister Prairie - Estás leyendo esta reseña.