30 de julio de 2021

Reseña de La Flota Fantasma. El peligro de meterte con el camionero equivocado

¡Saludos desde el interior de la cabina de un camión! La reseña de hoy trata sobre una historia ambientada en el mundo de los transportistas, concretamente en el de los camioneros. Pero no unos cualquiera no, sino un grupo muy selecto que se dedica a transportar mercancías misteriosas por donde sea menester, y se toma en serio proteger las cargas que deben llevar. Hoy os hablaré de "La Flota Fantasma" de Norma Editorial. 


Una de las cosas que debéis tener en cuenta, es que si aceptáis subiros a este camión y leer esta obra, debéis hacerlo de forma despreocupada, sin tomárosla muy en serio, porque es una de esas historias en las que pasa de todo lo imaginable e inimaginable, y no conviene esperar coherencia argumental o que vaya sobre los cauces convencionales de los productos de este tipo, sino simplemente, dejarse llevar. Este proyecto iba a ser originariamente una maxiserie de 12 números, pero el decreciente nivel de ventas (por aquel entonces sus autores no eran tan conocidos como a día de hoy) hizo que en Dark Horse la cancelaran en el octavo número, aunque los autores tuvieron oportunidad de dejar cerrada la historia. La primera recopilación de las grapas la publicó Image Comics en el mercado americano, y aquí en España esta obra está disponible desde junio gracias a Norma Editorial. 



Resulta curiosa la mezcla de asociaciones que me ha generado la lectura de esta obra. En muchos aspectos, y aunque el cómic está dedicado a Kurt Russell, se nota que el guionista es fan del fabuloso John Carpenter y de sus películas, ya que fue este cineasta quien dirigió "1997: Rescate en Nueva York", "2013: Rescate en Los Ángeles" y "Golpe en la Pequeña China", obras en las que Kurt Russell brilló con luz propia interpretando dos papeles: el del mercenario Serpiente Plissken, y el camionero Jack Burton. A poco que conozcáis estas películas, entenderéis las referencias en la lectura del cómic, siendo ambas evidentes, pues el protagonista es clavado al Serpiente, y además de meterse en líos conduce un camión, como Jack Burton. Tampoco es difícil reconocer elementos narrativos presentes en muchas pelis de Carpenter. Del mismo modo, para un lector veterano de Marvel, es fácil ver el homenaje a la serie de cómics de "El diario de guerra" del Castigador, por un capítulo en el que una persona escribe sus reflexiones de la misma manera en que lo hacía Frank Castle en sus aventuras. Y a su manera, me ha sido inevitable recordar otras películas protagonizadas por camioneros o camorristas, pues todos tienen cabida aquí. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Como escritor se encuentra Donny Cates (creador de obras como "Babyteeth" o "God Country"), mientras que el dibujante es Daniel Warren Johnson (conocido por "Murder Falcon" o "Wonder Woman: Tierra Muerta"). Por otra parte tenemos a la colorista Lauren Affe (quien ha participado en "Marvel Comics 1000" o en una entrega de "Stranger Things"). La traducción al castellano es de Diego García. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? Esta es la sinopsis de la editorial:

"¡SE HAN METIDO CON EL CAMIONERO EQUIVOCADO!

Si tienes que transportar las mercancías más valiosas, peligrosas o secretas del mundo no puedes llamar a cualquier empresa de mensajería... llamas a LA FLOTA FANTASMA. 

Pero cuando uno de los camioneros con más experiencia en combate del mundo echa una ojeada prohibida a su carga, descubre una enorme conspiración que no solo supone una amenaza para él, sino seguramente para todo el planeta."

Pronto descubriréis que la historia no se anda por las ramas, ya que empieza a toda pastilla, con un primer pasaje donde vemos un transporte de la Flota Fantasma que es atacado por un buen grupo de mercenarios. Pero claro, hay que tener en cuenta que la Flota Fantasma no es un grupo de aficionados, y que dispone de algunos de los mejores transportistas del mundo, como es el caso de Trace Morales, el protagonista del cómic, quien demuestra que nadie tiene las pelo... más grandes que los demás. 

No obstante, la suerte no es eterna, y en esa misma misión de transporte, Trace terminará teniendo un accidente con el camión que conduce. Eso hará que, cuando los mercenarios que le acosaban se acerquen al camión para robar su carga, comprueben que algo muy peligroso se encuentra en el interior del contenedor de transporte... Y esa es otra de las cosas que definen a la Flota Fantasma, el hecho de que transportan cargas de lo más singulares, si bien quienes las deben llevar de un lugar a otro, desconocen lo que llevan. Pues bien, tras este episodio inicial, transcurrirán un par de años, y veremos cómo le van las cosas a Trace, quien ya no estará trabajando para la Flota Fantasma.


Y al margen de Trace, la historia también se centrará en otros personajes, como Robert Ward, el actual director de la Flota Fantasma, y un misterioso hombre que ha contratado sus servicios para realizar un transporte muy especial. En la historia habrá cabida para que aparezca Mickey Reno, un asesino al que le falta más de un tornillo, y que dejará momentos bastantes macarras en cada una de sus apariciones. Como suele ser propio en una historia de este tipo, no faltarán bandas de motoristas camorristas, escenas de acción ya sea con o sin vehículo de por medio, y chulerías a mansalva, aunque en medio de todo eso encontrarán su hueco algunas escenas dramáticas, e incluso aparecerá una misteriosa organización secreta. Como os decía al inicio, no hay que pedir coherencia en lo que se cuenta aquí, sino intentar disfrutar del viaje lo máximo posible, y agarrarse bien a lo que uno pueda porque todo va a mucha velocidad. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Hay que decir que en un caso como éste, la sensación que me deja el trabajo de Cates es que escribió todas las locuras que se le ocurrían mientras guionizaba la obra. Hay elementos interesantes, como la propia forma de describir la existencia de la Flota Fantasma y su cometido, y los personajes son lo suficientemente macarras como para disfrutar de sus peripecias, aunque es cierto que, una vez leído el cómic, me quedo con un sabor agridulce, porque no me termina de convencer el camino elegido por el escritor para contar su historia en lo referente a las distintas mercancías que transportan los camiones, y su importancia en la recta final del cómic. Pero quizá es lo que pasa cuando pisas el acelerador a tope y te olvidas de que también hay que frenar, que a veces te sales del carril. Y sabiendo que Cates es fan de John Carpenter, es cierto que se nota la influencia del cineasta en esta historia, pero al guionista le ha fallado la coherencia y el magnetismo que siempre ha tenido Carpenter en sus películas. No obstante, la historia tiene ritmo, se lee del tirón, y cuanto menos es curiosa, por lo que Cates realiza un trabajo correcto. 

En lo referente al dibujo, a día de hoy mucha gente conoce a Warren Johnson y su estilo, pero cuando aceptó este encargo, y como él mismo confiesa en una entrevista, se trataba de su primer trabajo para una editorial. Eso no es algo malo desde luego, porque realiza un muy buen debut, pero se nota que todavía estaba puliendo su estilo personal, y hay cosas mejorables tanto en el trazo en sí como en el fondo y detalle de las viñetas y en la narración gráfica. Quizás abusa un poco de las páginas dobles, ya que en algunas escenas no tienen mucho sentido. Pero al margen de todo eso, repito que hizo un debut bastante positivo en el mundo editorial, y no creo que os deje indiferentes. 

Respecto a Affer, la colorista hace un buen trabajo complementando el trazo de su compañero, y hay un buen equilibrio en el uso de las paletas de colores y la intensidad de los mismos en diferentes escenas, ya sean las de acción donde obviamente tiene más protagonismo, o en el resto.

¿Merece la pena el cómic? Es importante leerlo sabiendo lo que uno se va encontrar, y en ese caso SÍ que se disfruta. Pero repito, no le pidáis una narrativa muy coherente porque va por otros derroteros. No es ninguna obra maestra, pero sí un entretenimiento canalla y divertido. Y ya he dicho en más de una ocasión que no siempre busco lecturas que me marquen de un modo u otro, sino que también aprecio la lectura por puro placer y divertimento. A día de hoy habrá quien lea esta obra por el prestigio de sus autores, y en ese aspecto ya sabéis lo que pueden llegar a ofrecer cualquiera de ellos cuando no trabaja para una de las dos grandes editoriales americanas.

Por ir terminando, y sobre la edición de Norma Editorial, es de cartoné y como extras más destacados, contiene una entrevista a los autores, donde hablan entre otras cosas de la cancelación de la serie antes del final, y de cómo habría sido la historia de haber tenido todos sus números. Además vienen un par de páginas del guion para que veáis el proceso artístico, y otras ilustraciones. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

27 de julio de 2021

Reseña de La estrella del desierto: Integral 1. Un western violento y salvaje, de los que no dejan indiferente

¡Saludos desde el salvaje y lejano oeste! Me he librado por los pelos de una batalla campal acaecida en el saloon más cercano, pero ya estoy aquí para hablaros de una de mis últimas lecturas. No me cansaré de decir lo que me encanta el western en todos sus formatos, pues es un género que, aunque muchas veces cuente una historia que uno ya ha visto antes, tiene ese algo que hace que lo disfrute con frecuencia. Y hoy vengo a compartiros mis impresiones tras leer el primer integral de "La estrella del desierto" de Norma Editorial. 


La violencia, la rabia, el salvajismo y la venganza son elementos que suelen estar presentes en la gran mayoría de historias del western, y sobre ellos siempre se han construido (y se seguirá haciendo), las diferentes tramas de una obra en el formato que sea. En ese sentido, hay que decir que esta obra, publicada originariamente por la editorial Dargaud, no va a salirse de esos cánones del género. Ahora bien, una de las cosas que mantengo como lector es el hecho de que no me importa si una obra no es lo más original del mundo, siempre que esté bien contada, o tenga personajes lo bastante trabajados, o de alguna manera, me deje un buen poso. Pienso que los que somos seguidores de este género narrativo, somos conscientes de lo que vamos a ver o leer, y tenemos ese deseo de ver que el personaje protagonista no tiene límites a la hora de obtener venganza por alguna afrenta, al margen del método que use para ello. 


Esta obra ya se había publicado anteriormente en España por otra editorial, pero estaba incompleta porque, posteriormente a los álbumes contenidos en este primer integral, aparecieron luego otros dos escritos por el mismo guionista. Es ahora Norma, a través de su línea de títulos europeos, quien al fin traerá a nuestro país esta historia completa. En este primer integral están los dos primeros álbumes que vieron la luz, y en el segundo integral vendrán los que estaban inéditos en castellano, y que son una precuela de la historia narrada aquí. A falta de leer el otro integral cuando salga, no os aconsejo esperar a tenerlos los dos para leer primero las precuelas, pues se perdería por completo el factor sorpresa contenido en el tomo objeto de reseña hoy. Así que, como ha hecho Norma con buen criterio, lo ideal es empezar por aquí. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Como escritor está Stephen Desberg (conocido por títulos como "Black Op" o "El Escorpión"), mientras que del apartado gráfico, tanto de dibujo como de color, se ocupa Enrico Marini (que ha destacado como autor completo en obras como "Batman: El Príncipe Oscuro" o "Las águilas de Roma"). Desde su trabajo en este western, estos autores han colaborado muchas veces, precisamente en la serie de "El Escorpión", por lo que forman un buen tándem creativo. De la traducción al castelleno se ha hecho cargo Diego de los Santos. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? En este punto, y como hago siempre, os comparto la sinopsis oficial:

"Washington, 1870. Matt Montgomery es un miembro respetado de la alta sociedad. Tiene familia y despacho con amante en un ministerio. 

Pero todo se viene abajo cuando su mujer y su hija aparecen salvajemente asesinadas en su propia casa.

La única pista sobre el asesino es una estrella marcada a cuchillo en el pecho de una de las víctimas.

Montgomery sigue el rastro del asesino hasta Topeka. Allí, la civilización pierde su nombre y se convierte en barbarie."

Las primeras páginas sirven para conocer a Matt, su forma de ser, y su relación con el mundo y la gente que le rodea. Trabaja entre semana en un ministerio, donde tiene una amante por la que no siente más que deseo ocasional, y los fines de semana va a una casa aislada en el bosque con el deseo de alejarse de todo y tener un poco de descanso. Pero claro, está casado, y la relación con su mujer no es precisamente idílica, a lo que hay que añadir que también atraviesa un mal momento con la hija de ambos, a raíz de algo del pasado. Matt es un hombre práctico, y, salvo en lo referente a su vida amorosa y paternal, defiende que el mundo y la sociedad funcionan porque hay leyes, y éstas deben cumplirse. 

Todo esto va a quedar trastocado cuando encuentre muertas a su mujer e hijas, las cuales fueron violadas antes de ser asesinadas. Matt no tendrá más pista para investigar que una marca que encontrará grabada a cuchillo en el cuerpo de una de las fallecidas. Dicha marca es una estrella. A partir de ahí, y ante la pasividad de la policía y los escasos avances en las pesquisas de la investigación, será él mismo quien empezará a indagar por la ciudad para descubrir quién quería hacerle daño, y por qué razón. El que haya acontecido algo que va contra su creencia en las leyes y el cumplimiento de éstas, será uno de los grandes motores de su rabia interior, porque le corroerá las entrañas no saber por qué ocurrió la tragedia. 


Sus investigaciones le harán encontrar hilos de los que tirar, y éstos le harán conocer un nombre y un lugar donde puede estar el asesino. Será así como Matt deje atrás el civilizado mundo en el que vive y que sí comprende, para llegar a una población radicalmente opuesta, donde la violencia, la crueldad, la inmoralidad y el salvajismo campan a sus anchas. Todo esto queda muy bien personificado por el ferrocarril, ya que recorre toda la parte civilizada del oeste, pero termina en la zona más salvaje. ¿Logrará encontrar Matt al asesino? ¿Sabrá adaptarse a un entorno en el que se siente como pez fuera del agua? No voy a daros las respuestas lógicamente, pero sí puedo decir que Matt conocerá lo salvaje que puede ser el oeste cuando la civilización y el progreso todavía no han hecho acto de aparición en aquella zona del país. Y esto es lo que puedo contaros de la trama. Si a estas alturas no habéis anotado este cómic en vuestra lista de futuras lecturas, ya estáis tardando en subiros al caballo e ir a por ella. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Hay que advertir que en el guion de Desberg hay bastante violencia, rudeza y sexo, y las mujeres no son precisamente tratadas de la mejor manera en la narración. Para el escritor todo esto sirve a los fines de lo que quiere contar a los lectores, que entre otras cosas es mostrar la diferencia de lo que es un lugar civilizado, a otro radicalmente diferente donde no hay ley que rija el comportamiento de las personas. Esto se muestra tanto en lo que sucede, como a través de la importancia del ferrocarril para delimitar un mundo civilizado de otro salvaje. Al margen de eso, Desberg sabe cómo generar tensión en el primer tramo de la historia, misterio y desasosiego en el siguiente, y luego desmelenarse con una espiral de violencia en el acto final. Valoro positivamente la manera en la que gestiona los tiempos narrativos, y quedan bien perfilados los personajes principales, pero tampoco son meros figurantes todos aquellos que tienen un rol más secundario, por lo que me ha satisfecho gratamente el trabajo del guionista. 

Si notable es el trabajo de Desberg, no menos disfrutable es el de Marini al dibujo. Este artista retrata con mucho acierto las emociones de los personajes, y está bastante atinado en mostrar gráficamente la tensión, misterio (hasta el final del primer álbum apenas se ve el rostro del villano, que hasta entonces solo aparece oscurecido) y violencia de esta historia, que si destaca por encima de otros westerns, no solamente es por la narrativa, sino también por el dibujo. Marini no se corta a la hora de ilustrar las escenas con contenido sexual, y muestra bien la lujuria y la decadencia de la gente en escenas como las acontecidas en el saloon donde Matt encontrará información para aclarar el asesinato. En resumen, Marini ofrece un muy buen trabajo.

Y como además es el mismo artista quien aplica color a su trazo, elige bien las paletas de colores y el uso de las mismas, quedando bien diferenciadas las escenas de exterior con las acontecidas en el interior de edificios y otros lugares. 

¿Merece la pena el cómic? No puedo decir otra cosa que un SÍ rotundo. Ya no se trata de que lo vaya a disfrutar mucho cualquier persona aficionada al western, sino que esta historia tiene los suficientes elementos destacables como para gustar a la gente que sencillamente disfrute de un buen cómic, sea por la narrativa, por el arte gráfico, o por ambas cosas. Os animo a darle una oportunidad a esta obra, y, dado que la historia recopilada en este primer integral es auto-conclusiva (recordad que el próximo integral que salga será una precuela), no tendréis que esperar para saber cómo se resuelve todo, ni os sentiréis obligados a comprar el próximo tomo si éste no os ha dejado muy satisfechos.

Por ir terminando, y sobre la edición de Norma Editorial, es de cartoné y como extras más destacados, contiene una serie de páginas con comentarios sobre la historia, donde descubriréis que algunos personajes y sucesos narrados en el cómic, ocurrieron de verdad en la vida real. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

24 de julio de 2021

Reseña de Danger Unlimited. Un proyecto personal de John Byrne que mereció un mejor destino

Saludos desde el futuro gente lectora. La reseña que os comparto hoy me resulta un tanto agridulce de escribir. La parte dulce es porque he disfrutado con esta lectura, pero la agria es se trata del inicio de una serie que fue cancelada en su día de forma prematura, dejando solamente 4 números publicados. Y francamente, por lo que planteaban esos números y lo que se intuía, este proyecto personal de John Byrne mereció una mejor suerte. Así que os hablaré de "Danger Unlimited" de Aleta Ediciones. 


El trágico final de "Danger Unlimited" viene muy bien explicado en la introducción de la obra, pues es el propio John Byrne, una leyenda del mundo del cómic por su trabajo entre otras tanto en DC como en Marvel, quien relata lo sucedido. Esta colección era la segunda que Byrne escribía para el sello Legend, y estaba muy influenciada por "Los 4 Fantásticos", serie en la que el propio autor estuvo bastante tiempo trabajando. Pero claro, cuando ya dejó aquella famosa cabecera marvelita y estaba escribiendo para Legend, tuvo el deseo de hacer su propia versión de aquellos personajes con los que ya había trabajado. Hay que decir que, a lo largo de los pocos números que quedaron publicados en 1994 de "Danger Unlimited", se pudo ver que sí, efectivamente se palpaba en muchas páginas la fuente de inspiración de la obra, pero también se vislumbraba que, a poco que pudiera despegar, podría haber brillado con luz propia. Pero no, no hubo oportunidad de ver hasta dónde habría llegado la cosa. 


Así pues... ¿por qué se canceló la serie con tan pocos números publicados? Siguiendo con lo que menciona Byrne, un distribuidor dijo que la línea Legend era uno de los peores nuevos universos en el mundo del cómic de la época, y esto provocó que los vendedores de cómic recortaran los pedidos de las nuevas series de Legend, incluso sin haberlas visto. En muchas tiendas, incluso sin que les hubiera llegado el primer número para la venta, se recortaron drásticamente los siguientes pedidos de posteriores números. Y si para una persona era difícil conseguir el primer número de "Danger Unlimited", y se le dificultaba todavía más la posibilidad de adquirir los siguientes... ¿se podía lograr un grupo de seguidores de una serie? Lógicamente no, y eso fue lo que marcó el final de esta serie que, como he mencionado antes, apuntaba maneras para, como poco, haber merecido la pena de ser leída. Y de 1994 a la actualidad ha ido pasando el tiempo, pero no todo el mundo se ha olvidado de este proyecto de Byrne. Aleta Ediciones, empecinada (por suerte para nosotros los lectores de cómic) en recuperar obras del pasado que no llegaron a publicarse antes en España, no solamente ha sacado en este 2021 este tomo, sino que además... ¡logró que el propio Byrne hiciera una portada para la ocasión!

¿Qué autores han participado en este cómic? Como lo he mencionado varias veces no es un secreto que John Byrne (que entre otras series participó como ilustrador o co-argumentista en "X-Men" o "Puño de Hierro", series que he disfrutado mucho como lector y donde su dúo con Claremont daba grandes historias) escribió e ilustró esta obra. Como colorista está Matt Webb (que participó en una serie de grapa de "Dragones y Mazmorras" y ya colaboró con Byrne en "Netx Men"). Como traductor está Jesús Huguet, quien también da color a la portada de Byrne para esta edición. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? Esto es lo que describe la editorial en la sinopsis:

"Año 2061. Cal Carson ha pasado tres cuartos de siglo en estasis y los recuerdos de su vida como miembro del equipo original de DANGER UNLIMITED se han ido. 

¿Qué ha pasado para que los alienígenas Xlerii gobiernen la Tierra? 

¿Cuánto puede cambiar el mundo en 75 años?"

Para abordar el análisis de la trama voy a intentar explicaros un poco sobre la importancia de Danger Unlimited y lo que le sucedió en su momento. Se trataba de un equipo compuesto por cuatro superhéroes, siendo uno de ellos el jefe y cerebro del grupo (lo que vendría a ser Reed Richards o "Míster Fantástico"), otro hombre que se convertía en algo similar a la roca (como Ben Grimm, alias "La Cosa"), una mujer capaz de crear ilusiones (lo más parecido en esta formación a Sue Storm, aunque hubiera diferencias), y un joven que podía fundir o congelar las cosas a su alrededor (salvando las distancias, como Johnny Storm, que era la "Antorcha Humana"). Pues bien, este grupo hacía frente a amenazas a las que la gente normal no podía enfrentarse. Sin embargo, llegó un momento en el que, tras una batalla con una organización criminal, el equipo pasó a la historia... salvo un integrante.

Tranquilos, no os estoy haciendo spoilers, esto lo vais a descubrir en las primeras páginas, ya que será Cal Carlson, conocido como Térmico, el único superviviente de Danger Unlimited, al ser introducido en una cabina de estasis, de la cual será sacado muchas décadas después. Tras volver al mundo de los vivos, Cal no recordará nada de su vida anterior, pero poco a poco irá recuperando piezas de su pasado gracias a un ingenio tecnológico que usará. Será esa la manera en la que, mediante flashbacks del pasado, podamos conocer de qué manera él y el resto de su gente consiguieron los poderes que les harían famosos en todo el mundo, y que usarían en beneficio de la humanidad. 


Pero eso serán las escenas que veremos del pasado. Porque Cal, que ha despertado en un mundo que apenas puede reconocer, deberá afrontar una dura realidad: la Tierra está dominada por una raza alienígena. En su momento, hubo una guerra entre humanos y alienígenas, y ya que apenas quedaban superhéroes vivos por esa época, el bando vencedor fue el que domina ahora a todo ser terrícola, que no se opone a la sociedad actual, ya que todo parece funcionar de un modo satisfactorio. Pero ésa no será la opinión de todos los humanos, y es algo que Cal irá descubriendo. Por otra parte, al saberse la reaparición del último miembro de Danger Unlimited, habrá quien sienta el gran interés de acabar con Cal. Y esto es lo que os puedo contar, el resto espero que lo descubráis si os animáis a leer la obra. Es cierto que, al quedar finiquitada de forma tan precipitada, no llegaron a desarrollarse tantos planteamientos como se mostraban, pero bueno, si uno es consciente de eso y no le supone un obstáculo para la lectura, podrá apreciar que esta colección mereció más crédito del que se le dio en su momento.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Empezaré por Byrne en su faceta de escritor. Partiendo de la premisa de que usa sin miramientos el origen de los 4F para comenzar esta serie, y de que traslada varios elementos de esa franquicia aquí, queda claro que originalidad os encontraréis poca. Ahora bien, ya he mencionado que hay cosas que mostraban los posibles derroteros que habría tomado "Danger Unlimited" si hubiera seguido, y me he quedado con curiosidad por haber leído más, cosa que considero positiva. Por otra parte, Byrne es todo un profesional de este medio, y sabe contar bien sus historias, sean de más o menos calidad, pero que mantienen un buen tono narrativo, y eso está presente aquí. Hay una buena mezcla de momentos del pasado y el presente, y aunque acción no encontraréis mucha, me parece algo lógico cuando se trataba de empezar a contar los orígenes de un grupo de superhéroes, y también la creación de otro nuevo grupo en el futuro. Por lo tanto valoro positivamente el apartado de guiones. 

Aquí no hay nada que objetar, es puro Byrne lo que veréis en las páginas. Es un artista capaz de retratar a la perfección las expresiones o anatomía de los personajes, y que no descuida el nivel de detalle de los fondos. Al mismo tiempo, sabe narrar bien las escenas de todo tipo, ya sea una simple conversación, una pelea, o una escena de persecuciones aéreas. Vuelvo a incidir en lo que mencionaba de Byrne como guionista, y es el hecho de que, guste más o menos su estilo artístico, es innegable su talento y el hecho de que sin dificultad, destacaba más que muchos artistas de la época. Por hacer una valoración más precisa, me ha dejado bastante satisfecho su dibujo.

El color de Webb es buen complemento al trazo, y se amolda bien a la narración gráfica. Destaca para bien el contraste que se produce entre algunas imágenes del pasado, en especial varios pasajes coloridos y vivaces ambientados en una selva, con los del futuro, donde abundan las tonalidades grises y apagadas de la arquitectura de la ciudad donde transcurren gran parte de sucesos. Así que Webb hace buena labor como colorista.

¿Merece la pena el cómic? Si no os importa leer algo que fue cancelado prematuramente y no tiene un claro final (aunque sí uno parcial), SÍ que merece la pena. Si sois del tipo de personas que no puede leer productos inacabados, depende ya de si os gustan las historias futuristas de superhéroes, o bien el estilo de Byrne como autor completo. Personalmente opino que hay que mirar este tipo de cómics con buenos ojos, aunque sea a título de curiosidad, porque así uno puede descubrir que hay veces en las que, en la industria del cómic, hay productos en los que sin importar el nombre que haya detrás de ellos, o la calidad de los mismos, no todo sale adelante exitosamente. Tras la lectura del cómic, pienso que "Danger Unlimited" mereció tener más recorrido, y que apenas tuvo ocasión de mostrar todas sus cartas antes de saber si valía o no la pena seguir publicándola. 

Por ir terminando, y sobre la edición de Aleta, es de cartoné y contiene diferentes ilustraciones de la serie, algunas de ellas inéditas, además de las portadas originales (tanto a color como sin él para apreciarlas mejor). Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

22 de julio de 2021

Reseña de Lando: Doble o nada. Una divertida aventura para añadir a las Crónicas de Calrissian

¡Saludos desde una galaxia muy, muy lejana! Desde que conocí el universo de Star Wars en la infancia, aquello me cautivó de una manera que, como le sucede a mucha gente a lo largo de todo el mundo, a día de hoy sigo disfrutando de cuantas aventuras nuevas aparecen en cualquier formato. Y si a eso se le suma el hecho de poder seguirle la pista a uno de mis personajes favoritos, el canalla Lando Calrissian, el placer es doble. Y de doblar cosas se trata la reseña de hoy, porque toca hablar de "Lando: Doble o nada" de Planeta Cómic. 


Sí que he de confesar de antemano que el Lando que comencé a apreciar, fue el interpretado en su día por Billy Dee Williams, cuya primera aparición en el universo cinematográfico de Star Wars tuvo lugar en "El Imperio contraataca" (1980), mi película favorita de la saga. No era un personaje principal, pero sí poseía el suficiente carisma como para brillar con luz propia como secundario. Y qué demonios, Lando era amigo de Han Solo y Chewbacca, otros dos de mis personajes preferidos. Pero esperad, que todavía hay más, porque... ¡Lando tuvo el Halcón Milenario antes que Han Solo! ¿No son todo esto razones de peso para que el personaje sea interesante? 


Gracias a esa popularidad que despertó desde el principio el personaje de Lando, era lógico que apareciese en una versión más joven en "Solo: Una historia de Star Wars" (2018), la película que contaba los orígenes de Han Solo, su posterior encuentro con Chewbacca, así como la forma en que conoció a Lando y consiguió el Halcón Milenario. La película tuvo una acogida dispar entre los fans de la saga (desde luego yo me lo paso en grande con cada revisionado), pero sí que hubo un criterio unánime a la hora de ensalzar la interpretación de Donald Glover como el joven Lando. Y esa nueva ola de popularidad tuvo repercusión en el mundo de los cómics, razón por la que en Marvel decidieron escribir algunas aventuras del personaje. Es el caso de la historia que os reseño hoy, que cronológicamente está encuadrada poco antes de la aparición de Lando en la película de Han Solo. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Al frente de los guiones se encuentra Rodney Barnes (ha participado en "Imperio Secreto: Un mundo feliz" o en "Rey de Negro"), mientras que del dibujo se ocupa Paolo Villanelli (conocido por otros trabajos en Star Wars como "Bounty Hunters" o "Jedi Fallen Order: Dark Temple"). El colorista es Andres Mossa (también con experiencia en Star Wars gracias a "Imperio destruido" o "Objetivo Vader"). Traduce al castellano un habitual de Planeta Cómic, Víctor Manuel García de Isusi. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La premisa aquí es la siguiente:

"De antes de que se uniera a la Rebelión, de antes de que dirigiera Ciudad Nube, de antes incluso de que perdiera el Halcón Milenario, nos llega esta historia de las aventuras y desventuras de Lando en busca de amor y dinero que desemboca en su aparición en Solo. 

Lando no es de los que se juega el pellejo… si no hay créditos de por medio, así que, cuando los esclavos oprimidos de un planeta basurero de droides imperiales necesitan su ayuda, esperemos que su libertad valga algo para el contrabandista.

Por otro lado, otro de los habitantes del planeta pretende entregar a Lando a sus enemigos —¡y no es que tenga pocos!—. ¿Recibirá por fin su merecido esta galaxia llena de malos por parte del grano en el culo por antonomasia?"

La vida en el espacio siempre es caprichosa. Puedes encontrarte en un momento sentado en el interior del Halcón Milenario, pensando en cómo convertir la nave en una especie de casino flotante, y poco después, recibir un peligroso encargo por el que, posiblemente, uno no viva el tiempo suficiente para disfrutar del dinero recibido. Pero así son las cosas para el amigo Lando, aficionado a hablar de él en tercera persona, con la costumbre de grabar de forma sonora lo que él llama "Las Crónicas de Calrissian" (que nadie en todo el espacio querría perderse), y con un amor inexplicable por coleccionar capas para lucir en todo tipo de momentos, ya que no hay situación en la que no se pueda estar galante y hecho un pincel.

Con las primeras páginas de este cómic veremos lo que os decía, a Lando en uno de sus días normales, pero con la diferencia de que recibirá el encargo de la misteriosa Kristiss para llevar un cargamento de armas a un planeta perdido, en el cual hay una buena cantidad de gente esclavizada en una fábrica de droides del Imperio. Lo sé, no es lo que se dice un argumento original, pero como suele pasar en estos casos, no es tan importante lo que se cuenta sino la manera de narrarlo, y aquí Lando, y luego su droide L3, derrochan carisma, haciendo que merezca la pena acompañarles a lo largo de esta misión que, como es lógico, no será un paseo por el campo. 


Si ya de por sí es difícil introducir un cargamento de armas en una instalación imperial, imaginaos cómo de complicadas se pondrán las cosas a medida que vayan entrando en escena algunos enemigos de Lando. No hay que olvidar que Lando puede ser un tipo gracioso, con buena verborrea y encanto natural, pero también es un poco granuja y tiene un talento innato para no dejar indiferente a nadie allí por donde hace acto de presencia. Eso es algo que hará que precisamente los tipos con los que se vaya encontrando en su aventura, dificulten la ya de por sí complicada tarea a cumplir. Y no hay que olvidar la de capas que echará a perder durante toda la historia, con lo que cuesta encontrar buenos complementos de vestuario, como uno que lleva y que antiguamente era la piel de otro ser viviente. En definitiva, esta historia tiene mucho ritmo, y está condimentada de buenos momentos de acción pero también de humor, destacando aquellos en los que Lando y L3 interactúan y tienen conversaciones de lo más peculiares, sin importar lo que esté pasando alrededor. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? A la hora de abordar la labor de Barnes escribiendo la historia, hay que decir lo ya mencionado antes, y es que no es una obra muy original. Incluso ya tenía unas pautas a seguir para abordar el carácter de Lando y L3 tras lo visto en la película donde aparecían previamente. Pero la manera en la que Barnes gestiona la personalidad de cada uno, manteniendo esa buena dinámica vista en las versiones cinematográficas, ha hecho que me resulte muy positiva su labor. Y ya sabéis qué opino respecto a la originalidad de una historia: no necesito que sea rompedora por su propuesta si está bien contada. Y eso es lo que pasa aquí, que me ha gustado el trabajo de Barnes tanto en la caracterización de personajes, como en el manejo de la trama y los tiempos narrativos, dándome como lector un cómic bastante disfrutable. 

Toca analizar el dibujo de Villanelli. Lo primero que puedo decir a su favor, es que prácticamente en todas las viñetas donde aparece Lando, éste es muy parecido al actor Donald Glover, y eso facilita tener la sensación de estar disfrutando un producto complementario a la película de Han Solo, en lugar de un cómic sin más. Al margen de eso, el dibujante hace un gran trabajo en el resto de apartados, si bien como único "pero" (esto no deja de ser opinión personal), en las batallas aéreas falta algo que las haga perfectas, como la manera de mostrar maniobras de las naves. Pero es algo que se nota en otros cómics de Star Wars, por lo que no lo he tenido muy en cuenta, ya que, como decía, me ha gustado mucho el trazo de Villanelli, que es un buen narrador gráfico.

Falta por analizar el coloreado de Mossa, al que ya había disfrutado en algunos de sus trabajos para Marvel, pero que aquí realiza una gran labor, demostrándome lo que ya había percibido en otras obras, que es lo buen colorista que me parece. Si el dibujo de Villanelli ya es bueno, el color aplicado sobre el mismo redondea la calidad del producto. 

¿Merece la pena el cómic? De apuestas va el título de este cómic, y yo iría al doble para decir que SÍ, claro que merece la pena. Pienso que es una lectura entretenida y disfrutable tanto para los fans de Lando Calrissian, como para los de la franquicia de Star Wars en general. Es uno de esos cómics que te dan ganas de complementar con la banda sonora de John Powell de "Solo: Una historia de Star Wars" de fondo para que el placer sea completo. No os voy a engañar, antes de leer esta obra había mirado reseñas o preguntado a gente qué opinaba de ella, y aunque despertaba sensaciones dispares, a mí me ha gustado bastante, razón por la que os animo a darle el beneficio de la duda y leerla. 

Respeto de la edición de Planeta Cómic, el tomo es del habitual formato en cartoné, y contiene como extras las diferentes portadas de los números, más algunas alternativas. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra y que la fuerza os acompañe!

20 de julio de 2021

Reseña de Cazafantasmas: Responden a la llamada. Las chicas tendrán que afrontar sus peores miedos

Saludos desde el reino de lo paranormal. Si veis algo raro en vuestro barrio o en vuestros hogares, tened el teléfono a mano para usarlo, pues han vuelto a la acción las... ¡Cazafantasmas! Con esta reseña, pongo punto y final (aunque espero que con el tiempo solamente sea un aparte) a mi análisis de todas las publicaciones de esta popular franquicia que Fandogamia Editorial trajo a España. Así pues, me despido del universo de los fantasmas en las viñetas con "Cazafantasmas: Responden a la llamada". 


De todas formas, ya os digo de antemano que no hay que entristecerse por el hecho de que, a día de hoy, y de lo publicado por IDW Publishing en el mercado americano, no haya en español más títulos de "Cazafantasmas" que los editados por Fandogamia (títulos que tenéis reseñados en este blog). Pero es eso, si no os importa leer en inglés, podréis disfrutar de la barbaridad de historias que hay con los personajes, ya sea de sus peripecias en solitario, o en formato crossover con otras franquicias. Porque IDW exprimió la gallina de los huevos de oro cuanto pudo, y eso ha dejado hasta la fecha una larga lista de cómics que podréis conseguir en su edición original. Pero volviendo a la obra objeto de reseña hoy, vio la luz a partir de 2017, y llegó a España en 2020. 


Hay que tener en cuenta que este cómic salió a rebufo de la película "Cazafantasmas" del 2016 dirigida por Paul Feig, y que era un remake de la franquicia original, pero protagonizado por mujeres en esta revisión. Tanto en la época del estreno como a día de hoy, dicho remake sigue suscitando muchas opiniones diferentes, sobre cuyas motivaciones no voy a ahondar la verdad. En lo tocante a mí, he visto un par de veces este remake femenino, y como no tenía más pretensión que entretenerme y pasar un rato de diversión cinéfila, en ambas ocasiones he conseguido ese efecto, por lo que no puedo decir nada malo de ella. Y más o menos con esas expectativas he afrontado esta lectura, sabiendo que el cómic expande un poco más el universo presentado en aquella película.

¿Qué autoras han participado en este tomo? Igual que las protagonistas del cómic, todo el equipo creativo está conformado por mujeres, siendo Kelly Thompson (conocida por "Kate Bishop: Ojo de Halcón" o "Vengadores Costa Oeste"), Coryn Howell (ha ilustrado "Dark Red" o "Expediente X: Orígenes") la dibujante, y Valentina Pinto (participó en "Calamity Kate" o "James Bond: El cuerpo") la colorista. El traductor de la obra, es el habitual de todos los cómics de Cazafantasmas de Fandogamia, Cristian Timoneda. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis es la siguiente:

"Al atender una llamada rutinaria de trabajo para deshacerse de un Clase III, el equipo da con un terrorífico Clase VII que parece alimentarse de terror. 

Capaz de conjurar ilusiones para depredar sus miedos, trata de atacarlas por separado con el fin último de convertir el mundo en su propia dimensión de pesadillas. 

El equipo tendrá que hacerle frente al mismo tiempo que tratan de vencer a sus temores más profundos.

Nuevos fantasmas, nuevas armas, nuevas aventuras, teléfonos desconectados, comida china que nunca llega, mujeres poseídas, fantasmas decimonónicos... ¡Cazafantasmas en todo su esplendor!"

No tardarán mucho tiempo las chicas en conocer al que será su gran amenaza sobrenatural en todo el cómic, una entidad cuyo poder está relacionado con el miedo de las personas. Hay que decir que esta parte no es la más original de la obra, porque es una copia descarada de Freddy Krugger (de hecho cuando el fantasma era un hombre, se llamaba Kruger), la famosa creación de Wes Craven que dio mucha guerra en el cine de terror. Y también hay referencias a Pennywise, el gran antagonista de "It" de Stephen King. Pero bueno, como decía, muy pronto las Cazafantasmas conocerán a su gran rival, y el poder que tiene, siendo conscientes de que tendrán que hacer una auténtica proeza para derrotarle.

Esto se agravará cuando, tras un primer enfrentamiento con Kruger, éste salga victorioso y se instale en una de las zonas más altas de la ciudad de Nueva York, desde la cual podrá alimentarse del miedo de todos los ciudadanos posibles. ¿Serán capaces las Cafazantasmas de hacerle frente? Hay que sumar a la ecuación el hecho de que cada una deberá afrontar lo que más teme, y que Kevin, el secretario, seguirá siendo una persona tan desastrosa que no siempre podrá aportar cosas buenas al equipo, pero en sus apariciones deja momentos simpáticos que, a nivel de lectura, se agradecen por el desastre de persona que es. 


Y sobre las chicas... pues si habéis visto el remake del 2016, aquí os encontraréis que su forma de ser es fiel a lo mostrado en aquella ocasión, y cada una de ellas tiene el mismo rol, cosa que en estos casos ayuda a disfrutar de una manera más cohesionada de los productos que vienen a expandir un universo en otros soportes distintos al original. Las interacciones entre personajes suelen ser divertidas aunque las cosas vengan mal dadas, y en el cómic conoceremos una curiosa circunstancia, y es que las cuatro Cazafantasmas quizás estaban predestinadas a formar equipo. Y hasta ahí puedo contar. Tanto si os gustó el remake femenino como si en general os gustan los cómics de los Cazafantasmas que hayáis podido leer hasta la fecha, no creo que os cueste mucho pasar un rato ameno con esta obra.

¿Qué valoración merece el trabajo de las autoras? Thompson es una guionista que, en las obras que he leído escritas por ella, mantiene un tono juvenil en su manera de narrar, intentando darle precisamente un enfoque adolescente a lo que cuenta, aunque a veces se trate de cosas serias que no sea para tomárselas mucho a risa. No obstante, es una guionista que me ha dejado buenos momentos como lector, aunque en este caso me he quedado un tanto frío con su trabajo, porque parece que haya escrito la obra con el piloto automático, sin molestarse mucho en contar algo original, tirando de una mezcla de creaciones de otros autores. No es que sea para darle un suspenso, pero su labor aquí no pasa de ser correcta, y sé que ella puede dar más de sí.

En el apartado gráfico ha supuesto una grata sorpresa la labor de Howell, a la que no tenía en el radar. Su trazo va un poco en consonancia al enfoque juvenil de Thompson, y en ese aspecto me parece que se acompasan bien ambos apartados. Al margen de eso, Howell realiza una buena narración gráfica, y tiene ese buen manejo para mostrar con facilidad las expresiones faciales de los personajes, cosa que en un cómic como éste, donde el humor es un elemento muy presente, beneficia bastante. 

Y sobre la colorista Pinto, pues también hace una labor notable dando vida a los dibujos de Howell. Es cierto que al final todo esto no deja de ser una cuestión de gustos, pero por lo general llevo mucho tiempo leyendo cómics que, aunque se dibujen de manera digital, llevan buen acompañamiento de color, y eso se agradece. 

¿Merece la pena el cómic? Ays, qué poco suspense puedo darle a este momento porque ya habréis intuido que SÍ, merece la pena. Es cierto que he disfrutado todo lo que he leído de Cazafantasmas y desde la infancia me encanta todo lo relacionado con esta franquicia, pero si se tratara de un mal cómic lo diría sin tapujos. Pero no, tengo la suerte de que todo lo que he leído de lo publicado por Fandogamia ha merecido la pena, y este cómic es un ejemplo de ello. Con sus defectos y virtudes, merece el beneficio de la duda si os animáis a darle una oportunidad.

Por otra parte, y sobre la edición de Fandogamia, el cómic es del habitual formato rústica, y como contenido extra trae portadas de los números, tanto oficiales como alternativas, y algunas fotos de las actrices de la película. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías, podéis hacerlo aquí. ¡Hasta la próxima y tened cuidado con cualquier presencia paranormal a vuestro alrededor!

17 de julio de 2021

Tormenta en el bosque (Parte 2 de 2)

(Podéis leer aquí la primera parte)

Aunque la mañana estaba nublada y el aire olía a humedad, era agradable tener algo de luz natural para observar todo con detalle. Los caballos estaban tranquilos, lamiendo agua de un gran charco que había bajo sus patas. Más confiado, Scott salió de un salto del carromato, no sin dejar de sostener el revólver. Extrajo de un tonel algo de comida para los animales, y se acercó a ellos, ofreciéndoles su desayuno. En esas estaba él cuando, tras mirar en la dirección del riachuelo, lo vio. Todo su ser sintió una oleada de terror, haciendo que los recuerdos de la noche pasada aflorasen a su mente. Y gritó. Lo hizo con una fuerza y una desesperación tan notorios que Evelyn salió disparada del vehículo, a pesar de que tenía los ojos medio cerrados. Entonces ella siguió la dirección en la que miraba su hermano, y también lo vio: un cuerpo decapitado, atrapado entre rocas en una porción del riachuelo. De no estar muerto, habría sido cómica la forma en la que se asemejaba a una presa que contuviese parte del caudal de agua.


- ¿Tú también lo estás viendo Evelyn? 

- Sí- dijo su hermana mientras se acercaba más hacia el cadáver, movida por una malsana y morbosa curiosidad-, ¿por qué no iba a verlo? 

- Verás, anoche, cuando salí... creí ver y escuchar algo. Parecía demasiado horroroso para ser verdad. Me pareció observar una sombra de ese tamaño- y el chico apuntó el revólver hacia el cuerpo, como si todavía fuera a ser una amenaza-, siendo sujetada por otra mucho mayor... 

- ¿Y? ¿Qué pasó después? 

- No quiero recordarlo- un temblor recorrió el cuerpo de Scott, y Evelyn lo notó claramente a pesar de estar algo alejada de él-. Por favor.  

- Está bien, no es necesario- y aunque podía no ser buena idea, ella decidió que quería observar de cerca el cadáver-. Acerquémonos a ver mejor el cuerpo.  

- ¡Pero si anoche no querías ni salir del carromato!  

- Lo sé, porque era de noche y me asustaron esos gritos- aunque ella no lo confesó, nunca había estado tan atenazada ni asustada ante una situación fuera de su alcance-. Pero ahora es de día, se ve claramente todo a nuestro alrededor, y quiero ver qué le ha sucedido. 

- Es evidente Evelyn, le falta la cabeza y no hay mucho misterio... 

- Vamos Scott, si quieres mantén el arma en alto, pero acerquémonos. 


Al final, aunque con bastante recelo, Scott hizo caso a su hermana. Cuando llegaron a la altura del cuerpo, Evelyn dedujo fácilmente que era un pistolero, porque llevaba puesto un cinto con dos revólveres. Sin cabeza era imposible ver qué aspecto tenía antes, pero las ropas le resultaban un tanto familiares. Podía haber sido perfectamente uno de los malnacidos que vivían o paraban en el pueblo del que ella y su hermano habían escapado. De haber sido así, ese final no habría sido del todo inmerecido. Un tanto radical por perder la cabeza, pero no injusto. Curiosamente, no tenía ninguna otra herida en el cuerpo, únicamente la provocada por la decapitación. 


Evelyn, a pesar de que Scott intentó detenerla, cogió las dos armas del fallecido, y con total sorpresa tras abrirlas, comprobó que estaban cargadas y no faltaba ninguna bala en el tambor. Lo que le pasara a ese hombre debió de ser muy rápido o sorpresivo si no tuvo tiempo de disparar ni una sola vez. Haciendo un pequeño esfuerzo de memoria, ella no recordaba haber escuchado ningún disparo durante la noche. A pesar del festival de sonidos de la tormenta, habría sabido diferenciar el estallido de un arma de fuego. Había pasado años escuchando esa melodía violenta y le resultaba demasiado familiar. Así pues... ¿Qué o quién había hecho eso?  


- ¿Piensas lo mismo que yo Scott? - preguntó Evelyn al tiempo que le enseñaba una de las armas abiertas y con el tambor cargado-. 

- Me parece que sí, algo le sorprendió. Seguramente... esa gran sombra que vi, de la que parecían salir demasiados brazos. 

- ¿Demasiados brazos? Me temo que no te entiendo.  

- Ni falta que hace, prefiero no recordar demasiado aquello- Evelyn observó que Scott, tras mirar el tajo del cuello en el cadáver, estaba a punto de vomitar-. ¿Nos... vamos... por favor? 

- Ve recogiendo el campamento, enseguida te alcanzo. 

- Vale. 


Evelyn observó alejarse a su hermano durante unos segundos. No sabía bien qué hacer. A pesar de ser una chica temerosa en ocasiones, se sentía extraña por no reaccionar de forma inapropiada ante aquel espantoso cadáver. Las alarmas de pánico que había padecido durante la noche, a merced de una tormenta que la hizo sentir insignificante, no habían desaparecido del todo, más por miedo a lo que no podía ver o palpar horas antes. Quizás aquel ser humano muerto era un recordatorio de que eso era real y podía verlo y tocarlo, y por eso lo había digerido todo con algo más de entereza que Scott. Lo que no le generaba ninguna duda era el hecho de que, fuera cual fuese la causa de que ese cadáver estuviese así, podía sucederle lo mismo a ella misma o su hermano. Y decidiendo estar preparada si eso acontecía, le cogió el cinturón al difunto para ponérselo ella, guardando los revólveres en las cartucheras. Instantes después, ya estaba ayudando a Scott a recogerlo todo.

 

Cuando un buen rato después los hermanos se subieron al carromato y ordenaron a los caballos ponerse en marcha, se sentían inquietos. Habían hablado sobre la posibilidad de enterrar el cadáver, pero ni Scott parecía muy convencido con la idea ni Evelyn pensaba que eso mereciera la pena. Ya se ocuparían de él los animales carroñeros. A fin de cuentas, era el ciclo de la vida, y lo que quedaba por ver era qué les depararía a ellos el resto de la travesía, hasta que pudieran recorrer por completo el bosque y salir nuevamente a campo abierto. 

 

Exceptuando un par de horas que pararon al mediodía para comer y dar descanso a los caballos, su marcha no se interrumpió. Ninguno de los dos estaba especialmente hablador. El día seguía nublado a pesar de que el único indicio de una nueva tormenta fuesen breves intervalos de llovizna. Pero parecía flotar en el aire una sensación de inquietud y rareza. El hallazgo del cadáver había influido, pero Scott temía encontrarse con aquella gran sombra en cada recodo del camino, y Evelyn sentía una especie de temor pasivo, derivado del miedo que atenazaba a su hermano, que todavía no le había contado lo que vio la noche anterior.  


A medida que la oscuridad fue ganando presencia en el bosque, Scott se apresuró en encender los faroles del carromato. No quería estar en penumbra bajo ningún concepto. Aunque mientras preparaba el último farol, pensó que la presencia de la luz generaría multitud de sombras por todas partes, ya fuesen de los árboles o la fauna local, y eso sin contar que apareciese en cualquier momento algo que no fuera lo anterior... Pero prefería arriesgarse a ver algo que podría volver a horrorizarle, que percibir su presencia cerca suya sin poder atisbar nada con claridad. Llegado cierto momento, y cuando costaba demasiado ver el camino para poder seguir la marcha con una buena velocidad, Evelyn decidió que parasen para cenar y pasar la noche. Scott no estaba muy convencido de la idea, y prefería seguir adelante hasta que salieran del bosque, pero un simple vistazo a los caballos le bastó para darse cuenta de que su único medio de transporte necesitaba un descanso. 


Se produjo un curioso suceso cuando los hermanos habían montado su campamento para pasar la noche. Al poco de conseguir encender una hoguera, estalló una tormenta, de la misma manera que en la anterior ocasión. Scott no pudo pasar por alto el detalle de que, en ambas veces, justo cuando tenían todo preparado, la meteorología entraba en juego para estropearles el momento. Evelyn se mostró fastidiada al principio, aunque de forma inconsciente quitó el seguro de los revólveres que llevaba en la cintura, casi como si esperase necesitarlos con premura. Algunos truenos hicieron su entrada en escena inquietando no solamente a los caballos, sino también a la pareja de hermanos. Cuando algunos relámpagos iluminaron el cielo, Scott creyó ver a la temida gran sombra acercándose hacia él. La continua caída de la lluvia iba rebajando paulatinamente la intensidad de la hoguera del campamento, y Scott, con un mal presentimiento, se movió con rapidez para meterse en el interior del carromato, agarrando a la carrera a su hermana para arrastrarla tras él. 

 

Evelyn, inquieta por estar prácticamente reviviendo lo acontecido la noche anterior con otra tormenta, iba a regañar a su hermano por la brusquedad con la que la había metido en el carromato. Sin embargo, una ráfaga de relámpagos le permitió ver algo inaudito a través de la tela que les resguardaba de la lluvia del exterior: una sombra gigante, que parecía tener varias extremidades moviéndose en el aire. Scott también lo vio, y aunque estaba atenazado por esa visión, logró sacudirse el miedo de encima disparando su revólver.  


La explosión del disparo pilló por sorpresa a Evelyn, que no tuvo tiempo de taparse los oídos y quedó momentáneamente sorda. Scott también sufría la misma sordera parcial, pero no dejaba de mirar al otro lado de la tela que acababa de agujerear, mientras esa sombra seguía ahí moviéndose, como una diosa Shiva de pesadilla. Esa pérdida fugaz de audición no impidió que, aunque de forma apagada, escuchasen un sonido procedente de la sombra, que aullaba de dolor, emitiendo un gorgoteo horripilante, como si estuviera ahogándose con su propia sangre.  


Envalentonado por pensar que la había herido, Scott disparó repetidas veces, hasta que el revólver se quedó vacío. Aquello parecía haber retrocedido, por la reducción de sus dimensiones en la tela del carromato. Scott, que lo único que quería era largarse de allí, le dijo a Evelyn que necesitaban coger los caballos del árbol en el que estaban atados, y para eso se requería una distracción. Entonces su hermana, tras recuperar en gran parte su capacidad auditiva, le dio uno de los revólveres que seguían cargados, y le dijo lo que harían a continuación. 


La tormenta era más intensa que la noche anterior, y eso fue lo primero que Evelyn pensó mientras salía disparada del carromato en la dirección opuesta en la que estaban los caballos. Sujetando un revólver en una mano, y un farol en la otra, paró en seco cuando alcanzó una distancia prudente. Entonces, en perfecta sincronía con una tanda de truenos, se dio la vuelta, y, a la luz de los posteriores relámpagos, vio acercarse hacia ella a la gran sombra, que ahora era perfectamente visible a sus ojos. Partiendo de unas piernas que hacían pensar en un conejo gigante, poseía un enorme cuerpo desproporcionado cuyo exterior parecía la piel de un bisonte. Tenía varios brazos similares a las patas de un caballo, pero coronadas con garras propias de un león. De su espalda sobresalían unas enormes alas de murciélago. La cabeza tenía un remoto parecido a la de un oso, mientras que los dientes eran tantos y tan afilados como los de un cocodrilo. Una auténtica aberración multiforme.

 

Poco a poco se acercaba aquella deformidad hacia Evelyn, que esperaba impaciente a la señal de su hermano. Apenas se interponían un par de metros entre el monstruo y Evelyn, cuando ella escuchó a su hermano disparando al aire varias veces. Entonces lanzó su farol hacia la criatura, mientras ella también disparaba su revólver. Varias de las balas dieron de lleno en el blanco, provocando que una pequeña llamarada sorprendiera a su objetivo, que volvió a emitir sonidos de ultratumba mientras comenzaba a quemarse por efecto del queroseno vertido sobre su pelaje. Evelyn aprovechó aquello para salir disparada hacia el carromato, donde ya le esperaba su hermano con los caballos al frente para la huida.

 

Con un enérgico tirón de las riendas y varias voces, Scott logró que los caballos comenzaran a trotar, sacando el carromato de aquella zona. Evelyn aprovechó la circunstancia para cargar los revólveres con la munición que le quedaba en el cinto, no sin dedicar miradas hacia atrás, intentando atisbar si aquello les seguía. Pronto descubrió que sí, cuando una bola de fuego comenzó a acercarse hacia ellos, casi como si volara. Evelyn pensó con horror en aquellas enormes alas de murciélago, pero también en las patas de conejo, extremidades que por tierra o aire le permitirían avanzar a gran rapidez cuando la situación lo requiriese. Y para su pesimismo, aquel era uno de esos momentos en los que el monstruo hacía gala de su útil anatomía, mientras recortaba distancia continuamente. Evelyn le ordenó a Scott que avanzara más deprisa, al tiempo que ella comenzaba a disparar hacia la bola de fuego. La lluvia no tardaría en ir extinguiendo aquellas llamas, así que debía disparar y aprovechar mientras pudiera ver el objetivo. 


Aquella escena de huida y persecución se prolongó durante lo que parecieron segundos eternos. Cuando casi se había extinguido la bola de fuego y Evelyn cargaba sus últimas balas en el revólver, el carromato encaró lo que parecía la recta final del bosque, por la cada vez menor presencia de árboles a ambos lados del camino. Scott, que seguía totalmente concentrado en la travesía, sin despegar la vista del frente, observó unas extrañas rocas que había a izquierda y derecha del siguiente tramo a recorrer. Apenas llegó a distinguir unos dibujos tallados en la superficie de ambas rocas. Evelyn ni siquiera pudo ver aquello, concentrada como seguía en disparar a su perseguidor. Pero poco después, cuando el carromato salió del bosque, la bola de fuego no les siguió, quedándose cada vez más lejos, hasta que solo fue un punto luminoso en la lejanía. Evelyn le ordenó a Scott que detuviera la marcha, y éste tardó en obedecer, pero fue reduciendo la velocidad gradualmente, hasta que se pararon por completo.

  

Ninguno de los hermanos sabía por qué el monstruo había dejado de perseguirles, pero aquello no importaba, pues se fundieron en un abrazo que no hacía sino reafirmar su alegría interior por haber escapado de aquello. Cuando reanudaron su marcha, a ritmo muy tranquilo para no agotar más a los ya exhaustos caballos, Scott conectó mentalmente el hecho de ver aquellas raras piedras con la forma en que aquello había detenido su carrera tras ellos. No alcanzaba a entender de qué manera habían funcionado, pero estaba tan agotado que poco le importó, y procuró alejar de su mente aquellos días de pesadilla en el bosque. Evelyn intentaba hacer lo mismo, aunque ella relacionaba las tormentas con la presencia de aquel ser que había podido observar perfectamente, y que jamás olvidaría del todo. 


Quizás si ambos hermanos hubiesen compartido sus apreciaciones, habrían sacado conclusiones sobre lo acontecido en el bosque. Pero lo único que no necesitaban comentar, era el hecho de que, estuvieran a salvo o no de forma indefinida o momentánea, jamás querían volver a pisar un bosque. Y aunque no era necesario, Evelyn no dejó de mirar hacia atrás de vez en cuando, por si volvía a encontrarse a aquel ser. Así transcurrieron las horas, mientras la tormenta fue cediendo ante la aparición de la primera luz del día, que jamás había lucido tan salvadora y reconfortante como en esos momentos.