28 de octubre de 2021

Reseña de Champignac 2: El paciente A. Descubriendo algunos secretos del éxito nazi en la guerra

¡Hola gente lectora! Hace algún tiempo, tuve el placer de descubrir la existencia del Conde de Champignac en el mundo de las viñetas. Aunque a continuación os contaré el origen del mismo y la serie donde cobró vida, lo importante es que, con el paso de los años, dejó atrás la condición de personaje secundario para gozar de colección propia, y es algo de lo que me alegro, pues es fácil tenerle cariño tanto a él como al resto de personajes que le acompañan en sus aventuras. Y hoy os hablaré del segundo tomo de su serie, "Champignac: El paciente A" de Nuevo Nueve.


Hay que indicar que Pacome Hegesipo Adelardo Ladislao, conocido también como el Conde de Champignac, no es un personaje que haya sido creado en este cómic como ya os anticipaba al principio. Su primera aparición tuvo lugar en 1950, en el número 653 de la revista de Spirou. Aquella aventura se extendió hasta el número 685 de dicha publicación, y todos estos episodios se recopilaron en 1951 en formato álbum con el título de "Hay un brujo en Champignac". Como curiosidad, aquel álbum supuso la primera aventura de gran extensión de "Spirou y Fantasio", y a raíz de aquello, el Conde se terminaría convirtiendo en un personaje secundario con bastante presencia en esta serie principal. Pero no os preocupéis, el cómic que os analizo hoy se puede leer perfectamente sin saber nada de esto, ya que los autores nos cuentan sucesos que le acontecen a este personaje en un período mucho anterior a que cruzara su camino con Spirou. Ahora bien, sí es recomendable leerse antes "Champignac: Enigma" (clickando en el título veréis la reseña que le hice), pues es la primera historia de la serie, y ésta que reseño hoy tiene lugar poco después del final de la otra. 


Este cómic fue publicado en febrero de este 2021 por Éditions Dupuis, y ha llegado a España a finales de septiembre por Nuevo Nueve, editorial que ya ha publicado otras cosas relacionadas con el universo de Spirou y Fantasio, como por ejemplo el homenaje de muchos autores a la figura del Marsupilami a través de los álbumes "Marsupilami: Historias cortas por...". A estas alturas, y aunque parezca mentira, sigo sin haberme leído todavía un cómic de Spirou y Fantasio, pero es algo que tarde o temprano remediaré, pues disfruto mucho de las aventuras del Marsupilami en su serie propia y también lo hago con Champignac, teniendo pendiente hacerlo de una vez por todas de la serie principal que les vio nacer. No obstante, recalco que no necesitáis haber leído antes gran cosa relacionada con el Conde de Champignac salvo el primer tomo, pues esta colección nos narra sus aventuras cuando era joven, y todavía no había cruzado su camino ni con Spirou ni Fantasio, ni con el Marsupilami.

¿Qué artistas hay al frente de este cómic? En el apartado narrativo tenemos a "Beka" (que ha colaborado en la serie "Casacas azules" pero también escrito títulos como "El día que el bus volvió a partir sin ella" o "Viaje"), que es el pseudónimo que utiliza la pareja de guionistas conformada por Bertrand Escaich y Caroline Roque. Al dibujo está David Etien (conocido por ilustrar "Chito Grant" y "Los Cuatro de Baker Street"). Ha sido la segunda colaboración del dueto escritor con Etien, y viendo el resultado de la obra anterior, estaba claro que la buena sinergia creativa se había ganado a pulso la oportunidad de seguir adelante en esta colección. La traducción del tomo corre a cargo de Lorenzo F. Díaz. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis es la siguiente: 

"Mayo de 1941.

El conde de Champignac lucha contra los nazis desde su residencia en las afueras de Londres, cuando recibe una petición de ayuda de dos amigos científicos forzados a trabajar en programas científicos alemanes.

Enseguida parte a su rescate en Berlín, acompañado de su amada Blair, que habla alemán con fluidez.

Será una aventura peligrosa en la que se cruzarán con un Göring anfitrión de fiestas decadentes, con Wernehr von Braun, que intenta seducir a Blair y con un tal paciente A, tan drogado con Pervitina como todo su pueblo."

He de comenzar recordando que, al igual que sucedía en el primer tomo, esta historia está basada en sucesos reales acontecidos en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, a los que se le añaden personajes y elementos ficticios al servicio de la narración. Como un ejemplo de ello, cabe mencionar el uso real de la Pervitina (nombre comercial bajo el que se escondía la metanfetamina) por los nazis durante el transcurso de la guerra, ya que fue el consumo de ésta por las tropas lo que posibilitó una rápida conquista de países como Francia o Polonia. La Pervitina confería a quienes la tomaban una subida de adrenalina, y reducía el cansancio, el hambre, el dolor y el sueño. Y eso mismo puede verse a través de esta historia, donde también se hablará de la investigación para construir armas de destrucción atómica. Además de lo anterior, por estas viñetas desfilarán personajes reales como el político y militar nazi Hermann Göring, el ingeniero y diseñador de cohetes Wernehr von Braun, o el más que conocido Adolf Hitler.

Por poneros en antecedentes sobre lo sucedido en el primer tomo de esta serie, el Conde de Champignac, su amada Blair y Alan Turing, habían logrado descifrar los secretos de la máquina Enigma, un artilugio de cifrado de mensajes que usaban los nazis para sus comunicaciones. Como consecuencia de ello, habían logrado dar un golpe sobre la mesa para que los aliados pudieran combatir de una mejor manera a sus enemigos alemanes. En aquella historia, Champignac había conocido por primera vez el amor gracias a la encantadora e inteligente Blair. Algún tiempo después del éxito de la máquina Enigma, la pareja, en compañía del matemático Black, deberá afrontar un nuevo reto, pues tendrán que ir hasta Berlín para rescatar a unos científicos amigos de Champignac y Black.


Gran parte del cómic tendrá lugar en Alemania, ya que la misión que deben afrontar los personajes les hará viajar hasta el mismísimo Berlín, el corazón del nazismo. Será allí donde vivan de primera mano la manera en la que los alemanes miran a los judíos, el modo en que la sociedad ha normalizado (en algunos casos sin saberlo), el consumo de droga, y conocerán las causas de que los soldados nazis invadieran algunos países europeos de una forma tan rápida y aplastante. Por si esto no fuera poco, los protagonistas descubrirán una gran amenaza si los nazis logran concluir con éxito su desarrollo de una bomba atómica. Y no hay que olvidar el motivo de su viaje a Berlín, que es el de rescatar a un par de científicos amigos de Black y Champignac, que están trabajando forzosamente para los nazis. Como podéis ver, son muchos los puntos de interés que el lector se encontrará en esta obra.

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Respecto al dueto formado por Beka, hay que resaltar que mantiene algunas de las virtudes del tomo anterior, aunque también he encontrado un bajón respecto a la historia, pero ahora ahondaré sobre ello. En lo referente a los aspectos más positivos, me sigue gustando la mezcla de sucesos y personajes reales con aquellos otros ficticios, porque se forma una interesante amalgama para que uno note más veraz esta historia, a pesar de saber que los protagonistas ni existieron ni tuvieron tal papel en los hechos narrados. Pero sí es algo que le da un aliciente a esta lectura. Del mismo modo, tanto Champignac como Blair siguen siendo igual de carismáticos que en la otra aventura, y el resto de personajes mantienen puntos de interés para que nos interese qué pasará con ellos en estas viñetas. Incluso el ritmo narrativo, aunque un tanto precipitado en la recta final, me parece bien llevado en líneas generales. El gran "pero" que le puedo poner, es que en la historia apenas sufren ninguna dificultad los personajes en su misión en Berlín, y francamente, teniendo en cuenta que son personas enemigas que van al corazón del régimen nazi para rescatar a unos científicos, me esperaba muchos obstáculos para llevar a cabo su misión. Esa carencia de dificultad resta tensión a la historia, y aunque no hace que estemos ante un mal cómic, le coloca uno o dos peldaños por debajo del tomo anterior.

El apartado gráfico, nuevamente a cargo de Etien, sigue rallando a un altísimo nivel, con su estilo totalmente reconocible y propio del cómic franco-belga. Mantiene el ilustrador su buen manejo en la expresividad de los personajes, y ese gran trabajo en los detalles y fondos de las viñetas, denotando el mayor cuidado posible para ofrecer un resultado excelente. En ese sentido, sigue resultándome una delicia saborear del arte de Etien en cada página, ya que además tiene un trazo muy limpio y elegante. No es difícil percibir como reales las distintas localizaciones en las que se mueven los personajes, cosa que demuestra un buen trabajo previo de documentación para la obra. Así que nuevamente una gran labor de Etien.

El color se mantiene como un excelente complemento para el trazo y estilo de Etien, por lo que una vez más me deja con sensaciones bastante positivas, y me parece de lo más acertado.

¿Merece la pena el cómic? Valorando lo bueno y lo menos bueno, SÍ que merece la pena. Ciertamente es más recomendable a quienes ya conozcáis al Conde de Champignac por haberle visto en las aventuras de Spirou y Fantasio, y especialmente si ya habéis leído "Champignac: Enigma", pues este cómic es continuación directa del mencionado, y os resultará más sencillo cogerle el hilo y disfrutar del recorrido previo que tienen estos personajes. Fuera de eso, tampoco es una mala lectura si es vuestro primer acercamiento a este universo, pues el apartado gráfico es una delicia y la historia en sí es entretenida y amena de leer. 

Por ir terminando, y en lo que concierne a la edición, Nuevo Nueve ha sacado esta aventura en un tomo de tapa dura que quedará la mar de bien en vuestras estanterías. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones al respecto. De igual modo, te animo a compartir este texto con más gente para que llegue lo más lejos posible.