31 de diciembre de 2021

Reseña de Imbatible 3: La pesadilla de los maleantes. El héroe del pueblo y el ejemplo que genera en otras personas

¡Saludos en este último día del 2021! Es curioso lo que sucede a veces, pues, desde que comenzó a publicarse aquí en España allá por el 2019, no fue hasta este año cuando conocí la existencia de uno de los mejores superhéroes de las viñetas europeas. Más curioso todavía, es el hecho de que en este año me haya leído varias entregas de sus aventuras, y, lo mejor de todo, es que precisamente el tercer tomo, publicado hace bien poco, haya pasado a ser una de mis últimas lecturas antes de recibir el 2022. Y menuda pasada volver a leer las peripecias de un personaje tan fantástico y que me ha marcado tanto. Es el momento de hablaros por tanto de "Imbatible 3: La pesadilla de los maleantes" de Editorial Base.


Como suele decirse, a estas alturas de la película, y por la considerable cantidad de ocasiones en las que he intentado ensalzar la frescura y la creatividad de la colección de Imbatible, no debería ser un personaje desconocido para nadie. No obstante, y por si todavía queda gente que no sepa quién es el "Único y verdadero superhéroe del mundo del cómic" como reza en los inicios de muchas de sus aventuras, voy a poneros en antecedentes. Imbatible vio la luz en 2013 en "Le Journal de Spirou", y se fueron publicando historias muy cortas del personaje en dicho medio. Pues bien, la editorial Dupuis sacó en 2021 el tercer álbum recopilatorio de esas pequeñas aventuras, y en este mismo 2021 llegó raudo a España, a través de la Editorial Base, su correspondiente versión en castellano. En su día, "Imbatible" recibió el premio al mejor cómic juvenil en la Feria de Bolonia, compitiendo con más de 1800 libros de unos 41 países. Sin saber el nivel de los competidores por el galardón, y habiendo leído todo lo editado en España del personaje hasta la fecha, no tengo dudas de que fue justo vencedor. 


En el primer álbum de la colección, "Justicia y verduras frescas", se comenzaba a mostrar el tremendo potencial que ofrecía un personaje como Imbatible, un superhéroe que lo mismo plancha una camisa que compra el pan a su abuela, pero también combate el crimen y ayuda a sus vecinas y vecinos como parte de su rutina. Su superpoder no es otro que el de moverse por las viñetas a su antojo, viendo lo que pasa en algunas viñetas anteriores o posteriores a la que se encuentra en ese momento, o bien puede saltar de un escenario a otro, lanzarse objetos desde el futuro, y un montón de cosas más. Pues bien, todo eso se empezaba a vislumbrar en el primer tomo, dejando lugar en el segundo, llamado "Superhéroe de proximidad", a alguna que otra aventura en grupo junto a otras personas con habilidades de lo más peculiares. No faltaba una buena cantidad de historietas del Imbatible en solitario, pero se agradecía verle también en acción con otros personajes, como su aprendiz Tudí o el policía Juan Pedro. Y es en este nuevo tomo, donde, además de esas peripecias en solitario del superhéroe, también tienen sus momentos de lucimiento esos personaje que le acompañan a veces, pero que necesitan valerse por sí mismos para afrontar algunos peligros. Y eso es algo que disfruto mucho, por notar una evolución en cada álbum de la serie, que no busca asentarse en la repetición, sino también crecer en otras direcciones. 

¿Qué autores han participado en este tomo? Para empezar nos encontramos a su creador, Pascal Jousselin (ilustrador en "Colt Bingers: Saison One" que también participó en "L'atelier Mastodonte"), quien se ocupa tanto de los guiones como de la ilustración. Le acompaña la colorista Laurence Croix (conocida por ejercer este mismo trabajo en varios tomos de "Spirou y Fantasio" o en "Tyler Cross"). Estos dos artistas ya habían colaborado en el primer tomo del personaje, y el resultado de su trabajo conjunto me ha parecido nuevamente igual de bueno y elogiable, y muy elegante en la ejecución de su propuesta gráfica. Por otra parte, la traducción al castellano corresponde a Albert Vilardell.

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis oficial nos adelanta lo siguiente:

"Vuelve Imbatible, acompañado de su aprendiz, Tudí, y de Juan Pedro, el gendarme. 

Esta vez incluso un fantasma les dará una mano. Y tendrán que enfrentarse a un nuevo científico loco que pretende liquidarlos con un robot aparentemente indestructible... 

¡Una nueva aventura del único verdadero superhéroe del mundo del cómic!"

No he podido evitar unas risas cuando he abierto el álbum, y la primera historieta corta que me he encontrado es la que podéis ver aquí al lado, donde Imbatible prepara unas creps con su peculiar estilo. Es un recordatorio para un lector veterano del personaje, pues hace rememorar las cosas de las que es capaz, pero también me parece una forma divertida de que alguien que se acerque a él por primera vez, vea de qué pasta está hecho. También es divertido verle como espectador en un partido de fútbol de selecciones, pues llevará su habitual traje y habrá quien le confunda con un fan de cierto equipo alemán de fútbol. Pero además de eso, se desencadenará una batalla campal en el estadio, y habrá más dosis del poder de Imbatible.

Al margen de esas historias iniciales, hay cabida para otras igual de peculiares. Una de las que más me ha gustado, implica a un científico de otra población que, cansado de no encontrar en su zona a ningún superhéroe que le suponga un desafío, ha decidido enfrentarse al Imbatible. Lo surrealista es que dicho científico, llamado Atomax, le notificará esa misma intención al sabio loco, que es uno de los primeros enemigos de peso que tuvo Imbatible, pero que nunca logró vencerle. Y claro, con la obsesión de ser él quien acabe con Imbatible, el sabio loco no se quedará de brazos cruzados ante el plan de Atomax, el cual pondrá en serios aprietos al superhéroe. No quiero contaros más de esta historia, pero me ha gustado mucho y sigue haciendo gala del potencial de las páginas de un cómic.


Otra de las cosas que me ha gustado, y que ya comentaba al inicio de la reseña, es el hecho de que en el álbum hay cabida para que otros personajes protagonicen en solitario sus propias historias. Es el caso de Tudí, el aprendiz de superhéroe que a veces acompaña a Imbatible, y que, además de estar enamorado de una chica en este álbum, tendrá que afrontar un par de peligros en solitario, con villanos y... ¡con declaraciones de amor! Y no es el único que, con amor de por medio, vivirá otra peripecia, pues Juan Pedro el policía tendrá que atrapar a un vándalo que no para de hacer pintadas. Para tal fin, y aunque Juan Pedro debe demostrar que puede valerse por sí mismo y no necesita superhéroes, encontrará una ayudita muy especial, de una persona que es importante para él. Esta historia me ha parecido bastante emotiva. Y por último, pero no menos importante, una de las historias del final nos va a deparar un enfrentamiento entre Imbatible, y la villana... ¡Invencible!

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Al contrario de la originalidad que derrocha este cómic, me temo que voy a ser bastante vulgar con la valoración de los guiones de Jousselin, pues, como dije en anteriores reseñas, poco puede sorprenderme ya el excelso nivel de Jousselin con sus historias. Sigue realizando tramas divertidas, ingeniosas, y que, partiendo de su simplicidad, generan risas y momentos entrañables. Imbatible ya no es solamente el héroe del pueblo, sino que poco a poco ha ido logrando que otras personas sigan su ejemplo para ayudar a los demás, y esa evolución me gusta y me parece natural. Además, se siguen mezclando historias de una o dos páginas, y otras de más extensión, siendo una mezcla que se agradece y que permite saborear las posibilidades del personaje tenga una extensión breve o amplia en su recorrido. Por lo tanto, otra vez un gran trabajo de Jousselin a los guiones.

En cuanto al dibujo del mismo autor, voy en consonancia con mi valoración, pues vuelve a estar a un altísimo nivel, teniendo en cuenta que la fuerza de los dibujos de Jousselin no está en su trazo, bastante simple, sino en la manera en que saca partido a sus creaciones. Cada peligro o villano parece memorable, y no solamente se debe a la manera en que se conciba en un guion, sino también por la manera en la que se plasma visualmente, y por lo tanto eso es mérito del artista. Como ya ha pasado en otras ocasiones, el autor sigue experimentando con las posibilidades que ofrece toda una página para jugar con ella, y también se atreve en este caso a mezclar imágenes del cómic, con otras de la vida real, logrando un efecto que se agradece. Así que no cabe otra cosa que elogiar nuevamente a Jousselin.

Y sobre el color de Croix, vuelve a ser un buen complemento al dibujo, y cobra nuevamente especial importancia en esas escenas en las que aparece algún villano con poderes especiales, o simplemente suceden cosas atípicas. Por eso le pongo otra buena nota a este apartado.

¿Merece la pena el cómic? La leche, CLARO QUE SÍ. No hay dos sin tres, ni habrá tres sin cuatro o las veces que haga falta modificarlo por cada nueva entrega de Imbatible. Ya habréis notado que me tiene ganado de calle, y solo espero que cada vez más gente pueda disfrutar de este tipo de lectura, apta para todo tipo de públicos y gustos, que pueden disfrutar a lo grande los más peques de la casa, y los que no lo son tanto. Como leí alguna vez decir sobre otros cómics, estamos ante una de esas obras que un adulto le regala a su hija/o, sabiendo que también lo leerá él mismo. No me queda más que decir, salvo... ¿todavía no tenéis a Imbatible en vuestra tebeoteca?

Respecto a la edición de Editorial Base, es de tapa dura, y aunque en esta ocasión tampoco contiene ningún extra, no lo he echado en falta, bastante felicidad me genera leer este tipo de cómics. Dadle una oportunidad a este personaje que merece y mucho la pena. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías, podéis hacerlo aquí. ¡Hasta la próxima!

28 de diciembre de 2021

Reseña de En la cabeza de Sherlock Holmes. Un alucinante viaje al interior de la mente del mítico detective privado

¡Un elemental saludo y felices fiestas para todo el mundo! A día de hoy soy incapaz de recordar con qué edad exacta de mi infancia tuve mi primer contacto con Sherlock Holmes, pero sí que conservo bien fresca en la memoria la magnitud del impacto que supuso para mí conocerle. Porque desde el principio intuía la magia que había en aquel investigador privado. Y eso es algo que se palpa en cada página de la obra que vengo a reseñaros hoy, que es una carta de amor al personaje, y en cada viñeta se ve lo especial que es. Voy a hablaros de "En la cabeza de Sherlock Holmes" de Norma Editorial.


No debería ser ningún misterio para nadie el hecho de que fue Sir Arthur Conan Doyle (1859-1930) quien creó en 1887 a Sherlock Holmes, uno de los mejores investigadores privados (el mejor desde mi punto de vista) que haya dado el mundo de la narrativa. Tampoco es un secreto que la fuerza y carisma de este personaje ficticio ha trascendido a muchos medios, pues hay infinidad de películas y series narrando sus peripecias, juegos de mesa, aventuras gráficas de ordenador, y, entre otras muchas cosas, cómics. Hace algún tiempo disfruté mucho de un cómic llamado "Las aventuras de Sherlock Holmes" publicado por Ponent Mon, que adaptaba fielmente bastantes historias de Conan Doyle. Se trataba de una obra publicada en blanco y negro que basaba gran parte de su calidad en el cariño con el que estaba hecha, y en la fidelidad al material originario. Pues bien, la obra objeto de reseña hoy, irradia a espuertas esas mismas virtudes, pero es radicalmente opuesta a la que os mencionaba. Y esto es algo de lo que me alegro, pues marca su propio camino, y además de diferenciarse de muchos otros cómics sobre Sherlock Holmes, lo hace con una fuerza que me recuerda por qué sigo admirando a este personaje. 


Esta obra, que es una historia en dos partes, se publicó originariamente por Ankama Editions en los años 2019 y 2021, siendo este último el mismo en el que ha llegado a España gracias a Norma Editorial, que ya lleva bastantes años publicando diferentes cómics sobre el personaje. Una de las cosas que la diferencia del ejemplo que os citaba antes, es que es un cómic a color, y la otra, la supone el hecho de que, si bien es fiel en cuanto a retratar cómo es, piensa y siente Sherlock Holmes, el caso que investiga aquí es ficticio. Aunque esto me parece lo mejor, porque cuando uno ha visto ya muchas películas y episodios de series del personaje, como es mi caso, agradece poder disfrutar de una nueva historia, y además hacerlo sintiendo que realmente está dentro de la cabeza de Holmes, porque realmente es la intención que tienen los autores (es evidente su amor por el personaje) en todo momento. Es algo lógico, porque... ¿Quién no querría saber cómo funciona realmente el cerebro de una de las personas más inteligentes del mundo? ¿Quién no tiene curiosidad por ver, de todas las formas posibles, de qué manera realiza sus deducciones, organiza sus líneas de pensamiento e investigación, o se desenvuelve en cualquier situación difícil? Esta obra trata de responder a todo eso, a y otras muchas cosas. 

¿Qué equipo creativo hay tras esta obra? Como guionista está Cyril Lieron (que ha ejercido de colorista en colecciones como "Cotton Kid" o "Percevan"), mientras que del apartado gráfico se ocupa Benoit Dahan (conocido por "Psico investigador"). La traducción al castellano es de Diego de los Santos. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis editorial nos desvela lo siguiente al respecto:

"Entra en la mente del mejor detective de la historia.

Un viejo amigo del Dr. Watson es rescatado por la policía en extrañas circunstancias. El descubrimiento de un polvo misterioso sobre su ropa y de una entrada para un espectáculo muy particular lleva a Sherlock Holmes a deducir que se encuentra ante la primera víctima de un complot de gran alcance...

En los relatos de Conan Doyle, Watson solo nos describió la cara visible de Sherlock Holmes... Pero en esta investigación inédita entramos en la mente del mayor genio de la deducción, seguimos el hilo de su razonamiento y atravesamos la arquitectura de su mundo prohibido."

Los sucesos de esta historia, que no pertenecen a los escritos de Conan Doyle, sí están ubicados temporalmente poco después de una de las historias clásicas del autor, como es "La liga de los pelirrojos". Al menos es la orientación que se nos ofrece en la obra a modo de curiosidad, para quien quiera saber en qué época de la vida del detective pudo transcurrir todo esto. Por lo demás, la primera página del cómic muestra a un hombre huyendo despavorido por las calles de Londres, con aspecto de estar viviendo algo traumático. Lo siguiente que se muestra, es a Sherlock en el interior del 221B de Baker Street, mientras tiene uno de sus momentos de evasión mediante el uso de narcóticos. Poco después, cuando Watson lee la prensa e intenta ofrecer a su amigo una distracción más saludable que la cocaína, aparecerá un policía que acompaña al hombre que estaba huyendo unas páginas antes.

Watson no tardará en reconocer a uno de sus amigos, médico también de profesión. Y, como podéis imaginar, Holmes estará rápido a la hora de observar unos cuantos detalles de interés en su visitante, por lo que su curiosidad por él, y por los sucesos que le han llevado hasta ese estado de intranquilidad, serán suficientes para estimular su intelecto. Será así como Holmes, haciendo gala de su inmensa capacidad deductiva, y extrayendo cuantos datos de interés hay en su nuevo "cliente", comience a investigar los sucesos que llevaron a este doctor a correr por las calles de Londres, provocándole además ciertas lagunas en sus recuerdos recientes. No tardará Holmes en descubrir que todo tuvo su comienzo cuando este pobre hombre acudió a un espectáculo de magia, donde ocurrieron sucesos de lo más interesantes, que tendrá que ir desentrañando poco a poco el mejor investigador del mundo. Y la gran pista será una entrada muy especial de dicho espectáculo.


No quisiera contaros mucho más de la trama, por lo que mi resumen de la misma termina aquí. Pero sí que me apetece profundizar sobre la inmensa satisfacción que me ha generado el enfoque de esta obra, pues, aunque ya estaba mentalizado sobre la frescura, ingenio y belleza visual de la misma (cuando en su día salió anunciada en el boletín de futuras novedades de la editorial, las páginas de muestra me dejaron flipando), mis sensaciones iniciales sobre la maestría de este cómic no solo se confirmaron para bien, sino que fueron vapuleadas ante el derroche de creatividad que han demostrado sus autores. Como fan de Holmes, y siendo consciente de que es un ser ficticio, nunca ha dejado de sorprenderme su sagacidad e intelecto, ni tampoco el que sea capaz de ver mucha información donde otras personas apenas ven nada, o logre hilvanar sucesos que, aunque a priori puedan no tener ninguna relación, sí que conforman parte del mismo engranaje. Y eso mismo es parte del encanto de esta obra, donde constantemente vemos reflejadas en las páginas las distintas ideas de Holmes sobre el caso que investiga, así como su proceso deductivo, su asociación de teorías, su valoración de pruebas y hallazgos, o el resultado de aplicar sus conocimientos para cualquier suceso que los requiera, ya sea una conversación, un interrogatorio, una pelea, o incluso una persecución. Por eso, y por muchas otras razones que expondré a continuación, esta ha sido una de mis mejores lecturas de este año, y me queda el gran regusto de haber sentido que, durante un rato, sí que he podido estar en la cabeza del mítico Holmes.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? No está de más decir que, cuando miré los nombres de los artistas, no me sonaba ninguno. No es la primera vez que me pasa, porque siempre estoy descubriendo nuevos autores en el cómic europeo, y es algo que agradezco, pues, al leer por primera vez el trabajo de Lieron en los guiones, lo he disfrutado una barbaridad. Este autor realiza una labor exquisita para desentrañar todos los secretos de la mente de Holmes, y hacerlos accesibles al lector, quien, más que un simple espectador de la historia, se convierte en parte activa de la misma. Esto último no lo digo por gusto, porque, si uno quiere llegar al final del cómic, debe sí o sí adentrarse en la cabeza de Holmes, para ver sus razonamientos, y al mismo tiempo asociarlos en su propia cabeza, lográndose así esa conexión que uno tiene con los productos de misterio, donde es fácil tener teorías sobre quién será el malo, qué planes tendrá, o qué querrá conseguir. Ese elemento de complicidad con el lector está muy bien logrado aquí, incluso en páginas donde se dan indicaciones para hacer varias cosas, y si se quiere recibir información extra, hay que hacerlas como se explica. Al margen de esto, el cómic tiene buen ritmo, la trama me ha gustado bastante, en ningún momento se hace pesado de leer (al menos en mi caso no), y se palpa el amor y el respeto por el personaje en todas partes. Por eso no puedo hacer otra cosa que elogiar el trabajo de Lieron.

Y respecto al dibujo de Dahan... ¡qué auténtica maravilla! Cualquier cosa que os diga del apartado gráfico de esta obra, sería insuficiente para valorar como se merece la monstruosidad de trabajo de Dahan. Os digo sin miramientos que, cualquier persona que tenga por afición dibujar, o quiera aprender a contar gráficamente una historia experimentando con las páginas de formas creativas, debería leerse esta obra. Es fabuloso disfrutar como lector de la inagotable cantidad de composiciones de página y de las propuestas visuales que ilustra Dahan, para dar vida a las indicaciones de Lieron. Da igual que se trate de páginas dobles o simples, pues su impacto es considerable, y me ha hecho preguntarme a menudo en el tiempo que habrá invertido este hombre para hacer el cómic. El trazo es muy interesante, y el diseño de personajes, escenarios y objetos está muy trabajado. Y, dado que puede resultar confuso a veces el orden de lectura en algunas páginas, la clave es seguir el "hilo rojo" que hay para ayudar al lector. Sea como sea, Dahan se merece un "elemental" y sonoro aplauso, por la soberbia labor que realiza.

Respecto al color, es otro apartado que brilla con luz propia en la obra. En una narración gráfica como la que hay aquí, la gama de colores utilizados permite generar grandes contrastes en según qué momentos se encuentre la historia, ya sea para dar vida a sucesos ocurridos en el exterior, o bien escenas en el interior de la mente de Holmes. La elección de los colores, así como el uso de los mismos en diferentes tonalidades para remarcar ciertas cosas en algunas viñetas o páginas, me ha parecido excelente, por lo que gustosamente le doy una nota alta a este apartado.

¿Merece la pena el cómic? He estado tan embobado ensalzando las virtudes de esta joya que, lógicamente, mi valoración no puede ser otra que ROTUNDAMENTE SÍ. Me parece una obra que no solamente disfrutarán las personas amantes del misterio y de Sherlock Holmes, sino también toda aquella gente que quiera saborear un cómic hecho con grandes cantidades de talento. También lo recomendaría a personas que tengan por afición o profesión escribir e ilustrar cómics, porque éste es un ejemplo de qué bonito es el mundo de las viñetas cuando unos autores dan rienda suelta a sus ideas y experimentan para contar las cosas de todas las maneras posibles. Si me permitís el juego de palabras, esta es una obra "elemental" que debería estar en la colección de cualquier fan de Holmes. 

Respecto de la edición de Norma Editorial, es en cartoné, y recopila aquí los dos álbumes publicados que conforman una sola historia de final cerrado. La portada tiene el curioso y acertado detalle de presentar un agujero en torno a la silueta del rostro de Holmes, para ver lo que hay dentro. No contiene extras, pero... ¿acaso no es bastante el que me haya roto por completo los esquemas el cómic? Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías, podéis hacerlo aquí. Hasta que volvamos a leernos, un elemental saludo lectoras y lectores de cómic. 

23 de diciembre de 2021

Reseña de Drácula de Bram Stoker. La adaptación en viñetas de la obra maestra dirigida por Francis Ford Coppola

¡Saludos desde tierras transilvanas! Es algo curioso que, a estas alturas, no haya hablado en la Burbuja de ningún cómic protagonizado por un vampiro. Sí que he analizado obras en las que aparecían algunos chupasangres, pero no eran precisamente los reyes de la función, sino apariciones testimoniales. Por eso me supone un gran placer estar hoy aquí, para comentaros qué me ha parecido la versión en color de "Drácula de Bram Stoker" de Norma Editorial. 


Como habréis podido intuir, no he mencionado porque sí el hecho de que la reseña es sobre la versión a color que adapta la película homónima dirigida por Francis Ford Coppola en 1992. Norma Editorial la tiene publicada en dos formatos: a color, y en blanco y negro. Por si esto fuera poco, este cómic tiene una importancia histórica todavía mayor, pues, durante dos décadas, y por problemas legales, no se había podido reeditar esta obra publicada en IDW Publishing. Pero en este caso hubo un final feliz, y fue en 2019 cuando Norma la trajo a tierras españolas, con ese más que agradable hecho de que estuviera disponible en dos versiones. Así que, si uno recapitula y va contando aspectos positivos, no solamente se trata de un producto que por fin ha vuelto a ver la luz, sino que además puede disfrutarse de dos maneras diferentes según los gustos de la persona lectora, y... ¡adapta la película de Coppola, todo un clásico! Esto último no es algo baladí, pues posiblemente, sea mi adaptación cinematográfica favorita sobre la imperecedera creación de Bram Stoker. 


No obstante, considero útil destacar el hecho de que dicha película de Coppola no es precisamente una adaptación totalmente fiel a la novela de Bram Stoker. No es algo que me parezca mal, porque Coppola se centró en darle un fuerte componente romántico a su obra (que no era tan acentuado en la novela), y creo que, usando bien parte del material original, y sumándole sus propias aportaciones, logró una gran película. Es posible que, además de eso, influyera en su impacto mediático el espectacular reparto que tuvo dicha producción, pues contaba con actores y actrices como Gary Oldman, Anthony Hopkins, Keanu Reeves, o Winona Ryder. También pueden destacarse otros aspectos positivos, como la banda sonora de Wojciech Kilar, la cuidada ambientación de época tanto en vestuario como en escenarios, o el enorme trabajo que se realizó en la parcela de los efectos especiales. Sin duda, hay muchas cosas que pueden destacarse para bien de la película de Coppola, y desde que he podido leer esta adaptación en formato cómic, es otra de las razones que puedo argumentar para realzar la importancia de esta versión cinematográfica. Y si en cines el reparto actoral fue memorable, en las viñetas el equipo artístico también fue de gran categoría y talento.

¿Qué autores han participado en este cómic? Me atrevería a decir que quienes se ocuparon de esta obra son leyendas del mundo de las viñetas, pues a los guiones está el mítico Roy Thomas (inconcebible pensar en el "Conan" de los cómics sin acordarse de él, y que también co-creó a mi querido "Puño de Hierro"), y al dibujo Mike Mignola (quién se ocupó de la también victoriana "Batman: Luz de gas", y creó "Hellboy" y todo su universo), autores con un amplísimo bagaje en DC y Marvel. Como entintador está John Nyberg (que ha participado en obras como "Dynamo Joe" o "La Patrulla Condenada"), mientras que el colorista es Mark Chiarello (que ilustró "Batman / Houdini: El taller del Diablo", y coloreó "Estela Plateada: Parábola"). La traducción al castellano es de Francisco Pérez Navarro. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? Como en este caso no hay una sinopsis oficial, pues se cuenta la importancia de la publicación por sus problemas editoriales, he optado por compartiros la de la película de Coppola, al ser adaptación de la misma:

"En el año 1897, el joven abogado Jonathan Harker viaja a un castillo perdido de Transilvania, donde conoce al conde Drácula, que en 1462 perdió a su amor, Elisabeta. 

El conde, fascinado por una fotografía de Mina Murray, la novia de Harker, que le recuerda a su Elisabeta, viaja hasta Londres, cruzando océanos de tiempo para conocerla. 

Ya en Inglaterra, intenta conquistar y seducir a Lucy, la mejor amiga de Mina."

No está de más comenzar diciendo que este cómic, salvo por algunos pequeños detalles, es una adaptación casi calcada de la película de Coppola. Excepto algunas escenas del largometraje que no aparecen aquí, el resto de cosas es igual, y está prácticamente ordenado de la misma manera a como acontece en la fuente de inspiración. No es algo que me haya disgustado, ya que he dejado claro que dicha película es mi favorita de cuantas he visto del más famoso de los vampiros. Pero considero que debéis saber esto antes de abordar la lectura en cuestión, para saber a qué os exponéis. 

Respecto de la historia en sí, nos muestra en las primeras páginas parte de la vida de Vlad Drácula, un cruel y sanguinario príncipe rumano de la región de Transilvania, que lucha contra los turcos que intentan invadir su patria, y, por extensión, acabar con la religión cristiana en todo lugar hasta donde llegue a extenderse su imperio. Tras lograr una gran victoria contra los invasores, Vlad tendrá que regresar con celeridad a su castillo, pues trágicas noticias le aguardan allí. Los turcos, dolidos por la derrota infligida en la batalla contra Vlad, enviaron una nota a su castillo en la que se informaba de la muerte en combate del príncipe. Esto provocó que su amada, Elisabeta, rota por el dolor de esa pérdida, se suicidara. Al llegar ante el cuerpo de su mujer, un sacerdote le recordará al príncipe que no hay salvación para quien se ha quitado la vida, y esto provocará una violenta reacción, pues el monarca rehusará de la religión que ha estado defendiendo con su vida, para abrazar algo más diabólico donde la sangre es la vida. Muere así un hombre, nace un vampiro.


Varios siglos después, el lector tendrá el primer contacto con Wilhemina "Mina" Murray y Jonathan Harker, una pareja de enamorados que reside en Londres, y que tendrá que separarse, pues Jonathan debe viajar hasta la tierra de Transilvania por motivos laborales. No tardará Jonathan en comprobar cuán extraña es aquella parte de Europa, donde el folclore y las supersticiones tienen una importante presencia y arraigo. Pero eso no será lo más insólito de todo, ya que al fin conocerá en persona al Conde Drácula, el hombre para el que lleva un tiempo adquiriendo propiedades en Londres. Drácula terminará viendo una foto de Mina, y en ella reconocerá a la mujer que perdió siglos atrás, razón por la que su desembarco en Londres será mucho más especial de lo que él nunca imaginó. Mientras Jonathan va quedando cada vez más preso en el castillo y sus misterios y males, el Conde comenzará su viaje hacia tierras británicas, donde espera reencontrarse con su amor perdido. Y que se preparen los londinenses para el mal que caerá sobre ellos.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Hay que decir respecto al guion que, habida cuenta de que es una adaptación casi calcada a la película de Coppola, el trabajo de Thomas es correcto sin más. Pensaréis que es algo duro decir eso tratándose de un guionista legendario en los cómics americanos, pero si en su lugar se hubiese encargado otra persona de los textos de esta obra, no creo que hubiese variado mucho el resultado. La adaptación es buena sí, pero porque ya lo era la historia en el otro formato. Es cierto que Thomas consigue una narración fluida, y que la supresión de algunos pasajes del largometraje beneficia al ritmo de este cómic, cuyo resultado me gusta. Pero al margen de eso, y dado que se ha usado casi todo tal cual salía en la película, el trabajo de Thomas no pasa de correcto. 

Toca "hincarle el diente" al apartado gráfico ahora. Es cierto que, dada su enorme popularidad conseguida gracias a Hellboy, sea difícil que haya quien no conozca a Mignola y su estilo artístico. No obstante, y por si alguien no ha leído todavía una obra de este ilustrador, se trata de alguien que tiene un estilo bastante peculiar, que encaja como un guante para esta obra, al igual que para cualquier historia oscura. Mignola suele ser de escasez de medios en muchas viñetas, dedicando su trazo a primeros planos de los personajes, y poniendo poco énfasis en su entorno o el nivel de detalle en los escenarios (hay viñetas donde, si os fijáis, es difícil distinguir dónde acaba el suelo de una habitación, dónde empieza la pared, y donde está el techo). Todo lo anterior no lo digo como algo negativo, pues su trazo me gusta y es bastante reconocible, y su uso de los claroscuros tiene tendencia a ser bastante acertado en las obras que ilustra. Por todo esto mi valoración de su labor aquí es bastante alta.

Respecto a las tintas de Nyberg, hace una buena labor para completar el trazo de los lápices de Mignola. Al final del cómic, en el apartado de extras, vienen bastantes páginas antes de ser entintadas por Nyberg, y ahí podéis apreciar cómo trabaja Mignola las escenas, y cómo las completa Nyberg acertadamente. A ellos se le une el color de Chiarello, quien también aporta un buen trabajo, para que en esta obra haya un interesante contraste de colores según el tipo de escena que esté presenciando el lector. Por tanto se complementa bien la labor de todos para este producto donde visualmente hay presencia de bastante negro y colores de tonalidades oscuras incluso siendo bastante dispares entre sí.

¿Merece la pena el cómic? Si disfrutasteis con la película de Coppola, POR SUPUESTO, porque es una manera de disfrutar de esa misma historia en un formato distinto. Pero incluso si no habéis visto dicha obra pero os gustan las historias de vampiros o de temática oscura, también me parece una lectura muy recomendable. En mi caso, os animo a disfrutar de Drácula de cualquier manera, donde también aprovecho para deciros que, si no habéis leído la novela de Bram Stoker, le deis una oportunidad, y podáis ver qué cosas cambió Coppola en su película de la novela, y que habéis podido leer en este cómic. 

Respecto de la edición de Norma Editorial, es de tapa dura con sobrecubierta, y como contenido extra tiene bastantes páginas a tinta de Mignola, y las distintas portadas que hizo el ilustrador de los 4 números que componen esta adaptación de Drácula. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

20 de diciembre de 2021

Reseña de The Boys: Integral 1. Cuando no es oro todo lo que reluce en el mundo de los superhéroes

¡Saludos a todo el mundo! Ya lo he comentado en alguna ocasión en el blog, pero, aunque me gustan los cómics de superhéroes, en la medida de lo posible intento no dedicarles muchas reseñas en este espacio. La razón es sencilla, pues para leer análisis de cualquier cómic americano de superhéroes, hay cientos de webs por ahí, y aquí intento hacer una labor más orientada a otro tipo de contenidos en el mundo de las viñetas. Pero claro, hay ocasiones en las que, por la originalidad de la propuesta (el mejor ejemplo es "Imbatible"), y por el disfrute que me genera la lectura, me es inevitable hablaros de tal o cual obra. Eso me trae aquí hoy, pues quiero comentaros qué me ha parecido "The Boys: Integral 1" de Norma Editorial.


A estas alturas, y gracias a la exitosa y divertidísima serie de Amazon que adapta los cómics de Garth Ennis y Darick Robertson, mucha gente conoce ya "The Boys". Habrá quien leyera antes los cómics y haya visto o no la serie, y quien, como ha sido mi caso, tuviera su primer contacto con este universo gracias a la serie. Cuando tuve la oportunidad de verla, flipé de lo macarra que era para estar ambientada en un mundo donde hay superhéroes, y ser un producto audiovisual (en cierto sentido me acordé de las películas de Kick Ass). Pero eso no es todo, porque además me pareció un producto muy disfrutable y adictivo. Eso hace que, a día de hoy, esté deseando que se estrene al fin la tercera temporada, pero también ha provocado que, irremisiblemente, haya querido acercarme al origen de todo, y comprobar qué formato me satisface más, y por qué razones. Y mi respuesta es que, a tenor de lo que he leído en este primer integral de tres, y habida cuenta del goce que es ver la serie... me quedo con las dos opciones, porque merecen y mucho la pena, y cada una va por caminos diferentes. 


Como yo desconocía los problemas editoriales que tuvo esta serie para salir adelante en su día, he querido buscar un poco de información (que también se comenta en el propio tomo) al respecto. La colección de "The Boys" tuvo un inicio bastante prometedor cuando comenzó su publicación hace ya bastantes años a través del sello Wildstorm, que pertenecía a DC Comics. Pero cuando llevaba unos cuantos números publicados, se produjo su cancelación. Si se piensa, no es difícil entender (que ya nos parezca bien o no es otra cosa) que una editorial como DC no quisiera que se relacionara con su mundo de superhéroes una obra como ésta, teniendo en cuenta la presencia de tanta violencia, sexo explícito, y otras aspectos que pueden verse aquí. Porque "The Boys" es una sátira del mundo de los empijamados, y no se anda con tonterías ni sutilezas. Al margen de esa violencia, sexo, y humor muy negro, esta colección es mucho más que eso, pues no deja de ser una crítica muy interesante sobre el mundo de los superhéroes, presentados aquí como trabajadores de empresas que están más preocupados de percibir su sueldo y hacer lo que les venga en gana con sus poderes, que de ayudar a los demás. Aunque volviendo a lo anterior, tras su cancelación, terminó recayendo en manos de Dynamite Entertainment, donde se publicaría muy exitosamente hasta su final. El tomo que yo he leído para la reseña, es ya la octava edición del mismo que ha hecho Norma Editorial aquí en España, así que fijaos qué exitazo en ventas en nuestro país.

¿Qué autores han participado en este cómic? Sus creadores son el guionista Garth Ennis (co-creador también de "Predicador", y que ha escrito por ejemplo infinidad de historias de "El Castigador") y el ilustrador Darick Robertson (del que tengo buen recuerdo de su etapa en "Lobezno", y que también es co-creador de "Transmetropolitan"). A día de hoy este dúo ha colaborado en muchas ocasiones, y es lógico viendo la gran química que destilan en la obra objeto de reseña. Del color se ocupa Tony Aviña (que ya hizo esta misma labor en obras como "El juicio de Sherlock Holmes" o "Sleeper"). La traducción al castellano es de Ernest Riera. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis de este primer integral, que recopila los 30 primeros números de la colección, es la siguiente:

"En un mundo en el que los superhéroes son unos degenerados corruptos controlados por una corporación, es necesario que alguien les mantenga a raya. 

Ese alguien son los miembros de The Boys, tipos duros y sin escrúpulos que han aceptado adquirir superpoderes para poder patear el culo de esos falsos superhéroes."

Como podéis comprobar, no es necesaria una larga descripción para que una historia pueda llamar la atención, pues a veces basta conque sea directa y vaya al meollo de la cuestión. Y eso mismo casa con el inicio del primer número, cuya primera página es una viñeta única de una bota pateando la cara de un personaje que lleva una máscara como la de un superhéroe. No tarda el lector en ver que quién recreaba esa escena en su mente es Bill "Carnicero", que se encuentra tranquilamente sentado en el banco de un parque junto a su perro Terror. Carnicero verá a un grupo de superhéroes sobrevolando el cielo por encima de él, y dejará bien claro que se encuentra listo para dar caña a los empijamados. Eso hará que dedique tiempo a reunir a su banda, los llamados "The Boys", y que está conformada por Leche Materna, el Francés, y la Hembra.

De forma paralela a estos sucesos, y en otra parte del mundo, está Hughie, el otro gran protagonista de la función. Hughie se encuentra paseando feliz junto a su novia Robin, viviendo los que posiblemente sean sus mejores y más bonitos momentos con ella, cuando la lucha del superhéroe A-Tren con un supervillano, provocará la violenta muerte de Robin. No hace falta deciros que Hughie quedará muy tocado por esta pérdida, rehusando cualquier compensación económica como consecuencia de la muerte de su novia, porque, sencillamente, él la quiere de vuelta, no quiere disculpas ni dinero. Carnicero será conocedor de la tragedia de Hughie, y, consciente de que puede estar ante un nuevo miembro para su equipo, irá a verle en persona, para proponerle que se una a él.


Animado por la oferta de Carnicero de ir a los Estados Unidos de visita y ver cómo funciona su equipo, Hughie emprenderá el viaje desde Glasgow, y una vez llegue a su destino, no tardará en ser consciente de que The Boys es un grupo de lo más peculiar. Poco a poco Hughie irá viendo qué tipo de cosas hacen Carnicero y su tropa, y será consciente de que, en un mundo de superhéroes que hacen lo que quieren casi con total impunidad, gente como The Boys son los "vigilantes" que observan a los superhéroes y se ocupan de darles una lección cuando sea menester. Pero además de seguir a estos personajes, otro hilo narrativo estará protagonizado por Luz Estelar, una superheroína que acaba de ingresar en "Los Siete" (que fácilmente podéis ver como una "Liga de la Justicia" para esta serie), y por Patriota, el líder de este grupo, con el que Carnicero tiene un duro pasado en común. Y hasta aquí os puedo contar.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Empezando por Ennis... era sencillo que me gustara esta obra suya, porque ya he disfrutado bastante de otros de sus trabajos. Soy consciente de que el estilo de Ennis para contar historias puede no gustar a todo el mundo, porque en muchas ocasiones incluye generosas dosis de violencia, gamberrismo, sexo y humor negro (y también un tanto escatológico a veces) en sus narraciones. Además, Ennis no es precisamente un fan de los superhéroes, razón por la que siempre que puede intenta ridiculizarlos en sus obras. Aquí se puede ver eso, pero también una interesante trama empresarial y política que se construye respecto al modo en que existen, viven y actúan los empijamados en este universo ficticio. Si a eso se le une el hecho de que The Boys es un grupo tan peculiar y carismático de gente donde a todos les falta un tornillo, pues supone un enorme punto a favor de esta obra. Es raro que haya algún número que pueda parecer de relleno, por lo que no puedo hacer otra cosa que valorar positivamente el trabajo de Ennis, que siempre mete algún detalle de interés en cada episodio para lograr que me haya merecido la pena leerlo. 

Respecto al apartado gráfico, y a pesar de que colaboran Peter Snejbjerg y John Higgins de forma puntual a en el dibujo, y Rodney Ramos en las tintas, voy a centrarme en la labor de Robertson, porque es el artista cuyo trabajo está presente en casi todo este integral. El arte de Robertson, al igual que me pasa con Ennis y sus historias, ya me gustaba antes de leer esta obra. En ese sentido, lo difícil era que no me gustara su trazo y su narración visual. No soy capaz de imaginar un mejor dibujante que Robertson para este proyecto, pues retrata de un modo impactante las escenas violentas, pero también sabe escoger bien los planos en la mayoría de escenas, y la tendencia en su trazo es centrarse bien en el diseño de los rostros, pero sin descuidar el entorno. Podéis ver claramente que, como modelo para Hughie, usó el rostro del actor Simon Pegg (famoso por su papel en "Star Trek", o por la archiconocida "Zombies Party"), que sí sale en la serie de Amazon, pero con el papel del padre de Hughie, y se puede reconocer a Pegg en muchas viñetas, no solamente en primeros planos, síntoma del gran trabajo de Robertson. Así que, como resumen, diré que me ha gustado mucho el dibujo. 

Respecto al color de Aviña, también me parece que es el idóneo para esta obra, y cumple esa máxima de que este apartado de un cómic no reste, sino que sume y cumpla su función dentro del engranaje del producto. Así que también tengo buenas palabras para la labor de Aviña.

¿Merece la pena el cómic? Tanto la serie de Amazon como este cómic, INDUDABLEMENTE merecen la pena. En lo concerniente al cómic, es divertido, macarra y me he reído bastante en diversos momentos de la lectura. Además, la serie, si bien comparte bastante cosas con lo contado en las viñetas, sigue su propio recorrido, por lo que me parecen formatos no solamente interesantes por separado, sino muy recomendables para degustar de forma complementaria y ampliar el disfrute de este universo de superhéroes y vigilantes. No puedo hacer otra cosa que recomendaros darle una oportunidad a este primer integral de la colección, pues no creo que os deja indiferentes. 

Además, otra razón para recomendaros esta lectura, al margen de su calidad, es la edición de Norma Editorial, pues es en formato cartoné, y además de los 30 primeros números de la serie, trae como contenidos extra un apartado de bocetos, galería de cubiertas, y diferentes e interesantes textos introductorios, uno de ellos escrito por el propio Simon Pegg. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

17 de diciembre de 2021

Reseña de Undertaker 4: La sombra de Hipócrates. El peligro de un médico que da la vida... pero también puede quitarla

¡Saludos desde el salvaje y lejano oeste! Si hay una frase que defina bien el contenido de este cuarto álbum de la serie Undertaker, es la que dice que "La madre tiene el poder de dar la vida; el soldado, de dar la muerte. El médico es el único capaz de dar ambas". Esto es sumamente terrible, en especial cuando esa persona experta en medicina, que puede dar o quitar el aliento de la vida en un ser humano, es alguien tan inquietante y terrorífico como Jeronimus Quint, conocido como el "Ogro" de Sutter Camp. Por eso hoy vengo a compartiros mis impresiones tras la lectura de "Undertaker 4: La sombra de Hipócrates" de Norma Editorial, donde se cierra el arco argumental protagonizado por este memorable villano. 


Esta cuarta entrega de la serie Undertaker fue publicada por Dargaud-Lombard en 2017, y en 2018 ya estaba en tierras españolas gracias a Norma. Confieso que, dado que no empecé a leer esta colección hasta este 2021, no podía ensalzar su valía con conocimiento de causa, pero sí que, desde un tiempo antes de ponerme con su lectura, ya gozaba de mucho prestigio y renombre. Y francamente, me alegro enormemente de haber terminado cayendo en la tentación, porque estoy disfrutando una barbaridad de cada nuevo álbum que leo de las aventuras de Jonas Crow. Ya no se trata de que, como amante del western que soy, estas historias me hayan ganado de calle. Para nada. La razón de que disfrute como un enano, es que es una obra que derrocha calidad por los cuatro costados. Si cuando uno dispara un revólver, el cañón del arma termina expulsando humo y olor a pólvora, cuando uno lee un cómic como éste... olisquea el inmenso talento narrativo que posee cada uno de los artista implicados en su confección.


Por otra parte, con el gran villano de la función, el médico y cirujano Jeronimus Quint, y con Jonas Crow, el protagonista que ejerce de antihéroe, se produce una circunstancia sumamente curiosa. Para quien no lo sepa, una de mis aficiones es escribir historias (de extensiones muy variables), ya sea en forma de relato, microrrelato, novela o guiones de cómic. Precisamente un microrrelato que escribí allá por el 2016, y titulado "El negocio familiar", narraba las peripecias de un enterrador del lejano oeste (como el propio Jonas), que se encargaba de buscar sus propias oportunidades de negocio (uno de los rasgos que destacan a Jeronimus). Rememorar aquello que escribí, y encontrarle una inesperada conexión con este cómic, del que por aquel entonces no sabía de su existencia, ha hecho que disfrute mucho más de un álbum que, ya de por sí, me ha parecido espectacular. Y ha habido otro detalle que, en esta segunda parte de la historia comenzada en el tomo anterior, me ha encantado. Pero eso lo abordaré más adelante.

¿Qué autores han participado en este cómic? Los creadores son el equipo habitual formado por el guionista Xavier Dorison (escritor de obras como "Aristophania" o "Long John Silver") y el ilustrador Ralph Meyer (que colaboró anteriormente con Dorison en "Asgard", y también es conocido por "Ian"), un tándem que ya había formado equipo antes de esta serie. También participa como colorista Caroline Delabie (quien dio color al arte de Meyer en títulos como "Página negra" y "XIII Mistery: La mangosta"). La traducción al castellano es de Elisabeth Falomir.

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis oficial es la siguiente: 

"Jeronimus Quint, el Ogro de Sutter Camp, continúa su huida en compañía de Rose, gravemente herida.

Con la única posibilidad de recuperarse en manos del sádico médico, Rose debe permanecer a su lado.

Detrás de ellos, Jonas Crow y Lin acechan decididos a salvarla, y a saldar de una vez por todas las cuentas pendientes con el monstruoso cirujano. 

Pero... ¿Cómo se puede detener a un hombre cuyo genio malvado le permite convertir a sus inocentes pacientes en aliados mortales contra el resto?"

Tal y como he hecho en anteriores reseñas de esta serie, quisiera poneros un poco en situación. En los inicios del tercer tomo, se podía ver cómo de mal iba el negocio funerario de Jonas, que ya no era un hombre solitario, pues había formado una sociedad con Lin y Rose. Precisamente la necesidad de realizar un gran trabajo para reflotar el negocio, fue lo que les llevó a una villa en mitad del desierto, donde debía oficiarse un funeral. Allí, Jonas se reencontró con el Coronel Charlie Warwick, antiguo oficial suyo en la guerra. No fue un reencuentro feliz, pues Warwick le espetó con vehemencia a Jonas que Jeronimus Quint, el "Ogro" de Sutter Camp, seguía vivo. Y matando gente.

A partir de aquí, Jonas, que quería enmendar uno de los mayores errores de su vida al no matar al Ogro cuando tuvo ocasión en el pasado, emprenderá la búsqueda de éste, acompañado de Warwick, y de sus socias. El culmen de la primera parte de esta historia lo suponía el hecho de que, cuando el grupo tuvo a Quint en su poder, se desató el caos. Quint logró escapar, torturó a Jonas, y se llevó prisionera a Rose, a la que había herido previamente, para asegurarse de que ella no tuviera más remedio que ir con él si quería ser curada. Además, Warwick murió. Pero la venganza es un motor poderoso para que Jonas siga adelante en su persecución, y, acompañado de la fiel Lin, reemprenderán su caza del Ogro. Ya no se trata de acabar con él, sino de rescatar también a Rose.

Una de las cosas que me ha encantado, es que las primeras páginas de este cuarto álbum estén dedicadas a ubicar al lector en el pasado. Concretamente, en la época en la que el Ogro ganó su fama en Sutter Camp. En esas páginas, uno es testigo del daño que un ser como Quint, cirujano de guerra, puede causar a otras personas. Pero lo peor ya no es eso, sino que, como demuestra un joven Jonas, él no podrá acabar con el daño que hace el Ogro, pues, mal que le pese, de la vida de ese monstruo dependen por extensión las de muchas personas que precisan de sus cuidados médicos. Pues algo que debe quedar claro, es que Quint es un ser aterrador, pero, dentro de eso, no siempre aplica sus excepcionales dotes médicas para el mal, sino que también lo hace en ocasiones para ayudar a algunas personas, sirvan o no luego para que experimente con ellas. Es precisamente esa regresión al pasado, aunque sea de unas pocas páginas, la que hace que haya podido entender hasta qué punto marcó a Jonas en su vida el no haber actuado en Sutter Camp. Y también es una forma excelente de plasmar el tipo de persona que ya era Quint desde hace mucho tiempo. No se trata de alguien cuya vida se torció y le obligó a ser de otra forma. Lo peor de todo, es que ya era un monstruo desde hace mucho tiempo. Y nadie acabó con él por sus prestaciones como buen sanitario. Por lo demás, y como decía antes, Jonas y Lin reemprenderán su caza del Ogro, y hasta aquí os cuento. No necesitáis saber más, necesitáis leer esta pedazo de obra para disfrutar del resto.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Se ha convertido en una constante, el hecho de que no pueda añadir más elogios de los que ya he dicho en otras ocasiones sobre el trabajo de Dorison. El guionista estuvo a un excelente nivel en los tres álbumes previos, y aquí se mantiene en esa misma línea. Lo que más me ha gustado en este caso, es el mayor desarrollo del Ogro, que (y es el otro aspecto que me ha encantado del cómic), tiene un nivel de deducción visual equiparable al del mítico Sherlock Holmes, pues se fija en el aspecto físicos y las posibles dolencias o enfermedades de las personas, para ver cuál puede servir mejor a sus fines. En el anterior tomo ya era uno consciente de que el Ogro era un auténtico monstruo, pero es aquí donde se le muestra por completo, y se plantea un interesante debate, pues, a su manera, Jonas y él no son tan distintos. Ambos son inteligentes, deductivos, y hombres de acción. Y, muy a pesar de Jonas, los dos dejan tras de sí un reguero de sangre, cada uno en base a sus motivaciones. La de Quint es su obsesión por trascender en el campo de la medicina, y ser el primer médico en realizar un injerto humano con éxito. La de Jonas... es enmendar un error de su pasado, en especial si está en juego la vida de una persona que cada vez le importa más. Este duelo de personajes me ha encantado, y refuta el enorme talento de Dorison puesto al servicio de esta no menos excelsa serie.

Me temo que tampoco puedo innovar mucho sobre mi opinión de la labor de Meyer en el apartado gráfico, pues soy un lector devoto de su trabajo aquí. Cuando un ilustrador está a un altísimo nivel al inicio de una colección, uno puede tener el temor de que, en posteriores entregas, baje la calidad del trazo. Es cierto que, cuando alguien tiene talento, siempre sale a relucir (salvo casos en los que los plazos de entrega encorsetan a alguien y le obligan a ir contrarreloj) a la superficie, y el amigo Meyer tiene tan buena mano para el dibujo como la del Ogro en la medicina. Mi valoración es la misma de otras ocasiones, pues el ilustrador desempeña una fantástica labor.

Y como no hay dos sin tres, me temo que repito mis elogios para la dupla Meyer-Delabie en el color. Ambas personas logran que el trazo del primero tenga el mejor color posible, y por lo tanto no encuentro nada que objetar en este apartado. Las paletas usadas siguen siendo las acertadas, y se produce un buen equilibrio en la iluminación, de cara a mostrar en qué momentos estamos en el día, y en cuáles de noche. Así que, resumiendo, una labor muy buena.

¿Merece la pena el cómic? No tendría ni que poner esta pregunta, porque claramente SÍ. Esta cuarta entrega de la serie, que pone fin al segundo arco argumental de la misma (cada dos tomos hay una historia completa), me parece excelente, y la sensación es que en esta colección la calidad no empeora según avanza, sino que mejora, y eso es fabuloso. Aunque sea un western, la obra tiene tanta calidad que no importa si no sois muy fans del género, basta que lo seáis de las buenas historias. No hay que ser un lince para descubrir que yo estoy deseando leer más de Undertaker. Y huelga decirlo, pero si no estáis leyendo estos cómics, la única pregunta posible es... ¿de verdad no vais a ponerle remedio a semejante herejía? 

Por ir terminando, y sobre la edición, es de cartoné y no trae contenido extra. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. Más abajo os dejo los enlaces a las demás reseñas de la serie. ¡Hasta otra!

Undertaker 4: La sombra de HipócratesEstás leyendo esta reseña. 

2 de diciembre de 2021

Reseña de Jodido bastardo 1: Isabel. El viaje a Brasil de un joven que busca a su padre

Saludos gente lectora. Una de las grandes virtudes del mundo de la lectura, es que uno puede "viajar" a cualquier parte del globo terráqueo gracias a las historias que se cuentan. El caso que nos ocupa es uno de esos ejemplos, pues arranca una nueva serie que llevará a su protagonista a viajar a Brasil, donde nació, para buscar a su padre. Aunque no será una tarea sencilla precisamente, en especial cuando no conoce la identidad de esta persona. Hoy estoy aquí para hablaros de "Jodido bastardo 1: Isabel" de Nuevo Nueve.


Esta obra comenzó a ser publicada en el mercado europeo por Rue de Sèvres en 2019, siendo traída a España por Nuevo Nueve en este último tramo de 2021. El álbum objeto de reseña aquí, es el primero de los tres que compondrán esta historia, por lo que, si la lectura del mismo os gusta, tenéis el punto positivo de que habrá más material para disfrutar. Aunque hay que avisar de que, por su carácter de punto de arranque de una historia, este tomo no es cerrado, sino que claramente emplaza a seguir leyendo el siguiente para saber cómo seguirá la cosa. Nunca está de más decirlo, por si alguien que no sea muy veteran@ en el mundo del cómic no está al tanto, pero en los cómics europeos no es nada inusual que una misma trama se reparta en varias entregas, con una duración ya variable de las páginas de cada parte. Por eso creo que lo mejor antes de encarar esta lectura, es saber a lo que se expone uno.


Por otra parte, quisiera recalcar el enorme trabajo que hacen en la editorial Nuevo Nueve publicando tantas obras de corte europeo, pues aquí en el viejo continente se hacen cómics tan buenos como en cualquier otra parte del globo terráqueo. Y no lo digo por esta obra en concreto, sino en general, como ya llevo mucho tiempo pensando, gracias en parte a las publicaciones que llegan a España de editoriales como la ya mencionada. Es por eso que, si me disculpáis, y teniendo en cuenta que cuando escribo esta reseña ha comenzado ya el último mes de este 2021, he querido valorar el gran placer que me supuso comenzar a leer títulos de Nuevo Nueve como "Atom Agency", "Champignac: Enigma", "Don Vega" o "Marsupilami: Historias cortas por...".  Teniendo tan gratos recuerdos de todas esas obras, me apetecía abordar la lectura de una de sus últimas publicaciones del año, como es la de este "Jodido bastardo".

¿Qué artistas han participado en el tomo? Encabeza el trío de autores el guionista Régis Loisel (conocido en España por obras como "Magasin Général" o "Peter Pan", en las que además de los textos se ocupó del dibujo), seguido del ilustrador Olivier Pont (con obras en su haber como "Donde no alcanza la mirada" o "Fragmentos de feminidad", siendo en esta última artista completo), mientras que del color se ocupa François Lapierre (que ya colaboró con Loisel en "El gran muerto" o "La búsqueda del Pájaro del Tiempo"). Como veis, tanto Loisel como Pont han probado los diferentes palos en la creación de una obra, siendo artistas polivalentes. La traducción al castellano es de Lorenzo F. Díaz. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis que podéis leer en la web de la editorial es la siguiente:

"Primer tomo de esta increíble aventura. Max, que acaba de enterrar a su madre, se encuentra con dos fotos de ella y de él de niño cuando vivían en Brasil. 

En cada una de ellas hay un hombre diferente. ¿Será uno de ellos su padre? Se sumerge tras los pasos de su pasado hacia un campamento forestal en el Amazonas. 

Pero sus sueños de aventura y exotismo tropezarán rápidamente con la realidad de esta selva de los años 70.

Descubre un territorio plagado de violencia, redes de prostitución y la ley del más fuerte. Confiará en un alegre trío que incluye a dos enfermeras francesas y, especialmente, en una joven brasileña muda, Baïa, su guía indispensable. 

En la humedad tropical de este ambiente hostil, todos persiguen sus objetivos y tratan de sobrevivir."

Toda esta historia, al menos en lo acontecido en el primer tomo, transcurre en Brasil. Hasta un lugar algo perdido llegará Max, un joven que recientemente perdió a su madre, y vuelve a la población en la que él nació, y donde pasó sus primeros años de vida. Pero él no recuerda nada de aquello, y, lo que es más terrible, no sabe quién es su padre ni qué aspecto tiene. Lo único que podría ayudarle, son dos fotos que tiene, en las cuales salen él y su madre, pero también dos hombres diferentes. ¿Alguno será su padre? ¿Seguirá vivo?

Max no tardará mucho en trabar amistad con algunas chicas recién aterrizadas también en aquella zona de Brasil, siendo dos de ellas enfermeras que trabajarán en una clínica en la selva. En los primeros compases de la historia, sus nuevas amigas le acompañarán para investigar sobre la identidad del padre, ya que Max irá enseñando las fotos a distintas personas que llevan mucho tiempo residiendo donde él nació, y podrían darle algunas pistas. Llegado un punto, Max, que se hará con un reloj que perteneció a uno de los dos hombres de las fotos, logrará una prometedora pista, pues el capataz de un campamento maderero podría haber conocido a uno de los hombres de las fotos. Será así como Max, de camino a dicho campamento, conocerá a Bäia, una chica de la zona. Y juntos vivirán situaciones peligrosas, cuando se topen con una chica que es atacada por unos hombres armados, y deban huir de ellos si no quieren ser igualmente atacados.


Por otra parte, las dos enfermeras que conoció Max al principio, también se verán en apuros. Terminará llegando a su clínica la misma chica que Max y Baïa vieron ser atacada, y no solamente deberán curarla, sino también esconderla, pues en esa selva no es extraño que acaben muchas mujeres siendo prostituidas, y finalmente asesinadas, cuando han dejado de servir a sus dueños. No tardarán las enfermeras en conocer el campamento maderero al que quería ir Max, y allí tendrán una idea de que algo en esa zona de la selva no anda bien. Situación que se confirmará cuando, al volver a la clínica, ellas también estén en peligro y teman por sus vidas. Y hasta aquí os puedo contar, pues quería que tuvieseis una idea más general de lo que os podréis encontrar en esta obra.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Empezando por el guion, he de decir que la historia escrita por Loisel no me ha parecido precisamente sobresaliente, pero sí interesante (lo bastante como para querer ver cómo continua en los otros tomos. No deja de ser una opinión personal, pero quizás lo que se cuenta aquí, podría haberse contado igualmente en la extensión habitual de un álbum europeo (de unas 40 a 50 páginas aproximadamente), en lugar de haber necesitado el doble de espacio de lo habitual en estos formatos. Es algo que, teniendo en cuenta que habrá más tomos, podría haber permitido que se condensar mejor la narración, y no hubiera algunas páginas innecesarias. Ahora bien, lo que acabo de decir no quita el hecho de que sea un mal trabajo del guionista, porque entiendo que, al ser el primer episodio de una historia más extensa, se quiera comentar el drama del protagonista, se describa el entorno hostil en el que se mueve, y además el lector aprecie que, en esa selva, lo peor que hay no son los animales o la madre naturaleza, sino el propio hombre. En ese sentido, sí recalco que ha habido cosas interesantes y que me han gustado, y la trama, aunque algo estirada, está bien hilvanada, siendo una labor positiva la de Loisel.

En lo referente a Pont, tiene un estilo artístico que no suele ser de los que me atrapa cuando leo un cómic, pero tampoco es para que os eche atrás si os gusta su trazo o el argumento de la obra, porque, al igual que defectos, la labor de Pont también tiene algunas virtudes. Quizás la parte mala, es tener la sensación de ver muchas viñetas que parecen ser directamente bocetos que han quedado como dibujo definitivo previo al coloreado. Pero reitero que es una apreciación personal. A favor le veo la circunstancia de que, en numerosas ocasiones, he visualizado las páginas sintiendo que estuviera delante de una película de animación, y considero positivo despertar sensaciones así en un lector. También se aprecia el intento del ilustrador de dotar de expresividad a sus personajes, y eso hay que valorarlo bien. Así que, sopesando las sensaciones que me ha transmitido este dibujo, no es mi estilo favorito pero sí que lo veo pasable. 

El color de Lapierre me parece bastante acertado, pues no solamente sirve de buen acompañamiento al trazo de Pont, sino que además se va adaptando bien a las distintas tonalidades requeridas en la narración, tanto por los escenarios en sí, como por los momentos del día y las condiciones climatológicas en que transcurren diferentes situaciones. 

¿Merece la pena el cómic? Pensaréis que, ya que no me ha entusiasmado en algunos aspectos, diría que no, pero DEPENDE de lo que busquéis en esta obra. Si os gustan las historias de corte humano, sí la veo bastante interesante por todo lo que sucede hacia la mitad de la obra en adelante. El cómic, aunque me hayan sobrado páginas, está bien contado, y el apartado gráfico puede gustar más o menos, pero no creo que espante a nadie. Sí es importante saber que la historia no es cerrada, pues el final de este tomo indica claramente que hay que enlazar su lectura con la del siguiente. En mi caso sí me ha dejado con la curiosidad de saber cómo avanza la trama, y lo veo algo positivo.

Y poco más os puedo decir, salvo que al final lo que os digo es una opinión orientativa, y si algo os llama la atención, por darle una oportunidad no perdéis nada. Respecto a la edición de Nuevo Nueve, es en el habitual y excelente formato cartoné. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías, podéis hacerlo aquí. Agradezco toda difusión posible de este análisis, para que más gente lo pueda leer. ¡Hasta la próxima!