19 de octubre de 2021

Reseña de Marsupilami 6: Fordlandia. Descubriendo un poco más de Palombia y los secretos de su selva

¡Huba! Vuelvo a escribiros desde la selva de Palombia, hogar del Marsupilami, el famoso animal de cola infinita y piel amarilla creado por André Franquin. Ya sabéis que llevo un tiempo reseñando los distintos álbumes publicados del personaje por orden cronológico, y esa lectura ordenada me permite conocer cada vez más cosas del ficticio país de Palombia y sus habitantes. Y lógicamente, en esta sexta entrega, se sigue cumpliendo esa premisa. Hoy os hablaré de "Marsupilami 6: Fordlandia" de Editorial Base. 


He de comenzar diciendo que no deja de sorprenderme lo que puedo encontrarme en esta colección. Cuando me pongo a leer un nuevo número de las aventuras del Marsupilami, estoy predispuesto a echarme unas risas y ver al animalillo meterse en más de un entuerto, como también a conocer más cosas del ficticio país de Palombia. Y en este caso, además de la ración habitual de lo que ya esperaba encontrar, se han añadido dos sorpresas, la de introducir en la narración a los personajes de Henry Ford y a Howard Hughes, cada uno de ellos vinculado a Palombia a través de un elemento diferente, sobre los cuales hablaré más adelante. 


Al margen de lo anterior, y como viene siendo costumbre, en esta historia se vuelven a usar distintos personajes ya presentados en episodios previos, los cuales se conocen entre sí, y tienen como mayor vínculo entre ellos el de conocer al Marsupilami. Esto en cuanto a personajes buenos, porque también aparecen algunos "villanos" (aunque su torpeza haga que no sean un gran peligro) ya habituales de la colección, permitiendo que un lector asiduo del Marsupilami esté ya bastante familiarizado con todas las piezas que se ponen sobre el tablero. Y ojo, sigo manteniendo la opinión de que este tipo de cómics están destinados a un público infantil/juvenil, pero eso no quita que alguien que no pertenezca a estos grupos, no vaya a disfrutar de lo que se cuenta. A fin de cuentas sigo leyendo esta colección porque me lo paso bien y me supone una lectura perfecta para desconectar un rato de todo, sin más pretensiones que las de estar entretenido.

¿Qué autores han participado en este tomo? Están al frente los mismos del episodio anterior. Tenemos aquí a Yann Le Pennetier (escritor entre otras obras de la reseñada en el blog "Atom Agency", o de "Basil & Victoria"). Sus colaboradores son a los guiones el propio Franquin (1924-1997), y el dibujante Luc Collin, conocido como "Batem", que es un autor que durante toda su carrera prácticamente ha estado ligado a los álbumes del Marsupilami. Al color les acompaña Vittorio Leonardo (conocido por colaborar en "Homenaje a Gil Pupila y M. Tillieux", y por "Natacha"). De la traducción se ocupa David Aliaga Muñoz.

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La trama es la siguiente:

"Una despampanante mujer llega al corazón de la selva palombiana buscando a su quinto marido, para lo cual necesitará la ayuda del cazador Bring M. Backalive, y el capitán Bombonera y su viejo barco: el Santa Calamidad.

Su búsqueda pondrá en peligro a dos pequeños marsupilamis a los que, nuestro querido protagonista, tratará de poner a salvo.

¡Todo esto y mucho más en la sexta entrega de una de las colecciones más emblemáticas del cómic francobelga!"

Si sois lectoras/es habituales del Marsupilami, ya conoceréis de sobra al cazador Bring M. Backalive, uno de los habituales villanos del animal de cola infinita. Aunque este antagonista tardará un poco en hacer su entrada en escena. Las primeras páginas nos ubican en la selva palombiana, para ver de qué manera afecta a su día a día la construcción de una de las mayores presas del mundo. Además de esto, la pareja del Marsupilami será secuestrada, por lo que el animal amarillo intentará por todos los medios descubrir el paradero de su enamorada. 

En su búsqueda se irá encontrando con viejas amistades, como son Bip y Sara, la pareja de jóvenes que vive en la selva y ya han aparecido en otros cómics de la colección. También tendrá su importancia el regreso de otro conocido de la serie como es Noé, el payaso domador de animales que vive en Palombia junto a su fiel Marsu, animal que también ha desaparecido, y al que busca el payaso. Por si esto no fuera poco, en esta historia hará aparición una exhuberante mujer que quiere contratar los servicios de Bring M. Backalive para encontrar a su quinto marido. El esposo desaparecido estaba obsesionado con un suceso que tendría lugar en Palombia, y para ello la mujer querrá ir a Fordlandia, una localización abandonada pero que en su día fue una de las instalaciones en activo del mismísimo Henry Ford.


A lo largo de esta aventura, Ford no será la única figura histórica que tendrá su aparición en esta obra, pues también se mencionará el nombre de Howard Hughes, y el lector podrá ver la aparición del famoso avión "Ganso de abeto", diseñado por la compañía de Hughes. Este avión, pese a su imponente diseño, nunca llegó a realizar más que un vuelo de prueba, y solo se construyó uno, ya que posteriormente el proyecto fue abandonado por diferentes insuficiencias en las prestaciones del avión. No obstante, tendrá un peculiar papel en esta historia, y para descubrirlo no hay más opción que animarse a leer el cómic, y ver de qué forma está esto vinculado a las desapariciones de varios Marsupilamis.

¿Qué valoración merece el trabajo de los artistas? A riesgo de ser reiterativo por lo que ya he comentado de Yann en otras reseñas, si bien no cuenta historias muy originales, sí que me gusta la manera en la que narra las aventuras del Marsupilami. Me gusta el hecho de ir conociendo más cosas de Palombia y sus localizaciones, y es agradable ver que personajes aparecidos en otras entregas de la colección no son simple relleno, sino que luego tienen sus dosis de protagonismo en otras historias. Sigue estando presente una forma simpática de escribir el guion, por lo que alguna que otra risa me he echado en esta lectura, valorando positivamente el trabajo de Yann.

Con el desempeño de Batem tengo las mismas sensaciones que con Yann. Batem está ya más que asentado como dibujante de la colección y sigue siendo un buen narrador gráfico, consiguiendo escenas bastante humorísticas con su arte, y manteniendo ese característico trazo del cómic franco-belga. Poca queja tengo del artista y su trabajo, pues como habréis deducido ya, si sigo leyendo la colección del Marsupilami a estas alturas, es porque me satisface tanto el apartado narrativo como el gráfico.

Y sobre el color de Leonardo, como ya realizó esta labor en otros álbumes anteriores de la serie, me sigue resultando positivo su trabajo, que complementa bien a su compañero Batem.

¿Merece la pena el cómic? Si os gusta el Marsupilami, SÍ. Ya tengo el bagaje suficiente con el personaje como para disfrutar de cada nueva entrega y paladear bien cada nuevo dato de Palombia, o la aparición de cada personaje que no hace sino enriquecer el mundo en el que tienen lugar las aventuras del animal de cola infinita. Esto no implica que si no os gusta el Marsupilami no vayáis a tener una buena lectura, pero no estaría de más que, si leéis esta obra, sea tras haberse puesto al día con las entregas anteriores, para sentirse más familiarizado con todo. Hay humor, la narración es fluida, y no es un mal cómic, ya que lo he disfrutado como buena lectura de divertimento.

Por último, y sobre el formato de Ediciones Base, este tomo está publicado en tapa dura, y tiene el lomo del color de la piel del Marsupilami, lo que le da un toque bonito para tener en vuestras estanterías. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver otra reseña del personaje tenéis la de "Marsupilami: Historias cortas por..." o si queréis reseñas de otro tipo las podéis encontrar aquí. ¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones al respecto. De igual modo, te animo a compartir este texto con más gente para que llegue lo más lejos posible.