31 de diciembre de 2022

Reseña de Hellboy y la AIDP 1953. Varias misiones para seguir cogiendo experiencia en la investigación de asuntos paranormales

¡Saludos desde el mundo de la investigación de lo paranormal! Qué bonito es cerrar un círculo, aunque sea de forma temporal, ya que en el inminente 2023 no voy a dejar de analizar obras del Hellboyverso. Sin embargo, la reseña de hoy, además de ser la última en este 2022 en la Burbuja, tiene un componente especial y emotivo que explicaré enseguida. Es menester señalar que el análisis de hoy está dedicado a "Hellboy y la AIDP 1953" de Norma Editorial. 


La parte emotiva de esta reseña es que, allá por febrero, la primera reseña que hice del Hellboyverso fue sobre "Hellboy y la AIDP 1952". Por aquel entonces, mi idea de analizar este universo ficticio apenas estaba comenzando a materializarse, y no sabía cuántas obras podría leer ni hasta qué punto podría llegar, pues hay tantísimos cómics publicados de Hellboy y su universo expandido, que a veces uno se pierde. Y hasta podría desanimarse antes de tiempo por no saber por dónde empezar. Así que a lo largo de este 2022, mi proyecto de hacer una especie de guía de lectura de todo esto fue prosperando, permitiéndome analizar una gran cantidad de obras, tanto de Hellboy en solitario como de diversos spin off que fueron saliendo con el tiempo. Tengo algunos pendientes, como los de Bogavantes Johnson o Sir Edward Grey. Es una deuda pendiente que espero saldar a lo largo del 2023, como también deseo que siga habiendo gente que se pase por este blog y pueda encontrar de utilidad las reseñas. 


No quiero olvidarme de una de las mejores cosas que me ha brindado el meterme de lleno en el Hellboyverso en este año, y es el hecho de haber ido descubriendo que también disfrutan de estos contenidos, personas que he podido conocer en redes sociales. Uno de los proyectos que más ilusión me genera en ese sentido, es el de hacer en formato podcast una guía de lectura de Hellboy, y le tengo que agradecer a la gente del programa "La Tierra Salvaje", y en especial a su director de orquesta, Eladio, que me haya propuesto formar parte de esos programas cuando se graben. También voy chinchando de vez en cuando a los amigos del podcast "Entre Pelis", para ver si podemos hablar de las películas de Guillermo del Toro, y así tener una excusa más para seguir hablando de este universo que tanto me apasiona a día de hoy. Pero hoy tocaba hacer una nueva reseña, y me estoy yendo por las ramas. Como diría Hellboy... ¡Hijo de p...!

¿Qué autores han participado en este cómic? Las historias recopiladas han sido escritas por Mike Mignola (conocido entre otras cosas por "Drácula de Bram Stoker" o "Joe Golem: Detective de lo oculto") y Chris Roberson (habitual de este universo en obras como "La casa de los horizontes perdidos" o "Rasputín: La voz del dragón"). En el elenco de dibujantes están Ben Stenbeck (famoso por "Baltimore" o "Koshchei el Inmortal"), Michael Walsh (participó en obras como "Kate Bishop: Ojo de Halcón" o "The silver coin: La moneda de plata") y Paolo Rivera (estuvo en el "Daredevil" de Waid, y en "La Ilíada: Clásico ilustrados Marvel"). No puede faltar el colorista Dave Stewart (muy ligado al Mignolaverso con series como "Bogavante Johnson" o "Sir Edward Grey: Cazador de brujas"). Traduce al castellano Héctor Lorda y rotula Martín Garcés.

¿Qué historias nos encontraremos aquí? Dejo la sinopsis de Norma:

"Seguimos descubriendo las aventuras de la juventud de Hellboy. 

Seis nuevas aventuras del demonio rojo creado por Mike Mignola y situadas en la primera época de Hellboy como agente de la Agencia de Investigación y Defensa de lo Paranormal."

Si en el tomo centrado en el año 1952 nos encontrábamos con una única historia, que suponía a su vez la primera misión de Hellboy como agente de la AIDP, aquí hay nada menos que seis aventuras recopiladas, todas del año 1953. Aquí Hellboy sigue sin ser el experto investigador que conocerá el mundo años después, pero no por ello es menos resolutivo o curioso. Su costumbre de resolver a golpes más de un problema lo demuestra. Y a diferencia de las aventuras que vivirá en solitario con los años una vez que deje la agencia, aquí estará acompañado por diferentes personajes, estando entre ellos Trevor Bruttenholm, Jacob Stegner, o Susan Xiang. 

El primer bloque narrativo, de menor extensión, comprende cuatro historias. Entre ellas, y aunque me han gustado todas, me gustaría destacar "La mano fantasma" y "El árbol de la bruja". Respecto de la primera, es una interesante historia en la que Hellboy, acompañando a Bruttenholm, termina en una casa con fama de embrujada, ya que en su interior se dice que habita una mano fantasma (parecida a la de la Familia Addams, pero con una intrahistoria más turbia). Poco a poco se contará una historia sobre quién pudo ser el propietario de aquella mano, y qué relación tuvo con una serie de secuestros y asesinatos de niños de la zona. La otra historia tiene nuevamente a Hellboy y Bruttenholm como investigadores, pero en lugar de una casa, el lugar de interés es un árbol sobre el cual hay historias de una bruja que fue ahorcada en él, y que se remonta a la época del Imperio Romano. Me resultó una grata sorpresa ver a toda una legión de muertos vivientes romanos entrando en escena, y cómo no, a Hellboy dándoles una buena zurra con su particular estilo de lucha.


La quinta historia es "Las almas errantes", y aquí Hellboy hará equipo con Susan Xiang, con quien ya tuviera su primera experiencia como agente en 1952, misión en la que comenzaron a atisbarse un poco ciertos poderes que posee Susan, que le permiten entre otras cosas tener presagios de lo que aguarda el futuro. Pues bien, en esta ocasión los dos tendrán que resolver un misterio relacionado con una serie de fantasmas que dejaron asuntos por resolver antes de fallecer en su forma humana. Cierra el tomo "Más allá de las cercas", episodio que tiene el aliciente de ver a Hellboy como el ídolo de un montón de niñas y niños, pero que ofrece un turbio misterio relacionado con desapariciones de mascotas y seres humanos. Hellboy, Susan, y Jacob Stegner, acudirán a una apacible localidad americana en la que, de no ser por esos sucesos, todo sería normal. Esta historia guarda mucha relación con el tomo "AIDP: Integral 5", concretamente con la historia de 1948, en la que no estaban Hellboy ni Susan, pero si Jacob. En aquella trama, y con pruebas nucleares de por medio, una roca tenía relación con la aparición de una serie de espantosas criaturas. Pues bien, un fragmento de dicha roca aparecerá en 1953, y volverá a tener vínculo con lo que está pasando. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Me he dado cuenta de que tiendo a repetir mi evaluación respecto a los guiones de las historias del Hellboyverso, pero es que me tiene tan fascinado este universo, que disfruto cualquier cómic que leo, aunque sea de mayor o menor calidad, pues siempre le saco lecturas positivas. Y aquí no es una excepción, pues el primer bloque de historias, escritas por Mignola, han sido breves pero fieles a lo que el guionista lleva contando desde la primera aparición de Hellboy; es decir, tramas cortas, pero de bastante interés por el elemento paranormal, el folklore, y la forma de hilvanar la sucesión de acontecimientos, siendo dinámica y absorbente. Mantengo el que Mignola es mejor en las historias cortas que en los largos arcos argumentales, y me reafirmo una vez más. En las otras dos historias, co-escritas con Roberson, se nota que éste último es ya un buen compañero de letras en este universo, pues aporta su buen hacer y hace una labor positiva y que aumenta la calidad de la obra.

En cuanto a los dibujantes, los cuales logran un muy buen trabajo conjunto, hace poco le comentaba a un amigo que Stenbeck me parecía, junto a Duncan Fegredo, de los mejores ilustradores que he podido disfrutar en el Hellboyverso. Stenbeck tiene un trazo que bebe un poco del arte de Mignola, pero amplifica las virtudes de éste y suple sus carencias en cuanto al mejor acabado de los fondos, al menos, en opinión de quien os escribe. Walsh no es mal ilustrador, de hecho tiene un estilo que encaja bien en este tipo de historias, pero es el que menos me ha gustado en comparación con los demás. Y Rivera, al que conocía bien de su época en Daredevil, me ha sorprendido muy gratamente, pues ya sabía que tenía un tipo de arte muy disfrutable, pero no me lo había imaginado en una obra de este tipo, y me ha encantado su aportación, especialmente su construcción de escenarios, la expresividad de los rostros, el y el manejo de los momentos de acción. 

Del color no voy a decir nada nuevo. Stewart es el puñetero amo de esta labor en el Hellboyverso, y aunque en alguna ocasión aislada tiene trabajos más flojos (coincidiendo con malas elecciones de dibujantes), sigue siendo un seguro de calidad. Su manejo de la paleta de colores es clave para que podamos tener la mayor parte del tiempo una atmósfera un tanto lóbrega y misteriosa, pero también tengamos algo de normalidad antes y después de los momentos de clímax. 

¿Merece la pena el cómic? No me cuesta nada decir que ESTAMOS ANTE UN CÓMIC NOTABLE, que no solo satisfará al lector veterano del personaje, sino que es muy interesante para quienes están empezando con él, y por cuestión económica o de otra índole, no han podido comenzar por los integrales de Hellboy. Si no habéis leído previamente "Hellboy y la AIDP 1952", no es que os perdáis nada que afecte a la continuidad aquí, pero al ser la primera misión de Hellboy para la agencia, no estaría de más que le echarais un ojo antes. Y si queréis saber un poco más respecto a la última historia de este tomo, recalco que su preludio está en el arco argumental de 1948, recopilado en "AIDP: Integral 5". No obstante, este cómic objeto de reseña hoy se puede leer perfectamente por sí mismo, y es altamente recomendable para los fans del misterio y lo paranormal. 

Por ir terminando, y sobre la edición de Norma Editorial, es de cartoné, tiene el lomo numerado al ser esta obra parte de una de sus colecciones de Hellboy. Como extras contiene una galería de bocetos, y algunas anotaciones de los artistas. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

27 de diciembre de 2022

Reseña de El Guerrero del Antifaz: El impostor. Una nueva aventura hecha con respeto y cariño y respetuosa con el legado de Manuel Gago

¡Un saludo y voto a bríos! No hace mucho tiempo, comencé a reseñar aquí en la Burbuja una nueva reedición de una de las colecciones de un personaje mítico de las viñetas españolas. Pero claro, Dolmen Editorial no se conformó con ese relanzamiento, sino que sus planes han sido más ambiciosos. Prueba de ello es el hecho de que vaya a analizar "El Guerrero del Antifaz: El impostor", una nueva obra del personaje editada por primera vez en 2022. 


Como nunca de está de más hacer un poco de repaso por la trayectoria del Guerrero del Antifaz, vamos allá. Este famoso personaje de las viñetas españolas fue creado por Manuel Gago García (1925-1980) y vio la luz por primera vez el 24 de octubre de 1944. La primera colección de todas, que abarcó 668 números, apareció desde 1944 hasta 1966. Y la que ha comenzado a reeditar Dolmen, que podéis encontrar reseñada aquí en el blog según la voy leyendo, es "Las nuevas aventuras de El Guerrero del Antifaz", que también realizó en su mayoría Manuel Gago, y que se publicó entre 1977 y 1981, llegando a tener 110 números. Esta fue la última colección que hizo el autor, ya que falleció poco antes de la salida del último episodio, cuando la Editorial Valenciana, que era quien había publicado todo del personaje hasta entonces, agotó el trabajo que Gago había dejado hecho antes de su muerte. 


Y como mencionaba antes, Dolmen ha arrancado con fuerza su proyecto para resucitar editorialmente este personaje, siendo la primera muestra de ello el hecho de que, junto a esa reedición de una de las series hechas por Gago, haya aparecido una aventura nueva, sobre la que los autores comenzaron a trabajar hace un tiempo, pero que ha sido publicada en el tramo final de 2022. La idea de este proyecto era contar una historia que respetara el legado de Gago, y que pudiera servir de pretexto para narrar otro episodio más en la vida de Adolfo de Moncada, conocido también por ser el Guerrero del Antifaz. A tal fin, se hace en el mismo un pequeño repaso a algunas de las aventuras vividas por el personaje hace tiempo, y aparecen personajes que formaron parte de su colección. Se trata de contar algo nuevo, respetando el formato narrativo y la trayectoria editorial, y que no afecte a la continuidad, ya que el cómic tiene un inicio y un final idénticos, con el Guerrero y su fiel Fernando a lomos de sus monturas recorriendo el territorio que tienen por delante, y no supone alterar en nada el trabajo previo de Gago. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Al frente del mismo se encuentran Eduardo Salazar Acha como guionista, y como dibujante y colorista Miguel Quesada Ramos (sobrino de Manuel Gago). Eduardo ya era un fan del trabajo de Gago desde joven, y entre otras cosas llegó a ocupar un cargo y aportar diseños e ideas para la Asociación de Amigos del Guerrero del Antifaz. De la realización técnica se encarga David Saavedra. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis dice lo siguiente:

"El Guerrero del Antifaz y su fiel escudero Fernando, siguen recorriendo territorios en liza entre musulmanes y cristianos, buscando a Alí Kan, el asesino de sus familiares más queridos. 

Las aventuras de esta inmortal dupla continúan cuando llegan a sus oídos noticias de que el famoso hijo de Alí Kan se ha establecido como jefe de una banda de salteadores que asola la zona. 

El cristiano enmascarado, espoleado por la curiosidad, decide investigar la identidad de este bandido, lo que le hará reencontrarse con algunas caras muy familiares. Demasiado. Rostros procedentes de un pasado que él, precisamente, quería olvidar."

La trama nos muestra al Guerrero del Antifaz junto a su fiel Fernando, mientras van a caballo y hablando. No tardarán en darse cuenta de que, cerca de donde se encuentran, hay personas que están siendo atacadas por un grupo de bandidos. Tras una breve lucha, la pareja protagonista saldrá victoriosa, y las personas socorridas se mostrarán sorprendidas, teniendo en cuenta que son musulmanas, y su salvador es un reconocido luchador cristiano. Pero así es el Guerrero del Antifaz, un héroe que ayuda a quien está en apuros, independientemente de su raza o credo. Y no es para menos, pues en la otra vida que tuvo el personaje, combatió duramente contra los cristianos, cuando creía que era hijo del musulmán Alí Kan. 

Es cierto que, para quienes no estén familiarizados con el personaje y sus orígenes, este comentario les puede descolocar un poco. Pero uno de los aciertos del cómic, es que se dedican varias páginas a resumir unas cuantas situaciones clave en la vida del Guerrero del Antifaz. Esto viene muy bien para poner en situación a quien esté teniendo su primer acercamiento a este universo, e incluso a quienes, como me ha pasado a mí, estemos empezando con la otra colección de Dolmen, y no hayamos leído todavía la primera colección que hizo Gago, donde aparecían la mayoría de personajes que desfilan por estas páginas. En cualquier caso, las páginas de resumen vienen muy bien para saber la información justa y necesaria que tendrá su importancia en la trama de este cómic.


Pues bien, retomando la trama de esta obra, una vez que el Guerrero del Antifaz y Fernando hayan repuesto fuerzas tras su última batalla, llegará al Guerrero la noticia de que alguien ha cogido al hijo de Alí Kan, y van a ahorcarle. Como él sabe que la persona a la que han cogido es un impostor (a fin de cuentas, el "hijo" de Alí Kan era el propio Guerrero), se verá en la situación de hacer algo al respecto, pues no podría tener la conciencia tranquila si la ejecución de dicho prisionero llega a tener lugar. Así las cosas, cuando se ponga manos a la obra para ver si puede ayudar de alguna forma al impostor, se irá reencontrando con ciertos personajes de su pasado, y a partid de ahí, se irán desencadenando varios sucesos que deberá afrontar con su habitual valor. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? En cuanto al guion de Salazar, una de las cosas positivas es que escribe una historia que no altera la continuidad en la trayectoria del personaje, sino que la enriquece, insertando esta trama en esos momentos en los que, en el pasado, el Guerrero del Antifaz habría estado viviendo cualquier otra peripecia. No hay que olvidar que era ése el espíritu de su colección, el que vivía una aventura tras otra de forma incansable, a lo que contribuía el alto ritmo editorial de publicación. Pues bien, además de que este cómic se puede leer como cualquiera otra de esas aventuras, tiene las referencias suficientes para que sepamos bien quiénes son algunos personajes y qué importancia tienen, así como la relación con el Guerrero. La trama se desarrolla a buen ritmo, y se puede leer la obra fácilmente en un corto período de tiempo. Además de eso, tiene los elementos habituales en este tipo de narraciones, y se nota el cariño de Salazar hacia el legado de Gago. En líneas generales, tenemos un buen trabajo de guion.

Lo mismo puedo decir tanto en el dibujo como en el color. El arte de Quesada es de estilo clásico, bastante acorde a lo que se podía encontrar en cualquiera aventura clásica del Guerrero del Antifaz. Hay varias y buenas escenas de lucha, y el trazo del ilustrador es bastante aseado y de aspecto artesanal, cosa que agradezco con tantos cómics hechos de forma digital a día de hoy. La elección de planos resulta ser bastante cercana y acertada, por lo que es fácil tener la sensación de estar bien inmerso en la lectura. Y el color, de acabado igualmente clásico, está bien aplicado y complementa bien el dibujo, quedando un trabajo bastante competente en ambos aspectos.

¿Merece la pena el cómic? Voto a bríos, pues ES UNA BUENA LECTURA PARA AMANTES DEL PERSONAJE. Eso es lo bueno y lo malo de la obra, que gustará a quienes sean seguidores del Guerrero del Antifaz, pero también tendrá por ese motivo un público objetivo más reducido, ya que para abordar esta obra es recomendable tener cierto bagaje con este universo, o ser un completista del mismo. No obstante, si alguien quiere darle una oportunidad sin haber leído ante nada del Guerrero del Antifaz, tendrá aquí un cómic de aventuras clásicas, que se lee rápido y está hecho con cariño por sus autores.

Sobre la edición de Dolmen, es de tapa dura, y como contenido extra tiene un par de textos que nos cuentan más tanto de los autores, así como la génesis y trayectoria de esta obra desde que se tuvo la idea para hacer el cómic, hasta que una editorial apostó por su publicación. Esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

23 de diciembre de 2022

Reseña de Casanova 1: Luxuria. La presentación de una de las series de espías más psicodélica y atípica que se puedan encontrar

¡Un saludo desde una de las realidades de nuestro planeta! A la vista de la obra que toca reseñar en esta ocasión, y teniendo en cuenta que el personaje acaba desplazado de su realidad a otra, me dispongo a hablaros de las peripecias de uno de los espías más peculiares que haya conocido nunca. Su nombre es Quinn... Casanova Quinn. Y voy a reseñar "Casanova 1: Luxuria" publicado por Norma Editorial. 


La primera publicación sobre las historias del personaje tuvo lugar en 2006 a través de Image Comics. Es cierto que durante algunos años tuvo una vida editorial un tanto fragmentada, existiendo lagunas temporales en cuanto a la salida de nuevos números en grapa. De hecho en nuestro país ya hizo una intentona Panini Comics de sacar parte del material en castellano, si bien la colección quedó inconclusa. Ahora bien, ha sido en 2022 cuando Norma Editorial se ha decidido a sacar a Casanova del cajón del olvido, para reeditarlo en una edición bastante completa y que, si sigue el modelo americano, nos llegará en tres tomos. Sea como fuere, ha sido interesante conocer una obra de este tipo, y máxime si tengo en cuenta que, aunque el género negro, la ciencia ficción y el rollo de espías me gustan, apenas había reseñado en el blog obras así. 


No está de más advertir que las peripecias de Casanova Quinn, una especie de ladrón o espía (según la realidad) con una cara que recuerda constantemente a Mick Jagger, no son aptas para todos los gustos. Más que nada porque por su propia idiosincracia, y por el desarrollo de este universo ficticio y las tramas, es de ese tipo de cómics que odias o amas, siendo difícil que esté en un término medio. En esa tesitura, si uno entra al trapo de lo que nos proponen los autores y está decidido a dejarse llevar en un viaje alocado y sin frenos, se lo puede pasar bien. Pero si uno espera una trama sesuda y seria, más cercana al espionaje clásico, se puede equivocar bastante al acercarse a esta obra. La serie de Casanova tiene sus virtudes desde luego, como también sus defectos, y como es lógico, en función del poso que deje su lectura en cada uno, acentuará una cosa u otra. En mi caso personal, adelanto que me ha gustado, pero porque he leído esto con el piloto automático, y estaba dispuesto a pasarlo bien y tragarme cualquier cosa que los autores me contaran. No me ha volado la cabeza, pero ha servido para un buen rato de evasión y entretenimiento, que es algo que valoro para bien según la obra de que se trate. 

¿Qué autores han participado aquí? Los creadores son el guionista Matt Fraction (responsable entre otras cosas de mis etapas favoritas de "Ojo de Halcón" y "Puño de Hierro"), y el ilustrador Gabriel Bá (que participó en "AIDP" o co-creó "The Umbrella Academy"). También participa el hermano de Bá, Fabio Moon (igualmente estuvo en "AIDP" o en "Hellboy: En el Infierno"). Del color se ocupa Cris Peterson (ha estado en series como "Ojo de Halcón: Kate Bishop" o eventos como "Universo Spiderman"). La traducción al castellano es de Raúl Sastre y la realización editorial de Vanessa Cabrera y Juan Pacheco.  

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis dice lo siguiente:

"Casanova Quinn es su propio gemelo malvado. Tras haber sido secuestrado a través del espacio y el tiempo por un demente, Casanova Quinn se encuentra en un universo paralelo. 

En su realidad, era un ladrón y un playboy hedonista, que viajaba por el mundo en busca de emociones, pero aquí “Casanova Quinn” es sinónimo de ley y orden. 

Y ahora derrotará a los buenos desde dentro, ya que, si no, los malos nunca le dejarán volver a casa."

El cómic arranca con ritmo, mostrando a Casanova Quinn mientras se mete en el interior de un casoplón para llevarse algo de su interior. En principio pensaba que iba a coger un rubí, pero allí se encuentra a una mujer robótica llamada Rubí, por lo que pronto se le torcerá la cosa. Por si no fuera poco, cuando intente salir del lugar llevándose consigo a Rubí, aparecerán unos cuantos hombres de la agencia I.M.P.E.R.I.O (Instituto Militar y Político de Espionaje, Rescate, e Inteligencia Operativa), la cual dirige el padre de Casanova, con el que nuestro peculiar protagonista no guarda la mejor relación paterno-filial posible. 

Poco después, Casanova se enterará del fallecimiento de su hermana, que era la favorita de su padre, y esto removerá un poco las brasas de lo que en otra época pudiera ser una familia más o menos unida. Casanova deberá hacer frente por otra parte a las consecuencias del fracaso de su misión, ya que iba a robar ese "rubí" para una organización criminal, y el jefe de la misma, Fábula Berserko, no estará nada contento. A partir de ahí, se producirán una serie de sucesos que acabarán con los huesos de Casanova en otra realidad, y frente a un villano digno de cualquier cómic de espías, cuyo nombre es Newman Xeno. Newman parece una momia de la cantidad de vendajes que lleva encima, los cuales no dejan ver su rostro, pero además de este aspecto, es el líder del grupo criminal R.E.S.T.O.S (el significado de las siglas cambia varias veces), gran rival de I.M.P.E.R.I.O.


En la realidad de Newman quien está muerto es Casanova, pero no Zephyr, la hermana del protagonista que sí estaba fallecida en la otra. Para Newman la utilidad del Casanova que ha teleportado de una realidad a otra, es la de usarle como topo dentro de I.M.P.E.R.I.O, razón por la que Casanova intentará ganarse el favor de su padre en la agencia, pero deberá hacer todo lo posible porque en cada misión que se le asigne, quien salga beneficiado sea R.E.S.T.O.S. Lo sé, es un poco lioso así explicado, pero no tardará mucho el personaje en hacer lo que le venga en gana, sin obedecer ni a unos ni a otros, simplemente a su deseo interior de tirarse lo que se mueva, fastidiar a quien le apetezca, y subsistir en un mundo de locura como mejor pueda. Así tendrá que valerse en una isla llena de gente con la energía sexual a tope, pero también luchar contra un tipo que se tiró muchos años meditando, o sobrevivir en una zona poblada por violentos indígenas asesinos. Y me dejo más cosas en el tintero, pero os aseguro que hay más locuras en el tomo. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Desde el cariño me he preguntado en más de una ocasión lo siguiente... ¿Qué se habrá fumado Fraction para elaborar una trama tan peculiar y psicodélica en el mundo del espionaje? Ojo, con esto no quiero decir que este cómic sea malo, ya advertía antes precisamente del hecho de que no está hecho para todos los paladares, pero en mi caso me ha divertido y ha sido una lectura como poco entretenida. Tiene muchas idas de olla, y no he conectado con todas, pero sí con algunas, por lo que más de una risa me he echado con el cómic. Una de las virtudes que hay en el trabajo de Fraction es que cada episodio comprende una trama diferente que se cierra, aunque luego haya de fondo otra principal que sí avanza a lo largo del tomo. El ritmo narrativo es dinámico, y pasan tantas cosas en tan poco espacio de tiempo, que eso contribuye a tener esa sensación de viaje alocado y permite que la lectura sea amena y rápida. Me ha gustado el detalle de Fraction de meter de vez en cuando reflexiones de los personajes en medio de algunas situaciones. En algún caso corta el ritmo de lo que sucede alrededor, pero suelen hacerse apuntes interesantes en boca de varios personajes implicados y eso no me ha molestado. En resumen, aquí hay un Fraction bastante desenfrenado pero que tienes buenos momentos. No es su trabajo más accesible, pero si entras en el juego, no te dejará indiferente. 

Ahora bien, en cuanto al dibujo, Bá ofrece un trabajo bastante sólido, muy en la línea de lo que puede observarse por ejemplo en "The Umbrella Academy". El ilustrador suele prestar atención a los detalles en las viñetas, y su estilo a medio caballo entre lo mignoliano (por las composiciones visuales y el uso de los claroscuros) y el cartoon produce una mezcla que no desentona para nada en esta obra, sino que la destaca positivamente al producirse una buena sinergia con los guiones. Seguramente sea una impresión mía, pero Casanova me ha recordado por la cara a Mick Jagger de joven, tanto por las facciones del rostro en sí como por esa media melena, y en más de una ocasión he pensado que alguien como Mick encaja bien en un universo tan psicodélico y surrealista como el que los autores han creado aquí. Bá se maneja bien en cualquier tipo de escena, si bien suele lucirse más en los momentos de acción, especialmente cuando hay multitud de personajes en la viñeta. Por otra parte, Moon, cuya presencia es menor en el tomo pero hace una buena labor, mantiene más o menos un estilo similar al de su hermano, que no perjudica a la cohesión gráfica. 

El color de Peterson me ha gustado bastante, ya que en la obra hay más predominancia de tonalidades verdosas, pero hay diferentes pasajes en los que se produce tal mezcla de colores, que uno tiene esa sensación de auténtico de viaje psicotrópico por las páginas. 

¿Merece la pena el cómic? Aunque me ha gustado, HAY QUE PRECISAR QUE DEPENDE DE LO QUE UNO BUSQUE, pues no es una obra para todo tipo de público, y requiere cierto grado de complicidad del lector con lo que cuenta el guionista y el modo en que lo hace. La obra no es cerrada, porque deja las cosas en un punto en el que a todas luces vendrán más cosas en el futuro, pero la ventaja de que hayan pasado tantos años desde su publicación, es que ya no es difícil leer las siguientes entregas. Si no te importa que haya unas cuantas idas de olla y que ésta no sea la típica historia de espías condimentada con ciencia ficción, puede que te guste el cómic. Si buscas algo más tradicional, o bien prefieres que las locuras se limiten al mínimo posible, quizás no sea la mejor lectura para ti. Gráficamente no creo que haya problemas en que os deje buenas impresiones. Por lo tanto queda a vuestro criterio. 

En cuanto a la edición en sí de Norma, es de tapa dura, y trae bastante contenido extra, como por ejemplo un extenso apartado en el que el guionista habla de sus influencias para la obra y los personajes, pero también hay comentarios sobre el apartado del color o las portadas, y vienen unos cuantos bocetos y portadas alternativas.  Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

17 de diciembre de 2022

Reseña de El Sexto Revólver: Integral 3. El Wendigo, las recreaciones del mundo por el uso de las armas y los espíritus indios entran en la ecuación

¡Saludos desde el lejano y salvaje oeste! No me cansaré de decir cuánto me gusta el western, un género que tiene mucho que ofrecer en cualquier vertiente en la que se quiera contar una historia. He leído y reseñado westerns de todo tipo en este espacio, y en esta ocasión vengo a seguir hablando de una colección que lleva poco publicándose en nuestro país, y que me está encantando. Voy a hablaros de "El Sexto Revólver: Integral 3" de Norma Editorial.


Fue allá por el 2010 cuando, a través de Oni Press, comenzaron a publicarse las grapas de esta colección ya terminada en la actualidad, y que han llegado por primera vez a España en este 2022 gracias a Norma Editorial. Éste es ya el tercer tomo integral, que reúne los números 24 a 35 de la colección, más una historia corta que tiene lugar entre el 35 y el 36, siendo este último el que abrirá el cuarto recopilatorio. A medida que avanzo en la lectura de esta colección, mis ganas de ver algún día una serie o película van aumentando a pasos agigantados, porque las viñetas se quedan pequeñas para el espectacular universo que han construido aquí sus creadores. No obstante, pase lo que pase con una adaptación futura (hay un proyecto de hacer una serie, pero no sé mucho más en este momento), lo que es innegable es que esta serie de cómic ha sido uno de los bombazos del año en nuestro país, y Norma Editorial ha tenido el buen ojo de ser quien la publique en castellano, trayendo además unas ediciones espectaculares. 


Quienes me conocen, ya sea en mayor o menor medida, saben bien el aprecio que le tengo al western. Es un género que me apasiona, y disfruto enormemente cuando veo algún producto audiovisual, o bien tengo un cómic entre manos. Si encima se trata de una obra que, cogiendo lo mejor del western, le añade elementos de otros géneros como pueden ser la fantasía o el terror (más que nada por el diseño de la galería de villanos que porque me asuste en sí alguna escena), pues lo que tenemos entre manos ya no es que sea un caramelo, sino que es toda la maldita tienda de chucherías. Con esa mentalidad me acerco a cada nuevo tomo de "El Sexto Revólver", sabiendo que por un lado o por otro, me lo voy a pasar en grande. Si tengo que empacharme de aventuras junto a personajes como Drake Sinclair, Becky Montcrief, Gord Cantrell, Kirby Hale o incluso la momia de Asher Cobb, pues lo haré con sumo gusto, pues esto es un espectáculo para quienes amamos este tipo de universos en las viñetas. 

¿Qué autores han participado en esta serie? Siguen al frente los creadores de la misma, el guionista Cullen Bunn (autor entre otras obras de "Harrow County" o "Lucky Devil") y el ilustrador Brian Hurtt (conocido por dibujar en "Gotham Central" o "Queen & Country"). Con ellos repite al color Bill Crabtree (que ha participado en el universo "Hellboy", y trabajó largo tiempo coloreando "Invencible"). La traducción al castellano es de Alberto Díaz y la realización técnica de Gaizka Medrano.

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis nos indica lo siguiente:

"Llegan los momentos más duros en la fascinante aventura de Drake y Becky. 

Drake Sinclair y Becky Montcrief poseen cinco de los Seis, los poderosos revólveres que pueden aniquilar toda la creación. 

Perseguidos por fuerzas de la oscuridad, Drake y Becky se verán atrapados en el invierno eterno de un Cruce de Caminos y, para sobrevivir, deberán llegar a un trato con los espíritus. 

Pero ese no será el único peligro al que deban enfrentarse."

Por resumir un poco lo que sucedió anteriormente, habían entrado en escena dos hermandades rivales, "La Espada de Abraham" y "Los Caballeros de Salomón". La primera era la que había sido concebida como una sociedad que, ante cualquier amenaza de destruir el mundo, entraría en acción. Y eso incluía hacer lo que estuviera en su mano para evitar que el General Hume volviese a la vida para recuperar los Seis Revólveres. Por otra parte, y tras una batalla, Drake había desaparecido del mapa, y la única forma que tenía Becky para encontrarle, era usar el revólver que le permitía ver el futuro. Fue así como ella consiguió rescatarle de Penitencia, el pueblo en el que él estaba prisionero de esa hermandad de Salomón. 

También se había producido la primera aparición del personaje de Asher Cobb, una momia que tenía un papel que jugar respecto a los revólveres. Y entró nuevamente en escena el pistolero Kirby Hale, así como Gord Cantrell, amigo este último de Drake y Becky, y tipo que, por las cosas que se revelaron, también tiene una fuerte motivación para querer ver destruidas las armas que tanto interesan a los demás. Precisamente Gord es uno de los primeros personajes que aparecen en "Lobos de invierno", el primer arco argumental de este tercer integral. Él regresa de una misión que le había sigo asignada anteriormente, para encontrar algunos libros vinculados con la creación de los revólveres. A su vez, los miembros de la Espada de Abraham se verán alterados cuando el General Hume, preso en sus dominios, avise de la llegada de su madre, quien será un peligro mayor que él. Poco después, Hume explotará. 


Ajenos a todo esto, Drake y Becky se encuentran rumbo a Fort Treadwell, un mercado negro donde el pistolero conoce gente, y esperan encontrar nuevos aliados para poder hacer frente a la viuda del General Hume, y encontrar el revólver que ésta posee, ya que ellos tienen los cinco restantes. En su travesía, Drake y Becky terminarán llegando a una realidad diferente a la suya, gélida y llena de desolación, donde serán atacados por el Wendigo, un viejo conocido de Drake. Mientras ellos intentan salir de ese mundo congelado y donde nieva continuamente, Gord intentará encontrarles, y formará una atípica asociación con Kirby Hale y la momia Asher Cobb, personajes con intereses radicalmente opuestos en lo referente a los revólveres, pero que tendrán que colaborar. El segundo arco argumental, llamado "Danza fantasma", supondrá un viaje muy intenso de Becky en las diferentes realidades creadas con cada posible reconstrucción del mundo por los revólveres. Ahora bien, mientras ella se encuentra en trance, será atacada por las huestes malignas que la viuda de Hume y la madre de éste manden para acabar con ella. Esto dará lugar a una nueva y épica batalla entre los buenos y los malos. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? En este tercer integral la labor de Bunn, que en los anteriores tomos había escrito tramas con mucho ritmo y donde los acontecimientos se sucedían a una velocidad de vértigo, mantiene ese ritmo narrativo aunque el primer arco argumental sea más pausado. Es casi como una buena canción de rock progresivo, que al principio, y mientras los músicos van cogiendo el ritmo, empieza de forma suave para ir cogiendo velocidad, y donde se tocan diferentes pasajes dentro de una misma melodía, produciéndose así el placer de oír varias piezas y ritmos en una sola composición. Pues eso tenemos aquí, una sinfonía perfectamente orquestada por Bunn, que afloja un poco la velocidad en lo que sucede en los arcos argumentales recopilados aquí, pero donde no dejan de suceder cosas y de explorarse motivaciones de personajes en su relación con los Seis. Me ha gustado mucho una de las variantes del mundo reconstruido, ambientada en una especie de fantasía artúrica, y la guinda del tomo ha sido la aparición de ese entrañable personaje que es el Padre Piedad. Como ya es costumbre, me quito el sombrero ante Bunn.

Y una vez fuera el sombrero, toca lanzarlo al aire para ensalzar el espectacular trabajo de Hurtt, un ilustrador que desde el primer número de esta serie me rompió los esquemas. Es increíble la capacidad que tiene este artista para dibujar un número tras otro manteniendo un nivel sobresaliente. Con un trazo limpio y un altísimo nivel de detalle, Hurtt se encuentra cómodo en cualquier tipo de escena o pasaje, aunque es cierto que brilla especialmente en esas viñetas plagadas de personajes luchando, ya que mantiene su pulso y no se ve perjudicado por introducir en una misma imagen todos los personajes que quepan, dando igual el diferente aspecto que tengan la mayoría (como los hombres lagarto o los indios volando sobre murciélagos gigantes). También ha sido un placer ver esas otras posibles realidades del mundo recreado por los Seis, especialmente la artúrica. 

En cuanto a Crabtree, es el compañero ideal para Hurtt, ya que realiza un trabajo enorme en cada número. La tonalidad y la profundidad de los colores van cambiando multitud de veces en función de los distintos pasajes en los que se narra la historia, pero eso no hace mella en la labor del colorista, que también lleva desde el primer número demostrando que es muy bueno en lo que hace. 

¿Merece la pena el cómic? No puedo decir otra cosa que... ¿TODAVÍA NO LO HABÉIS LEÍDO Y ESPERÁIS QUE OS LO DIGA YO? Llegamos al ecuador de la serie con un nuevo y espectacular tomo, que os recomiendo sí o sí. Si todavía no habéis empezado a leer la colección... ya estáis tardando en ponerle remedio y adentraros en una de las mejores obras que han llegado a nuestro país en 2022. Acción a raudales, fantasía, algo de humor, sentido de la épica, y todo ambientado en el salvaje oeste, uno de los mejores marcos para contar historias. 

Sobre la edición de Norma Editorial, es en cartoné y tiene mucho contenido extra, incluyendo una entrevista a artistas de la obra, algunas portadas especiales y las originales de cada grapa, y una galería de bocetos. No suelo pronunciarme mucho respecto a la maquetación de un cómic, pero me encanta el trabajo que se hace en cada tomo de la serie, con detalles como el de poner en las páginas el nombre del arco argumental al que pertenece cada historia. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

13 de diciembre de 2022

Reseña de Las nuevas aventuras de El Guerrero del Antifaz

¡Un saludo y voto a bríos! Como ya he hecho en otras tantas ocasiones, me dispongo a analizar desde el principio una nueva colección de cómic (nueva en este caso porque ha salido una reedición, no por ser reciente el material), de la cual iré analizando poco a poco los diferentes volúmenes que pueda leer. Y esta vez me dispongo a adentrarme por primera vez en el mundo de "El Guerrero del Antifaz", a través de la colección de "Las nuevas aventuras" que edita Dolmen Editorial. 


Este famoso personaje de las viñetas españolas fue creado por Manuel Gago García (1925-1980) y vio la luz por primera vez el 24 de octubre de 1944. La primera colección de todas, que abarcó 668 números, apareció desde 1944 hasta 1966. Y la que ha comenzado a reeditar Dolmen es "Las nuevas aventuras de El Guerrero del Antifaz", que también realizó en su mayoría Manuel Gago, y que se publicó entre 1977 y 1981, llegando a tener 110 números. Esta fue la última colección que hizo el autor, ya que falleció poco antes de la salida del último episodio, cuando la Editorial Valenciana, que era quien había publicado todo del personaje hasta entonces, agotó el trabajo que Gago había dejado hecho antes de su muerte. 

Así que mi análisis aquí estará dedicado a esta serie, en la función en que vayan saliendo nuevas entregas y pueda leerlas.


En este primer tomo se encuentran recopiladas una historia corta que narraba el origen del personaje, así como los 9 primeros números de la colección, publicados en 1979 a través de la Editorial Valenciana. El autor de todo es el creador del Guerrero del Antifaz, el ya mencionado Manuel Gago, responsable de una enorme cantidad de series y personajes durante toda su vida profesional, como "El Espadachín de Hierro", "El Misterioso X", "El Rey del Oeste", "El Espadachín Enmascarado" o "Purk: El Hombre de Piedra".

La información editorial sobre el contenido del tomo es la siguiente:

"Más de cuarenta años después de su publicación original y tras un largo y complejo trabajo de restauración, llega esta colección que reedita por primera vez las Nuevas Aventuras del Guerrero del Antifaz. 

La gran creación de Manuel Gago, uno de los tebeos más vendidos de la historia, en once volúmenes en una cuidada edición cronológica repleta de extras nunca antes vistos.

Este primer volumen incluye la historia corta que narraba el origen del Guerrero, así como los nueve números iniciales publicados a finales de los años setenta. Unas aventuras que recuperaron al primer gran héroe del cómic español actualizado a los nuevos tiempos, con una personalidad más transgresora, nuevos personajes y aventuras libres de cualquier censura dictatorial. ¡Voto a Bríos!"


Hay que indicar que en este tomo hay una historia inicial que sirve de introducción para la figura de Adolfo de Moncada, Conde de Roca, más conocido como el Guerrero del Antifaz, y tiene su final. A partir de ahí, el resto de los números forman parte de una misma trama relacionada con el villano Máscara de Hierro y los piratas samuráis que combaten bajo sus órdenes. Posteriormente se irá viendo que, además de este personaje embutido en una enorme y poderosa armadura, también está Nasika, una mujer que lidera a los piratas, y que comparte un trágico pasado con su mano derecha. Y rizando el rizo, la pareja tiene cuentas pendientes con el Guerrero del Antifaz, pero no con el auténtico, sino con alguien que ha usurpado la identidad de Adolfo, y que anda haciendo el mal allá por donde va. Pero me estoy adelantando. 

La primera aparición de Máscara de Hierro y sus secuaces, será atacando a una población no muy lejana al castillo de los Condes de Roca. Será aquí donde Adolfo, que se encuentra disfrutando de un rato familiar junto a su mujer Ana María y su hijo Adolfito, tenga constancia del ataque pirata en territorio español. No tardará mucho tiempo en vestirse con su indumentaria de combate, e ir al encuentro de Máscara de Hierro. Pero el héroe será derrotado en su primer enfrentamiento, y el villano se dirigirá al castillo de éste, para hacerle daño a su familia. A partir de aquí volverá a haber otro enfrentamiento entre Adolfo y Máscara de Hierro, y como consecuencia de ello, el primero será raptado y llevado ante Nasika, la otra líder de los piratas. Será entonces cuando siga avanzando la trama y se produzca una bifurcación de la misma. Por un lado, Adolfo será llevado a la isla pirata, donde despertará más simpatías de las que pudiera imaginarse. Por el otro, habrá gente preocupada por el paradero del héroe, siendo Luis y Fernando quienes encabecen una partida de búsqueda. Y tarde o temprano, también entrará en escena el falso Guerrero del Antifaz, entre otras cosas que pasarán. 

¿Qué valoración merece el trabajo del autor? Como pasa con los cómics publicados décadas atrás (en este caso a finales de los 70), hay que intentar valorarlos un poco con una mirada al pasado y lo que podía aportar en su época. En ese sentido, los guiones de Gago son de aventuras a la antigua usanza, en las que un personaje va viviendo una situación tras otra, ganando o perdiendo, sufriendo más que disfrutando, pero demostrando continuamente que, con la motivación adecuada, las energías pueden renovarse para afrontar cada nuevo desafío. No voy a engañaros, una colección seriada en sus tramas como ésta, es como una especie de culebrón folletinesco de aventuras y romance, y leída en los tiempos actuales, peca un poco de ingenua (algunos personajes tienen un desarrollo y toma de decisiones tipo veleta, según convenga al interés narrativo), pero precisamente si entráis en el juego, como me ha pasado al leer el tomo, os lo pasaréis en grande. No encontraréis aquí tramas especialmente complejas u originales, pero no hace falta, ya que lo que puede ofrecer en grandes dosis el Guerrero del Antifaz, son aventuras clásicas una tras otra, que sirvan para una lectura de evasión y disfrute. Por lo tanto, Gago realizó una buena labor con los guiones. 

En cuanto al dibujo de Gago es muy disfrutable y también tiene el toque clásico de la época, cosa que le viene bien al tipo de historia que se nos cuenta. Habitualmente hay primeros planos o planos de cuerpo completo, siendo más escasas las ocasiones en las que los fondos de las viñetas tienen protagonismo más allá de verse un escenario u otro importante para la historia. Lo anterior no es algo mejor o peor, pues tampoco es algo que perjudique en exceso al cómic. El trazo de Gago transmite energía y sentido de la aventura cuando es necesario, y tiene buenos momentos para brillar en escenas de lucha, que, como ya decía, hay bastantes. No es un tipo de dibujo que haya envejecido mal, ni mucho menos, por lo que puede daros más de una alegría para quienes tengan temor de acercarse a leer algo de hace más de cuatro décadas. El color, si atendemos a ese mismo criterio, también se mantiene como un buen complemento. 

¿Merece la pena este primer tomo? Pues... ¡VOTO A BRÍOS QUE SÍ! No hay que olvidar que "Las nuevas aventuras de El Guerrero del Antifaz" es una de esas colecciones emblemáticas de las viñetas españolas, y que el personaje del Guerrero del Antifaz ha estado presente en las vidas de muchas personas lectoras de diferentes épocas, por lo que acercarse a una obra como ésta, es disfrutar de un pedazo de la historia del cómic en nuestro país. Para ser un primer número de una colección que abarcará unos cuantos más, tiene de todo para causar una grata sensación. Tenemos un combinado de aventuras, romance y tragedia al estilo clásico y desprejuiciado, que puede daros más de un buen rato con su lectura. 

La edición de Dolmen es genial, pues es de tapa dura, y contiene como extra muchos textos relativos a la figura del creador del personaje (que trabajaba en cuantas series de cómic le era posible), la vida editorial del mismo (no quiero destripar mucho, pero puede dejaros mal cuerpo ver cómo trataba la Editorial Valenciana al creador de su colección más popular), así como algunos bocetos de personajes. Y esto es todo por mi parte hasta que traiga un nuevo análisis. ¡Voto a bríos!

10 de diciembre de 2022

Reseña de Ice Cream Man: Una antología de historias con un siniestro heladero de nexo común

En este espacio os iré comentando impresiones relativas a la colección de "Ice Cream Man" de la editorial Moztros. Se trata de una antología de historias cuyo punto en común es la figura de un siniestro e inquietante heladero.


¡Un saludo desde el interior de un camión de helados! La música ya resuena por las calles, tengo preparados los distintos sabores que habrá a la venta para los cucuruchos y las tarrinas, y empiezo a divisar gente aproximándose al área donde pararé el vehículo para ponerme a repartir felicidad azucarada. En esta ocasión, vengo a compartiros el análisis del primer tomo de "Ice Cream Man" de la editorial Moztros. 


Fue allá por el 2018 cuando comenzaron a publicarse los primeros números de esta serie a través de la editorial americana Image Comics. Y en julio de este 2022 ha sido el momento en que nos han llegado a tierras españolas de la mano de Moztros. Me es imposible no copiaros aquí la frase promocional del cómic, ya que resume muy bien el tipo de lectura que os vais a encontrar: "Chocolate, vainilla, terror existencial, adicciones, fantasía musical… siempre hay un sabor adecuado para las miserias de cada uno.". Así es, no hay lugar a engaños, pues en esta nueva cabecera no solamente abundan las variedades de sabores de helado, sino también una extensa gama de historias que encuentran cobijo a través de su vínculo con un siniestro heladero que es mucho más de lo que parece a simple vista. 


Es paradójico que una figura en apariencia tan atrayente para los niños, como es la de una furgoneta de helados, pueda ser el punto de partida para algunas historias siniestras y aterradoras. Me viene a la cabeza el asesino de la serie "Mr. Mercedes" (no he leído todavía el libro de Stephen King y prefiero usar de ejemplo la serie), que tenía como uno de sus trabajos el de vender helados, y que estaba delante de muchas potenciales víctimas que, en cualquier arranque de rabia, podrían haber sufrido de lo lindo. Y a su manera, y como si se tratara de una suerte de Pennywise de "It" pero con apariencia más humana la mayor parte del tiempo, se nos presenta al inquietante Rick, heladero de profesión, y muchas más cosas en todo lo que no es estar en la furgoneta dándoles algo dulce a los niños y niñas del vecindario. Éste personaje será el nexo de todas y cada una de las historias de esta serie cuyo primer tomo os analizo, y de la cual ya hay varias entregas más publicadas en España a estas alturas. 

¿Qué autores han participado aquí? El guionista, un tanto desconocido en España, es W. Maxwell Prince (ha escrito entre otras "Haha" o "King of Nowhere"), siendo su acompañante el dibujante Martín Morazzo (conocido por participar en "Elektra: Corriendo con el diablo" o en "Generación-X"), y el colorista Chris O'Halloran (que ha estado en obras como "Folklords" o "El inmortal Hulk"). Traduce al castellano Matías Mir y se ocupan de la maquetación y el diseño Marina León y Germán D'Agostino. 

¿Qué historias nos encontraremos aquí? Paso a compartiros la sinopsis:

"Ice cream man ha llegado para cambiar para siempre la forma en la que concibes los cómics con sus dispares historias autoconclusivas de horror, maravilla y redención. 

Cada una de ellas presenta un nuevo reparto de personajes lidiando con sus propios cucuruchos de sufrimiento. Y en la periferia, como la alegre música de su furgoneta, está el heladero, un tejedor de historias. Un repartidor de postres. Un amigo. Un enemigo. Un dios. Un demonio. 

Un hombre que, con un chasquido, puede alterar el curso de tu vida para siempre. Ice Cream Man nos presenta una colección de historias de terror en las cuales los protagonistas se enfrentarán a situaciones desquiciadas y aterradoras aparentemente independientes las unas de las otras, pero será tarea del lector reconocer las retorcidas relaciones entre ellas."

En este tomo están recopiladas las cuatro primeras historias de la colección, y cada una de ellas tiene una trama distinta, aunque en la mayoría se repitan ciertos elementos, como la presencia de Rick, el heladero, el maestro de ceremonias que, de una forma u otra, deja su sello en cada episodio. Quizás el más importante para él sea el primero, en el que se puede ver la peculiar naturaleza de este hombre de dientes afilados y mirada peligrosa, que se enmascaran un poco bajo una sonrisa del mejor amigo del mundo. Dicho sea de paso, la primera historia es la que más incomodidad me ha producido como lector, ya que tiene bastante importancia la presencia de una araña, y tengo cierta tendencia a la aracnofobia. Pero claro, como ya decía, es donde se empieza a ver quién es Rick y qué mal puede hacer en el mundo.

Otro de los episodios tiene relación con el mundo de las drogas, tanto en la forma en que va provocando la degeneración física y mental de quien consume dichas sustancias, como el peligro que puede tener quien tiene una adicción y ninguna forma de satisfacerla. En esa historia, se puede ver a una pareja de drogadictos que se conocieron tiempo atrás cuando clavarse una aguja en sus cuerpos no había sucedido. A través de la chica de la pareja, sabremos cómo conoció a su novio, cómo fue su vida y su caída al mundo de las drogas, y de qué forma van consiguiendo dinero para más chutes. Tan real como la vida misma, pero con la presencia de Rick el heladero en un par de momentos clave, así como la furgoneta del mismo.


En tercer lugar aparece un capítulo relacionado con el mundo de la música. Lo protagoniza un tipo que, en su juventud, logró popularizar una de las canciones que tocaba con tu grupo. Pero claro, esa persona no logró escribir ningún otro pepino musical , y forma parte de ese enorme club de artistas de una sola canción popular. El tipo no ha logrado redirigir su vida y todo gira en torno a un tiempo pasado que fue mejor, y que se empeña en revivir a diario, preguntándole a la gente si conoce su gran tema. No obstante, una aparición de Rick el heladero permitirá que esta vieja gloria pueda vivir una situación nueva para sentirse útil. Y por último, cierra el tomo una historia relacionada con un funeral, y las consecuencias que esto provocará en varias personas, tanto por su vínculo con la persona fallecida, como por la conclusión que sacan de sus vidas y las decisiones que han tomado o quieren tomar. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Lo bueno y lo malo de una recopilación de historias es que siempre hay episodios que gustan, otros que no tanto, y algunos que ni una cosa ni otra. Aunque también es cierto que eso repercute en la calidad media de una obra. Prince hace una buena caracterización del heladero Rick, personaje que, aparezca más o menos, inquieta cuando está en escena. En ese aspecto se logra una buena tensión visual y narrativa. Las historias que más me han gustado han sido la del músico y el funeral, porque abordan sus tramas con un barniz de realidad que siempre piensa uno, como el hecho de qué pasa con el músico que nada más logró el éxito una vez, o por qué la muerte de alguien provoca siempre que uno se replantee su vida, con sus decisiones mejores o peores. Por lo tanto, a pesar de que la esencia de esta serie es que las historias pueden tener elementos de terror o suspense, es precisamente el drama humano el que me ha gustado, aunque se aborde con un envoltorio acorde al espíritu que se quiere imbuir a todo por la presencia de Rick. En líneas generales, ha sido una buena lectura, con un buen trabajo de Prince.

Respecto a Morazzo, su estilo artístico me ha hecho pensar en otros artistas como Frank Quitely o en algún aspecto a Ian Bertram (del cual reseñé "Little Bird"), ya que tiene un trazo puntilloso y lleno de detalles en las viñetas. Adolece un poco del defecto de dibujar rostros muy similares en la mayoría de ocasiones, pero en cambio tiene buen toque para la expresividad facial de los mismos, saliendo beneficiado aquí el diseño de Rick el heladero. Por lo demás, el capítulo donde más oportunidad tiene de lucirse, es el dedicado al músico, donde hay muchos homenajes a personajes que más de una persona reconocerá. Así que Morazzo también realiza un buen trabajo. 

Y en cuanto a O'Halloran, también hace una labor competente en su cometido, viendo igualmente su mejor momento para lucirse en la historia del músico, ya que éste se moverá en un mundo de lo más colorido y pintoresco.

¿Merece la pena el cómic? Al ser el inicio de una colección, ES UNA BUENA PRIMERA TOMA DE CONTACTO con este universo que nos presentan sus autores. Hay cuatro historias cerradas, aunque la última página del cómic sirva de presentación a una especie de enemigo del heladero, alguien que se está dando cuenta de lo que está haciendo Rick en el mismo vecindario en el que se han ambientado todas las historias. Las tramas no están mal, hay una buena dosis de drama humano y real, permitiendo que lo que se cuenta se sienta cercano y tangible, y el personaje principal inquieta bastante, que es uno de los objetivos de la serie. Así que he tenido una buena lectura para saber de qué palo va esta nueva colección.

La edición de Moztros es de tapa dura, y como extra trae por ejemplo las portadas originales y alternativas de los números en grapa que salieron primero a través de Image Comics, y la editorial española ha recopilado en tomo. Esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo justo debajo para la misma serie, o bien aquí para otros cómics distintos. 


Una de las cosas que quedó clara con la primera entrega de la saga, es el hecho de que estamos ante una de esas colecciones de relatos independientes en los que, al margen de sus personajes y tramas, sí que hay un elemento común en todos ellos, la figura del siniestro heladero Rick. Eso sí, al final del tomo anterior aparecía un hombre de negro llamado Caleb que parecía el enemigo de Rick, y aquí sabremos algo más de él. 

En cuanto a lo que puede ofreceros este segundo tomo, hay que decir que es más de lo mismo a lo que se mostró antes, por lo que si os gustó, no creo que os vaya a defraudar. Aunque claro, si os dejó con dudas antes... es otra historia averiguar si aquí os convencerá más o menos el potencial de este universo.

¿Qué trama tenemos aquí? La sinopsis indica esto: 

"La popular serie de historias unitarias desesperanzadoras continúa con cuatro nuevos relatos tan maravillosos como perturbadores que te dejarán sin aliento. 

Esta nueva recopilación incluye: la balada del hombre que cae; una meditación silenciosa de tres sabores; la travesía de una joven junto a su mejor amiga muerta; un popurrí de emergencias suburbanas. 

Además, más información acerca del travieso heladero y su conexión con el vaquero de negro, Caleb."


Si hay una sensación que me ha transmitido fuertemente el primero de los episodios, es la de perdición. Pero no en el sentido de estar desperdiciando el tiempo leyendo el capítulo, sino en el hecho de sentir que todo lo que pasa en él, es el reflejo de que todo se está yendo al garete, y el mundo parece destinado a su destrucción. Vamos, me he sentido un poco como en alguna película de M. Night Shyamalan. Y toda esa espiral turbulenta arranca cuando un hombre salta desde lo alto de un rascacielos. Mientras el tipo cae, va recordando cosas de su vida, pero además de eso, otros personajes dentro del mismo edificio están pasando los momentos más aterradoras y mortales de sus vidas, como podréis experimentar a través del personaje de una mujer que va viendo todo lo que sucede a su alrededor, mientras intenta salir del lugar. 

Otra de las historias es muy peculiar, pues, a raíz de un helado de tres sabores que Rick le ofrece a un joven, éste, a medida que se come el cucurucho, va experimentando tres posibilidades distintas de lo que sería su vida a lo largo de días, semanas o meses. En ese sentido, uno de los posibles futuros del joven le llevará a conocer una mujer con la que habrá afinidad, se casarán, e intentarán tener una vida feliz. En otra posibilidad, él terminará encontrando un perro malherido en la calle, se lo quedará, y se podrá ver el resto de su existencia con él. Por otra parte... se muestra qué pasaría si el joven fuese capturado por un psicópata, el cual no tendrá intenciones honestas precisamente. Las otras historias, por no destriparos gran cosa, van sobre una niña que habla con una amiga invisible, con la cual vive una peculiar aventura en el bosque. Y cierra el tomo un episodio en el que dos personajes que van en el interior de una ambulancia, van tomando drogas mientras el mundo a su alrededor es un caos, y mucha gente requiere ayuda sanitaria. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? W. Maxwell Prince, que sigue siendo el guionista, continúa mostrando más secretos sobre el siniestro Rick (que a todas luces es una especie de Pennywise en versión tipo de los helados), al tiempo que aparece el que podría ser su antítesis, Caleb el hombre de negro. En ese sentido, aunque sus encuentros son escasos y espaciados, sí se agradece intuir que ambos saben de lo que es capaz el otro, y se puede ver que, si bien el heladero no teme a este tipo, al menos es consciente de que es un obstáculo a su sed de crear mal por todas partes. Las historias de este tomo, analizando el conjunto, me han dejado mejor sensación que las del primer tomo que me parecieron más irregulares y menos disfrutables. De aquí destacaría el primer episodio por esa sensación de desolación y destrucción que me ha transmitido, y el segundo capítulo, porque prácticamente es mudo, pero está muy bien narrado visualmente para entender lo que pasa. Así que en líneas generales, Prince mantiene un buen nivel. 

En el apartado gráfico repiten Martín Morazzo al dibujo, y Chris O'Halloran como colorista. Morazzo, cuyo trazo me sigue haciendo pensar en Frank Quitely, y en algunos momentos me ha hecho recordar a Juan José Ryp, rinde una vez más a un alto nivel. La mejor oportunidad para que se luzca ha sido el segundo episodio, ya que la dificultad en un capítulo mudo es que las imágenes permitan que la narración fluya bien, pero que además se entienda perfectamente lo que sucede, y Morazzo lo consigue con buena nota. El resto de partes no es que estén a peor nivel, para nada, pero me ha satisfecho especialmente ese episodio. Igualmente se mantiene una correcta labor de O'Halloran para completar el trazo de Morazzo, y aplicar buenas paletas de colores. Y aunque sea reincidir en lo mismo, luce mucho en ese episodio de los tres sabores de helado, porque en cada línea temporal del futuro se aplica un color concreto, como si fuese uno de esos sabores de helado. 

¿Merece la pena el cómic? Aunque el primer tomo me dejó algunas dudas, SE DAN PASOS EN UNA BUENA DIRECCIÓN, lo que permite que uno espere con más ganas lo que pueda venir después. Ojo, no es que este tipo de obras reinvente nada, ni que cuente cosas nunca antes narradas, en ese sentido no os quedéis esperando nada espectacular. Pero vuelvo a mencionar en el hecho de que en las antologías de relatos, hay historias que gustan más y otras menos, pero sí se pueden disfrutar más algunas dentro de esa mezcla. Si el nexo entre todas es un personaje inquietante y monstruoso... pues la cosa gana en interés, y me deja con ganas de leer la siguiente entrega. La edición de Moztros mantiene el formato de tapa dura, y contiene portadas alternativas, además de algunas páginas de guion, bocetos y diseños de personajes.