12 de junio de 2021

Reseña de Marsupilami 3: El novato de la selva. Cuando el circo llega a la selva palombiana

¡Huba! Vuelvo a escribiros desde la selva de Palombia, hogar del Marsupilami, el famoso animal de cola infinita y piel amarilla creado por André Franquin. A estas alturas, este personaje ficticio empieza a ser como una mascota del blog, habida cuenta de que ya son bastantes reseñas las que he hecho de sus aventuras. Y muchas más que espero que vengan en el futuro. Y hoy estoy aquí para eso mismo, para hablaros de una nueva peripecia del personaje, titulada "Marsupilami 3: El novato de la selva" publicada por Editorial Base.


A estas alturas, ya he leído una considerable variedad de aventuras del Marsupilami, y hasta ahora no me había planteado una curiosa circunstancia... ¿Cómo se las apañaría uno de estos animales si ha vivido años en cautividad y de pronto es libre y debe alimentarse y subsistir? Desde que tuve mi primer contacto con este animal de cola infinita, él estaba o bien con su familia, o bien con Spirou, Fantasio, el Conde de Champignac u otros amigos humanos, y no se me había presentado ese dilema. Y he aquí que esta aventura me ha resuelto las dudas a ese respecto, ya que no será el habitual protagonista quien acapare aquí los focos, sino que lo será otro animal de la misma especie que termina en la selva de Palombia.


Por otra parte, y animales al margen, poco a poco en cada álbum uno puede conocer más del propio país de Palombia y su progreso, bastante anárquico y destructivo, pero un progreso a fin de cuentas. Ello es algo palpable en este álbum, donde una compañía pretende construir la vía "Transpalombiana", que atraviese por completo la selva. Vaya por delante que una cosa es la proyección, el inicio de su ejecución, y otra muy distinta el resultado. Porque es peligroso querer aplastar la selva más extensa del mundo, en especial si la finalidad es cimentar una carretera que la atraviese. Pero eso es algo que ya iréis descubriendo si termináis leyendo este cómic.

¿Qué autores han participado en este tomo? Salvo un cambio, están al frente los mismos de episodios anteriores. La novedad es que, reemplazando a "Greg", tenemos aquí a Yann Le Pennetier (escritor entre otras obras de la reseñada en el blog "Atom Agency", o de "Basil & Victoria"). Son sus colaboradores al dibujo el propio Franquin (1924-1997), y Luc Collin, conocido como "Batem", que es un autor que durante toda su carrera prácticamente ha estado ligado a los álbumes del Marsupilami. Al color les acompaña Leonardo Vittorio (conocido por colaborar en "Homenaje a Gil Pupila y M. Tillieux", y por "Natacha"). La traducción al castellano es de Mireia Porta Arnau. 

¿Qué historia nos encontraremos aquí? La sinopsis anticipa lo siguiente: 

"Mientras navegan por la costa de Palombia, el payaso del circo Zabaglione y Mars, su marsupilami negro, se ven obligados a huir del barco y nadar hasta tierra firme para no ser víctimas de la furia de su jefe, el Gran Zabaglione. 

Una vez en el infierno verde de la selva palombiana, Mars y el payaso deberán ingeniárselas para sobrevivir."

Así pues, y aunque la compañía circense de Zabaglione tiene que estar en otra parte del mundo, al inicio de esta historia se encuentra inmovilizada en un barco que está frente a la selva de Palombia. Debido a una serie de destrozos en la sala de maquinaria, el barco, que ya de por sí está maltrecho y se sostiene gracias a las capas de pintura, impedirá que Zabaglione y su compañía puedan dirigirse rumbo a su nuevo destino para una representación. 

Aunque Zabaglione y su gente desconozcan la peligrosidad de la selva palombiana, los trabajadores del barco sí estarán al tanto, razón por la que, salvo caso de urgente necesidad, impedirá que arriban allí. Ahora bien, en el circo de Zabaglione se encuentran el payaso Noé, y la estrella animal... un Marsupilami negro llamado Mars. A raíz de una serie de sucesos, Noé y Mars terminarán en la selva, pero se verán separados al poco de llegar, y cada uno deberá salir adelante para encontrar al otro.


Será en esta tesitura cuando entren en acción el Marsupilami y su familia, quienes inicialmente serán víctimas del proceso de demolición para la construcción de la carretera que atraviese la selva. Por si no fuera poco la invasión de enormes máquinas humanas, la familia Marsupilami tendrá que buscarse un nuevo hogar para su nido. Y eso es algo que hará que Mars, quien tiene muchas dificultades para sobrevivir ahora que es libre y no vive en una jaula, tarde o temprano cruce su camino con ellos, quedando prendado de la señora Marsupilami. Huelga decirlo, pero habrá un pequeño enfrentamiento entre ambos Marsupilamis, el amarilllo y el negro, y otras cosas que sucederán con Noé en su intento de encontrar a su amigo animal. A la ecuación se sumará un asesino contratado para acabar con Mars, lo que hará más surrealista y divertida la trama. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? Habitualmente los guiones de Greg me dejaban la misma sensación, pues no eran el colmo de la originalidad, pero en su simpleza estaba su encanto, ya que las historias del Marsupilami suelen ser simpáticas, y ésta viene a refutar eso. Y Yann realiza un trabajo similar al de su antecesor, Al ser un álbum que no llega a las 50 páginas, es fácil leerlo de un tirón, y no es una lectura aburrida, pues siempre tiene momentos de interés, estén o no protagonizados por el Marsupilami. Es por ello por lo que, habida cuenta de que con frecuencia estas lecturas me dejan con una sonrisa, valoro positivamente la labor de Yann.

La misma valoración positiva recae sobre el apartado gráfico, donde el binomio Franquin y Batem, cada uno con su rol (Franquin ayudando en los guiones, aunque seguro que echó una mano con el dibujo) bien definido, logran un buen resultado. El estilo de dibujo, bastante proclive a ser importante por ser un buen conductor del humor de la historia, es muy disfrutable. Rara vez, salvo pequeñas rabietas, veréis al Marsupilami triste, por lo que su constante felicidad es contagiosa. Y por otra parte, los personajes que ejercen el rol de villanos están dibujados de una manera que, aunque tengan un aspecto peligroso, sea difícil tomárselos en serio, porque tarde o temprano, ya sea de forma directa o indirecta, nadie puede salirse con la suya en la selva palombiana. 

El color de Vittorio es acorde al estilo gráfico una vez más, demostrando que, al igual que los otros artistas ya le tenían tomada la medida a esta colección, el colorista no iba a ser menos. 

¿Merece la pena el cómic? Huba huba hop... ¡SÍ! No puedo evitar que este tipo de cómics, tan claramente orientados a un público infantil, me dejen siempre de buen humor y los disfrute sin miramientos. En algunos casos entiendo que la gente los lea por efecto de la nostalgia, ya que conozco gente que en su día vio al personaje en la serie de dibujos, o quizás lo conociera de su videojuego o de la serie de "Spirou y Fantasio". En mi caso no llegué a tener esas vivencias previas con el Marsupilami, pero sí que estoy disfrutando bastante a día de hoy de lo que esta simpática criatura de cola infinita puede ofrecer al lector. En cualquier caso, y sea la razón que sea la que os haga darle una oportunidad a leer estos álbumes, espero que los disfrutéis. 

Por último, y sobre el formato de Ediciones Base, este tomo está publicado en tapa dura, y tiene el lomo del color de la piel del Marsupilami, lo que le da un toque bonito para tener en vuestras estanterías. Y esto es todo por mi parte, si queréis ver otra reseña del personaje tenéis la de "Marsupilami: Historias cortas por..." o si queréis reseñas de otro tipo las podéis encontrar aquí. ¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones al respecto. De igual modo, te animo a compartir este texto con más gente para que llegue lo más lejos posible.