27 de julio de 2021

Reseña de La estrella del desierto: Integral 1. Un western violento y salvaje, de los que no dejan indiferente

¡Saludos desde el salvaje y lejano oeste! Me he librado por los pelos de una batalla campal acaecida en el saloon más cercano, pero ya estoy aquí para hablaros de una de mis últimas lecturas. No me cansaré de decir lo que me encanta el western en todos sus formatos, pues es un género que, aunque muchas veces cuente una historia que uno ya ha visto antes, tiene ese algo que hace que lo disfrute con frecuencia. Y hoy vengo a compartiros mis impresiones tras leer el primer integral de "La estrella del desierto" de Norma Editorial. 


La violencia, la rabia, el salvajismo y la venganza son elementos que suelen estar presentes en la gran mayoría de historias del western, y sobre ellos siempre se han construido (y se seguirá haciendo), las diferentes tramas de una obra en el formato que sea. En ese sentido, hay que decir que esta obra, publicada originariamente por la editorial Dargaud, no va a salirse de esos cánones del género. Ahora bien, una de las cosas que mantengo como lector es el hecho de que no me importa si una obra no es lo más original del mundo, siempre que esté bien contada, o tenga personajes lo bastante trabajados, o de alguna manera, me deje un buen poso. Pienso que los que somos seguidores de este género narrativo, somos conscientes de lo que vamos a ver o leer, y tenemos ese deseo de ver que el personaje protagonista no tiene límites a la hora de obtener venganza por alguna afrenta, al margen del método que use para ello. 


Esta obra ya se había publicado anteriormente en España por otra editorial, pero estaba incompleta porque, posteriormente a los álbumes contenidos en este primer integral, aparecieron luego otros dos escritos por el mismo guionista. Es ahora Norma, a través de su línea de títulos europeos, quien al fin traerá a nuestro país esta historia completa. En este primer integral están los dos primeros álbumes que vieron la luz, y en el segundo integral vendrán los que estaban inéditos en castellano, y que son una precuela de la historia narrada aquí. A falta de leer el otro integral cuando salga, no os aconsejo esperar a tenerlos los dos para leer primero las precuelas, pues se perdería por completo el factor sorpresa contenido en el tomo objeto de reseña hoy. Así que, como ha hecho Norma con buen criterio, lo ideal es empezar por aquí. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Como escritor está Stephen Desberg (conocido por títulos como "Black Op" o "El Escorpión"), mientras que del apartado gráfico, tanto de dibujo como de color, se ocupa Enrico Marini (que ha destacado como autor completo en obras como "Batman: El Príncipe Oscuro" o "Las águilas de Roma"). Desde su trabajo en este western, estos autores han colaborado muchas veces, precisamente en la serie de "El Escorpión", por lo que forman un buen tándem creativo. De la traducción al castelleno se ha hecho cargo Diego de los Santos. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? En este punto, y como hago siempre, os comparto la sinopsis oficial:

"Washington, 1870. Matt Montgomery es un miembro respetado de la alta sociedad. Tiene familia y despacho con amante en un ministerio. 

Pero todo se viene abajo cuando su mujer y su hija aparecen salvajemente asesinadas en su propia casa.

La única pista sobre el asesino es una estrella marcada a cuchillo en el pecho de una de las víctimas.

Montgomery sigue el rastro del asesino hasta Topeka. Allí, la civilización pierde su nombre y se convierte en barbarie."

Las primeras páginas sirven para conocer a Matt, su forma de ser, y su relación con el mundo y la gente que le rodea. Trabaja entre semana en un ministerio, donde tiene una amante por la que no siente más que deseo ocasional, y los fines de semana va a una casa aislada en el bosque con el deseo de alejarse de todo y tener un poco de descanso. Pero claro, está casado, y la relación con su mujer no es precisamente idílica, a lo que hay que añadir que también atraviesa un mal momento con la hija de ambos, a raíz de algo del pasado. Matt es un hombre práctico, y, salvo en lo referente a su vida amorosa y paternal, defiende que el mundo y la sociedad funcionan porque hay leyes, y éstas deben cumplirse. 

Todo esto va a quedar trastocado cuando encuentre muertas a su mujer e hijas, las cuales fueron violadas antes de ser asesinadas. Matt no tendrá más pista para investigar que una marca que encontrará grabada a cuchillo en el cuerpo de una de las fallecidas. Dicha marca es una estrella. A partir de ahí, y ante la pasividad de la policía y los escasos avances en las pesquisas de la investigación, será él mismo quien empezará a indagar por la ciudad para descubrir quién quería hacerle daño, y por qué razón. El que haya acontecido algo que va contra su creencia en las leyes y el cumplimiento de éstas, será uno de los grandes motores de su rabia interior, porque le corroerá las entrañas no saber por qué ocurrió la tragedia. 


Sus investigaciones le harán encontrar hilos de los que tirar, y éstos le harán conocer un nombre y un lugar donde puede estar el asesino. Será así como Matt deje atrás el civilizado mundo en el que vive y que sí comprende, para llegar a una población radicalmente opuesta, donde la violencia, la crueldad, la inmoralidad y el salvajismo campan a sus anchas. Todo esto queda muy bien personificado por el ferrocarril, ya que recorre toda la parte civilizada del oeste, pero termina en la zona más salvaje. ¿Logrará encontrar Matt al asesino? ¿Sabrá adaptarse a un entorno en el que se siente como pez fuera del agua? No voy a daros las respuestas lógicamente, pero sí puedo decir que Matt conocerá lo salvaje que puede ser el oeste cuando la civilización y el progreso todavía no han hecho acto de aparición en aquella zona del país. Y esto es lo que puedo contaros de la trama. Si a estas alturas no habéis anotado este cómic en vuestra lista de futuras lecturas, ya estáis tardando en subiros al caballo e ir a por ella. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Hay que advertir que en el guion de Desberg hay bastante violencia, rudeza y sexo, y las mujeres no son precisamente tratadas de la mejor manera en la narración. Para el escritor todo esto sirve a los fines de lo que quiere contar a los lectores, que entre otras cosas es mostrar la diferencia de lo que es un lugar civilizado, a otro radicalmente diferente donde no hay ley que rija el comportamiento de las personas. Esto se muestra tanto en lo que sucede, como a través de la importancia del ferrocarril para delimitar un mundo civilizado de otro salvaje. Al margen de eso, Desberg sabe cómo generar tensión en el primer tramo de la historia, misterio y desasosiego en el siguiente, y luego desmelenarse con una espiral de violencia en el acto final. Valoro positivamente la manera en la que gestiona los tiempos narrativos, y quedan bien perfilados los personajes principales, pero tampoco son meros figurantes todos aquellos que tienen un rol más secundario, por lo que me ha satisfecho gratamente el trabajo del guionista. 

Si notable es el trabajo de Desberg, no menos disfrutable es el de Marini al dibujo. Este artista retrata con mucho acierto las emociones de los personajes, y está bastante atinado en mostrar gráficamente la tensión, misterio (hasta el final del primer álbum apenas se ve el rostro del villano, que hasta entonces solo aparece oscurecido) y violencia de esta historia, que si destaca por encima de otros westerns, no solamente es por la narrativa, sino también por el dibujo. Marini no se corta a la hora de ilustrar las escenas con contenido sexual, y muestra bien la lujuria y la decadencia de la gente en escenas como las acontecidas en el saloon donde Matt encontrará información para aclarar el asesinato. En resumen, Marini ofrece un muy buen trabajo.

Y como además es el mismo artista quien aplica color a su trazo, elige bien las paletas de colores y el uso de las mismas, quedando bien diferenciadas las escenas de exterior con las acontecidas en el interior de edificios y otros lugares. 

¿Merece la pena el cómic? No puedo decir otra cosa que un SÍ rotundo. Ya no se trata de que lo vaya a disfrutar mucho cualquier persona aficionada al western, sino que esta historia tiene los suficientes elementos destacables como para gustar a la gente que sencillamente disfrute de un buen cómic, sea por la narrativa, por el arte gráfico, o por ambas cosas. Os animo a darle una oportunidad a esta obra, y, dado que la historia recopilada en este primer integral es auto-conclusiva (recordad que el próximo integral que salga será una precuela), no tendréis que esperar para saber cómo se resuelve todo, ni os sentiréis obligados a comprar el próximo tomo si éste no os ha dejado muy satisfechos.

Por ir terminando, y sobre la edición de Norma Editorial, es de cartoné y como extras más destacados, contiene una serie de páginas con comentarios sobre la historia, donde descubriréis que algunos personajes y sucesos narrados en el cómic, ocurrieron de verdad en la vida real. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones al respecto. De igual modo, te animo a compartir este texto con más gente para que llegue lo más lejos posible.