29 de octubre de 2022

Reseña de Abe Sapien: Integral 1. Este personaje también merecía vivir aventuras en solitario fuera de la AIDP

¡Saludos desde el mundo de la investigación de lo paranormal! En mi afán de leer y reseñar diferentes obras pertenecientes al universo de Hellboy, no he parado de llevarme agradables sorpresas y de disfrutar de muchos contenidos. Tras leer la serie principal, descubrí el maravilloso mundo de AIDP (Agencia de Investigación y Defensa de lo Paranormal), pero eso no fue suficiente. Es por eso que, tras enterarme de que cierto personaje también vería publicada su serie en formato integral, me animé a leer sus aventuras. Y hoy vengo a hablaros de "Abe Sapien: Integral 1" de Norma Editorial. 


Lo primero que quiero comentar es que Abe Sapien es un personaje que ya me resultaba curioso desde antes de empezar a leer cómics de Hellboy. Mi primera toma de contacto con el mismo fue a través de las películas de Guillermo del Toro, donde el actor Doug Jones era quien encarnaba el papel de Abe. Ya en esos largometrajes, se veía que estábamos ante un importante miembro de la AIDP, pues su importancia en cualquier investigación bajo el mar o relacionada con lo marítimo era crucial, pero además era un apoyo técnico muy útil para Hellboy. Ahora bien, cualquiera que lea un cómic de este universo se dará cuenta de que Abe es mucho más que lo que se ha podido ver en las adaptaciones al cine. Sus primeras apariciones a nivel editorial fueron precisamente acompañando a Hellboy en las historias "Despierta al demonio" y "Semilla de destrucción", pero con el tiempo se ha convertido en mucho más que el amigo y compañero del héroe principal. 


Hay que tener en cuenta que, para quienes no lleven mucho tiempo siguiendo los cómics del Hellboyverso, o bien no se hayan estrenado todavía con ninguno (no sé a qué esperáis), llega un momento en el que Hellboy, hastiado de muchas cosas y necesitado de descubrir su propia identidad y lo que le depara el mundo y su futuro, se marcha de la AIDP. Su salida de la agencia supondrá un enorme drama, teniendo en cuenta que, durante muchos años, ha sido el principal agente de la misma, investigando misterios y asuntos paranormales por todo el globo terráqueo. Pero cuando él se marcha, se creará un vacío que deberán llenar una serie de personajes como Abe Sapien, que se erigirá en uno de los líderes, aunque él no se haya sentido nunca como tal. En las historias de "Las tierras huecas" y "Una plaga de ranas", contenidas en el primer integral de AIDP, se irá viendo ese papel que desempeñará Abe en la agencia. Pasará el tiempo y también se marchará en una ocasión, ya que hará una serie de descubrimientos sobre su pasado que le descolocarán por completo, pues una vez fue humano y no siempre la criatura que conocéis. No obstante, regresará nuevamente y, en una misión, Abe será herido de gravedad, siendo introducido en un tubo de recuperación, donde comenzará a sufrir una serie de cambios en su ya de por sí extraña anatomía anfibia. Una vez que salga del tubo, será el punto en el que arranque este integral. 

¿Qué autores han participado en este cómic? Como no podía ser menos, encabeza el equipo Mike Mignola (conocido entre otras cosas por "Batman: Luz de gas" o "Drácula de Bram Stoker"), creador de la agencia y Hellboy, y siempre presente en un rol u otro en las obras de este universo. Como figuras más importantes le acompañan entre otros el guionista John Arcudi (autor muy curtido en este mundo escribiendo en "Abe Sapien" o "Hellboy y la AIDP 1952") y Scott Allie (con participaciones en "Made in Hell" o "Star Wars"). Los ilustradores son los hermanos Fiumara, Max (que ya estuvo en "AIDP" y colaboró en "Sandman") y Sebastian (que ha estado en series como "Bogavante Johnson" y novelas gráficas como "El retrato de Dorian Gray").  Como colorista está otro de los pilares del Hellboyerso, Dave Stewart (muy ligado al Mignolaverso con series como "Koshchei el Inmortal" o "Rasputín"). Traduce al castellano Héctor Lorda y rotula Martín Garcés.

¿Qué historia nos encontraremos aquí? Aquí os comparto extractos de la extensa información editorial, aunque es cierto que ya os he adelantado parte de la misma: 

"La historia de Abe Sapien y su transformación durante los hechos de El infierno en la Tierra narrada en su propia colección.

Abe Sapien debutó en el primer número de Hellboy: Semilla de destrucción. Corría el año 1994 y su cortesía y cordialidad contrastaban con la rudeza de Hellboy. 

Ese contraste —junto a su espléndido diseño gráfico, mezcla de Kirby y Lovecraft— lo convirtió en uno de los personajes más queridos de la colección. Fue el primer secundario en merecer su propio spin-off (Los tambores de los muertos, en 1998). 

Y, cuando apareció la serie AIDP, fue una pieza clave en su engranaje narrativo. Desde entonces, hemos descubierto parte de su pasado, hemos asistido a su transformación en anfibio, lo hemos visto entrar en coma tras recibir un tiro a bocajarro, lo hemos visto efectuar una segunda metamorfosis y alcanzar un nuevo estadio físico cuyas consecuencias son difíciles de calibrar. 

Y lo hemos visto recuperarse del coma y lanzarse a recorrer el mundo luchando contra amenazas de todo tipo."

Como podéis ver, la vida de Abe Sapien, hasta el momento en el que comienza este tomo, no solamente ha sido muy larga y variada, sino que ha sufrido varias transformaciones físicas. Y es la última la que le hace parecerse mucho a cualquiera de los monstruos que campas a sus anchas por el mundo. Esto no lo digo por decir, pues a lo largo de los diferentes arcos argumentales del tomo se irá viendo que, en diferentes lugares de los Estados Unidos que visitará el personaje, su aspecto será un factor decisivo en el trato que recibirá de la población humana. 

Habrá lugares en los que le acogerán como a uno más, pues el Infierno en la Tierra, además de ser considerado así por las enormes monstruosidades que hay por todas partes, ha provocado que, por diferentes motivos, muchas personas humanas estén experimentando transformaciones en sus cuerpos, lo que lleva a que ver a un "monstruo" por su aspecto físico, ya se haya normalizado. Ahora bien, habrá sitios donde Abe sí que será recibido con odio y violencia, pues su aspecto, similar al de las ranas que fueron el preludio del Infierno, provoca que haya quien lo trate como un apestado. En un caso u otro, y en esto me gusta el tono de la serie, da igual el aspecto de un ser, lo que importa es lo que haga por sí mismo y para ayudar al mundo. Y Abe, que entre otras cosas busca respuestas a algunas dudas que tiene, no deja de lado su deseo de ayudar a la gente, pues forma parte de su naturaleza ser así, como también lo era Hellboy antes de morir. 


Y tras hablar a grosso modo de lo que os vais a encontrar en el tomo, sí que me apetece hacer, como acostumbro a veces, una mención de algunos de los arcos argumentales y sus tramas. En ese sentido, lo primero que hay que decir es que la mayoría de historias, aunque constituyan una trama río por el hecho de que Abe recorra el país buscando respuestas, son a su vez pequeñas peripecias del personaje. La primera de todas "Oscuro y terrible", muestra los primeros momentos de Abe tras recuperarse de sus heridas y salir del tubo donde estaba encerrado. Se verá una conversación con el personaje de Panya (nunca sé averiguar las intenciones reales de esta mujer inmortal), y luego ya acompañaremos a Abe mientras va a bordo de un tren, y posteriormente termina en un pueblo donde la acoge un sacerdote que interpreta de una forma muy peculiar la llegada de los monstruos al mundo. Otra historia es "La nueva raza del hombre", donde Abe se topa en una playa con un grupo de supervivientes de una población atacada por los monstruos. En "La forma de lo que ha de llegar", aparecerá una chica india que desciende de una larga estirpe de chamanes, y quiere formar parte de la AIDP para combatir el mal que hay en el planeta. También está "Hasta el último hombre", cuyo principal atractivo lo constituye el hecho de que en una población haya una enorme cantidad de huevos de monstruos cerca de eclosionar, y a su vez un grupo de gente joven que realiza peligrosos rituales para resucitar a los muertos. Y así podría seguir, pues quedan más historias y todas me han gustado, pero no quiero extenderme demasiado. 

¿Qué valoración merece el trabajo de los autores? En esta ocasión, Arcudi apenas participó, aunque sí co-escribió junto a Mignola el segundo arco argumental, y se nota, como es habitual, la calidad de su trabajo, que es muy sólido. Realmente el peso del tomo lo llevan Mignola y Allie, quienes realizan una labor fantástica, logrando que, gracias a historias como éstas, se resalte la gran necesidad que había de que Abe Sapien tuviera su propia serie. Necesidad que, siendo honesto, no tenía yo hasta hace poco, pues iba bien servido del personaje con su presencia en Hellboy, AIDP, e incluso en el tomo de "Nena (Babe)". Pero ojo, eso no quita que no le tenga cariño a Abe, simplemente lo veía en todas partes y no sabía si iba a empacharme del personaje. Pero me alegro mucho de haberle dado una oportunidad a su serie, pues los guiones son interesantes, las tramas están llevadas a buen ritmo narrativo, y me ha sorprendido muy gratamente la forma en que se aborda lo que es o no normal en un mundo en el que, por suerte o desgracia, hay muchos monstruos sobre el planeta, pero no todos los que son diferentes deben ser tratados así por su aspecto. Así que, en líneas generales, hay un gran trabajo de los guionistas, y da gusto leer obras como ésta. 

En cuanto al dibujo, me ha enamorado la labor de los hermanos Fiumara. Ya había disfrutado del talento de Max en AIDP, pero en esta ocasión ha sido un placer por partida doble, pues Sebastian me ha dejado con un gran sabor de boca, gracias a ese toque oscuro que tiene en su trazo, con ciertas reminiscencias del estilo de Mignola (más en algunas escenas que en otras eso sí, pero se aprecia la influencia). No podría quedarme con el trabajo de uno de los hermanos, pues cada uno de ellos tiene un toque diferente, y ambos me parecen perfectamente idóneos para narrar gráficamente las aventuras de Abe. Cualquier de los hermanos se desenvuelve igual de bien en las numerosas escenas de acción, pero también en los frecuentes pasajes en los que lo más importante no es lo que está por venir, sino lo que hablan los personajes cuando se están abriendo a otros y desnudan su alma.

Del color poco puedo decir que no haya menciona en algunas de las mil veces en que he valorado el trabajo de Stewart, uno de mis coloristas favoritos de la industria del cómic con diferencia. Me parece espectacular la versatilidad de este artista, que se amolda perfectamente al trazo del dibujante de turno, y también lo hace con su paleta de colores para el tono que requiere cada cabecera e historia del Hellboyverso. Qué bárbaro es Stewart. 

¿Merece la pena el cómic? Si os gusta Abe Sapien, ES UN TOMO GENIAL DEL PERSONAJE, fiel a la naturaleza del mismo, bien metido en la continuidad del Hellboyverso, y con historias interesantes aunque el trasfondo en algunas sea el mismo. Es esa lectura que alguien como yo no necesitaba, habida cuenta de que he visto al personaje en otras colecciones, pero que resulta que, una vez leída, sí que me ha resultado necesaria para el desarrollo de Abe tal como le iban las cosas. Y es la razón de que ya en el título del análisis dijera que Abe merecía vivir aventuras en solitario. Por lo tanto os animo a darle una oportunidad a este integral, con la única advertencia de que es mejor hacerlo cuando ya hayáis leído la colección de Hellboy, y hasta el octavo tomo integral de AIDP, ya que es el momento en el que se sitúa esta obra que os he reseñado. 

Por ir terminando, y sobre la edición de Norma Editorial, es de cartoné, forrado con tela y con cinta marcapáginas. Como contenido extra hay textos sobre la publicación editorial y comentarios, diseños y bocetos de los diferentes autores, lo habitual en estas ediciones integrales. Esto es todo por mi parte, si queréis ver más reseñas mías podéis hacerlo aquí. ¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si has llegado hasta aquí, significa que has dedicado un tiempo a leer estas líneas. Gracias por hacerlo. Adelante, ahora no seas tímid@ y cuéntame tus impresiones al respecto. De igual modo, te animo a compartir este texto con más gente para que llegue lo más lejos posible.